Arquitectura doméstica (2)

enero 20, 2010
.
Sobre la arquitectura doméstica de Arahal, de la que ya traté en entradas anteriores, quiero establecer aquí unos caracteres generales que puedan servir para comprender mejor lo escrito sobre el tema. Para ello, dividiré la arquitectura del pueblo en tres modelos o prototipos, que se pueden aplicar a la casa de Arahal y a casi toda la de la región andaluza.
.

.

En Arahal, como en otros pueblos de la campiña, estos tres modelos respondieron a unos condicionantes similares que ahora ya no existen. Los cambios producidos en el campo andaluz en los últimos años, desde la emigración a la mecanización, hicieron desaparecer las funciones de la vivienda tradicional. Actualmente en Arahal quedan pocas viviendas tradicionales y las que ahora se realizan son readaptaciones de antiguas casas a las que se les aplica un supuesto estilo sevillano, no formando parte de la arquitectura doméstica popular propiamente dicha. Por ello es necesario dar a conocer las características de la arquitectura del mundo rural, desconocidas por las nuevas generaciones.

Los tres modelos corresponden a tres grupos sociales principales, consecuencia del sistema agrario andaluz. Éste generó una sociedad clasista compuesta por grandes propietarios latifundistas y una enorme clase sin propiedades. A estos hay que añadir otro intermedio de medianos y pequeños propietarios que surgen en el s XIX, los mayetes. En su arquitectura aúnan las características de los otros dos.

.

.
La casa del gran propietario
Es la construcción prestigiosa que destaca de las demás y que se conoce con diferentes nombres, desde casa solariega a casa-palacio. En primer lugar destacan los materiales en sus característicos elementos: patios de columnas, suelos (en especial de mármol), maderas de calidad para portones y vigas, etc. La complejidad en su distribución  es una característica que la diferencia de la casa del mayete. Dispone de un gran número de dependencias, que se distribuyen en la zona residencial separada claramente de la zona de trabajo agrícola, cuyo centro es un corral- patio al que se accede por un portón en la parte trasera.

La zona residencial se organiza en torno a un gran patio que sirve como distribuidor de espacios y proporciona la luz a la vivienda. A l patio dan el comedor, salas diversas, de costura, salas de estar, y al fondo, la cocina, que comunica con el corral-patio. Los dormitorios, en la planta alta. El acceso se efectua mediante el zaguán, que permite la visibilidad del patio. Hay dos puertas: un portón de madera que se cierra por la noche, y una cancela a través de la cual se ve el patio. El aspecto exterior de la casa se llena con la ornamentación caracterísica de rejería: balcones, cierrros, etc. Los cierros son una forma de ruptura con la casa andalusí, que conecta con la calle. Los cierros de forja son el elemento decorativo principal junto a los balcones. La fachada presenta siempre un eje de simetría, y lo que son ventanas o cierros en la planta baja se convierten en balcones en la planta de arriba.

.

.

.

La casa del mayete y del mediano propietario

En principio, la casa del mediano propietario se caracteriza por reunir en el mismo lugar la vivienda y la zona dedicada a las faenas agrícolas: cuadra, espacio para los aperos, “soberao”, etc. Se supone que, a diferencia del anterior, el mediano propietario no tiene recursos para dejar todos estos elementos en el campo y tiene que convivir con ellos en la casa del pueblo. Así la casa del mayete será un 50 % residencial y otro tanto estará dedicada a lo laboral.

Existe mucha variedad en los tipos de vivienda del mediano propietario, todas caracterizadas por lo funcional y por cierta emulación de la vivienda del gran propietario. No suele tener gran patio central de columnas o arcos al estilo de las grandes casas, sino un patio más pequeño o un patio-corral con su cuadra destinada a los animales de tiro. Éste estaba situado en el lado opuesto de la vivienda y,  junto con los comederos y bebederos para los animales, había un espacio para los arreos, herramientas y aperos de labranza. Podían existír otras dependencias, como gallineros, pequeños lagares, leñeras o cocinas de matanza. En el patio-corral estaba la escalera que llevaba al soberao, donde se guardaba el grano para su venta y la simiente para el próximo año. El soberao ocupaba toda la planta superior. La cocina estaba junto al corral, con una gran campana,  y era un espacio múltiple que podia servir de comedor y lugar de estar. Si el comedor estaba separado, era éste el centro de vivienda y lugar de desarrollo de la vida familiar.

El aspecto exterior de la casa del mayete se puede ver en el dibujo de arriba en su estado original. Dos plantas, una puerta principal, un portón para la cuadra, ventanas altas en el piso de abajo y pequeñas para el soberao. Con el tiempo este prototipo de la casa del mediano propietario iba incorporando “mejoras” en su aspecto, tanto interior como exterior. La transformación del corral-cuadra en patio, por ejemplo. La conversión de las ventanas en cierros, la incorporación de cancelas sustituyendo la puerta de madera, etc. son otros cambios. En las fotografías de Arahal, se ven calles de mayetes llenas de cierros y con patios centrales que un siglo antes no estaban así.

En la imagen de arriba se ve la calle de San Roque en los años 50. Los numerosos soberaos de las casas de la izquierda nos indican casas de mayetes. En las de la derecha, un grupo de casas sin soberaos y sin cierros nos indican que estamos aún ante viviendas de jornaleros. Como veremos más abajo, estas casas han evolucionado en medio siglo hacia  el confort, sin destruir completamente la estructura primitiva, transformando elementos agrícolas en elementos  residenciales: soberaos convertidos en pisos, incluso en áticos, cierros con nuevos materiales (pvc), portones con adornos de bronce al estilo de las casas del gran propietario, portalones de cuadra convertidos en puertas autómaticas de garage, incorporación de piscinas en lo que fué corral o patio de la cuadra, etc. Una forma de transformar estructuras antiguas en estructuras de más calidad residencial dentro de un orden arquitectónico preestablecido.

.

La casa del jornalero

Es la tercera forma de vivienda, la más simplificada de la arquitectura rural. En los planos de arriba se dibuja su sencillo esquema de distribución interna. Al no tener el jornalero ni cosecha que guardar ni campo que cuidar, no necesitaba ni soberao para el grano, ni cuadra para las bestias.

Son edificaciones de planta rectangular, de fachada estrecha y construcción en profundidad. Disponen de una crujía, dividida en sala de estar-comedor y un dormitorio. Se le podía añadir otra crujía que se transformaba en soberao de pequeña altura con un ventanuco al exterior. Este soberao no se utilizaba como almacenaje sino como desván o dormitorio. Al final era posible encontrar un pequeño corral que hacía las funciones de patinillo.

Parece que la vivienda jornalera tiene su antecedente en la choza que habitaron los braceros no hace mucho, construidas con paredes de tapial y techumbre de elementos vegetales. Las cubiertas se transformaron en tejas, pero la distribución siguió siendo la misma. Ni este tipo de casa ni la casa del peón existe ya en Arahal, como no sea alguna medio derruida de difícil herencia. Los ejemplos fotográficos que he propuesto son mxtificaciones hacia la casa del mayete. En los años 50 existían aún bastantes, como se puede ver en las imágenes siguentes.

En estas dos imagenes, pertenecientes a un no-do de de los años 50, se pueden ver en Arahal las casas del mediano propietario y la del jornalero. En la calle Sevilla (imagen de arriba), las casas tienen aún un aspecto agrícola evidente, con soberao y portalón para la cuadra, propio de las casas de mayetes. Los carros en la calle acentúan aún más ese aspecto. La imagen de abajo, con una vista de las afueras del pueblo, muestra hileras de casas de jornaleros con las características que hemos visto arriba: fachada estrecha y ventanuco, indicando más un desván que un soberao. En la actualidad este tercer tipo de casas no existe en el pueblo. Han sido transformadas en viviendas acomodadas con planta alta, muy parecidas a las casas de mayetes.

¿Cuál sería ahora la arquitectura popular del pueblo? Dejando a un lado pisos, adosados y nuevas construcciones, la arquitectura doméstica de Arahal en su totalidad ha ido evolucionando hacia un estilo cercano al del mediano propietario, pero con comodidades.

.

.

……………………………..

.

Referencias bibliográficas:

-PÉREZ ESCOLANO, V.: La arquitectura en Andalucía, en “Los andaluces”. Historia de Sevilla: Sevilla en el siglo XX, Volumen 6‎.

-ANTÓN CAPITEL, RAÚL RISPA . La arquitectura andaluza. Guía de arquitectura: España, 1920-2000‎ (1998 ).

-Arquitectura popular. Sevilla. 1985.

-J. M. CUENCA TORIBIO. Historia de Sevilla: Sevilla en el siglo XIX‎ . (1991).

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: