Archive for the 'HISTORIA DE ARAHAL' Category

Tacita de plata

junio 9, 2009

revista-blanco-y-negro

blanco-y-negro-cabecera

Leo una descripción del pueblo anterior a la guerra civil en un reportaje que hizo la revista Blanco y Negro en su número del 6 de julio de 1930. Es un artículo amable y sin profundidades, que se inicia con la descripción y  situación de Arahal en la geografía andaluza. Destaca  su aspecto alegre y limpio, tanto que el articulísta lo llama “tacita de plata” sevillana:

Es Arahal ciudad de unos 12.000 habitantes (según los datos oficiales), perteneciendo a la provincia de Sevilla y al partido judicial de Marchena. Eminentemente agrícola, su riqueza productiva está representada por sus grandes cosechas de aceite y maíz, así como abundante aceituna gordal y manzanilla para conserva, cuyo fruto se exporta en cantidad, y al efecto existe un magnífico almacén donde trabajan durante casi todo el año buen numero de obreros, en su mayoria mujeres …

La población está bien urbanizada, en terreno llano, con buenas vías de comunicación (ferrocarriles y carreteras), y su aspecto risueño y alegre impresiona agradablemente a quien la visita, hasta el punto de llamársele “tacita de plata” de la provincia. Su nombre revela el origen árabe: Ard- Ahal, por lo que desde entonces se conoce Arahal como villa…

Describe monumentos y edificios públicos, con algunos datos curiosos, como los relacionados con la construcción del ayuntamiento y los antiguos pósitos adaptados por Anibal González, arquitecto de la recién construida Plaza de España de Sevilla y muerto el año anterior a la publicación de este artículo :

“…posee también Arahal un buen edificio Ayuntamiento, con torre central construida en 1845, y de moderna edificación el resto de la obra, que fué Anejo a las Casas Consistoriales, y edificado en el solar que ocupaban los antiguos locales de Pósitos (cuya obra de adaptación se debe al malogrado y eximio arquitecto Anibal González), existe un grupo escolar de niños (escuela graduada con cinco grados), que es sin duda, de lo mejorcito en escuelas rurales. Su instalación costó, aproximadamente, 80.000 pesetas, cuyos gastos fueron sufragados en su totalidad por el ilustre filántropo local el excelentísimo señor marqués de Monteflorido, quien legó seguidamente al Municipio la propiedad del edificio una vez provisto del menaje y material escolar necesarios.

revista-blanco-y-negro21

“A las gestiones del mismo arahalense se debe el título de ciudad que consiguió para su pueblo por Real Orden de 10 de diciembre de 1907. Los paseos y lugares de esparcimiento están circunscritos a la plaza de Alfonso XII o del Ayuntamiento, de forma trapecial y rodeada de palmeras, lo que le da un aspecto simpático y agradable. En este mismo paseo o plaza está situado el Casino Universal, hermoso edificio, confortable y bastante adecuado para el fin a que se le dedica…”

Sin tener en cuenta el estilo más o menos convencional de estos reportajes, sobre todo en una revista que tenía que editarse semanalmente y complacer a muy diversos lectores, esta información añade otro punto de vista en la historia cercana de Arahal, tan falta de fuentes documentales.

Arriba, página de Blanco y Negro con el artículo dedicado a Arahal. (pulsar para ampliar)

.

Fuentes bibliográficas:

- Semanario Blanco y Negro.

- Blanco y Negro. Arahal

.

Imágenes:

Arriba, un ejemplar de la Revista Ilustrada Blanco y Negro (años 30). Debajo, cabecera del número de julio donde aparece el artículo de Arahal. Debajo, fotografía del Ayuntamiento.

.

El Arahal, en la posada del Lucero

junio 3, 2009

Siendo Arahal un cruce de caminos, me ha interesado siempre la forma en que el viajero pasaba o llegaba. Dejando a un lado el habitual viaje a pie, propio del siglo XVIII y anteriores, escribo aquí de los medios utilizados en el siglo XIX, el de la revolución de las comunicaciones a partir de la Guerra de Independencia, que culmina con la llegada del ferrocarril en 1860. Es la época en que los medios de transporte se multiplican. En ese breve periodo de tiempo los viajeros empezaron a utilizar numerosa variedad de vehículos. Podemos distinguir de dos y de cuatro ruedas. En la primera nos encontramos calesas, calesines, tartanas, birlochos, carabaes, etc., En la segunda, coches, berlinas, góndolas, faetones, galeras, etc. Sin olvidar la diligencia, que empezó a funcionar en 1816. Veamos los de más uso público.

galeras-00

Arahal tenía un servicio de galera semanal que salía de Sevilla: “…desde Sevilla salían cinco mensajerías para Madrid y otras cuatro semanales para Jerez y Cádiz. Había una galera quincenal para Granada y Badajoz; dos cada semana hacia Osuna, Carmona, Ecija y Utrera; semanal para Estepa, el Arahal, Marchena, Córdoba y Huelva; dos carros semanales a Córdoba y uno a Carmona, aparte del ómnibus bisemanal de Utrera y el semanal, durante el verano, a Huelva.” (1) La galera era un carro grande de cuatro ruedas, sin muelles, ordinariamente con cubierta o toldo de lienzo fuerte. En ella los pasajeros se acomodaban sentados o echados, dispuestos a pasar el tiempo que hiciera falta, tapados por las cortinas de lienzo o esparto. Podían caber más de quince personas tendidas, acompañadas de sus comidas y útiles para el viaje. Esta verdadera casa rodante era el medio utilizado en los caminos secundarios, en un nível inferior a la diligencia.

Había también galeras y góndolas desde Granada: “…Granada contaba con empresas que hacían servicios hasta Málaga en galeras y en góndolas de 11 asientos; galeras y góndolas de ocho asientos partían para Almería y otras galeras para Loja, Archidona, Alameda, Osuna, Arahal, Sevilla, Antequera y Ronda” (2). La góndola, más rápida y cómoda que la galera, estaba tirada por 7 u 8 mulas y contaba con 12 o 14 asientos.

diligencia22

El uso de la diligencia a principios del siglo XIX supone la organización racional de los viajes. El trayecto se hacía más corto (veintitantas leguas al día), más cómodo y seguro, con tarifas establecidas y reducidas y con una red comercial de horarios y paradas fijas. En 1854, los recorridos diarios eran de  unas 36 leguas (200 kilómetros); podían caber hasta 22 viajeros en las grandes. El precio era de 3 a 5,63 reales/ legua en primera clase, berlina, y de 1,20 a 3,26 reales/legua en cuarta clase, imperial.

tabla de viajespequena

En una tabla de itinerarios que aparece en el Diccionario de Pascual Madoz se puede apreciar el protagonismo de las diligencias y sus paradas en grandes ciudades. La galera ocupa un segundo lugar, cuando el recorrido es de menor importancia. En la tabla aparece Arahal con una galera semanal, señalando  la venta de billetes en Sevilla, que se realizaba en la posada del Lucero.

Además del transporte de viajeros relativo a Arahal, encuentro información del de mercancías o alimentos. El pescado a veces venía por la ruta de Ronda a Cártama, desde Estepona y la costa hasta la campiña sevillana: “donde viene el pescado de Estepona a Ronda, Osuna, Morón, Marchena, Arahal y Utrera…” (3)

Al estudio de medios de transporte hay que añadir el de los caminos y carreteras, que se servían de antiguos trazados, pero desiguales y erráticas, tortura de viajeros en la mayoría de los casos. Y la seguridad de los caminos. Es la época de salteadores y bandoleros, producidos, según los historiadores, por las guerras de la época, en especial las carlistas.  Los ejércitos “desocupados” se convirtieron en manadas de salteadores en los caminos. Sin estos dos aspectos el estudio de los transportes decimonónicos queda incompleto.

.

Referencias bibliográficas

(1) El sistema de comunicaciones en España, 1750-1850 de Santos Madrazo. (2) Idem, obra citada. (3) Idem, obra citada.

.

Imágenes:

Arriba, dos galeras, una cubierta para viajeros y otra sin toldo para mercancías. Debajo, una diligencia, funcionando aún a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Debajo, tabla de recorridos e itinerarios de viajes en Sevilla según el Diccionario Geográfico de España de Pascual Madoz, 1849.

.

.

Faenas del campo

mayo 28, 2009

siega trilla1siega trilla2jpgVerano. Faenas del campo hace 80 años, bajo la amenaza de la mecanización. En un artículo de un número de la revista Nuevo Mundo de 1932,  donde se cita al pueblo: “…así si salimos de Sevilla con dirección  a algunos de los pueblos de su provincia, encontraremos Alcalá de Guadaira, Arahal, Marchena, Osuna, Morón… en los que si bien hay alguna que otra finca de considerable extensión, no constituye ninguna de ellas, por sus características de cultivo,  lo que propiamente recibe la denominación de latifundio”. Latifundio que justifica el uso de las máquinas.

Porque el artículo -firmado por José de la Flor y titulado Hombres y máquinas. La moderna tragedia del campo andaluz- lo que plantea es la mecanización del campo y la débil resistencia de los agricultores. Una lucha sin solución en aquella España de la República. En esta revista donde predominan las imágenes, el autor nos remite inteligentemente a las fotografías que su texto acompaña. Es la época de la siega en los campos sevillanos, tan cercanos a la capital que en una de las fotos se ve la Giralda al fondo.

campo años 30

.

campo años 30a

Junto a fotos de tareas tradicionales el autor nos muestra las nuevas máquinas. De la imagen de arriba escribe: “…la máquina trilladora cumple su misión sin reclamar mejoras de ninguna clase y sin declaraciones de huelga”. Debajo otra foto con la limpia del grano con utensilios y aperos hoy desaparecidos. Ambas son comparadas con una tercera en la que luce un modelo de tractor, que hoy nos parece tan difícil de mover como los mismos mulos. Al tractor le acompaña una cosechadora de las mismas características.

campo años 30b

Otra cuestión que plantea el artículo es lal del agua: “…el verdadero problema está en estas tierras sedientas… Con estos campos sedientos, fecundados por las aguas, ocurrirá lo contrario que pasa hoy. O sea, que en vez de sobrar brazos harán falta”. Electricidad, máquinas para el campo… Y el autor se pregunta: “¿Cómo conciliar el progreso mecánico y la necesidad que tiene de trabajar el obrero del campo?” El problema queda planteado en este artículo en un momento en que acecha algo peor que el autor no sabe, la guerra civil que llegará dentro de cuatro años.

.

Ver: Nuevo Mundo. 17 de junio. 1932

Imágenes: arriba, dos fotos en color con aperos y utenisilios para la siega y la trilla de alrededor de los años 50; debajo, imágenes de la siega y la trilla de los años 30.

.

.

A su paso por Arahal

mayo 18, 2009

vuelta-ciclista-as2

.

vuelta ciclista0

En un periódico de 1935 me encuentro una foto de la I Vuelta Ciclista a España a su paso por Arahal. Esta Vuelta en la historia del ciclismo español es un logro deportivo, después de varios intentos y recorridos más cortos en años anteriores promovidos por los fabricantes de bicicletas de Éibar. Así, en 1934 se hizo el recorrido Eibar – Madrid – Eibar, llamada Gran Premio de la República. La primera etapa fue Madrid – Valladolid.

La I Vuelta Ciclista a España estaba organizada con un recorrido de 14 etapas y más de 3.000 km en total. En ella se vivió un gran duelo entre el belga Gustaff Deloor, vencedor, y el español Mariano Cañardo, subcampéon. La celebración de la Vuelta se vería paralizada al año siguiente por el estallido de la guerra civil.

vuelta ciclista

En la página del periódico aparecen dos fotos relacionadas con la Vuelta. El pie de la de arriba dice: El sevillano Montes canta fandaguillos a Adam. El  de abajo : Paso por Arahal. Se ve una amplia panorámica de tejados y la carretera Sevilla- Málaga a su paso por el pueblo. En la fachada de la derecha, el rótulo del Bar Reina y un anuncio de Uralita. Mucha gente presenciando la carrera.

Aquí se puede ver la página a mayor tamaño.

El Siglo Futuro era un periódico conservador no muy importante, pero famoso en la historia de la prensa española por promover una campaña antijudía en plena República (1).

vuelta ciclista2

.

Imágenes. Arriba, semario deportivo AS de 1935 dedicado a la Vuelta Ciclista a España. Debajo el número de El Siglo Futuro donde sale la foto de Arahal.

.

________________________________

(1) El Siglo Futuro fue fundado por Ramón Nocedal y Romea en 1875. Carlista a ultranza, desplegó una intensa campaña contra el sistema de la Restauración como posteriormente haría con la República cuando, recién proclamada, se pronunciaba frente a ella con la anteposición de su lema: «Dios, Patria, Monarquía tradicional y Fueros». Dirigido por Manuel Senante Martínez, uno de los grandes representantes del tradicionalismo, contaba entre sus redactores con Luis Ortiz y Estrada, Emilio Muñoz (Fabio), Juan Marín del Campo (Chafarote) y el presbítero F. Robles Dégano. En sus páginas desfilaron las firmas de figuras representativas de la ideología tradicionalista, como Manuel Fal Conde, Jaime Chicharro, Lamamié de Clairac o el conde de Rodezno.

En la práctica, El Siglo Futuro fue siempre un periódico con escasa tirada, si tenemos en cuenta que es en estos años cuando surgen la grandes empresas periodísticas. Se trataba básicamente de una publicación con fines ideológicos, propio de la prensadel siglo xix, pero que sobrevivía gracias a los suscriptores «a la causa». Sin embargo, éstos constituían un núcleo bastante recalcitrante. que demostró una férrea intransigencia ante el sistema republicano. Así lo manifestaba El Siglo Futuro, en una de sus numerosas declaraciones contra la República: “Nosotros, como ciudadanos españoles amantes cíe nuestra Patria y deseosos de su bien, y conocedores, además de las gentes, de los partidos y de las instituciones políticas de nuestra tierra, tenemos la convicción firmísima de que el régimen republicano ha sido, es y será funestísimo para nuestros más caros ideales, nuestra religión y nuestra Patria, y por eso hemos  dicho siempre, que «republicanos, jamás!”.

Y, entre las razones, alegaba: “Bien se comprenderá cuánto se refuerza el argumento tratándose de una República traída, inspirada y gobernada por la masonería y el judaísmo perseguidoras de la Iglesia. de Prelados beneméritos y de Ordenes religiosas”. (De la obra de Isabel Martín Sánchez, “La campaña antimasónica en El Siglo Futuro: la propaganda antijudía durante la Segunda República”)

.

.

Toros en el Corpus

mayo 9, 2009

toros arahal1

Encuentro un antiguo cartel de toros de Arahal anunciando la inauguración de la temporada de 1911. Es una novillada para el dia del Corpus (15 de junio) en la que actuan tres toreros de Sevilla: Tomás Vargas (Varguitas), Antonio Jiménez (Arjona II) y Elías Friso (El Curtidor). Toreros o novilleros perdidos en la historia de la lidia.

Quiero imaginarme esta plaza de toros de la que ya publiqué aquí algo a través del recuerdo de un joven Juan Belmonte, que mató su primer toro en Arahal. Dice éste en sus memorias: “Allí conocí a Benjumea Zayas, a Oliva y algunos otros hacendados del Arahal, que habían construído en aquel pueblo una placita de toros yestaban organizando una novillada para inaugurarla…”

Para esa plaza de toros es este cartel un año después de su inauguración, que fué el 24 de julio de 1910, en plenas fiestas de la Magdalena y donde Belmonte dejó tan buena impresión en sus novillos sin picadores, a pesar de ser herido  en una ceja por una banderilla. Este espectáculo del Corpus de 1911, con novillos-toros de la ganadería de Joaquín Abreu,  sería algo similar aunque sin la promesa de la figura taurina. No he podido encontrar ninguna crónica de la época.

plaza de toros

.

Juan Belmonte, matador en Arahal

.

.

Ilustraciones para una historia

mayo 4, 2009

Otra forma de narrar es la de realizar una historia de Arahal por medio de ilustraciones. Así es el libro de Serafín Avila y Diego Neira, que guardo entre mis historias del pueblo. Hojeándolo, pienso en la cantidad de horas de ejecución de todas estas viñetas minuciosas realizadas a color -imagino que a la acuarela-, rotuladas con textos y leyendas y siguiendo el guión que le dicta el narrador. Son imágenes del mundo de la historieta, no del cómic, tratadas con un verismo que nos acerca a los hechos del pueblo de forma directa y amena.

comic-arahal2pequena

Una de las páginas nos muestra este mapa del término municipal del pueblo, rodeado de los términos vecinos y mostrando la situación topográfica, la extensión o la altitud . Los autores, como en toda la obra, dan una abundante información técnica, que recuerda las obras realizadas con una finalidad pedagógica.

______________________________________

comic-arahal3pequena

En el libro aparece información del pueblo a través de su arquitectura o sus calles, como la de la página de arriba. En otras, no faltan los principales monumentos, las obras artísticas o los personajes históricos del pueblo.

_____________________________________________

comic-arahal4pequena

El fin llega con una perspectiva idílica del pueblo desde la parroquia de la Magdalena en la que se ven las torres características del paisaje arahalense. Hay que tener en cuenta que estas ilustraciones de Diego Neyra fueron realizadas a finales de los 80, hace 20 años ya. Nada ha cambiado, pero todo es distinto.

___________________________________________

.

comic-arahal

.
.
Referencia bibliográfica:

“Arahal” de Serafín Avila Bergas y Diego Neyra Flores. Edición del Ayuntamiento de Arahal. Grafitres. 1989.

.

.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores