Archive for octubre, 2011

Dos apariciones de Arahal en la prensa satírica

octubre 26, 2011

Arahal, a raíz de los sucesos de 1857, será tema frecuente no sólo en obras literarias (1), también aparecerá a menudo en la prensa como ejemplo de lugar revolucionario y republicano. Incluida la prensa satírica, tan abundante en este periodo del siglo XIX. Este es el caso del famoso semanario Gil Blas, en el que Arahal es citada dos veces, en el número del 14 de noviembre de 1869 y en el del 14 de diciembre de 1871.

Gil Blas era una típica publicación de la época, definiéndose a sí misma como «periódico político satírico». Son sus fundadores Manuel del Palacio y Luis Rivera, almas y escritores del mismo. Tenía un aspecto semejante a otras publicaciones contemporáneas, un simple pliego doblado de cuatro páginas, con un formato de unos 50 cms. de alto, y con un precio de suscripción de 6 reales mensuales. Junto a sus textos, críticas políticas y sociales en tono humorístico, solían insertarse caricaturas a gran tamaño firmadas -casi siempre con pie- por acreditados dibujantes de la época: el gran Francisco Ortego, u otros como Daniel Perea, Alfredo, Giménez o Llovera. Incluso alguna vez dibujó para Gil Blas, Valeriano Bécquer, con la firma de S., seudónimo de Sem.

A pesar de lo efímero de estas publicaciones, el caso de Gil Blas fue diferente pues consiguió sacar a la calle más de 600 números. Su salida era semanal, con cambios y alteraciones inevitables, en los que hay que incluir los consiguientes secuestros de las autoridades. Duró ocho años, desde 1864 a 1872, coincidiendo con el final de la época isabelina y la preparación de la Primera República.

.

Si buscamos a Arahal en el Gil Blas lo encontramos en el número 203 del año 1869:

La revolución española de Sevilla, dice que el jefe de los sublevados del Arahal les dirigió una alocución encargándoles el respeto á personas y propiedades.

¡Ah monstruo, prosaico monstruo! que arrebatas á los amigos del orden su más precioso pretexto.

¿Y no hay un Fernando Póo para ese miserable?”

Es un claro ejemplo de como Gil Blas utilizaba las noticias de otros periódicos en tono crítico e irónico. Aquí cita a La revolución española de Sevilla y a los sucesos de 1857, de los que habían transcurridos ya 12 años, pero que seguían siendo recuerdo de republicanismo y revuelta agrícola. La sátira pide una condena a las colonias para el revolucionario que pide respetar la propiedad, haciéndole el juego al poder. La antigua colonia de Fernando Póo es la isla, hoy llamada Bioko, situada en el golfo de Guinea. En esta época era lugar habitual para exiliados intelectuales  y políticos españoles.

.

La segunda aparición está en el número 429 del año 1871

“La Correspondencia pega una zapateta y dice:

“En Arahal, cuna del republicanismo, ha triunfado el gobierno.”

¡Miren qué gracia! Mayor ha sido su triunfo en Cádiz. ¡Conozco yo á tantos ricos que no pueden justificar su fortuna!”

Aquí Gil Blas ironiza y hace humor on la noticia de otro periódico. En este caso le toca a La Correspondencia, periódico conservador (2) que pone de ejemplo a Arahal, un lugar supuestamente revolucionario y republicano, donde ha ganado las elecciones el partido moderado.

.

Estos dos ejemplos bastan para mostrar lo que representaba el nombre de Arahal en la prensa de la segunda mitad del siglo XIX. La idea que se hacía el lector de Arahal  como “cuna del republicanismo” era evidente. Se comprende que ese lector tuviera cierto reparo a pasar por allí con el ferrocarril. No importaba que el pueblo hubiera sido sólo el lugar accidental sobre el que cayó una banda de revoltosos, el nombre de Arahal era el único que representaba este triste suceso, magnificado luego por la fuerte represión de los fusilamientos. Lo grave es que no era una simple anécdota periodística. En estos años posteriores a 1857 suponía una observación y control del pueblo por parte de las autoridades “para que no volvieran a ocurrir” hechos semejantes. Para ello estaban permitidos recursos políticos poco claros, ayudando a implantar ayuntamientos militares y conservadores bajo cualquier pretexto de revueltas, generalmente falsas.

.

Es importante la aparición de Arahal en este periódico y el significado conciso que le da la sátira. Gil Blas llego a ser un semanario muy célebre, quizás ayudado por su permanencia en el tiempo o por las ilustraciones de Ortego, pero que refleja un momento confuso del transcurrir decimonónico español. Su extinción en septiembre de 1872, ya muerto su propietario y director, Luis Rivera, y cuando su estilo derivaba hacia un humor más injurioso y anticlerical, suponía el final de una etapa de la prensa satírica española. Su cierre se adelantó a la llegada de la Restauración en 1874, que no habría permitido su existencia. (Arriba, el número 1 de Gil Blas, que salió en 1864).

.

.

Notas

1.- Pérez Galdós en O´Donnell (1910) o Francisco Macarro en Los mártires de Arahal (1870).

2.- La Correspondencia de España fue un periódico vespertino de ideología conservadora fundado en 1859. Tras el desastre colonial del 1898 fue perdiendo lectores, igual que el resto de periódicos madrileños. Desapareció en 1925, desbancado por El Imparcial.

.

Sobre los sucesos de Arahal de 1857 ver en estas páginas:

El espartaquismo agrario en Arahal

.

.

.

