Arahal en 1840

agosto 1, 2009

vista arahal3

Repasando el Madoz he podido hacerme una idea de lo que era Arahal a mediados del siglo XIX. O sea, tener una información del pueblo de hace más de siglo y medio, la época de los viajeros románticos que al pasar escribían con mayor o menor complacencia, dependiendo del trayecto a lomos de una mula o del descanso en la posada de turno. En el caso del Madoz la información es más rigurosa.

portada-madoz

Pascual Madoz (1) se propuso hacer el buen diccionario geográfico de España que hasta entonces no se había hecho, algo que estaba pendiente desde un siglo antes y cuyos antecedentes puden ser el frustado diccionario de Tomás López (2) o el Catastro de Ensenada, ambos del siglo XVIII.  Con Madoz llegó el momento de realizar toda la información geográfica e histórica de España  y así quedó reflejada en su “Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones en ultramar” (Madrid, 1845-1850).

Como es de suponer, Arahal ocupa su lugar en esta magna obra, en la letra A,  al comienzo de la provincia sevillana. En su entrada se realiza una completa descripción desde el punto de vista geográfico, histórico y social del pueblo a mediados del siglo XIX, con datos muy interesantes. Voy a tratar de mostrarlos aquí con fragmentos fotografiados del libro y siguiendo el orden en que se presentan.

.

parrafo1

Situación de Arahal.– Comienza el diccionario alabando al pueblo por su marco geográfico y climático, algo habitual en otros escritores. Dice que tiene un “clima bastante saludable”, a pesar de los calores veraniegos y cuando “no reinan los vientos E y N”. Gracias a su situación en una colina aireada, las enfermedades no abundan. Entre las más habituales se citan las “calenturas intermitentes” y los padecimientos estomacales, algo muy normal en el siglo XIX.

.

parrafo2

Población de Arahal.– Es habitual en la época de Madoz comenzar clasificando las poblaciones por el número de casas que las componen. Arahal, en 1840, tenía 1.307 casas y 45 calles. Casas no muy buenas: el redactor del diccionario dice que las casas son de “pésima construcción y peores materiales”. Imagino que abundaría el techo de paja, el suelo de tierra y las paredes de barro o adobe. De la mala arquitectura se salvaban los edificios públicos. Aquí se habla de “las casas de ayuntamiento” que contienen la cárcel y una ermita, bajo el patronato de Diego Leboro Castilla. Contiguo al ayuntamiento estaba el pósito del que se dan detalles y cifras: su caudal en fanegas de trigo y en reales, incluido el crédito del Banco Español de San Fernando. Todos estos datos de las arcas municipales son importantes para conocer las economias de los pueblos españoles y hacen muy valioso el Diccionario. Por eso fué tan copiado e imitado desde su edición.

.

parrafo3

Enseñanza en Arahal.– Enumera los medios existentes: 7 escuelas a las que van 272 niños y 151 niñas, en las que tienen cabida la enseñanza para alumnos pobres que corre a cargo del presupuesto del ayuntamiento. Además, había una cátedra de latín y otra de moral, gatuitas y pagadas por capellanía: a la primera van 14 jóvenes y a la segunda nadie. Había una cátedra de filosofía, que se extinguió con el convento de Mínimos. De este curioso panorama pedagógico podemos hacernos una idea de la cultura que corría por el pueblo hacia 1850. El estudio religioso y bajo el control de la iglesia era el único camino que tenía un joven que no quisiera ser agricultor.

.

parrafo4

El Santo Cristo.- La institución más importante que se cita es el Santo Cristo y su hospital.  Dice el diccionario que tenía 12 camas donde era acogida gente del pueblo y de fuera. Los bienes del hospital de la Misericordia eran: 2000 pies de olivo en Arahal y Paradas, 35 fanegas de tierra con estacas, 14  aranzadas de viña y 4.500 reales de réditos anuales. A lo que había que añadir un molino aceitero que estaba al lado del hospital, con lagar y bodega, más los réditos de misas celebradas en su iglesia. El poder económico del Cristo es evidente ¿Qué fué de esta riqueza? Hay que tener en cuenta que los datos suministrados a Madoz se realizan antes de la Desamortización.

.

parrafo5

Otros edificios de Arahal.– En un segundo plano queda la Magdalena y demás edificios religiosos. Sin preocuparse mucho Madoz por el aspecto artístico, nos informa de la complicada composición de la parroquia de la Magdalena, en parte autónoma y dependiente del duque de Osuna. Tenía: 1 cura teniente, 8 presbíteros, 1 sochantrre, 1 organista, 1 sacristán, 4 acólitos y 1 pertiguero. También se citan las ermitas, la del Hospital, Sta Cruz y San Antonio. La ermita de la Madre de Dios, cuya patrona es doña Francisca Reina. Y se citan las iglesias de los 2 conventos, el de San Roque (Franciscanos) y el de la Victoria (Mínimos), sin olvidar el de las monjas dominicas.

El cementerio, “bastante capaz”, estaba en la vereda de Osuna, al lado de una de las ermitas (San Antonio) y distaba en esa época 200 pasos del pueblo.

.

parrafo6

.
Geografía de Arahal.– En lo referente a la geografía arahalense surgen numerosos nombres, algunos olvidados. Cita el rio Guadaira y los arroyos del Cuerno, Barros, Guadairilla, Butreco, Alameda y Saladillo. Y nos habla de cortijos y molinos por donde pasan: el cortijo del Fresno, al sur, por donde desemboca el Cuerno en el Guadaira; el cortijo de Casulas, por donde pasa el Barros; los molinos de las Ánimas y Jadilla por donde desemboca el Butrero; el cortijo de Cabeza de Lobo, donde se une el Alameda con el Guadaira. Del Saladillo, dice que nace en Monte Palacios en Paradas y recorriendo sur y oeste se une al Guadaira en el cortijo de los Alamillos en Carmona. Todos son escasos de agua, pero peligrosos en las crecidas por las lluvias.

.

parrafo7

Comunicaciones de Arahal.– Sobre transportes y correos, siendo Arahal un cruce de caminos “que se hallan en dirección a Sevilla y Puertos”, no nos sorprende que diga el dicionario que estan en mal estado, algo que constataban continuamente los viajeros románticos. Nos aclara que la casa de Osuna cobró un peaje hasta 1835. El correo se recibía a través de la oficina de Carmona y la recogía un conductor pagado por el ayuntamiento, probablemente un conductor de diligencia.

.

parrafo8

Producción.- Lo que producía Arahal a mediados del siglo XIX era lo habitual en un pueblo de la campiña sevillana: trigo, cebada, garbanzos, habas, etc. Había aceite en abundancia y su sobrante se vendía en Sevilla. También habla de ganado vacuno, caballar, de cerda. Se podía cazar de todo, sin faltar lobos y zorros. Y pescar peces en el rio.

.

parrafo9

Trabajo.-Agricultores y panaderos, ocupaciones principales de los arahalenses en el diccionario de Madoz. Pero, además, nos da una nómina intreresante de fábricas y talleres en esa época: 1 fábrica de sombreros de lana, 2 de jabón blando, 3 de alfarería, 1 molino de yeso. Había 5 molinos de pan, 3 de ellos en el Guadaira y 2 sobre el arroyo de la Alameda. A esto hay que añadir las 32 tahonas (algunas particulares), 26 molinos de aceite y 23 lagares para pisar uva.

La entrada del dicccionario de Madoz termina con cifras de población, riqueza y contribuciones. Arahal tenía 6.998 habitantes.

.
doré

La falta de imágenes de esa época, aún no desarollada la fotografía, hace que cuando se cita al Madoz se vea acompañado por ilustraciones de artistas famosos, como esta pareja en una fuente del ilustrador francés Gustavo Doré. Alejándonos un poco del tópico de estas imágenes románticas, podemos hacernos una idea de los personajes de 1840.

titulo

madoz

Retrato de Pascual Madoz.

(1) Pascual Madoz (1806-1870), político español que ocupó varios cargos, pero que fué famoso al presentar en 1855 el proyecto de ley de Desamortización. Su gran obra, el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, fué editado en 16 gruesos volúmenes (Madrid, 1845-1850) y ocupó un importante papel en el proceso de modernización de las estructuras del Estado en la España del siglo XIX.  Contó con más de 20 corresponsales en toda España, recibiendo además documentación, noticias y datos por parte de más de 1000 colaboradores, con lo que pudo haber impreso unos 100 volúmenes.

(2) Tomás López, anterior a Madoz, al que dedicaré una entrada aparte, fué un geógrafo-cartógrafo de la Ilustración que proyectó otro diccionario, el Diccionario Geográfico-Histórico de España. Pero ni se terminó ni se publicó, aunque son muy interesantes los manuscritos conservados en la Biblioteca Nacional, en especial los de Andalucia que contienen referencias de Arahal cincuenta años antes que la de Madoz (Arahal en 1787). Estas referencias fueron recogidas por el famoso Patricio Gutiérrez Bravo.

La aparición de Arahal en estos dos diccionarios nos permite tener una visión del pueblo a principios y mitad del siglo XIX.

……………………

.

Referencias bibliográficas:

Pascual Madoz

Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones en ultramar

Tomás López

.

.

Imágenes: 1.- Vista de Arahal. 2.- Portada del Diccionario de Madoz. 3 et alt.- Diversos fragmentos de la entrada de Arahal en el diccionario; lámina romántica de Gustavo Doré y retrato de Pascual Madoz.

.

.

Anuncios

Una respuesta to “Arahal en 1840”


  1. […] Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1850) de P. Madoz se analiza la población denominada El Arahal, y se indica que cuenta con 1.103 casas, que se […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: