Archive for febrero, 2013

Arahal en la Exposición de 1862

febrero 25, 2013

El nombre de Arahal aparece en el catálago de una de las grandes exposiciones universales del siglo XIX, la Exposición Internacional de Londres de 1862. Arahal es una de las localidades del mundo que aportaba algun producto a la muestra. La Exposición de 1862 fue otra de las grandes manifestaciones organizadas por Gran Bretaña para que grandes públicos, propios y extranjeros, vieran el éxito de su industrialización. Estas exposiciones se iniciaron en 1851 con la famosa del Palacio de Cristal, organizada por Henry Cole y patrocinada por la realeza,  donde se exhibieron las nuevas maravillas tecnológicas de toda Europa (1).

exhibition1862_big

El edificio de la Exposición de 1862 estaba situado en los jardines de South Kensington, donde se encuentran ahora el Museo de Historia Natural y el Museo de las Ciencias. El edificio, diseñado por el capitán Francis Fowke, costó 300.000 libras, que fueron pagadas con los beneficios de la Exposición de 1851. El edificio consistía en una nave principal con dos alas contiguas en ángulo recto para maquinaria y equipamiento agrícola.

La Great London Exposition de 1862 se celebró entre el 1 de mayo y el 1 de noviembre. Acudieron cerca de 28,000 expositores de 36 paises, mostrando una amplia gama de la industria, la tecnología y las artes de la época. Se calcula una asistencia de más de seis millones de visitantes. En la exposición se podían ver grandes maquinarias, motores de vapor, locomotoras, junto con objetos de todo tipo: telas, alfombras, muebles, objetos de decoración. En esta exposición apareció el caucho como material de uso industrial, así como la manufactura del acero.

9-International_exhibition_watercolour_by_Joseph_Nash_web_460

Charles Clay cultivator 1862

La España isabelina (2) estuvo presente, tanto en la exposición de 1851 como en la de 1862, con poco éxito. Sin objetos de fundición o ingenios industriales, España era un pais eminentemente agrícola que poco aportaba a los nuevos tiempos. Un visitante español, el catedrático Mariano Carreras, escribió: “triste es confesarlo, pero España no ha hecho el papel que podía y debía” en el palacio de Kensington, al que calcula que han concurrido unos 1.250 expositores españoles. Señalando que es “un error muy acreditado en España… [pensar ] que sólo debe enviarse a las exposiciones de la industria los frutos raros de la tierra, las creaciones más difíciles o más preciosas del trabajo humano: se consideran estos concursos como una especie de Museos de curiosidades…” (3)

No sólo no había objetos españoles en el aspecto industrial, sino que la España agrícola dejaba mucho que desear, en parte por las malas condiciones del envío de los materiales. Sevilla, Barcelona y Valencia tenían la mayor cantidad de expositores, más de 50 cada una y entre los productos exhibidos encontramos cebadas, judías, frutas secas, trigos, maíces, habas y algarrobas, aceites, vinos, aguardientes y licores, cáñamos, linos, etc.

bg57c16_cover

.

torres

Los productos agrícolas presentados por Arahal fueron garbanzos y judías, a los que se les concedió una mención honorífica, sin llegar a medalla. A nosotros pueden sorprendernos estos frutos arahalenses -habríamos esperado aceitunas de mesa-, pero estamos a mediados del siglo XIX. La producción agrícola en las numerosas hectáreas de los Torres era esa, todavía lejana la exportación de la aceituna a tierras norteamericanas, que precisamente en ese momento de la Exposición estaban sufriendo su guerra civil. (Arriba, las páginas 86 y 87 del catálogo de la Exposición donde aparecen los artículos de Arahal, en español y en inglés. M: medalla; MH: mención honorífica)

medalla

Los Torres eran terratenientes conocidos de la burguesía agraria de la época, en Arahal y Marchena (también estuvo presente Marchena en la Exposición, que llevó aceite). La riqueza de los Torres provenía de su descendencia de los grandes colonos de tierras del duque de Osuna. Manuel Mª Torres de Arahal en el amillaramiento de 1853 poseía 1,200 hectáreas de tierras del duque. Tanto él como su padre. José Torres Ramírez, fueron criadores de toros de lidia (4). Otro Torres, José Torres Díaz de la Cortina, compró en 1872 varios cortijos del duque (1,500 hectáreas) y en 1880 otras fincas, que suponían unas 1,300 hectáreas más. Esta claro que los Torres tenían mucho terreno para plantar garbanzos a mediados del siglo XIX.

Los garbanzos fueron el alimento primordial de la época y su consumo estaba en todas las mesas de nuestro país, de ahí la importancia de su cultivo. Sirva de ejemplo el testimonio de los viajeros románticos que visitaban España, al descubrir que en las casas españolas se comía al mediodía un cocido de garbanzos todos los días del año. Davillier escribió: “Si pasáis a España, contad con que os servirán puchero trescientos sesenta y cinco veces, y si el año es bisiesto una vez más.” (5)

casa Torres

Palacio de los Torres en Arahal ahora destruido, pero que se conservó intacto hasta los años 60. Según Juan Luis Ravé, pudo ser su arquitecto Alonso Ruiz Florido de Carmona (1753-1793).

.

.

_____________________

Notas

1.-La Gran Exposición de los trabajos de la industria de todas las naciones de 1851 fue la primera Exposición Internacional celebrada en Londres después de una serie de exposiciones nacionales y locales. En ella, se invitó por primera vez, y por vía diplomática, a otros Estados a participar. Un total de 34 Estados estuvieron presentes en esta exposición que abrió sus puertas del 1 de mayo al 11 de octubre de 1851, en un área de exhibición de 10.4 hectáreas y con una asistencia de más de seis millones de visitantes.

2.- En la España de Isabel II gobernaba la Unión Liberal, que había iniciado en 1848 su aventura industrial con el primer ferrocarril (Barcelona-Mataró).

3.- “La utopía social en el joven Costa” de Eloy Fernández Clemente. http://www.fundaciongimenezabad.es.

4.- “Ganaderías de Lidia y Ganaderos: Historia y economía de los toros de lidia en España” de Antonio Luis López Martínez. Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones, 2003. (ver también en estas páginas: En las ferias de ganado)

5.- El viajero romántico Jean Charles Davillier escribió un famoso libro “Viaje por España (1862-1873)”, ilustrado por Gustavo Doré.

.
.

.
.

.

 

Posted using Tinydesk blog app

.

Almacenes y bocoyes

febrero 14, 2013

.
mambru1

Este conjunto de antiguas tarjetas postales -la colección está formada por 12- muestra como era la industria olivarera sevillana a comienzos del s. XX. (1) Las postales están impresas en fototipia, con tinta ocre y no llevan fecha. La mayor parte está compuesta por fotografías de almacenes con sus patios de bocoyes. Sólo hay dos escenas campestres en los olivares. La casa Mumbrú de Barcelona, dedicada a las postales en aquella época, eligió la aceituna de mesa como algo característico de la provincia de Sevilla. La elección de un tema monográfico sobre la industria de la aceituna indica su importancia en la agricultura de aquella época, en que ya era importante la exportación.

Junto a las postales, se incluyen abajo una serie de noticias de aquella época, relacionadas con la aceituna sevillana, su recolección y almacenaje.

.
mambru2

Descanso durante la recolección de aceitunas

.
mambru3

Repaso de aceitunas en el campo

.
mambru4

Llegada de aceitunas a los almacenes

.
mambru5

Vista de un jardín dentro de los almacenes

.
mambru6

Almacén de bocoyes de aceitunas

.
mambru7

Vista parcial de un almacén

.

.

.
mambru0.
mumbrú

.

.

_____________________
Algunas noticias, muchas de tema laboral, sobre aceitunas, aceltuneros y almacenes, aparecidas en la misma época en que se editaron estas postales.

.

1912  Los aceituneros de Sevilla.- En el almacén de aceitunas de Barea quedaron ayer sin trabajo 53 obreros. Como estos solicitaran seguir, el dueño les dijo que los admitiría con un real menos de salario. Los obreros no se conformaron, y recorrieron el barrio de Triana, invitando al paro a los demás compañeros, que no los quisieron secundar. (La Época. 31 octubre 1912)

.

1916  Almacén de aceitunas de Juan Mesa.- La razón social Juan Mesa va acusando una influencia grande en los mercados nacionales y extranjeros. En los primeros, la actividad de los socios y la excelencia del producto, sometido a una escrupulosa selección, han desterrado a otros industriales que no reparan, por lucrarse, en ninguna clase de escrúpulos. Madrid, Barcelona, Valencia, y las más importantes poblaciones, prefieren el fruto garantizado con el nombre de Juan Mesa, que su precio moderado une una calidad positiva. (Mundo Gráfico. 26 abril 1916)

.

1930  Una carta del alcalde de Utrera sobre el jornal de los cogedores (1930): “…manifestaciones del Sr. Saborit de que los obreros aceituneros de esta localidad cobran a real la hora de trabajo, cuando lo cierto es que los trabajadores de almacenes de aceitunas y fábricas de aceite perciben el jornal de 5 y 6 pesetas; los trabajadores de olivares a 0,75 la hora, y la cogida de aceituna de molino se efectúa a destajo, siendo el precio que ha regido este año el de 1,50 pesetas la fanega, habiendo obtenido por dicho trabajo un jornal medio de 8 á 9 pesetas… (R González Cordero, alcalde de Utrera. 1930)

.

1930  Una orden de las autoridades de la época: “Los dueños de molino aceitero o de almacenes de aceituna, para aderezarlas no deben recibir fruto alguno de esta clase sin que el conductor presente la correspondiente guía…” “Debiendo verificarse la compra-venta de aceituna en los cascos de las poblaciones, los compradores darán aviso previamente y por escrito a la Alcaldía del local donde han de realizarse las compras…”

.

1933  “… (las manzanillas) entran de ciento ochenta a quinientas en un kilo, según su tamaño. En años de buena cosecha, sólo en la provincia de Sevilla llegan a recolectarse dos millones de fanegas de estas aceitunas. Las consumen, principalmente, Barcelona, Valencia y Madrid. (En un artículo de la revista Estampa, 1933)

.

1933  “…de las gordales las hay que no entran más de sesenta en un kilo. La fanega de gordales extra las llega a pagar Norteamérica a doscientas cincuenta pesetas. Un bocoy de cuatrocientos cuarenta kilos de esta clase de gordales llega a valer más de tres mil pesetas. (En un artículo de la revista Estampa, 1933)

.

.

Notas

1.- El verdeo de la aceituna es una labor agrícola de las zonas olivareras de España, que se lleva a cabo en el mes de septiembre con motivo de la recolección de la aceituna de mesa.
En algunas zonas de Andalucía se celebran fiestas con motivo del verdeo. En el municipio de Arahal (Sevilla) esta celebración se lleva a cabo el primer fin de semana del mes de septiembre, justo antes de que empiece la recolección de aceituna de mesa. La fiesta comienza con el acto de coronación de la reina, el pregón y la entrega de la “aceituna de oro”.

Los bocoyes de los almacenes.- Un gremio artesano que tenía fama en la comarca, por su bien hacer, era el de los toneleros.  Con fuerza de calor y redoble de martillo, se doblegaban las duras duelas de castaño, ahormadas por las abrazaderas de hierro, éstas poco apoco, iban tomando la forma ovoide del bocoy o la cuarterola, que luego serían la cuna donde dormirían las ricas olivas de nuestra tierra, alineadas en los patios de fermentación de los almacenes de aceitunas.

.

.

.

.

.

Posted using Tinydesk blog app