Aves en Arahal y su término

octubre 14, 2011

En 1854 Antonio Machado y Núñez publicó en Sevilla el libro titulado Catálogo de las aves observadas en algunas provincias de Andalucía. Es uno de los primeros intentos de un ornitólogo por establecer la población de las aves que surcan los cielos de la provincia sevillana. Entre los listados de pájaros  está la referencia a uno encontrado en Arahal por aquella época. En uno de los apartados referido a la familia de los cuclillos, dice:

Pico cano.- El único ejemplar que posee el Gabinete ha sido enviado de una dehesa nombrada el Ornillo, término del Arahal. A estas especies dan en Andalucía el nombre vulgar de carpinteros”.

El Gabinete al que se refiere Machado es el de Zoología, que había creado en la Universidad de Sevilla, donde fue profesor y decano. Allí reunía las aves capturadas en el campo por él mismo o enviadas por los agricultores sevillanos, que luego eran disecadas y conservadas junto con las colecciones de nidos y huevos.

Este Antonio Machado y Nuñez (1), estudioso de los pájaros y de la fauna, iniciaba un apellido ilustre en Sevilla, pues fue padre del folclorista Antonio Machado y Alvarez (Demófilo) y abuelo de los poetas Antonio y Manuel Machado.

Aquí nos interesa este curioso estudio de los pájaros sevillanos porque podemos imaginar el cielo de Arahal y su término con las aves que había a mediados del siglo XIX. El libro de Machado es una obra sencilla y simple, cuyos motivos se explican al inicio del libro: Hace algunos años que, ocupado en formar un gabinete de zoología para la enseñanza de esta ciencia en la Universidad de Sevilla, he necesitado estudiar las aves que viven en la provincia…” Y aclara que no quiere hacer una investigación profunda sobre el tema, sólo pretendiendo recoger en su catálogo las aves más conocidas de Sevilla. En él vemos como se preocupa por dar el nombre castellano a los pájaros observados, con las diferencias que puede haber con los de otras regiones, señalando si las especies estudiadas son comunes o no. Su lectura es muy sencilla, realizada más para el observador de pájaros que sale al campo que para el zoólogo.

El catálogo de Machado, de sólo 26 páginas, se articula en grandes divisiones de especies con este orden:  Rapaces (buitres, cernícalos, milanos, águilas, lechuzas, etc.), Omnívoras (cuervos, cornejas, estorninos, etc.), Insectívoras (zorzales, tordos, mirlos, etc.), Granívoras (alondras, verderones, pardillos, gorriones, etc.), Zigodactylas (cuclillos, carpinteros, etc.), Anisodagtilas (abubillas), Alcyones (abejarucos), Chelidoneas (golondrinas, vencejos, etc.), Palomas (palomas, tórtolas, etc.), Gallináceas (perdices, codornices, etc.), Alectorideas, Corredoras (avutardas) , Zancudas (alcaravanes, avefrías, cigüeñas, etc.), Pinnatípedas, Palmípedas (patos, cercetas, etc.).

En el catálogo se proclama la necesidad de las aves para el campo: “Algunas aves sirven en los pueblos mas atrasados de seguros barómetros para indicar la proximidad de las lluvias y de las tempestades, la venida de los equinoccios y de las estaciones”.

_____

.

Algunos ejemplos

.

El pájaro que le habían enviado desde el cortijo de Arahal, es un “pico cano”, que pertenece en el estudio de Machado a las zigodáctilas, junto con el “cuclillo” y el “pico verde”. A estas especies daban el nombre de carpinteros. Las aves zigodáctilas tienen cuatro dedos, dos apuntando hacia delante y dos hacia atrás, distribución muy útil para asirse a las ramas y troncos de los árboles en los que viven. Tienen fuertes picos, para taladrar en los árboles, y lenguas finas, para extraer la comida.

.

Nido de cuclillo en un olivo. Dice Machado hablando del “cuculus canorus”: “yo no he visto ninguno en mis continuadas espediciones al campo. Guando he pedido algún ejemplar á diferentes pueblos, han enviado siempre la especie que incluyo en mi catálogo…”

.

Sobre el tordo, del género Turdus, pájaro muy común de las aves insectívoras en España, leemos en el libro de Machado que “habita en los prados y terrenos abundantes en vegetación; se le ve en los jardines y huertos inmediatos al Guadaira: muy común y sedentario”.

.

Acompañando al tordo, el zorzal, también dentro de las insectívoras, cuyo nombre latino (Linneo) es Turdus pilaris. Un pájaro que busca los lugares de vegetación y que está “de paso en el invierno”. Algunas poblaciones de zorzales son parcialmente emigrantes, dando lugar a grandes concentraciones de individuos procedentes de lugares fríos. Estas concentraciones producen la impresión engañosa de que los ejemplares son abundantes. Se dan caza en España unos 20 millones de zorzales al año.

.

Sobre los estorninos (Omnivoras) dice Machado que habitan en los terrenos poblados de olivos, que aparecen en septiembre y desaparecen en primavera:  “En la época de la madurez de las aceitunas se les ve en bandadas de millares de individuos arrojarse sobre los olivares y coger tres aceitunas, una en el pico, las otras dos en los pies y huir a los cañaverales: es tan abundante la cantidad de fruto que acarrean que los dueños de los terrenos donde se refugian recogen multitud de fanegas, y millares de estorninos que traen á la plaza de abastos…”

.

Del gorrión (Granívoras), Machado se permite un comentario más extenso: “Acaso en Andalucía la vida de estos pájaros se prolongue mas que en otra parte y que la librea de los viejos sea distinta de la de los jóvenes de pocos años, así como la astucia de los primeros es infinitamente mayor que la de los últimos. Lo que sí puedo asegurar, que en casi toda la provincia abunda esta especie…”

.

Entre las rapaces encontramos a la lechuza, de la que Machado distingue la especie flammea y la pasterina:   habitan en las torres y campanarios o en los campos de arboledas. Eran muy comunes y sedentarias. Hay que añadir los búhos y las cornejas.

.

La comparación de los hábitos de algunas aves de ahora con las de hace siglo y medio nos la da esta reflexión de Machado respecto a la emigración de la cigüeña: “Los ornitólogos han tratado de explicar la causa de las emigraciones de las aves; pero no han dado razones snflcientes que las justifiquen: ni el clima, ni los alimentos, ni el estimulo de la procreación, ni ninguna otra hipótesis basta para convencernos convenientemente: un ejemplo: la cigüeña se presenta del 5 al 10 de Febrero y se marcha del 10 al 20 de Agosto: muchos años continúan las heladas después de su arribo y persisten los calores cuando se ausentan: de manera que pucdis decirse que van y vienen en lo crudo de dos estaciones opuestas; luego a estas no puede atribuirse su emigración. En Agosto y Septiembre, en Enero y Febrero encuentran los mismos alimentos, ¿luego a qué cansa atribuiremos su destierro? Lo ignoro, y tampoco se explica por el instinto de reproducción…”  

.

.

Bibliografía

Antonio Machado Nuñez.- “Catálogo de las aves observadas en algunas provincias de Andalucía”. Sevilla, 1854. (Agapea)

.

Notas

1.- Antonio Machado Nuñez (Cádiz, 1815-Madrid, 1896) Ejerció la medicina en su juventud, pero dejó la carrera de médico para dedicarse a las Ciencias Naturales. Ganó una cátedra de Ciencias Naturales en la Universidad de Sevilla y publicó algunos libros, entre ellos un Catálogo metódico y razonado de los mamíferos en Andalucía (Sevilla, 1869). Con el documento Avifauna de Doñana: Catálogo de las aves observadas en algunas provincias andaluzas comenzó a ponerse en valor la importancia estratégica de Doñana. Librepensador y de profundas ideas liberales, tuvo una actuación destacada en la Revolución de 1868 como miembro de la Radical Junta Revolucionaria de Sevilla y, más tarde, como gobernador civil de la provincia, cargo en el que destacó por su persecución del bandolerismo.

En cuanto a su labor científica, fue decano de la Facultad de Ciencias de Sevilla y realizó numerosas traducciones, catálogos de especies biológicas y artículos de divulgación. Las teorías evolucionistas de Darwin y las monistas de Haeckel, explicadas o traducidas por Machado y Núñez, habrían de calar en la mentalidad española. Se casó con Cipriana Álvarez Durán, hija del filósofo prekrausista José Álvarez Guerra y sobrina del insigne polígrafo Agustín Durán. Con ella tuvo al famoso folclorista Antonio Machado y Álvarez, Demófilo, padre de los poetas Antonio y Manuel Machado. Sus restos se encuentran en el Cementerio Civil de Madrid

.

.

.

Arahal en las Guías Zarzuela

octubre 3, 2011

.Las “Guías Zarzuela”, conocidas así por el apellido de sus autores,  estuvieron publicándose durante 32 años. Estas Guías de Sevilla y su Provincia fueron creadas por el periodista Manuel Gómez Zarzuela, que las dirigió desde 1865 hasta su fallecimiento en 1887 y luego por su hijo, Vicente Gómez Zarzuela, que las continuó hasta los años noventa. Su amplio contenido, dirigido a sevillanos y viajeros, tenía un carácter más utilitario que turístico. Se puede decir de ellas, que, a pesar de sus defectos, proporcionan una información importante que ocupa casi toda la segunda mitad del siglo XIX.

Sevilla seguía el modelo de otras ciudades españolas publicando una información mezcla de anuario, vecindario y guía comercial.  Al consultar una Guía Zarzuela nos encontramos con datos importantes sobre la ciudad y la provincia y su estructura cívica: instituciones, desde el arzobispado a las aduanas;  entidades  como colegios, bibliotecas y hospitales; edificios y monumentos; transportes y servicios públicos; etc. También incluía personajes y responsables de corporaciones y sociedades, es decir, figuras de la vida social y cultural sevillana. Tenía un indicador general del comercio y de la industria local, ocupándose así mismo de la agricultura provincial. Y se completaba con un extenso listado de nombres del vecindario sevillano, localizados por la calle.

Cada guía tenía entre 400 y 700 páginas, a las que se accedía por un índice de materias. En todas las ediciones se acompañaba de almanaque y plano de la capital, así como de publicidad local comercial.

Arahal aparece en esta guía, que procuraba incluir el mayor número de referencias de los pueblos de la  provincia, aunque el contenido principal estuviese dedicado a la capital. Los datos que leemos muestran un panorama general del transcurrir provinciano en esa época densa y mal conocida que es  la segunda mitad del siglo XIX, en pleno avance de la revolución industrial.

.______

.

A causa de la diversidad de datos en que aparece Arahal, se ordenan por apartados siguiendo un orden cronológico. .

.

1.- Arciprestazgo de Arahal

.A mediados del siglo XIX Sevilla tenía 286 parroquias con 813,939 habitantes, y se dividía en 37 Arciprestazgos: 1 Alcalá de Guadaira, 2 Almonaster la Real, 3 Aracena, 4 Arahal, 5 Arcos de la Frontera, 6 Aznalcázar, 7 Bornos, 8 Campillos. 9 Cantillana, 10 Carmona, 11 Cazalla de la Sierra, 12 Constantina, 13 Ecija, 14 Huelva, 15 Jerez de la Frontera, 16 Lebrija, 17 Lepe, 18 Marchena, 19 Moguer, 20 Morón, 21 Niebla, 22 Osuna, 23 La Palma, 24 Paterna del Campo, 25 Puebla de Guzmán, 26 Puerto de Santa María, 27 Sanlúcar de Barrameda. 28 Sevilla, 29 Trigueros, 30 Utrera, 31 Valverde del Camino, 32 Villamartin, 33 Zahara, 34 Zalamea la Real, 30 Olivares, 36 Estepa y 37 Lora del Rio.

El Arciprestazgo, como conjunto territorial de parroquias, está formado por pueblos vecinos, según la división de la diócesis. Actualmente, el Arciprestazgo al que pertenece Arahal es el de Marchena, que integra a estos dos pueblos más el de Paradas. Lo conforman seis parroquias, de las que dos son de Arahal (Ntra. Sra. de la Victoria y Sta. María Magdalena)

A mediados del siglo XIX, sin embargo, Arahal era el 4º Arciprestazgo de los 31 que tenía el Arzobispado de Sevilla. En 1865, su Arcipreste era don Francisco Mauri y los curas del Arciprestazgo eran: don Francisco Roldán, don Diego Tapia y don Francisco P. Marquilla. 

Pero si consultamos la Guía de 1892 vemos que el Arciprestazgo de Arahal ha desaparecido y que el pueblo ha entrado a formar parte del de Marchena, junto con Paradas.

En la Guía de 1896 encontramos los siguientes párrocos en el pueblo: D. José Ramón Espina García, D. Pedro Mena González y D. Mariano Serrano Benítez.

En la Guía de 1866 aparecen conventos y ordenes andaluzas: “existen en el Arzobispado 73 conventos de religiosas, a saber: Sevilla 21; Alcalá de Guadaira 1; Arahal 1; Constantina 1; Carmona 4; Fuentes 1; Ecija 5; Cazalla 1; Lebrija 1; Marchena 3; Morón 2; Osuna 5; Sanlúcar la Mayor 1; Utrera 2; Ayamonte 1; Aracena 2; Gibraleón 1; Moguer 1; Arcos 1; Jerez 7; Villamartin 1; Sanlúcar 3; Puerto de Sta María 3; Bornos 1 y Cañete 1…”. Hay que tener en cuenta que este número de conventos era el resultado existente después de la Desamortización.

En una breve reseña histórica de Sevilla y su provincia, en el apartado dedicado a los pueblos (“los pueblos de la provincia han producido también notabílisimos varones…”), refiriéndose al pueblo citan las Guías al “venerable  e insigne misionero Sebastián Monroy, hijo del Arahal”. Es el único personaje insigne que citan las Guías.

.

2.- Arahal: población y riqueza

En la primera Guía, publicada en1865, encontramos un apartado con el título de “Ayuntamientos de la provincia de Sevilla, su población y riqueza imponible”, que presenta un cuadro con los pueblos sevillanos ordenados por orden alfabético. Estos son los datos que proporciona del pueblo:

Año 1865. Arahal:  9.620 habitantes; 2.165,483 reales de riqueza imponible

Se supone que para obtener estos datos de “riqueza imponible” el departamento de Hacienda del Gobierno aplicaba un módulo por que expresaba en reales o pesetas lo obtenido por unidad de superficie y por superficie cultivada de cada término o localidad.

En las Guías de los años siguientes estos datos se repiten, variando muy poco:

1872. Arahal:  9.620 habitantes; 547, 905  pesetas de riqueza total. 

1873. ídem 1874. ídem 

1875. ídem 1877. ídem

1880. Arahal:  9.537 habitantes; la riqueza es la misma.

En la Guía de 1882 aparecen nuevos datos, pues se publican los realizados en el censo de 1877. Según éste, la población total de la provincia de Sevilla es de 510.201 habitantes. Y la Guía aclara: “Comparando las cifras que preceden con las del censo de 1860, resulta que desde ese año hasta el de 1877 tuvo la población de la provincia un aumento de 86,163 almas”. Pero en lo que se refiere a la población de Arahal siguen los mismos datos que en los años anteriores: 9.537 habitantes En 1885 aparecen nuevos datos de población y la Guía añade más información, con la extensión del término de cada pueblo y la distancia en kilómetros a la capital.

1885. Arahal:  10.065 habitantes; 556, 161 pesetas de riqueza total; 20.109 hectáreas de término; 38,885 kilometros a la capital.  1887. ídem

En 1890 aparece el número de concejales junto a los otros datos:

1890. Arahal:  10 concejales; 10.065 habitantes; 555, 282 pesetas de riqueza total; 20.109 hectáreas de término; 38,885 kilometros a la capital. 

Pero en otra página de la misma Guía de 1890, aparece un apartado con todos los pueblos sevillanos y su “población de hecho”. Aquí tiene Arahal, 8.266 habitantes. Esta será la población con que termine el pueblo el siglo XIX.

Este es el listado completo de todos los pueblos sevillanos en 1890 con la población de hecho: Habitantes de la provincia de Sevilla.- Población de hecho – Aguadulce, 2.073; Alanís, 3.417; Albaida, 511; Alcalá de Guadaira, 9.055; Alcalá del Rio, 2,914; Alcolea del Rio, 2.146; Algaba, 8.463; Algámitas, 911; Almadén, 1.958; Arahal, 8.266; Aznalcázar, 1.621; Aznalcóllar, 3.246; Badolatosa, 2.853; Benacazón, 3.073; Bollullos, 1.830; Bormujos, 1.222; Brenes, 2.279; Burguillos, 568; Cabezas, 5.043; Camas, 1.226; Campana, 4.227; Cantillana, 4.811; Carmona, 17.455; Carrión, 2.878; Casariche, 8.169; Castilblanco, 2.631; Castilleja de Guzmán, 150; Castilleja de la Cuesta, 1.716; Castilleja del Campo, 444; Castillo de las Guardas, 4.512; Cazalla, 8.481; Constantina, 11.958; Coria, 4.984; Coronil, 5.020; Corrales, 2.159; Dos Hermanas, 6.898; Ecija, 23.615; Espartinas, 1.116; Estepa, 8.923; Fuentes de Andalucia, 7.161; Garrobo, 603; Gelves, 1.015; Gerena, 2.562; Gilena,2.886; Gines, 1.021; Guadalcanal, 6.242; Guillena, 2.212; Herrera, 5.559; Huévar, 1.881; Lantejuela, 949; Lebrija, 11.933; Lora de Estepa, 813; Lora del Río, 8.841; Luisiana, 2.247.—Mairena del Alcor, 4.915; Mairena del Aljarafe, 1.065 ; Marchena, 14.752; Marinaleda, 1.449; Martin de la Jara, 1.809; Montellano, 7.219; Morón, 16.103; Navas, 2.658; Olivares, 3.101; Osuna, 19.876; Palomares, 421; Paradas, 6.161; Pedrera, 2.092; Pedroso, 3.783; Peñaflor, 2.974; Pilas, 4.034; Pruna, 3.757; Puebla de Cazalla, 6.212; Puebla de los Infantes, 3.289; Puebla junto á Coria, 2.501; Real de la Jara, 1.667; Rinconada, 1.181; Roda, 2.030; Ronquillo, 1.630; Rubio, 2.188; Salteras, 1.451; Sanlúcar, 4.400; San Nicolás del Puerto, 748; Santiponce, 1.642;  Saucejo, 4.442; Sevilla, 143.182; Tocina, 1.651; Tomares y San Juan, 1.176; Umbrete, 2.234; Utrera, 15.010; Valencina, 1.674; Villafranca y los Palacios, 5.247; Villamanrique, 2.961; Villanueva del Ariscal, 2.487; Villanueva del Rio, 2.077; Villanueva de San Juan, 2.576; Villaverde del Rio, 1.460; Viso del Alcor, 4.937

Total: 548.944.

Arahal continúa con la misma población de hecho al comienzo de la década de los 90, que se puede considerar la cifra aproximada con la que inicia el pueblo su andadura en el siglo XX:

1892.- Arahal:  16 concejales; 8.266 habitantes; 555, 282 pesetas de riqueza total; 20.109 hectáreas de término; 38,885 kilometros a la capital.  .

.

3. El campo

En el apartado de extensión agrícola, cultivo y producción de Sevilla, la Guía de 1873 nos proporciona los siguientes datos generales de la provincia :  “Se siembran de trigo 138,835 hectáreas, que producen 1.599.588 hectolitros de grano: de cebada 58,110 hectáreas, que dan 674,918 hectolitros. De maiz 2,445 que dan 45,714. De garbanzos, 8,364, que dan 82,334. De olivares, 134,833, que dan 1.254,090 arrobas de aceite y 96,081 de aceituna para comer; y de viña 7,125 que dan vino por valor de 6 millones de reales. El valor de la naranja qiie se recolecta asciende á 3.246,566 reales; y por último, se recolectan 184,899 hectolitros de habas, 1.696,686 de hortaliza y 100,000. arrobas de patatas…”

Y la de 1882, también con datos generales : “la provincia de Sevilla mide una extensión de 1.405.908 hectáreas, de las cuales no están destinadas a la agricultura, 37,598. Son de regadío, 4.639. De pan sembrar, 502,677. De pastos, 138,164. De olivar, 344,567 De viña, 7,608. De pinar, 12,213. De monte alto, 147,332. De monte bajo, 291,755. Lagunas y marisma, 18,590. Frutales, 705”.

Dentro de este panorama, se pueden ver los datos de cada pueblo. Los más completos están en la Guía de 1880, que muestra un cuadro a doble página con cifras de riqueza y cultivo.

Estos son los datos del campo arahalense a finales del siglo XIX:

Arahal:  Terrenos no destinados a la agricultura: 746 hectáreas. Regadío: 30 ha. De pan sembrar: 10.227 ha. Pastos: 2.647 ha. Olivar: 6.225 ha. Viña: 20 ha. Pinares: 54 ha. Monte alto: 160 ha. Total de hectáreas: 20.109 ha. (La antigua expresión, aún utilizada en el XIX, de “tierras de pan sembrar” aludía a las tierras destinadas al cultivo de cereales y otras semillas)

.

4. Arahal en su distrito electoral

A mediados del siglo XIX, la provincia de Sevilla se dividía en 10 distritos para las elecciones de diputados a Cortes. Cada distrito nombraba a un diputado.

En la Guía de 1865, encontramos a Arahal en el 8º Distrito Electoral, el de Carmona: “Octavo distrito llamado de Carmona.- Sección primera.- Cabeza de esta sección, Arahal: Comprende el pueblo del Arahal; Sección segunda.- Cabeza de esta sección Carmona: Comprende los pueblos de Carmona, Viso del Alcor y Mairena del Alcor; Sección tercera.-  Cabeza de esta sección, Paradas: Comprende el pueblo de Paradas. (En todas las secciones tiene lugar la votación en las casas Capitulares)”

Pero en 1872, vemos a Arahal en el distrito de Marchena, donde se elegían 3 diputados: “Partido judicial de Marchena.- 3 diputados.- Primer distrito: Arahal. Segundo distrito: 1ª Marchena. Tercer distrito: 2ª Marchena”. 

Aunque lo habitual es formar distrito de elecciones siguiendo la composición del partido judicial y Arahal pertenecía al de Marchena.

Pero en 1885 se encuentra Arahal en el 12º Distrito, el de Utrera: “12º Distrito, Utrera, dividido en cinco secciones: Utrera; Cabezas de San Juan; Lebrija; Villafranca y los Palacios y Arahal”. En 1892 continúa Arahal en el 12º Distrito. Para la elección de Diputados Provinciales pertenecía Arahal al 3º Distrito, formado por los partidos de Utrera y Marchena. A finales del siglo XIX, en 1896, la provincia de Sevilla elegía 12 diputados a Cortes. Arahal continuaba en el 12º Distrito de Utrera.

.

4. Caminos y carreteras

Teniendo en cuenta que por caminos y carreteras circulaban carros, carretas, coches de caballos y diligencias, podemos hacernos una idea de que tipo eran las citadas por estas Guías. Pero ya a finales del siglo XIX se empiezan a distinguir los caminos en tres ordenes y existían carreteras más importantes preparadas para la circulación de viajeros, las que a comienzos del s. XX acogerían los primeros automóviles. (1)

A mediados del siglo XIX, desde Sevilla partían caminos y carreteras, más bien los primeros que las segundas, además de las dos líneas férreas que se dirigían a Córdoba, Madrid y Cádiz y que tenían sus estaciones en la Plaza de Armas y el Prado de San Sebastián. Las llamadas carreteras eran la que iba hacia Madrid, que salía por la Puerta de Carmona, la de Extremadura, que salía por Triana, y los caminos de San Juan de Aznalfarache, Rinconada, Alcalá del Rio o la Algaba. A estas había que añadir varias veredas y cordeles que recorrían el término de Sevilla.

En 1865, de Arahal se cita en la Guía sólo un camino vecinal de primer orden o preferente, que es el que llevaba a Alcalá de Guadaira. Y un proyecto: camino del Arahal a empalmar con el de Carmona a Marchena, por estudiar.

En 1872, de los “caminos construidos en la provincia” se cita el de Arahal a su estación en el ferro-carril, de 304 metros. Lo que da una idea de la distancia que había entre el pueblo y la estación en esa época. El Gobierno daba preferencia a la comunicación con las estaciones de tren, el nuevo invento que comenzaba a extenderse en España.

En la Guía de 1885, existe un apartado sobre “carreteras, las construidas en esta provincia y cuya conservación corresponde al Estado”, especificando tres grupos: de primer orden, segundo orden y tercer orden. En las de segundo orden encontramos al pueblo: “De la de Alcalá de Guadaira al ferro-carril de Córdoba a Málaga por Arahal, Osuna, Aguadulce y Estepa, la parte comprendida entre las estaciones de Aguadulce y Casariche, cuya longitud es de 26 kilómetros…”

En la Guía de 1892 se detalla más esta carretera de segundo orden que afecta a Arahal. Dice así: “De la de Alcalá de Guadaira al ferro-carril de Córdoba á Málaga por Arahal, Osuna, Aguadulce y Estepa, que comprende tres secciones: 1.ª de Alcalá a el Arahal, su longitud, 30 kilómetros. -2.ª del Arahal a Osuna, terminada la parte comprendida en- tre Arahal y Puebla de Cazalla; 22 kilómetros. -3.ª de Osuna a la estación de Casariche: su longitud 33 kilómetros”.

.
5.- Ferro-carril
.
Como el ferrocarril se inicia en España a mediados del siglo XIX (la primera línea en la Península Ibérica, con 28 km, se inauguró el 28 de octubre de 1848 de Barcelona a Mataró), la información que nos ofrecen estas Guías es la de un tren que acaba de comenzar: la misma utilización de la palabra ferro-carril nos indica su antigüedad. Y a medida que avanzan los años por las Guías Zarzuela observamos la proliferación de líneas, estaciones y recorridos. En Arahal se construye pronto una estación, que obliga al trazado de una carretera nueva desde el pueblo, aunque de sólo 300 metros, pero que indica el progreso a que obliga el nuevo invento.
.
En la Guía de 1872 encontramos ya establecida la estación de Arahal en la línea de Utrera a Morón, cuyos trenes empalmaban con los de la línea de Sevilla a Cádiz. No se publican horarios, pero sí un cuadro con tarifas para viajeros de 1ª, 2ª y 3ª clases.
.
.
En la Guía de 1873 la línea anterior aparece ampliada: de Utrera a Marchena. La estación de Arahal, incluida en el cuadro de tarifas correspondiente. (ilustración de la Guía 1873 pag 71)
.
En la Guía de 1875 sigue ampliándose la línea, que vemos transformada de Utrera a Osuna. A la estación de Arahal se le había hecho una carretera de unos 300 metros, que consta en las obras de la provincia como carretera nueva.
.
En la Guía de 1877 aparece la estación de Arahal en la línea general de “Ferrocarriles de Sevilla a Jerez y Cádiz, y de Utrera a Morón y Osuna”. Esta compañía tenía sus oficinas en la Estación de San Bernardo, donde se despachaban billetes. Pero el despacho central y equipajes estaba en la plaza de San Fernando. Aquí vemos especificado el recorrido y tipo de estación que posee cada pueblo. Comenzaba con el empalme en Utrera, que era una estación rural con restaurante. Y continuaban: El Coronil, estación rural; Morón, estación de 2ª clase; Arahal, estación de 3ª clase; Paradas, estación de 3ª clase; Marchena, estación de 2ª clase; Los Ojuelos, estación rural y, por último, Osuna, estación de 2ª clase.
.
.
En las Guías de los años siguientes, que finalizan en 1896, podemos observar una mayor complejidad de líneas y recorridos, aunque se sigue manteniendo la de Utrera a Osuna, donde está la parada de Arahal.
.
.
6.- Cosarios
.
Un apartado importante de la Guía era el lugar de parada de los cosarios de los pueblos, los encargados de llevar y traer “cosas” de la capital. El cosario habitualmente iba en el tren y tenía su lugar de encuentro en un parador o fonda. Eran imprescindibles para llevar cartas, mensajes o encargos en una época que nadie viajaba. Estuvieron activos hasta finales del siglo XX.
.
Así comenzaba el listado de distancias a los pueblos desde Sevilla según la Guía de 1875, en leguas y kilómetros: De Sevilla a Aguadulce 16 leguas (88 kilómetros 880 metros), a Alanís 14 (77′ 770), a Albaida 3 (16 ‘665), a Alcalá de Guadaira 2 (11 110), a Alcalá del Rio 2 (11′ 110), a Alcolea del Rio 7 (38′ 883), a la Algaba 1 (3 555), a Algámitas 10 (53′ 550), a Almadén de la Plata 10 (35’ 550), a Arahal 7 (38′ 885)… Distancia de Arahal a Sevilla: 7 leguas (38 kilómetros, 885 metros) En la Guía de 1875, como casi todas las Guías Zarzuela, tienen un apartado con los mesones, paradores y posadas donde se hospedan los cosarios que iban periódicamente a Sevilla.
.
.
La parada de Arahal estaba en el Mesón del Lucero, Agricultura, nº 9 (en 1876 la dirección de la calle pasa a denominarse Almirante Apodaca, nº 9)
.
En las Guías de 1895 y 1896, además del Mesón del Lucero aparecen otros dos lugares de cita para los cosarios de Arahal y el siglo termina con estas tres direcciones:
.
Mesón del Lucero, Almirante Apodaca, nº 9
De la Alfalfa, Alfalfa, nº 7; 
De la Encarnación, Encarnación, nº 9 
.
.
7.- Guardia Civil
.
La Guardia Civil había sido creada en 1844, un servicio de seguridad pública a raíz de la problemática rural que creaban las tropas licenciadas después de la guerra carlista. De ahí su importancia para la tranquilidad de los pueblos de la provincia.
.
La Guía de 1865, veinte años después, refiriéndose a este cuerpo policial muestra su composición andaluza: “La fuerza del cuerpo de la Guardia Civil que cubre el servicio en este distrito militar, se halla distribuida en la forma siguiente: Córdoba, tres compañías de infantería y un escuadrón de caballería. Cádiz, tres compañías de infantería y cuarenta y nueve de caballería. Huelva, dos compañías de infantería y diez y seis caballos. Sevilla, tres compañías de infantería, setenta y ocho hombres de caballería y sesenta y ocho caballos”.
.
A continuación se describen los destacamentos en los pueblos de la provincia, dividiéndolos en infantería y caballería: De infantería.- Utrera, Dos Hermanas. Alcalá, Mairena, Torre Blanca, Morón, Montellano, Las Cabezas, Lebrija, Camas, Coria, Lora, Brenes, Cantillana, Cazalla, Constantina, Pedroso, Alanís, Villamanrique, Ronquillo, Alcalá del Rio, Castillo de las Guardas, Osuna, Écija, Luisiana, Campana, Pruna, Saucejo. Puebla de Cazalla, La Roda, Gilena. Herrera y Manzanilla.  De caballería.- Arahal, Carmona, Marchena, Estepa, Sanlúcar la Mayor y Carrión
.
Arahal, pues, tenía destacamento o puesto “de caballería” desde prácticamente la fundación del cuerpo, junto con unos pocos pueblos. La mayoría de los pueblos sevillanos tenía puesto de infantería. Los sucesos de 1857 algo tuvieron que influir.
.
.
8.- Instrucción pública
.
En la Guía de 1865 en el apartado “Maestros que desempeñan las escuelas públicas y privadas que hay en la provincia de Sevilla (excepto la capital)” aparece Arahal en el grupo del partido judicial de Estepa con la siguiente información de nombres de maestros y número de alumnos: D. Antonio Ternero, D. Manuel Garcia Vázquez, Doña Carolina Lara, Doña Carlota Ramos.  A las escuelas de este pueblo asisten 410 alumnos.
.
.
En la Guía de 1873 Arahal aparece ya en el partido judicial de Marchena. Estos son los maestros que se encargan de la enseñanza en el pueblo: don José Maguilla, don Manuel García Vázquez, doña Carolina Lara, doña Carlota Ramos.
.
La Guía de 1885 informa de los siguientes datos generales sobre la instrucción de los sevillanos: “según noticias basadas en los últimos datos recogidos para el censo de 1877, de los 506.812 habitantes de la provincia de Sevilla, saben sólo leer 4.281 varones y 6.471 hembras; total, 10.752. Saben leer y escribir 75.441 varones y 50.201 hembras: total, 125.642. No saben leer ni escribir 174.585 varones y 195.881 hembras; total, 370.418. La relación de estos últimos con la población de la provincia es del 73 por ciento…” Por tanto el analfabetismo de la provincia era el del 73%.
.
En la última Guía Zarzuela, la publicada en 1896, se nombran los siguientes maestros de Arahal:  D. Leovigildo Barrios Pérez, D. Manuel Olloqui García, Dª. Carlota Ramos Camuñas (ya citada en 1873) y Dª Dolores Romero Manzano.
.
.
9.- Juzgados y jueces
.
En la Guía de 1865, en el apartado de “Juzgados del Territorio con expresión de los pueblos que comprende cada uno”, podemos leer: Juzgado de Marchena (de ascenso) 29.000 habitantes: Arahal, Marchena y Paradas.
.
En el apartado de “JUECES DE PAZ Y SUPLENTES para el trienio de 1865 á 1867 inclusives” vemos en el Partido Judicial de Marchena los siguientes nombres: Marchena.- Juez, don Manuel Aguiiar Diosdado. Suplentes, don José Vázquez y Vázquez y don Pedro Anoria Rodríguez; Paradas.- Juez, don José Varea y Benítez. Suplenles, don Manuel Leño González y don Joaquín González Acevedo; Arahal.- Juez, don José González Reina. Suplentes, don Manuel de Reina Zayas y don Juan José Roldán Laina.
En la última Guía de1896, era Juez Municipal D. Trinidad Nieto Roldán y Fiscal, D. Fernando Torres y Piñar. . .
.
.
10.- Alcaldes y Secretarios
.
En la primera Guía Zarzuela de 1865, en el apartado de Ayuntamientos, dice: “Comprende la provincia 99 ayuntamientos…” y a continuación bajo el epígrafe de  “SEÑORES ALCALDES PRESIDENTES Y SECRETARIOS de los Ayuntamientos de la Provincia” aparece un listado con los pueblos sevillanos por orden alfabético: Arahal. Alcalde: D. José Manuel Sánchez; Secretario: D. Lorenzo Martínez y Galán.
.
En la Guía de 1872 aparece la nota siguiente: “Aún no han tomado posesión ios Ayuntamientos al terminarse la GUÍA y esta circunstancia impide bien a pesar nuestro que publiquemos este año los nombres de todos los alcaldes de los Ayuntamientos de los pueblos de la provincia”.
.
En la Guía de 1880 encontramos estos nombres en el Ayuntamiento de Arahal: Arahal. Alcalde: D. Valentín Pérez; Secretario: D. Francisco García.  En las Guías de 1885 y 1887:  “Alcaldes y Secretarios de los pueblos de esta provincia.- No hemos recibido los datos correspondientes á esta parte de la GUIA”.
.
En la última Guía de 1896, encontramos: Alcalde, D. José Benjumea Zayas; Secretario, D. Francisco Florián y Sánchez.
.
.
.

En la Guía de1896, la última publicada, viene un apartado no aparecido en las anteriores sobre “Pueblos de la provincia de Sevilla”. En él se da una breve reseña de situación, características y cargos públicos. El de Arahal, en la página 306, nos muestra la composición del Ayuntamiento, el número de maestros y de médicos, y los tres párrocos que había en ese final de siglo:

.
ARAHAL
Villa a 38´855 kilómetros de Sevilla con 8.266 habitantes y 20.100 hectáreas de término. Su principal industria es la agricultura. Tiene estación en la línea de Utrera a Córdoba, Granada y Málaga.
.
Alcalde: D. José Benjumea Zayas; Secretario:  D. Francisco Florián y Sánchez.
Notario:  D. Francisco de Vega y Pando.
Abogados: D. Luis de Torres y Piñar; D. José Ortiz Romero; D. Trinidad Nieto Roldán y D. Pablo Arqueza Reina.
Juez municipal: D. Trinidad Nieto Roldán. Fiscal: D. Fernando de Torres y Piñar.
Párrocos:  D. José Ramón Espina García, D. Pedro Mena González, D. Mariano Serrano Benítez.
Maestros: D. Leovigildo Barrios Pérez, D. Manuel Olloqui García, Dª Carlota Ramos Camuñas y Dª Dolores Romero Manzano.
Médicos: D. José Mª Iglesia Barba, D. Miguel Fernández González, D. Augusto Fernández Schneider, D. Rafael Martín Antequera y D. Manuel Romero Ortega.
Ex-diputados por la provincia de Sevilla que residen en esta localidad: D. Antonio Pedregal Guerrero. . . .
.

Cuando las Guías Zarzuela iban haciéndose cada vez más extensas y completas, dejaron de editarse. En ese momento las publicaba el hijo del que las inició, Vicente Gómez Zarzuela. Su consulta, a pesar de la repetición rutinaria de datos, es imprescindible para conocer la historia y estructura social de Sevilla en la segunda mitad del XIX.

.
.
.

Bibliografía:

– Guía de Sevilla y su Provincia (1865 – 1896). Se pueden consultar en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional. 

.
Imágenes: Todas las ilustraciones pertenecen a páginas de las Guías Zarzuela referidas a Arahal. La publicidad con una litografía en color se encuentra en la Guía de 1896.
.
.
 Notas
1.- Aunque las carreteras como tales no hayan existido hasta el siglo XX, no hay que olvidar que algunos de los considerados métodos modernos fueron descubiertos hace algunos siglos. Así, el Tratado legal y político de caminos públicos y possadas, editado en el año 1755, habla ya del uso del alpechín, para “hazer un terreno fuerte, que para las heras dize Fray Miguel Agustín en su Agricultura, conviene usar, y no es despreciable para los Caminos, es à saber, que la tierra desmenuzada, y hecha polvo, se amasse con alpechin de azeyte, y despues en estando en disposición, apisonarla, ò allanarla con cilindro, bolviendola ultimamente à rociar con el alpechin; y otros, dize, hazen lo mismo con sangre de buey y azeyte” (…)
.
.
.