Teatro Popular de Arahal

enero 28, 2013

En el último tercio del siglo pasado existió una afición teatral en Arahal por parte de grupos de jóvenes, que ahora continúa en los inicios de éste, algo encomiable si tenemos en cuenta lo ausente que ha estado el pueblo del mundo de la escena. Ese interés teatral en Arahal tuvo su inicio a finales de los 60 coincidiendo con la presencia en el pueblo de Alfonso Jiménez Romero, una de las más valiosas aportaciones al teatro andaluz contemporáneo.

Escribir del Teatro Popular de Arahal es también hacerlo de Alfonso Jiménez. Cuando aparece en el pueblo está en plena madurez creativa y no se limita a animar al Teatro Estudio existente, sino que aprovecha la afición teatral para experimentar y poner en escena nuevas formas de su obra, como la utilización del flamenco. Además, en esos años decisivos, es importante su recopilación de los famosos “cuentos de Arahal”, una aportación del relato etnográfico que queda para siempre en la historia de Arahal.

Esta figura del teatro andaluz ha ido borrándose en estos 17 años transcurridos después de su muerte. Pero hay gente que no lo olvida y un ejemplo es la tesis doctoral de Mª Teresa Mora Álvarez, “El teatro de Alfonso Jiménez Romero” (2008), obra imprescindible a la que hay que acudir para conocer en profundidad al autor. Arahal tiene un capítulo importante en ella. (1)

.
alfonso

quejío. 1973

Alfonso Jiménez Romero. 1931-1995. A comienzos de los 70 la obra teatral “Quejío” triunfó por los escenarios de todo el mundo. 

.

El Teatro Estudio Arahal

Los años arahalenses de Alfonso Jiménez (1968-1972), coinciden con un auge teatral en el pueblo. Alfonso Jiménez llega de profesor de inglés al instituto cuando ya existía el Teatro Estudio Arahal que, casualmente, representó una obra suya, Diálogos de una espera (2), después de que uno de los miembros del grupo la hubiera visto en el TEU de la Universfdad de Sevilla:

“En la localidad sevillana los hermanos López Pedregal, Margarita y Manuel, habían creado tiempo atrás un grupo de teatro a semejanza deI TEU, deI que tomaron así el nombre. Sus actuaciones se limitaban a esceniffcaciones en clave popular de los hermanos Alvarez Quintero o Jacinto Benavente y de ahí saltan a un teatro experimental y existencialista como Diálogos de una espera, propuesta por alguien que habfa visto la representación de esta obra por el TEU de Sevilla en el Seminario y conocía de aquella circunstancia a Alfonso Jiménez Romero. Asi lo cuenta Margari López: “Comenzamos a montar Diálogos de una espera, que la dirigía mi herrnano Manolo. Habíamos montado entremeses de los Quinteros, de Benavente, obras cortas y populares que no fueran difíciles y nos metimos con Diálogos de una espera. Uno de los del grupo estaba en el Seminario y dijo que éI la había visto representada en Sevilla y que conocia al autor. Se lo dijo y vino, y se hizo amigo nuestro”. (3)

De esta obra encontramos referencia en una crónica local del corresponsal de ABC, Jaime Jiménez: “En el pasado mayo una gran obra se ha representado con éxito en la Sección Delegada Mixta de esta ciudad. Su autor y director, Alfonso Jiménez, profesor de inglés, alma exquisita y llena de inquietudes literarias…” (ABC. 13/06/1970). Esta crónica, aunque de una representación posterior, nos muestra la buena fama que ya tenía el autor en el pueblo. El estreno en Arahal fue en abril de 1968, bajo la dirección de Manuel López Pedregal.

.
arahal_iglesia de la santisima vera cruz 1

.

Teatro Arahal

En 1969 se incorpora Alfonso Jiménez al Instituto de Arahal. Allí estará tres cursos. En Diciembre del primer curso, coincidiendo con la inauguración del nuevo edificio, monta con los alumnos un Auto de los Reyes Magos adaptado por él. A partir de aquí se forma el grupo Teatro de Arahal, que funciona los cursos que estuvo en el Instituto (1969-1972) y que el autor organiza adecuadamente en el centro: “el resultado fue un precioso teatro de cámara con capacidad para doscientas personas. El pequeño escenario tiene de todo: telar, luces de candilejas al estilo principio de siglo, que luego tanto empleará Alfonso Jiménez en otros espectáculos, magníficos telones
, una cámara negra, un ciclorama blanco y fijo, etc. La mano de obra ha sido la del autor y sus 
alumnos, por lo que el coste total se eleva a una cantidad ciertamente insignificante: 19.000
 pesetas”. Esto lo cuenta una de las alumnas, Isabel Téllez, que relata detalladamente anécdotas de ensayos y representaciones en el Instituto (4). La primera obra tuvo un carácter pedagógico y se montó en inglés: Good morning Meter.

.

Teatro Popular de Arahal

En 1968, su segundo año en Arahal, Alfonso Jiménez comenzó a incorporar el flamenco a su teatro, cuyo resultado fue el estreno en la iglesia de la Vera Cruz de la Primera Experiencia Dramática con Flamenco: Romancero y Poema del Cante Jondo de Federico Garcfa Lorca, a la que seguirían otras, hasta una cuarta “Experiencia”, y que luego continuarían en Morón.

Las representaciones teatrales se hacían en la iglesia de la Vera Cruz: “…la quemaron cuando el Movimiento y quedó destruida, había un salón muy bueno. Lo arreglamos, le pusimos un techo de cartón y montamos un escenario. Allí se representaron todas nuestras obras” (5). Pero la actividad no se limitó a la Vera Cruz y el Teatro de Arahal llevó la obra a pueblos de alrededor, como Paradas o La Puebla.

.
teatro ritual

En su libro Teatro Ritual dedica un capítulo a este tema: “Arahal 1969: Mi primera experiencia dramática con flamenco” (6).  Jiménez piensa que el grupo de Arahal era el ideal para esa experiencia dramática, aunque en su inicio la obra sólo estaba destinada a que la gente de Arahal conociera a Lorca. Manolo Pedregal aclara: “Este estudio dramático lo tenía escrito Alfonso Jiménez desde el 67, pero nosotros lo representamos en el 69. El ya lo tenía realizado desde entonces, pero quería encontrar a gente adecuada para ponerlo en escena porque deseaba montarlo con gente de pueblo, no profesionales y aquí se dieron todas las condiciones para hacerlo”.

.

“Yo, como en Arahal o en Morón no estoy en ninguna parte…” 

La frase anterior, oída por Carmen Troncoso y reproducida en la obra citada, da muestra de la vinculación de Alfonso Jiménez a Arahal. En el pueblo tiene todo lo que necesita para su teatro: tranquilidad, actores y medios de experimentación. En una entrevista de 1972, que le hace JMV en ABC (28/7/72), dice: “Me fui a Madrid a aprender teatro y me volví al pueblo, Arahal, a vivir la realidad…” Y explica algunas de las razones de su elección dramática andalucista: “Sí. Porque soy de un pueblo de Andalucía, porque resido en el pueblo y porque creo que cada autor debe escribir sobre lo que vive y su entorno; los condicionamientos de los pueblos andaluces, como son la ignorancia, la emigración y tantos otros. De ahí mi interés por el cante: el cante y el romance popular tienen unas claves muy concretas”. Y sobre el teatro popular: “…Llevo tres años haciéndolo en Arahal, Paradas, Lebrija y otros pueblos, y para mi esto es lo más importante de todo”.

En 1972 estrena Alfonso Jiménez su Retablillo Ibérico, que es su despedida del Instituto. Abandona la clase de inglés para dedicarse al teatro en su aspecto más profesional. Pero Arahal sigue presente en la actividad del autor. En 1973, en el estreno en Madrid de Oración de la tierra (Teatro Cómico), el cronista señala la procedencia de la obra de Alfonso Jiménez: “Le interesa el teatro campesino, lo ha realizado directamente en Arahal -donde era, hasta el curso pasado, profesor en el Instituto de Enseñanza Media- y suele trabajar con actores no profesionales” (ABC 9/1/73).
caricatura

Caricatura en ABC (9/1/73) con motivo del estreno en Madrid de Oración de la tierra.

En esta década de los 70 después del abandono del Instituto de Arahal, Alfonso Jiménez tiene una intensa producción teatral: Quejío, Oración del tierra, El inmortal, El neófito, La Murga… Sus obras se estrenan en grandes ciudades, como Madrid y Barcelona. Durante dos años también escribe guiones de cine para el productor Frade, que termina dejando pues no le interesa la temática exigida. Cuando se cansa del mundo comercial del teatro de Madrid, vuelve siempre a sus pueblos andaluces: Arahal y Morón. Uno de sus refugios, la Huerta de Arqueza: “No me interesa la aventura comercial del teatro, por eso me vine a Andalucía a hacer teatro, que es mi vida, y siento que esta vida mía no se puede desarrollar en nuestra región, por eso he vuelto, para intentar levantar el teatro, ya sea infantil o para mayores, y creo que si la Junta de Andalucía no toma cartas en el asunto, el teatro se muere”. (7)

.

Vuelve el Teatro Popular de Arahal

A finales de los 70, renace un nuevo proyecto de Teatro Popular. Margarita López Pedregal crea un grupo teatral, que surge de una simple convocatoria: “Coloqué un anuncio en Formación y en el Instituto que decía así: -Se comunica a todo aquel que le interese formar un grupo de teatro independiente, asista a la reunión que tendrá lugar el día 6 de la tarde, en el Salón Vera-Cruz. En Arahal, 3 de Abril de 1978-” . Una vez creado el grupo, vuelve a ocurrir como diez años antes. Buscan a Alfonso Jiménez, que está en el campo de su padre, cerca de Arahal, y éste se hace cargo del grupo. De esta nueva unión sale la obra Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao.

Durante el verano del 79, el Teatro Popular de Arahal estrena varias obras en la Vera Cruz, con mucho éxito y pocos medios (cobraban 25 pesetas la entrada). En el programa había obras de García Lorca, León Felipe, Carlos Muñiz y otros. Pero la obra más importante ese verano es Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao, que Alfonso Jiménez iba escribiendo sobre la marcha, junto con los ensayos en la Vera Cruz. Después de su estreno en Arahal, la llevaron por muchos pueblos sevillanos. Y a Sevilla, donde se representa en el Teatro Lope de Vega y en la Velá de Santa Ana. En el Lope de Vega se volvió a representar durante tres temporadas: “¡¡Vuelve!! en su tercer año de éxito, el Teatro Popular de Arahal”. El éxito acompañó las representaciones: “este grupo formado por muchachos del pueblo, sin más pretensión que pasárselo bien, llegó a tener un reconocimiento excepcional…”  En estos momentos de éxito, en el Teatro Popular se discutió mucho la profesionalización del grupo, incluyendo actuaciones en Madrid y Barcelona: “…pero unos compañeros trabajaban en el campo, otros eran estudiantes, hijos de obreros la mayoría, y no tuvimos claro el dejarlo todo y dedicarnos a ello. Lo hacíamos como entretenimiento y para realizar alguna aportación a la cultura del pueblo” (Francisco Pastor). Después de tres años y el cansancio de representar la obra, el Teatro Popular estrenó una obra de Arniches, ya sin Alfonso Jiménez. (8)

Siempre tuvo una estrecha relación con Arahal, aunque en los 80 estuviese dedicado a la creación y animación de otros grupos teatrales: Alcalá de Guadaira, Igualeja, Huelva, Morón (que sería el Teatro de los Corrales Andaluces en 1990), etc. En 1979 fue presentador del pregonero de la Fiesta del Verdeo, otro dramaturgo, Antonio Gala.

Los últimos años de Alfonso Jiménez están dedicados a su pueblo Morón. La obra que montó el grupo Teatro de los Corrales Andaluces, creado por él, como homenaje de la Diputación al autor después de su muerte fue la que hiciera famosa el Teatro Popular de Arahal, Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao.

.

Cuentos de Arahal

“Alfonso Jiménez descubrió el cuento popular mientras fue profesor en Arahal” (7). Este descubrimiento tiene gran importancia para el pueblo, pues supone la recuperación etnográfica de un pasado transmitido a través del relato oral, que se habría perdido para Arahal, pues no había preocupación en Sevilla por esta cultura. Alfonso Jiménez inicia con sus alumnas de 2º B de Lengua y Literatura del Instituto una recogida de relatos populares: cuentos, romances, coplas, oraciones, refranes, motes… A las alumnas les decía: ¿sabes algún cuento de tus abuelos? El resultado de la labor de un año fueron los más de 200 trabajos (80 valiosos), con los que iría trabajando hasta su muerte. La intención de Alfonso Jiménez era recuperar y conservar la tradición oral de la Campiña sevillana, algo poco habitual y, además,  estos cuentos podrían servirle para su teatro infantil.

.
florentena2222

.
florentena22

Hasta 1989 no comienza a preparar la edición de todo lo recopilado en el Instituto. El libro de los Cuentos de Arahal se terminará publicando con el título de La flor de la florentena, que es el nombre de uno de los cuentos. Fue editado por la Fundación Machado en 1990 y se presentó en Arahal con la asistencia de las alumnas que recogieron los cuentos y los actores del Teatro Popular. La importancia de los cuentos es recononocida por todos. A. Rodríguez Almodóvar, que incluye cuentos arahalenses en su obra Los cuentos maravillosos, dice: “La colección fue recopilada por Alfonso Jiménez Romero en su etapa de profesor de Instituto en El Arahal a lo largo del curso 1971-72. Posee una extraordinaria calidad, pues el citado autor supo motivar a sus alumnos hacia una recogida escrupulosa y atenta de cuentos contados por personas con muy poca instrucción, generalmente campesinas, y de bastante edad”. (9)

.

La continuidad del Teatro Popular de Arahal 

El Teatro Popular de Arahal tiene continuidad en el siglo XXI. La fotografía de abajo muestra la representación de  La casa de Bernarda Alba de Lorca, dirigida por Rafael Guisado, que en otros tiempos colaboró con Alfonso Jiménez Romero en los estudios dramáticos con flamenco y textos lorquianos.

casa de

La representación la realizaron un grupo de aficionados, miembros de la Peña Flamenca Niña de los Peines y de la Asociación Unicornio de Arahal.  La obra comenzó sus ensayos en 2008, en el teatro Cervantes, con las mismas dificultades y problemas  que podía haber en 1969, pero con la misma ilusión por el teatro. (10)

.

.
.

.

_________________________________________

.

.

Recortes de prensa

.

Alfonso Jiménez Romero fue un hombre de teatro: actor, autor, director tanto de sus propias obras como de otras ajenas; colaboró con numerosos grupos como el TEU de Sevilla, el Teatro Lebrijano, el Teatro Universitario de Madrid (TUM), el Teatro Estudio de Arahal, etc.; creó así mismo grupos teatrales tanto en el Instituto de Arahal que ejerció como profesor, como en otros pueblos, así tenemos el Teatro de Arahal, el Teatro Popular de Igualeja, el Teatro Popular de Huelva y en Morón, Teatro de los Corrales Andaluces. Concebía escenografías, vestuarios, iluminación y era capaz de convertir cualquier espacio en un teatro estable. Era un apasionado del teatro y constituye una de las más valiosas aportaciones al teatro andaluz y por extensión español de su época.

.
critica hacer teatro por los pueblos

Artículo de ABC (1972): “Teatro Popular de Arahal. Nuestro objetivo primordial es hacer teatro por los pueblos”.

.
con Alfonso Jim, 1-12-.78

Sevilla, 1 de Diciembre de 1978. ABC. Entrevista a Alfonso Jiménez, que cuenta su actividad en Arahal: “Ensayamos y representamos en la antigua iglesia de la Vera Cruz, convertida en centro cultural; allí tenemos el escenario y doscientas localidades. Es un templo que hace muchísimos años fue abandonado sin culto… Con unos montajes dirigidos por Margari López Pedregal y otros por mi… Cobramos la entrada a cinco duros, damos representaciones de cada obra y siempre se llena… Cuando tengamos padrinos, actuaremos en Sevilla. Lo principal es hacer teatro en el pueblo, teatro genuinamente popular”.

.
margarita

Sevilla, 20 de enero 1979. ABC. Entrevista a Margari López Pedregal, directora del Grupo Infantil del Teatro Popular de Arahal, en la que explica los orígenes del Teatro Estudio de Arahal del que fue actriz y directora hasta la llegada de Alfonso Jiménez y la puesta en marcha del Teatro Popular.

.
foto critica teatro 2-6-79

Sevilla, 2 de junio de 1979. ABC. La reseña crítica de la representación en el Teatro Lópe de Vega tenía este pie de foto en la que aparecen todos los componentes del Teatro Popular de Arahal. Intérpretes: Francisco Pastor, José A. Baena, José L. Carmona, Francisco Arahal, Dolores Fernández, Mª del Carmen Sánchez, Paqui Castillo, Ani García Avecilla, Luis M. Gallego, Mª del Carmen Gallego, Mª José López Gamboa, Carlos Paniagua, Mª Luisa López Antequera, Juan A. Bascón / Margari López Pedregal. Realización decorados y objetos: Blanca Herrera y Gabriel Márquez. Realización vestuario: Rosario Cortés. Música: Sebastián López Rincón. Asistente de dirección y luminotecnia: José García González. Vestuario, espacio escénico y dirección: Alfonso Jiménez Romero. Producción: Teatro Popular de Arahal.

.

verdeo

Programa de la XIII Fiesta del Verdeo de 1979. Alfonso Jiménez, como director del Teatro Popular de Arahal, presenta al pregonero de ese año, Antonio Gala. El Alcalde era Claudio Martín Gallego, la Reina del Verdeo, María Socorro Carrillo Amador, y animaba la fiesta José Menese, acompañado de Enrique de Melchor.

.
quebrantos

_________________________________________

Sevilla, 13 de Noviembre de 1980. ABC. El Teatro Popular de Arahal presenta la obra de Alfonso Jiménez, Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao, bajo su dirección. Realización y decorados de Blanca Herrera y Gabriel Márquez. Vestuario de Rosario Cortés. Música de Sebastián López Rincón.

.
.

.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Notas

1.-Mª Teresa Mora Álvarez, “El teatro de Alfonso Jiménez Romero”. Tesis doctoral dirigida por el Dr. D. Miguel Nieto Nuño. Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad y Literatura. Facultad de Comunicación. Universidad de Sevilla. 2008. Puede leerse completa en fondosdigitales.us.es

A Mª Teresa Mora se le puede seguir en varios sitios en internet dedicados al teatro:

http://alfonsojimenezromero.blogspot.com.es

http://teatroandaluz.blogspot.com.es.

2.- Esta obra fue estrenada por el Teatro Lebrijano en 1967.

Alfonso Jiménez Romero y otros: “Diálogos de una espera”, en Teatro.(AA.VV) Carrero, Madrid, 1968, pags: 7-11.

3.- Op. cit. pag. 175

4.- Op. cit. pag. 181

5.- Op. cit. pag. 176

6.- Alfonso Jiménez Romero: “Teatro Ritual Andaluz”. Sevilla, Ed,. Centro Andaluz de Teatro, Textos Dramáticos, 1996. Introducción de Francisco Díaz Velázquez, responsable de la edición.

7.- Op. cit. pag. 200

8.- Op. cit. pag. 185.

9.- La flor de la florentena. Cuentos tradicionales de Alfonso Jiménez Romero. Fundación Machado, 1990. 262 págs. Recopilación de 81 cuentos de tradición oral, recogidos en Arahal. Introducción de Melchor Pérez Bautista y Juan Antonio del Río Cabrera.

Otra recopilación de relatos de tradición oral, Retablillo de cuentos populares andaluces, está sin editar.

10.- El Grupo de Teatro Popular de Arahal “El Zardiné” cuenta con un blog en la red: zardinearahal.blogspot.com.

.

.

.

.

Posted using Tinydesk blog app

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: