Aves en Arahal y su término

octubre 14, 2011

En 1854 Antonio Machado y Núñez publicó en Sevilla el libro titulado Catálogo de las aves observadas en algunas provincias de Andalucía. Es uno de los primeros intentos de un ornitólogo por establecer la población de las aves que surcan los cielos de la provincia sevillana. Entre los listados de pájaros  está la referencia a uno encontrado en Arahal por aquella época. En uno de los apartados referido a la familia de los cuclillos, dice:

Pico cano.- El único ejemplar que posee el Gabinete ha sido enviado de una dehesa nombrada el Ornillo, término del Arahal. A estas especies dan en Andalucía el nombre vulgar de carpinteros”.

El Gabinete al que se refiere Machado es el de Zoología, que había creado en la Universidad de Sevilla, donde fue profesor y decano. Allí reunía las aves capturadas en el campo por él mismo o enviadas por los agricultores sevillanos, que luego eran disecadas y conservadas junto con las colecciones de nidos y huevos.

Este Antonio Machado y Nuñez (1), estudioso de los pájaros y de la fauna, iniciaba un apellido ilustre en Sevilla, pues fue padre del folclorista Antonio Machado y Alvarez (Demófilo) y abuelo de los poetas Antonio y Manuel Machado.

Aquí nos interesa este curioso estudio de los pájaros sevillanos porque podemos imaginar el cielo de Arahal y su término con las aves que había a mediados del siglo XIX. El libro de Machado es una obra sencilla y simple, cuyos motivos se explican al inicio del libro: Hace algunos años que, ocupado en formar un gabinete de zoología para la enseñanza de esta ciencia en la Universidad de Sevilla, he necesitado estudiar las aves que viven en la provincia…” Y aclara que no quiere hacer una investigación profunda sobre el tema, sólo pretendiendo recoger en su catálogo las aves más conocidas de Sevilla. En él vemos como se preocupa por dar el nombre castellano a los pájaros observados, con las diferencias que puede haber con los de otras regiones, señalando si las especies estudiadas son comunes o no. Su lectura es muy sencilla, realizada más para el observador de pájaros que sale al campo que para el zoólogo.

El catálogo de Machado, de sólo 26 páginas, se articula en grandes divisiones de especies con este orden:  Rapaces (buitres, cernícalos, milanos, águilas, lechuzas, etc.), Omnívoras (cuervos, cornejas, estorninos, etc.), Insectívoras (zorzales, tordos, mirlos, etc.), Granívoras (alondras, verderones, pardillos, gorriones, etc.), Zigodactylas (cuclillos, carpinteros, etc.), Anisodagtilas (abubillas), Alcyones (abejarucos), Chelidoneas (golondrinas, vencejos, etc.), Palomas (palomas, tórtolas, etc.), Gallináceas (perdices, codornices, etc.), Alectorideas, Corredoras (avutardas) , Zancudas (alcaravanes, avefrías, cigüeñas, etc.), Pinnatípedas, Palmípedas (patos, cercetas, etc.).

En el catálogo se proclama la necesidad de las aves para el campo: “Algunas aves sirven en los pueblos mas atrasados de seguros barómetros para indicar la proximidad de las lluvias y de las tempestades, la venida de los equinoccios y de las estaciones”.

_____

.

Algunos ejemplos

.

El pájaro que le habían enviado desde el cortijo de Arahal, es un “pico cano”, que pertenece en el estudio de Machado a las zigodáctilas, junto con el “cuclillo” y el “pico verde”. A estas especies daban el nombre de carpinteros. Las aves zigodáctilas tienen cuatro dedos, dos apuntando hacia delante y dos hacia atrás, distribución muy útil para asirse a las ramas y troncos de los árboles en los que viven. Tienen fuertes picos, para taladrar en los árboles, y lenguas finas, para extraer la comida.

.

Nido de cuclillo en un olivo. Dice Machado hablando del “cuculus canorus”: “yo no he visto ninguno en mis continuadas espediciones al campo. Guando he pedido algún ejemplar á diferentes pueblos, han enviado siempre la especie que incluyo en mi catálogo…”

.

Sobre el tordo, del género Turdus, pájaro muy común de las aves insectívoras en España, leemos en el libro de Machado que “habita en los prados y terrenos abundantes en vegetación; se le ve en los jardines y huertos inmediatos al Guadaira: muy común y sedentario”.

.

Acompañando al tordo, el zorzal, también dentro de las insectívoras, cuyo nombre latino (Linneo) es Turdus pilaris. Un pájaro que busca los lugares de vegetación y que está “de paso en el invierno”. Algunas poblaciones de zorzales son parcialmente emigrantes, dando lugar a grandes concentraciones de individuos procedentes de lugares fríos. Estas concentraciones producen la impresión engañosa de que los ejemplares son abundantes. Se dan caza en España unos 20 millones de zorzales al año.

.

Sobre los estorninos (Omnivoras) dice Machado que habitan en los terrenos poblados de olivos, que aparecen en septiembre y desaparecen en primavera:  “En la época de la madurez de las aceitunas se les ve en bandadas de millares de individuos arrojarse sobre los olivares y coger tres aceitunas, una en el pico, las otras dos en los pies y huir a los cañaverales: es tan abundante la cantidad de fruto que acarrean que los dueños de los terrenos donde se refugian recogen multitud de fanegas, y millares de estorninos que traen á la plaza de abastos…”

.

Del gorrión (Granívoras), Machado se permite un comentario más extenso: “Acaso en Andalucía la vida de estos pájaros se prolongue mas que en otra parte y que la librea de los viejos sea distinta de la de los jóvenes de pocos años, así como la astucia de los primeros es infinitamente mayor que la de los últimos. Lo que sí puedo asegurar, que en casi toda la provincia abunda esta especie…”

.

Entre las rapaces encontramos a la lechuza, de la que Machado distingue la especie flammea y la pasterina:   habitan en las torres y campanarios o en los campos de arboledas. Eran muy comunes y sedentarias. Hay que añadir los búhos y las cornejas.

.

La comparación de los hábitos de algunas aves de ahora con las de hace siglo y medio nos la da esta reflexión de Machado respecto a la emigración de la cigüeña: “Los ornitólogos han tratado de explicar la causa de las emigraciones de las aves; pero no han dado razones snflcientes que las justifiquen: ni el clima, ni los alimentos, ni el estimulo de la procreación, ni ninguna otra hipótesis basta para convencernos convenientemente: un ejemplo: la cigüeña se presenta del 5 al 10 de Febrero y se marcha del 10 al 20 de Agosto: muchos años continúan las heladas después de su arribo y persisten los calores cuando se ausentan: de manera que pucdis decirse que van y vienen en lo crudo de dos estaciones opuestas; luego a estas no puede atribuirse su emigración. En Agosto y Septiembre, en Enero y Febrero encuentran los mismos alimentos, ¿luego a qué cansa atribuiremos su destierro? Lo ignoro, y tampoco se explica por el instinto de reproducción…”  

.

.

Bibliografía

Antonio Machado Nuñez.- “Catálogo de las aves observadas en algunas provincias de Andalucía”. Sevilla, 1854. (Agapea)

.

Notas

1.- Antonio Machado Nuñez (Cádiz, 1815-Madrid, 1896) Ejerció la medicina en su juventud, pero dejó la carrera de médico para dedicarse a las Ciencias Naturales. Ganó una cátedra de Ciencias Naturales en la Universidad de Sevilla y publicó algunos libros, entre ellos un Catálogo metódico y razonado de los mamíferos en Andalucía (Sevilla, 1869). Con el documento Avifauna de Doñana: Catálogo de las aves observadas en algunas provincias andaluzas comenzó a ponerse en valor la importancia estratégica de Doñana. Librepensador y de profundas ideas liberales, tuvo una actuación destacada en la Revolución de 1868 como miembro de la Radical Junta Revolucionaria de Sevilla y, más tarde, como gobernador civil de la provincia, cargo en el que destacó por su persecución del bandolerismo.

En cuanto a su labor científica, fue decano de la Facultad de Ciencias de Sevilla y realizó numerosas traducciones, catálogos de especies biológicas y artículos de divulgación. Las teorías evolucionistas de Darwin y las monistas de Haeckel, explicadas o traducidas por Machado y Núñez, habrían de calar en la mentalidad española. Se casó con Cipriana Álvarez Durán, hija del filósofo prekrausista José Álvarez Guerra y sobrina del insigne polígrafo Agustín Durán. Con ella tuvo al famoso folclorista Antonio Machado y Álvarez, Demófilo, padre de los poetas Antonio y Manuel Machado. Sus restos se encuentran en el Cementerio Civil de Madrid

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: