Tangos a la muerte del Pernales y Niño del Arahal

septiembre 20, 2011

.

.

En la Colección de Pliegos de Cordel de la Fundación Joaquín Díaz, Centro Etnográfico, se encuentra un romance dedicado al bandido arahalense y su acompañante. Tiene el número de serie 590 y su título es “BONITA COLECCIÓN DE TANGOS dedicados al cierre  de las tabernas y la muerte del “Pernales” y “Niño de Arahal “. No tiene año  de edición y su autor es anónimo. En las observaciones de la ficha de la Fundación se puede leer: “Relación popular que condena a medias la muerte de los bandidos y salpica el texto con alusiones a medidas gubernativas poco gratas para los madrileños”.

El pliego de cordel es un género literario popular antiguo que ha llegado prácticamente hasta nuestra época. Consiste en un cuaderno de cuatro u ocho páginas conteniendo romances, sucesos o novelas cortas, que se vendía colgado de una cuerda, de donde procede el nombre.  Los pliegos se hacían muchas veces aprovechando del papel sobrante de ediciones de libros, lo que indica su origen humilde. En estas páginas ya se han tratado los pliegos de cordel en la obra de un autor del s. XVIII nacido en Arahal. (ver: Juan García Valero).

Este pliego de los tangos, anónimo y sin fecha de edición, tuvo que imprimirse a raíz de la muerte de los bandidos (31 de agosto de 1907), cuando el suceso aún tuviera acogida popular. La muerte del Pernales y del Niño del Arahal era un tema muy apropiado para este tipo de obra popular, siendo un suceso de gran repercusión en su monto, movido por una prensa ya desarrollada que se encargó de difundirlo. El Pernales era un malhechor que llevaba tiempo en la fantasía de la gente. Su muerte iría acompañada de la de un desconocido personaje arahalense, al que este romance no le da mucha importancia y al que nombra sólo una vez.

.

El pliego se divide en dos partes, donde se mezclan dos temas, la muerte de los bandidos y el cierre de las tabernas. La primera parte va encabezada con la tradicional ilustración que siempre acompañaba a estos pliegos. En este caso, el impresor ha utilizado una xilografía del interior de una fragua con personajes bebiendo, de mediados del s. XIX. Utilizar grabados antiguos para aprovechar los fondos de la imprenta es algo habitual en las tiradas siempre económicas de los pliegos de cordel.

Aunque el título de la obra, en mayúscula, parece tratar del cierre de las tabernas, es la muerte de los bandidos la que inicia y domina el romance. Al principio encontramos el protagonismo de los guardias civiles en la sierra albaceteña: “los bravos que en Alcaraz mataron al gran Pernales y al Niño del Arahal”. Pero enseguida aparecen palabras de admiración para los delincuentes: “No era criminal Pernales aunque era un bandido austero, y a los pobres socorría cuando robaba dinero…”  “A la gente amedrentaba, pero a nadie asesinó, y era un ladrón como muchos que andan por esta nación…” Es decir, no sólo admiración hacia el bandido sino justificación del robo. Más que “condena a medias” que dice la ficha de la Fundación Joaquín Díaz, hay una complicidad afectuosa hacia los muertos, algo lógico por parte de los autores del pliego, que quieren complacer a su público. Aunque sólo reflejaban un sentimiento real en las clases populares.

.

En un segundo término, el romance se ocupa de la normativa del cierre de las tabernas los domingos  y a las  doce de la noche los días laborables. Esto ocurrió a comienzos del siglo XX por medio de una Real Orden de octubre de 1907, lo que nos ayuda a poner fecha al pliego de cordel. Esta intervención higienista y antialcohólica tiene su origen en una normativa impuesta por el gobierno conservador de Maura en 1905, realizada para la aplicación del descanso dominical.  Esta normativa que duró hasta 1909 tuvo su lógica impopularidad. El gremio de taberneros protestó, argumentando que el cierre era perjudicial para los obreros, pues no tenían donde comer ese día. Otros locales (fondas, cafés, casas de comidas) estaban exentos del cierre, con el consiguiente provecho de la competencia. Era realmente una ley seca que quería atajar las borracheras de vino peleón y aguardiente. En el pliego se protesta con gracia contra ella: “Aquellos cuartos que en vino que tenías que gastar, te compras unos zapatos para irte a pasear”.

.

Pero enseguida, en la segunda parte del pliego, continúa el romance del Pernales: “Duerme en paz, pobre Pernales, de triste celebridad, que tu osada desvergüenza al fin has pagado ya”.  Como en la primera parte, el  Niño del Arahal no tiene ningún protagonismo en el romance. Todas las descripciones admirativas están dirigidas a su compañero de fechorías. El romance del bandido finaliza con una velada amenaza a las fuerzas del orden: “Aún quedan muchos Pernales por esos mundos de Dios, y nadie a darles se atreve un tiro en el corazón”.  La página está encabezada con la xilografía de la refriega de unos bandoleros, otro resto de imprenta con medio siglo de antigüedad respecto a la impresión del pliego.

.

La última página está dedicada casi por completo al asunto del cierre de las tabernas los domingos. La ironía del romance sirve para mostrarnos el mundo obrero alcoholizado que las autoridades querían reformar: “Yo sé de muchas mujeres que muy contentas están, porque el cierre de tabernas se ha llegado a efectuar. Porque hay muchos maridos, que el sábado cuando cobran se meten en una tasca y vengan copas y copas, y luego van a su casa borrachos y sin un real, y a la mujer y a la suegra la gran paliza las dan,” Una muestra de la información histórico-social que podemos encontrar en las páginas de un pliego de cordel. Éste termina enviando a la cama a los madrileños que se quejan de la normativa del ministerio de Gobernación.

.

.

El pliego de los tangos, publicado dos meses después de la muerte de los bandidos, revela la atracción que este suceso mantenía aún en la gente. Estos dos hombres ocupaban el imaginario popular y siguiendo sus delitos, alimentados por una prensa que conocía a su público. La aparición accidental del Niño de Arahal en escena, uniendo su vida a la del Pernales, verdadero héroe del romance, nos hace reflexionar de nuevo sobre el destino del nombre del pueblo. Por desgracia, el apodo del “niño” Antonio Jiménez Rodríguez sólo sirvió para que el nombre de Arahal se conociera a través del bandidaje y circulara en romances de ciego.  Antonio Jiménez había estado sólo tres meses acompañando al Pernales antes de saltar a la fama.

.

.

Ver en estas páginas:

El espartaquismo agrario en Arahal

La cuna del bandolerismo

.

Notas

El Pernales

Francisco Ríos González, nace en Estepa en 1879. Hijo de braceros, no recibió educación alguna. Se unió a la partida de su tío “El Soniche”, demostrando extrema crueldad en sus acciones. El apodo de “Pernales” parece proceder de pedernales por la dureza de su carácter. Desarrolló su actividad en las campiñas de Córdoba y Sevilla, con numerosos secuestros y muertes por robo. Reclutó su propia cuadrilla, pero, muertos o detenidos sus hombres por la Guardia Civil, actuó en pareja, primero con el “Niño de la Gloria” (Antonio López) y, a la muerte de éste, con el “Niño del Arahal” (Antonio Jiménez Rodríguez).

Durante años la Guardia Civil le acosó continuamente hasta que el 31 de agosto de 1907, cuando tenía 28 años, en Las Lomas de Villaverde, Sierra de Alcaraz, fue sorprendido por el Teniente Haro y sus hombres, mientras comía en un olivar con su compañero de partida “El Niño de Arahal” y tras un tiroteo por ambas partes cayeron los dos bandidos muertos a tiros. (Biblioteca Virtual de Andalucía)

.

Bibliografía

Anónimo: Bonita colección de tangos dedicados al cierre de las tabernas y a la muerte del “Pernales” y “Niño de Arahal”. Circa 1907. Imprenta Universal, Madrid. Ejemplar digitalizado de la Biblioteca de Castilla y León. Valladolid.

.

Imágenes: 0.- Biblioteca de la Fundación Joaquín Díaz. 1, 2, 3 y 4.- Pliego de Cordel “Tangos a la muerte del Pernales y del Niño del Arahal…” 5.- Retratos del Niño del Arahal en una revista de la época (izda.) y ya cadáver  (dcha.)

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: