Mayetes, mayetos y pelentrines

febrero 27, 2009

Es difícil encontrar referencias de la palabra “mayete”  en diccionarios (on line o en papel). Salvo en algunas expresiones populares y algun chiste, el “mayete” practicamente no existe. Más visible está la de “mayeto”, incluida en el Diccionario de la Real Academia Española, a diferencia de mayete, que no lo está. Pero mayeto es palabra que se circunscribe a una zona andaluza muy concreta, la de Rota (según el Diccionario, mayeto es “viñador de escaso caudal”). Buscando  a los mayetes he encontrado a los pelentrines, pequeños propietarios en el mundo agrícola español. Esta palabra también arrastra a otra, los pegujaleros, labradores con poca siembra o labor, o ganaderos con poco ganado (también en el Diccionario), y que se dan más en el campo murciano. En definitiva, la palabra mayete, tan oida en mi juventud y tan bien representada en personas que conocí, queda huérfana de diccionarios y enciclopedias. De ahí mi intento en la recopilación siguiente, tratando de acercarme a su interpretación actual.

tractorista

La definición de mayete más simple que encuentro es:  pequeño propietario de tierras en los pueblos (1). De esta sencilla definición paso a otra, encontrada dentro de un chiste, lo que da idea de la utilización satírica del término: “Esto eran dos catetos, que fueron a Sevilla, a la Giralda… Y entraban en una casa, y era un mayete (agricultor propietario acomodado), y tenía varias…“ (2)  El autor explica entre paréntesis qué es un mayete, añadiendo a la primera definición la del acomodo. En una tercera búsqueda, encuentro en una página de Carmona que habla de arquitectura, qué grado de acomodo es: “los medianos propietarios, mayetes en Carmona, habitan las casas de…” (3) Y en otro texto de arquitectura -curioso que salga la palabra en estudios arquitectónicos-, leo: “la de los medianos propietarios (mayetes, pelentrines, etc.) y la riqueza de soluciones espaciales y ornamentales a la que acudieron…” En el texto se estudia el habitat de distintos grupos sociales y su peculiaridad.  Hasta ahora en esta búsqueda idiomática he encontrado al mayete en tres grados de propiedad: pequeño, mediano y acomodado.

mayeto

En una columna periodística (El Mundo de Andalucía 31/08/02) aparece una definición más aclaratoria, dictada al autor por un marchenero: “…lo que en Marchena llaman mayete para señalar al que ni es terrateniente pleno ni tampoco pelentrín“ . Como vemos, esta es la segunda vez que la palabra pelentrin acompaña a la de mayete. Y en otra página continuan las comparaciones.  Es un documento PDF en el que se estudia la población de Palomares del Río: “…se dice señorito, no era ni medio mayete de mi pueblo” . Con lo que se quiere aclarar que un mayete no es un señorito, aunque tenga más dinero que él.

En el libro “The People of the plain” (La gente de la Campiña), escrito en 1955 por David Gilmore, antropólogo de la Universidad de Columbia, Nueva York, encuentro una canción sobre los mayetes,que se quejan de los costes laborales, el tiempo, y los cereales (4):

Los mayetes con el tiempo estaban desesperados.

Y con la falta de agua

Poco crecían los sembrados.

Si el algodón no sembramos

Y tampoco hay maíz,

Creemos que muchos de ellos

No van a poder dormir!

Aquí nuestro director oyó una conversación: Dos mayetes se contaban Cada uno su dolor.

Uno le decía al otro: Yo ya lo tengo pensado: si no viene el agua pronto, al canal me voy tirado.

El libro es un estudio antropológico de las gentes de Fuentes de Andalucia en sus fiestas de carnaval. Aquí los mayetes no se definen por la extensión de sus propiedades sino por su afán laboral, su obsesión de faena agrícola, de la que se burlan los jornaleros. Esta crítica se convierte en avaricia y se traslada a la mujer en la Revista de Folklore de la Fundación Joaquín Díaz: “…Y la mujer era muy tacaña, era una mayeta muy tacaña“ (5).

A estas alturas ya puedo hacerme una idea vaga del prototipo de mayete:  propietario acomodado, con afán de posesión de tierras. Aunque me pregunto cuántos mayetes existen aún en la campiña sevillana. Pregunta que tiene su respuesta en una página joven de Marchena: “!…el campo (por favor, que nunca se extingan los mayetes) (6) y el turismo cultural”. O sea, el mayete desaparece.

.

…………………………………….

Referencias bibliográficas:

1.- Amigos de Andalucia

2.- Fundación Joaquín Díaz

3.- La arquitectura doméstica en Carmona

4.- The People of the plain

5.- Fundación Joaquín Díaz

6.- Marchena. Foro gatuito

…………………………………..

.

Añado aportación de Jaime Rodríguez sobre la entrada mayeta/te en el “Repertorio lexicográfico de la Sierra Sur de Sevilla”:

Mayeta/te: F. y M. 1. Esposa del mayete 2. Labrador con pequeña propiedad. En algunos lugares como Osuna se usa la forma mayeta para designar también al masculino. Se dice mayete fuerte para significar la posesión de una propiedad mediana. En el Vocabulario andaluz se registra la forma mayeto que se da como de Cádiz y se define como viñador de escaso caudal. En Los días del Sur con la misma acepción pero con la variante ortográfica malleto: “ese respeto litúrgico a las personas mayores con que de siempre se habían educado los hijos de los malletos rurales”. (Pág. 32). En Tierra de rastrojos con la forma presentada aquí: “habían dejado caer sobre los campos su carga líquida y los habían puesto frescos y relucientes, llenando de esperanza y buen humor a los colonos, a los pelantrines, a los mayetes, a los aparceros y a todos cuantos vivían del campo”. (Pág. 269). En DRAE y DUE de la misma forma que en el Vocabulario andaluz. En el DEA se recoge también mayeta como fresa silvestre. En Vida mayetera (pág. 142) se recoge un tópico según el cual los mayetes estarían quejándose contínuamente y por todo:

“Ser del gremio de <<mayetes>>,

tenía un valor especial,

que por bien o para mal,

del trabajo hizo temple.

Que en espíritu latente,

mientras el cuerpo trabajaba,

con quejas se lamentaba,

por el tiempo que hacía…

Si era seco… si llovía…

Si el solano… si nevaba…”

.

.

Anuncios

11 comentarios to “Mayetes, mayetos y pelentrines”

  1. Carlos L. Says:

    A mi me hace mucha gracia cuando la gente del pueblo, medio en broma, se refieren a los mayetes como “esmayaetes” (de “esmayao”=desmayado=hambriento).
    Por cierto muy buen blog el tuyo. Saludos! 😉

  2. Aurelio Says:

    Mi familia proviene de Paradas. Una vez le pregunté a mi abuelo, siendo este ya muy mayor, si en el pueblo eran señoritos o jornaleros. ” Ni una cosa, ni otra” Me respondió. “Éramos mayetes”.
    Por curiosidad, he “googleado” la palabra y me ha salido su excelente blog, confirmándome la idea que tenía sobre el significado del término

  3. Martín Says:

    Soy de marchena, y efectivamente, el mayete, auí (pueblo con muchos mayetes) es un pequeño o mediano propietario de tierras, pero muy campesino.

    Como dice el texto puede tener mucho o poco dinero, pero es orgulloso de ser propietario y de ser de campo.

    Es posible, que elllo provenga de ser una zona rodeada de grandes latifundios, lo cual marca una clase social muy concreta, que se tiene (o tenía) superior a los jornaleros sin tierra, y diferente a los meros ciudadanos de la villa de Marchena.

  4. Pedro Says:

    Hola, soy de Rota, buscando el significado exacto de pelentrin he encontrado esto. aqui en Rota se conoce por la palabra Mayeto, al agricultor que llevaba sus productos de la huerta a Cadiz, en el barco de la hora -falucho Abanico- por el mes de Mayo, y al sacarlos tan temprano sacaba pingües beneficios.

  5. Carlos Says:

    Resulta extraño que un término tan utilizado como pelentrín no aparezca en los diccionarios. A. Domínguez Ortiz lo utiliza en su libro Carlos III y la Ilustración al dar datos de agricultura. En Antequera se oye “pilindrínes”, una variante de la zona con el mismo significado.
    Carlos Martínez de Lara

  6. estudiantil Says:

    estoy estudiando historia y necesito saber que son pelentrines

  7. Juan Luis Says:

    En Chiclana se llama “mayesto” al agricultor propietario, que trabaja sus tierras a cuenta propia y con el resultado de sus frutos es capaz de vivir holgadamente.
    Lo he escuchado durante años de mi padre y de sus amigos, todos ellos hortelanos y viticultores. Se llamaban unos a otros con este adjetivo como símbolo de agricultor al que le iban bien sus cultivos y tierras, siempre con cierta sorna.

  8. french050 Says:

    Sobre la palabra Mayete, que, como carmonense que soy he oído desde niño, y tengo algunos amigos que lo son, es decir, trabajan pequeñas extensiones de tierras de las que no son propietarios, le comento las siguientes pesquisas:
    En una obra en francés (de Molière) en 1662 aparece la palabra métairie que nos envía al Métayage (pronunciados meteri y metayash)
    La definición creo no deja lugar a dudas:
    Métairie:
    Propriété foncière exploitée selon un contrat de métayage.
    (Tierras explotadas por contrato de métayage)
    Métayage :
    Contrat par lequel le propriétaire ou l’usufruitier d’un bien rural le donne à bail pour une durée déterminée (9 ans) à un preneur qui s’engage à le cultiver contre partage des fruits et des pertes.
    (Contrato por el cual el propietario de bienes rurales lo arrienda por determinado tiempo (9 años) a un tomador que se compromete a cultivarlo compartiendo las cosechas y las pérdidas)
    La palabra métayer atestada en francés ya en 1150, tiene que ver con la mitadge o mitad, de ir a medias, a la que hace referencia su significado de compartir ganancias o pérdidas.
    Aunque no lo encuentro en castellano, seguro que tiene que ver con algún término de los siglos XI o XII alusivos a la Mitadge, acción de mediar…
    De la pronunciación /metaille/ a la palabra Mayete sólo hay un ligero cambio de sílabas. Eso que se llama metátesis es tan frecuente en la historia de la lengua que no conviene descartarlo por eso.

  9. angel serrano Says:

    Sobre la palabra Mayete, que, como carmonense que soy he oído desde niño, y tengo algunos amigos que lo son, es decir, trabajan pequeñas extensiones de tierras de las que no son propietarios, le comento las siguientes pesquisas:
    En la obra L’École des Femmes (Escuela de Mujeres) de Molière de 1662 aparece en la escena primera del Acto Primero la palabra métairie que nos envía al Métayage (pronunciados meteri y metayash)
    La definición creo no deja lugar a dudas:
    Métairie:
    Propriété foncière exploitée selon un contrat de métayage.
    (Tierras explotadas por contrato de métayage)
    Métayage :
    Contrat par lequel le propriétaire ou l’usufruitier d’un bien rural le donne à bail pour une durée déterminée (9 ans) à un preneur qui s’engage à le cultiver contre partage des fruits et des pertes.
    (Contrato por el cual el propietario de bienes rurales lo arrienda por determinado tiempo (9 años) a un tomador que se compromete a cultivarlo compartiendo las cosechas y las pérdidas)
    La palabra métayer atestada en francés en 1150, tiene que ver con la mitadge o mitad, de ir a medias, a la que hace referencia su significado de compartir ganancias o pérdidas.
    Aunque no lo encuentro en castellano, seguro que tiene que ver con algún término de los siglos XI o XII alusivos a la Mitadge, acción de mediar…
    De la pronunciación /metaille/ a la palabra Mayete sólo hay un ligero cambio de sílabas. Eso que se llama metátesis es muy frecuente.

  10. Francisco Martín Flores Says:

    Hola soy Paco Martín de Fuentes de Andalucía: Estupendo blog. Quizá es hora de hacer algo para que esa palabra de uso tan común en nuestra campiña pase a los diccionarios. Por cierto, David Gilmore está vivo y ese libro se publicó el 1 de febrero de 1990. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: