Arahal durante el Sexenio Revolucionario y la 1ª República

diciembre 11, 2011

A través de la prensa de la época conocemos datos de la historia de Arahal durante el Sexenio Revolucionario, el período de 6 años que transcurre entre la revolución de 1868 y el final de la Primera República en 1874 (1).

Habían pasado sólo doce años de los sucesos de Arahal de 1857. España vivía una grave crisis económica desde 1866, financiera, agraria e industrial, a la que se sumaba el deterioro del sistema político monárquico. En esta situación estalló la revolución de 1868, La Gloriosa, que obligó a la reina Isabel II a exiliarse en Francia. El espíritu revolucionario que la había derrocado tenía que encontrar una forma de gobierno. En 1869 era promulgada por las cortes una constitución de corte liberal.

Arahal, durante estos seis años (1868–1874) en los que se intenta crear en España un sistema de gobierno revolucionario, se vera inmersa en la alteración política, como muchas poblaciones españolas.

.

Podemos seguir los acontecimientos de Arahal reflejados en la prensa de esos años:

.

1 El “movimiento republicano” de octubre del 69

En 1869 parecía que iban a repetirse en Arahal los sucesos del 57. A comienzos de octubre existía gran agitación con movimientos revolucionarios en la provincia de Sevilla, algunos sofocados por el ejército y las fuerzas del orden, otros no. Los  grupos de revoltosos de cada pueblo trataban de hacerse fuertes uniéndose a los del pueblo vecino para poder enfrentarse a las autoridades. Se organizaban apropiándose del dinero del ayuntamiento e incautaban las armas que encontraban en la población. Uno de estos grupos, formado en Carmona, desembocó  como partida revolucionaria en Arahal. Así lo cuenta La Correspondencia de España del 7 de octubre: “Parece que el plan de los insurreccionados era salir en la noche del martes a reunirse con partidas del Arahal y Marchena para dirigirse a Osuna…”

Lo que ocurrió a continuación, el dia 5 de octubre, lo describe el periódico La Iberia:

“Ayer recibimos detalles del movimiento republicano del Arahal, pueblo de la provincia de Sevilla, situado entre la capital y Osuna. La Revolución Española, periódico de Sevilla, se expresa en los siguientes términos: “El martes 5, a las once de la noche, se enarboló en aquella importante villa la bandera republicana federal, procediéndose por los sublevados a incautarse de los fondos existentes en las arcas del Municipio, recogiéndose todas las armas y caballos del vecindario, sorprendido por la actitud de aquellas gentes, forasteras en su mayor parte, y cortándose por una comisión de los jefes la vía férrea y la comunicación telegráfica. Al amanecer el miércoles salió la gavilla, compuesta de unos cuarenta hombres a caballo y como hasta doscientos infantes armados con malísimas escopetas, y casi todos poco prácticos en sus manejos. Ya en el mismo día se desertaron más de veinte, contando que los federales de Paradas y Marchena faltaron a sus compromisos, pues del primer punto, Paradas, se incorporaron a la partida trece hombres, y uno sólo de Marchena, si bien se han recogido los fondos en aquel Ayuntamiento y en la Puebla de Cazalla. El diputado Fantoni capitaneaba la turba, haciendo de segundo el ciudadano Navarrete, comandante de la guardia municipal de Marchena. El presbítero Pedregal, más fanático político que hombre capaz de cierta especie de excesos, arengó al tropel armado, encargando respeto a personas y propiedades. No hacían un misterio los republicanos de que el punto de cita y concentración era Osuna, donde Zamora, alcalde y hombre de armas tomar, les ofrece poderosos auxilios; pero según dicen arrieros y trajinantes que han encontrado la partida a corta distancia de Osuna, lejos de aumentar, disminuye el guarismo de los insurgentes.”

Lo arriba descrito hace pensar en una repetición de los hechos sucedidos en 1857. Una partida invade el pueblo, amenazando y atropellando la propiedad privada y municipal. Es de noche, hay mucha gente forastera entre los manifestantes, y los habitantes del pueblo seguramente  recordarían lo sucedido sólo doce años antes. Con ellos aparece El cura Pedregal, curioso personaje arahalense ya tratado en estas páginas (2).

.

2 Un ayuntamiento de “real orden”

El Ayuntamiento que había en Arahal a finales de 1869 era una corporación impuesta por el gobierno con el pretexto de evitar “desordenes republicanos”. Este proceder era habitual, sobre todo con la fama que arrastraba el pueblo entre las autoridades. El ayuntamiento nombrado, un “ayuntamiento de real orden”, estaba dirigido por el partido moderado, que no quería dejar el mando y cederlo al legítimo, elegido en sufragio universal. Así lo contaba el periódico liberal La Discusión del 23 de diciembre del 69:

“Esta corporación, que por lo visto halla en el mando sabrosas delicias, quiere a todo trance continuar en él. De aquí el tumulto, la intervención de la fuerza y del juzgado, las visitas domiciliarias, la recogida de armas. Y todo ¡por qué? porque unos cuantos muchachos gritaron: ¡viva la libertad! ¡Pues qué! ¿ya no sólo es ilícito ser republicano, sino que lo es también ser liberal?…  El municipio legítimo del Arahal debe acudir a los tribunales, pedirles su reposición…”

Proclamación de la Primera República en el Congreso (La Ilustración 1873)

.

3 Arahal, tradición republicana 

D. Emilio Castelar, uno de los presidentes de la Primera República escribía en una carta a El Imparcial sobre “la república tradicional en España”, a lo que contestaba el periódico:

“¡Las tradiciones republicanas de España! ¿Dónde se hallan? ¿En Cataluña en 1848? ¿En Loja y el Arahal en 1857? ¿En Málaga, Jerez y Cádiz en 1869? ¿En Barcelona, en Montilla, en Alcoy, en Alicante, en Sevilla y en Cartagena en 1873?…”

Durante todo el Sexenio Revolucionario fueron abundantes las citas del Arahal del 57 en el Congreso y la prensa nacional, generalmente como modelo a evitar.

.

4 El cantonalismo andaluz: la milicia urbana de Arahal

En el año en que se implanta la República aparece el cantonalismo, una insurrección regional y ciudadana que aspiraba a dividir el país en cantones casi independientes. Esto se produjo en los meses de verano, después de proclamada la Primera República en febrero,  causante de la situación con una serie de gobiernos vacilantes y sin apoyo popular (3). Ante la pugna entre republicanos federalistas o unitarios, el cantonalismo apareció de forma intensa en varios lugares de España, no limitándose sólo a Cartagena como se tiende a pensar (4).

La insurrección cantonal en Andalucía fue importante, estallando tras la toma de posesión de Salmerón como presidente republicano, cuando los federalistas intransigentes se retiraron de la Cámara. Lo fue especialmente en Sevilla, Cádiz y Granada. No se produjo en Córdoba, Huelva, Almería y Jaén, por varias razones. En Málaga hubo una especie de cantón fiel a la Asamblea de Madrid.

Mapa de España con las zonas de mayor cantonalismo (rojo)

.

En Sevilla se proclamó el 19 de julio de 1873 el “Manifiesto del Cantón Andaluz”, que pedía un gobierno republicano federal y la defensa de “la moral, la justicia, el derecho, la propiedad y la familia”. Contenía una serie de planteamientos burgueses, desde una visión claramente federal andaluza. El Manifiesto se dirigía a las poblaciones sevillanas de esta manera: “Pueblos de la provincia, ciudadanos de toda Andalucía, responded al llamamiento de vuestros hermanos de ésta, secundándonos con el mayor entusiasmo” (5)

Otro Manifiesto le sucedió en pocos días. El 21 de julio de 1873 se firma en Despeñaperros el Manifiesto “A los federales de Andalucía”, en el que se arremete contra un gobierno “centralizador” y se pide “la inmediata formación de los Estados confederados”. (6) (7)

¿Qué papel jugó Arahal aquel verano que irrumpió el cantonalismo?. Desde un principio, todos los pueblos de la provincia se habían adherido al movimiento  separatista que dirigía la Junta de Sevilla. Ésta, uno de los primeros acuerdos que tomó fue nombrar delegados que saliesen a los pueblos para destituir los ayuntamientos y nombrar comités adictos. La actitud cantonalista en los pueblos dependió de varios factores, entre ellos la ideología política que predominaba en el ayuntamiento. En Marchena, no fue necesaria la ayuda exterior para implantar el cantón, ya que el gobierno municipal estaba formado por voluntarios federales. En Utrera, el ayuntamiento defendió el derecho de nombrar Junta revolucionaria sin intervención exterior y llegó a independizarse de Sevilla. En cambio, pueblos como Osuna, Dos Hermanas o Morón se proclamaron abiertamente anticantonalistas, e intentaron evitar la difusión de las noticias sobre la revolución.

Respecto a Arahal, con una corporación de tendencia federalista, leemos: “En otros pueblos, como El Arahal, se contaba con un federalismo avanzado. La proclamación del cantón independiente fue secundada por unos 600 voluntarios, constituyéndose la Junta revolucionaria con parte de los concejales electos tras las elecciones municipales que aún no habían tomado posesión del cargo, cinco de ellos federales-socialistas”. (En Identidad Andaluza: La revolución cantonal. II parte)

Una ilustración satírica de la época en que se ve a la República solicitada a su derecha por un burgués, que quiere que sea unitaria, y a la izquierda, por un obrero, que la desea federal.

.

5 Disuelta la Junta Revolucionaria de Arahal

A finales de julio la insurrección cantonalista tenía sus días contados. El general Pavía enviado por la República, acabó en dos meses, agosto y septiembre, cualquier resistencia. En su libro Pacificación de Andalucía, publicado en 1878  explica claramente las razones de su intervención militar: “La anarquía y el cantonalismo en Andalucía tenía que decidir la suerte de España. Si aquel era vencedor, todo el país se haría cantonal; pero si era vencido, el cantonalismo desaparecería y la faz de España cambiaría, porque la disciplina resucitaría, el principio de autoridad adquiriría vigor y prestigio, y el Gobierno cobraría fuerza moral y material” . (8)

El General Pavía. (Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque.  Cádiz, 1827 – Madrid, 1895)
 

Respecto a Arahal, leemos en el periódico republicano La Discusión, un telegrama del gobernador al ministro de Madrid, referido a la junta revolucionaria del pueblo, disuelta al mismo tiempo que todas las de la provincia:

“Gobernador a ministro Gobernación.- Disueltas juntas revolucionarias del Arahal, Marchena, Paradas y otros pueblos importantes provincia. Extinguidas en ésta todas: continúan prisiones y recogida armas. Renace tranquilidad. Recibo noticias de entrada tropas San Fernando, refugiándose insurrectos en Cádiz. “ (Sevilla 3 agosto 1873, publicado en La Discusión, 5-8-73)

.

Fín de la Primera República. Entrada de las tropas del general Pavía en el Congreso de los Diputados el 3 de enero de 1874. Pavía, sorprendido, preguntó: «Pero señores, ¿por qué saltar por las ventanas cuando pueden salir por la puerta?».

 

 

Notas

1.- El Sexenio Democrático o Revolucionario transcurre entre el triunfo de la revolución de septiembre de 1868 hasta el pronunciamiento de diciembre de 1874, que supuso el inicio de la etapa conocida como Restauración borbónica. Momento de gran agitación, intensificado además por el movimiento obrero, una guerra carlista y la cuestión de Cuba, iniciada en esa época.

2.- El cura Pedregal (Antonio Pedregal y Guerrero: 1840-1906) en estas páginas. VER

3.- El cantonalismo comenzó en julio de 1873 a causa de la retirada de las Cortes de la minoría federal intransigente. La insurrección se inició en Cartagena el 12 de julio y se extendió por varias regiones, como Valencia, Andalucía, Murcia, Salamanca o Ávila. Dimitido Pi y Margall el 18 de julio, y elegido Salmerón para sucederle en la presidencia, estalla el levantamiento cantonal, que viene a coincidir con otra guerra carlista, la tercera, iniciada en 1872.

4.- La causa de que Cartagena sea la más conocida -y casi única- insurrección cantonal se debe, según algunos autores, a la difusión de este hecho en las obras de B. Pérez Galdós. Otorgando exclusividad al cantón de Cartagena,  quedaron ocultos otros lugares, entre ellos los del complejo cantonalismo andaluz.

5.- El “Manifiesto del Cantón Andaluz” puede leerse en C. E. Lida, Antecedentes y desarrollo del movimiento obrero español (1835 – 1888). Textos y documentos. Madrid. Siglo XXI. 1973, pág. 363. El cantón de Sevilla se forma a partir de las elecciones de 1868, cuando los republicanos federales de Sevilla eran los más fuertes y populares. Consiguieron tener siete batallones de milicias, que fueron eliminadas por las fuerzas del general Pavía el 30 de julio de 1873. El cantonalismo andaluz fue el producto de la burguesía republicana federal unida al movimiento obrero, que se oponía al republicanismo conservador.

6.- Para conocer bien el proceso histórico del federalismo andaluz, hay que remontarse a principios del s XIX. Ya en 1835 se constituyó una Junta Suprema de Andalucía, con un ejercito propio, para derrotar al absolutismo español. Más tarde, en la revolución de 1868, conocida como Gloriosa o Septembrina, algunos políticos plantearon un ideal federalista, o mejor confederalista, de toda Andalucía. Pero no tuvo ningún eco. Al año siguiente, en 1869, se firma un “Pacto Federal de las provincias de Andalucía, Extremadura y Murcia” en el que se considera la República federal “como el único sistema de gobierno adecuado a la doctrina democrática”. A esto hay que sumar los dos Manifiestos de 1873 en el periodo cantonalista. Abortados los sentimientos federales por el general Pavía, habrá que esperar a a 1883 para ver como se crea la Constitución de Antequera, que vuelve a insistir en un Estado Confederal Andaluz. Y por último, en el siglo siguiente, cuando se plantea la propuesta utópica de Blas Infante en su proyecto de 1931, de un Estado libre de Andalucía.

7- En el Manifiesto “A los federales de Andalucía” podemos leer: En Despeñaperros, histórico e inexpugnable baluarte de la libertad, se enarboló ayer, por las fuerzas federales que mandan los que suscriben, la bandera de la independencia del Estado Andaluz. Terminemos, pues, nuestra obra. Completemos la regeneración social y política de esta tierra clásica de la libertad y de la independencia…” El Manifiesto es una dura crítica al gobierno republicano, “los traidores de la República” y a los  que controlan el poder desde la “Revolución de Setiembre”, afirmando la necesidad de la confederación.

8.- M. Pavía y Rodríguez de Alburquerque, Pacificación de Andalucía, 1878. Pavía reunió un ejército de unos 3.000 hombres, suficientes para reducir gradualmente los desorganizados y mal armados cantones andaluces. Córdoba, Sevilla y Cádiz fueron cayendo una tras otra. Otras ciudades resistieron algún tiempo más, como Málaga, y sobre todo Cartagena, que resistiría hasta enero de 1874.

.

.

Bibliografía

– “Cantonalismo y federalismo en Andalucía: el manifiesto de los federales de Andalucía” de Juan Antonio Lacomba (2001). Está en internet en PDF.

– El “Manifiesto del Cantón Andaluz” puede leerse en C. E. Lida, Antecedentes y desarrollo del movimiento obrero español (1835 – 1888). Textos y documentos. Madrid. Siglo XXI. 1973, pág. 363.

– M. Pavía y Rodríguez de Alburquerque, Pacificación de Andalucía, 1878. Se pude leer en una reedición facsímil en F. Baena Ed. Córdoba,1983.

El Imparcial, La Discusión, La Época y otros periódicos citados, en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de Madrid.

– Identidad Andaluza: La Revolución Cantonal en Andalucía. II Parte. (internet)

– Martínez Shaw, Carlos: “El cantón sevillano”. Archivo Hispalense nº 170. 1972

– Arias Castañón, Eloy: “Federalismo y cantonalismo en la Sevilla de la Primera República”. 1989. PDF.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: