Archive for diciembre, 2009

Siguiendo el rio

diciembre 27, 2009

En un hermoso libro de viajes se nos propone seguir el curso del Guadaíra, desde la sierra de Morón hasta su unión con el Guadalquivir por Gelves. Un buen pretexto para atravesar la campiña y describir los campos y pueblos por donde pasa, Arahal entre ellos.

El viaje que narra este libro es el del curso del Guadaíra, al que su autor, Enrique Baltanás, llama  “humilde río sevillano” y del que dice es “un rio joven , con menos de un millón de años. Un rio viejo -para la medida humana-, que ha visto ya correr mucha historia por sus aguas.” En la foto de arriba, el peregrinar del rio por la inmensa llanura, el único refugio de sombra y frescor.

.

El libro se acompaña de un plano de toda la campiña realizado por la ilustradora Lidia Ortega, en el que se ve al Guadaira con la maraña de arroyos que lo acompañan. En el centro, el pueblo, al que el escritor nunca se olvida de colocar el artículo.

.

Lo primero que atrae al viajero cuando llega a Arahal son los cipreses del cementerio, “una mancha de color verde oscuro entre el mar verde plata de los olivos”. Está claro que el viajero es poeta y en ello sale beneficiado el paisaje que contempla.

“El Arahal es un pueblo limpio, relimpio. Un caserío primoroso, como recién pintado, con tiestos de flores asomando a los balcones o dejándose entrever a través de las cancelas de los zaguanes entreabiertos. Un pueblo es siempre la primera impresión. Y no puede ser mejor la que nos produce El Arahal…” Es curiosa esa obsesión de los viajeros por la limpieza, la blancura, del pueblo. Ya la he citado en estas páginas dos veces. Una cuando el pastor anglicano Thomas Debary, a mediados del siglo XIX, queda impresionado por “la brillantez, blancura y limpieza de las casas del pueblo” (1). Otra, antes de la guerra civil, en 1930, cuando el artículista de la revista Blanco y Negro dice de Arahal que es “la tacita de plata de la provincia” (2).  Ahora, un viajero de nuestro tiempo, de comienzos del siglo XXI, sigue viendo al pueblo “limpio y relimpio”.

.

El viajero recorre el pueblo y cita sus monumentos religiosos, no los civiles, como el ayuntamiento. Se detiene sobre todo en la iglesia de la Victoria. Aquí vuelven a surgir de nuevo las palabras de “limpio, relimpio”, incluso en “los cuadros con escenas de la vida de San Francisco de Paula se ven sin polvo ni abombamientos” en lo alto de la nave principal.

Se siente atraido por la Virgen yacente “con su cabellera de pelo natural, con sus zapatillas de seda, con sus manos de muerta entrelazadas sobre el pecho yacente, una de las pocas representaciones de la Virgen María difunta que encontraremos en la provincia de Sevilla.”  Y con esta impresión da nombre al capítulo que dedica al pueblo en su libro: “La doncella dormida de El Arahal”.

.

Este plano, editado por la Consejería de Medio Ambiente para el control de aguas del río Guadaira, sitúa a Arahal al margen del arroyo del Saladillo, que tiene su punto de control: el P3 en el mapa. El problema de la limpieza del río Guadaira está relacionado con los vertidos de las poblaciones ribereñas, que además de tener un número de habitantes alto, incluyen en sus términos municipales un gran número de industrias de origen agroalimentario, destacando sobre todas las dedicadas al aderezo de aceitunas.

Arriba, vista del arroyo del Saladillo y la estación P3. Esta estación se encuentra en el cruce del Saladillo con la A-92, muy cerca de Arahal. Su finalidad es medir la calidad del agua del arroyo antes de que desemboque en el Guadaira.

Debajo se puede apreciar el EDAR de Arahal (Estación Depuradora de Aguas Residuales) que entró en funcionamiento en 2004.

.

Cubierta de Viaje al Guadaíra. (Sevilla, 1998. Edita Diputación de Sevilla. Guías del Paseante y el Viajero. 189 pags.). Unas espléndidas fotografías de Javier Andrada acompañan el texto de Baltanás desde la misma portada del libro. En ésta se ve al Guadaíra junto a los molinos que le hicieron famoso.

.

.

.

Felices Pascuas

diciembre 18, 2009

“Felices Pascuas” era la expresión usada en estos días hace 50 años. “Navidad” era aún una palabra extraña y lejana, pero que terminaría prevaleciendo. Ahora también decae. En esta entrada quiero recuperar ese tiempo que transcurre entre la utilización de Pascuas, Nochebuena y Navidad a través de algunas imágenes y noticias de esa época.

.

Campanilleros

El sonido de las fiestas de Navidad en Arahal llega al recuerdo a través de los grupos de campanilleros y las tradicionales canciones que se oían por las calles o delante de los nacimientos. Me parece oir este famoso villancico de Manuel Torre:

En los pueblos de mi Andalucía
los campanilleros por la madrugá,
me despiertan con sus campanillas
y con las guitarras me hacen llorar,
y empiezo a cantar
y al sentirme to’ los pajarillos,
cantan en las ramas y se echan a volar…

Arahal, 1955. En esto magnífico retrato de grupo se ve uno de esos coros de campanilleros. Los componentes posan acompañados de bandurrias, guitarras, panderetas e incluso de un belén portátil. La fotografía, tomada en la Corredera delante de la calle Veracruz, muestra una pancarta en la que se puede leer: “ARAHAL. El coro de campanilleros de Sta Maria Magdalena saluda a Sevilla”. La imagen estará relacionada con la participación en algun concurso o programa de radio en la capital sevillana.

La música navideña se oía a través de modelos de radio como éste, u otros parecidos, a partir sobre todo del sorteo de lotería. Los campanilleros cantaban en programas de radiófonicos sevillanos y en la emisora local de Arahal, Radio Veracruz.

___

.

.

Felices Pascuas

Aquí abajo, una felicitación del cosario del pueblo. La he encontrado repetida en la prensa varias veces en el transcurso de los años 50: “Transportes Cabrera desea Felices Pascuas y próspero Año Nuevo a su distinguida clientela”. (ABC. 27 de Diciembre de 1955).

No era muy habitual en esta época encontrar publicidad de Arahal en un diario de la capital, lo que indica que era un negocio activo y saludable. En los años 50, cuando nadie tenía coche, los recados y encargos a Sevilla estaban en manos de los cosarios. En todos los pueblos había uno o más que se dedicaba a transportar “cosas”.

En la fotografía se ve la puerta del cosario de la calle Madre de Dios, un garage con una oficina llena de paquetes y bultos, olor a café y a gasoil, y un suelo de cemento con manchas de aceite. El teléfono en Arahal tenía tres números y todos sabían los de los cosarios. Con la llegada de los 60 y los coches particulares el negocio de los cosarios fué decreciendo hasta morir de inactividad.

___

.

.

.

Felicidades

Más publicidad navideña de Arahal. En las fiestas de 1957 aparece una insersión colectiva ocupando toda una página. (ABC. 4 de enero 1957)

A los lados de la típica botella de champán en explosión, desean Felicidades varios anunciantes del pueblo. A través de esas firmas comerciales que se anuncian nos damos una idea de la importancia de algunos nombres, hoy todavía vigentes en el recuerdo. Como Los Tres Gatos, que entonces vivía su momento dorado de desayunos y calentitos, una parada obligatoria para todo el que salía de Sevilla por la mañana temprano.  (pulsar para ampliar)

___

.

.

Una cena de Nochebuena

En una crónica navideña de los años 60 se puede leer: “Este año, la Nochebuena de Arahal bien merece un rincón, un espacio, en las páginas de este periódico…” El corresponsal de ABC Jaime Jiménez comenta la cena de Nochebuena que la Asociación de Cabezas de Familia ofreció a cuatrocientos niños del pueblo, en la que “más de veinticinco casas comerciales, algunas de ámbito nacional, informadas de tan loable iniciativa, fueron prontas en remitir a la citada entidad los más variados productos…”
.

El local social de “La Asociación de Cabezas de Familia”, estaba situado en la Plaza de la Corredera, en el lugar del antiguo Rancho Grande, y había sido inaugurado por el gobernador civil el mismo año en que se dió esta cena. Una Asociación, “cuyos pilares básicos se asientan sobre la defensa de la familia y la caridad cristiana”, dice el crónista. (ABC. 29-01-1966)


.

___

.

.
Fin de año

En esta noticia de fin de año se informa de la fiesta de Nochevieja en el Casino. Fiesta familiar, según el crónista. Y de las uvas en la Corredera delante del reloj del ayuntamiento. Además de datos del censo de habitantes: 17.976 en 1963. Sin embargo, no ha sido un año muy bueno para el campo. Pulsar para leer la noticia completa. (ABC. 04-01-64)

___

.

.

Reyes Magos USA

Cuatro años después, en 1968, el mismo corresponsal relata la Navidad y el Año Nuevo en Arahal: “…un centenar de niños, los más humildes de nuestras Escuelas Normales, hablan de los “Magos” y dan gracias al coronel jefe de la estación de bombeo, de esta ciudad, señor Price, y al personal americano, por su generoso donativo.”

Según la noticia, todos estan contentos con los regalos de estas Navidades. Las monjas y los viejecitos del Cristo, el párroco de la Magdalena y el alcalde, D. Ramón González, que dice en lenguaje político que “ha sido un año de realidades positivas para Arahal”.  (ABC. 12-01-68)

___

.

.

Navidad en la guerra civil

La última imagen es la más antigua: la Navidad de Arahal en una fotografía de 1938.

Es una fotografía realizada por el Laboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla cuando aún no había terminado la guerra y el pueblo, como toda Andalucía, estaba en la llamada zona nacional. Muestra el interior de la parroquia de la Magdalena, recuperándose de los desastres ocurridos dos años antes, que celebra las fiestas de Pascuas. En el altar mayor vemos un nacimiento con figuras de gran tamaño y un impresionante telón de fondo como escenario belenístico.

.

___

Para las referencias bibliográficas, detrás de cada noticia de prensa está la fecha y el nombre del periódico.

.

.

Arahal y la Guerra de la Independencia (1808-12)

diciembre 10, 2009

En 1808 las tropas napoleónicas entraron en la Península Ibérica con el pretexto de invadir Portugal junto al ejército español. Sin embargo, Napoleón aprovechó para derrocar a traición a los gobernantes españoles y apoderarse del país. Ello dio lugar a una insurrección popular y la consecuente Guerra de la Independencia, en la que Andalucía tuvo un papel decisivo en la resistencia frente al invasor, con la batalla de Bailén, que fue la primera victoria española sobre los franceses.

Arahal, en un cruce de caminos, sufrió la ocupación de Andalucia con todas sus consecuencias. Durante esta primera década del siglo XIX sólo se vivieron desgracias: entre 1800 y 1803 había padecido la región una epidemia de fiebre amarilla, luego una sequía, y por último la llegada de los franceses en los primeros dias de 1810. Arahal contaba en esa época con cinco ó seis mil habitantes. Ante la invasión formaría una Junta de Defensa, o sería parte de la Junta de un pueblo cercano, Marchena (diez mil habitantes) ó Carmona (quince mil habitantes), todas dependientes de la Junta Suprema de Sevilla.  En Arahal también se producirían escenas de alistamiento de hombres entre dieciseis y cuarenta años -incluidos casados y viudos sin hijos-, se requisarían armas y caballos y se pedirían contribuciones a los pudientes o gremios del pueblo. Estos alistados formarian parte del ejercito regular patriota o de una guardia cívica que velase por la seguridad de la villa.

.

En el mapa de arriba se pueden ver las lineas generales de la Guerra de la Independencia en el sur de España. Arahal estaba entre todas esas flechas de avances y retrocesos, tanto francesas como patrióticas. No es de extrañar que Ballesteros tuviera en Arahal su cuartel general en su lucha con el mariscal Soult. Por Arahal pasaron regimientos franceses y allí permanecieron. Y de Arahal salieron en su retirada de Andalucia y de España.

Los franceses llegaron en febrero de 1810 a los pueblos de la campiña, iniciando la temida ocupación, con los sufrimientos que supone para la población. A falta de documentos arahalenses, podemos hacernos una idea en el testimonio de los de Carmona: “… los más execrables maldades, insultos, robos de casas y tiendas, de dineros, ropas, comestibles, cavallos, ganados, atropellamiento del devil sexo, lo mismo en el pueblo que en los caseríos del campo, haciendas, caminos y cortijos, con otros innumerables excesos en la profanación de los templos Religiosos.”  (Archivo Municipal de Carmona)

La situación en Arahal sería idéntica. Aquí ha permanecido la leyenda de María Beltrán, de la que dice Antonio Jiménez:  “el nombre aparece envuelto en una fantasía de patriótico heroismo, relacionado con la invasión francesa. Se cuenta de esta dama que, valiéndose de su belleza, atraía y cobijaba en su casa a algunos franceses a los que hacía desaparecer arrojándoles al pozo, después de darles muerte no sabemos por qué procedimiento. Esta fábula es completamente absurda. El nombre de Maria Beltrán figura en el nomenclátor del pueblo del siglo XVII…” Pero si no existió esa heroina, si ha quedó en la memoria del pueblo arahalense ese sentimiento de oposición y resistencia al invasor. Y seguro que hubo otros opositores heróicos de los que no queda rastro histórico. (En la imagen de arriba, rótulo callejero dedicado a Maria Beltrán en la esquina con la calle Morón).

.

En Arahal tuvo su cuartel general este importante personaje de la Guerra de la Independencia. Francisco López Ballesteros (Zaragoza, 1770 – París, 1833) se distinguió como militar durante la Guerra de Independencia, en la que llegó a tener el mando del ejército de Andalucía. Debido a su oposición a que el Duque de Wellington fuese nombrado generalísimo del ejército español, fue apartado del cargo y desterrado a Ceuta. Tras la restauración absolutista, fue condenado a muerte, por lo que se exilió a París, donde falleció años después.

En esta imagen vemos a Francisco Ballesteros, como general en jefe del ejercito de Andalucia, en una estampa calcográfica que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid.

.
.
.
.
.
.
De las escaramuzas que vivió Arahal en el verano de 1812, tenemos este parte escrito por el propio general Ballesteros. Se refiere a sus ataques al mariscal Soult para que no molestara el avance de Wellington: “Continué sin embargo mi plan, trasladé mi quartel general el 6 a la villa del Arahal y extendiendo parte de mi caballería por mi izquierda y frente, logré señorearme de la parte izquierda del Guadalquivir y hacerme dueño de casi todo el reyno de Sevilla y de no pequeña parte del de Córdova, cortando al mismo tiempo la comunicación de todos los caminos militares.. .” Esto el dia 6 de agosto de 1812. Dos días después, añade: “Desde Arahal emprendí el 8 mi marcha sobre Algodonales é hice preparar la artillería en Gausín con apariencias de embestir á Ronda: era mi objeto distraer las fuerzas del enemigo…” (Gazeta de México, 16-08-1812)
.
.
Pero los territorios abandonados por Ballesteros serían ocupados durante todo el mes de agosto por los franceses, que por fortuna acabaron retirándose pronto del pueblo: “…la división de gran guardia salió el 29 del pasado del Arahal para Marchena, donde se hallaba el mariscal, y que a las 3 de la tarde de dicho día salieron las tropas para Osuna, cometiendo por todas partes por donde pasan, los robos y demás excesos que siempre han acostumbrado, y à que los incita de nuevo la rabia de verse precisados à evacuar las Andalucías.” (Gazeta de Sevilla de 2 de septiembre). En esta fecha acabó la ocupación francesa de Arahal. Y poco después la de España. El ejército francés fue retirándose y perdiendo territorio, pues esta vez, Napoleón se encontraba embarcado en Rusia, donde estaban sus mejores fuerzas. Los franceses abandonaron casi todas sus plazas, y tras las derrotas de Vitoria y los Arapiles, los aliados cruzaron los Pirineos. La guerra prosiguió en Francia, donde finalmente, Napoleón pidió la paz.
.
.
.
Terminada la invasión francesa comienza el intento constitucional. Las Cortes de Cádiz habían promulgado la Constitución española de 1812, también denominada La Pepa, la primera Constitución promulgada en España, y una de las más liberales de su tiempo. Oficialmente estuvo en vigencia dos años, desde su promulgación hasta el 24 de marzo de 1814, con la vuelta a España de Fernando VII.
.
En la noticia de arriba, de 17 de octubre de 1812, se cita la felicitación de Arahal y Paradas al Congreso por haber sancionado la Constitución. “Sancionar”, término actualmente arcaico, significa aquí promulgar y ordenar publicar la nueva Constitución.
.
Por último, Arahal jura la Constitución según noticia de 28 de noviembre de 1812 en El Conciso de Cádiz.  Como en otros pueblos, el agitado año 1812 acaba con el juramento constitucional, un aparente final feliz que duraría poco.

.

.
En el mismo mes de octubre en que Arahal felicita la nueva Constitución aparece otra noticia relacionada con el pueblo en el Diario de Palma. Un hacendado arahalense contribuye con el nuevo estado político: “Enterada la Regencia del reyno con aprecio de los donativos que D. Alexandro Soriano y Fontiveros, administrador de rentas del Arahal, ha expuesto tiene hechos anteriormente por efecto de su patriotismo, y del que ahora ofrece de 3.250 reales de vellón en moneda española para la urgencia de la nación…” Este entusiasmo constitucional acabaría enseguida, en 1814, con la vuelta al absolutismo de Fernando VII. Éste inicia un periodo de persecución de los liberales, que intentarían varias veces restablecer la Constitución sin éxito..

.

.

Referencias bibliográficas:

Guerra de la independencia: Historia militar de España de 1808 á 1814 por José Gómez de Arteche y Moro, Eduardo Fernández San Román.
Guerra de la Independencia: 1808-1814‎ por Juan Priego López.
Notas históricas de Arahal por Antonio Jiménez Pérez. Ayuntamiento de Arahal, 1972.
.
.
,

Filatelia de Arahal

diciembre 3, 2009

Arahal entró en el mundo de la filatelia moderna con las emisiones postales creadas para la celebración de la Fiesta del Verdeo en los años 70. He reunido aquí un conjunto de sobres y matasellos de esa época que pertenecen ya al ámbito del coleccionismo. Los incluyo también en el apartado de albumes de Fotografías de Arahal, a la izquierda de la página, para que se pueden consultar en conjunto.

.

.

pulsar en la imagen para ver el album

El matasellos de arriba fué creado para conmemorar la Fiesta del Verdeo y fué utilizado casi toda la década de los 70. Su aspecto no cambió, salvo en la alteración de la fecha de cada año.  És un matasellos del tipo ilustrado y conmemorativo que lleva un escudo de Arahal simplificado y el lema de “Fiesta del Verdeo”. Como evento filatélico, se “mataba” dos veces en el anverso del sobre, una aislado en el centro y otra sobre el sello en una esquina.  Algun año se acompañó de un sello sin valor facial con la reproducción de un cartel de una Fiesta anterior, que se pegaba a la izquierda o en el dorso.

.

Para la Fiesta de 1973 se utlizó este tipo de sobre circulado, del que se ve anverso y reverso. Es un sobre ilustrado con  el lema “VII Fiesta del Verdeo de Arahal (3-4 de Septiembre de 1973)” y un ramo de olivo en verde, acompañado por los dos matasellos correspondientes. En el dorso del sobre, un sello a color sin valor facial reproduciendo un cartel antiguo de la Fiesta.

.

El sello conmemorativo se colocaba en el dorso del sobre pues no tenía valor facial y no debía confundirse con el de valor postal del anverso.  En este sobre de la VI Fiesta se incluye delante, quizás por no tener ese año la ilustración del ramo de olivo.  Aunque el sello no tiene valor a efectos filatélicos, aumenta la cotización del sobre circulado en su conjunto.

.

Arriba, reportaje gráfico de la VII Fiesta del Verdeo de 1973, edición dedicada a Sevilla. Podemos leer en el pie de foto: VII FIESTA DE LA ACEITUNA DE VERDEO. Arahal ha dedicado su Fiesta de la Aceituna del Verdeo de este año a Sevilla. Fue coronada reina la sevillana Rosario Mármol, quien recibió los atributos de manos de otra sevillana, la Miss España Rocío Martín Madrigal, actuando de mantenedor el escritor Carlos Murciano, como lo hiciera su hermano Antonio seis años antes, y le fué impuesta la Aceituna de Oro a don Luis de Soto Ybarra. (Fotos Mario).  (ABC SEVILLA. 05/09/1973. Página 9).

.

En casi todos los sobres circulados de la década de los 70 se utilizó el ramo de olivo. Sólo en éste de 1975 se alteró la ilustración: una imagen turística sevillana con una dudosa torre al fondo. Impresa, como siempre, en color verde y acompañada de sus dos matasellos correspondientes. En esta época la conmemoración postal de la Fiesta era ya algo habitual en el mes de septiembre.

.

En 1977 se continuaba utilizando el sobre circulado con el motivo del ramo de olivo, como podemos ver en éste de la XI Fiesta del Verdeo. El matasello es el mismo de 1971, con el escudo de Arahal y el lema de la Fiesta. Es curiosa una tarjeta que he encontrado con el matasellos sobre un sello de Franco todavía en circulación.

.

Arriba, noticia del periódico La Vanguardia (5-octubre-1973) en su sección de Filatelia, anunciando los matasellos especiales emitidos por la Dirección General de Correos de ese año. Aquí aparece citado el de la VII Fiesta del Verdeo de 1973.

.

.

Filatelia de la Fiesta del Verdeo:  Albumes de Fotografías de Arahal

.

.