Un banquete

abril 2, 2013

El celebrado por el Partido Conservador en el Teatro de San Fernando de Sevilla el 12 de noviembre de 1908 en honor de Eduardo Ibarra, presidente del mismo en la provincia. Se publicó una Memoria (1) del banquete donde aparecen entre los comensales algunos personajes ilustres del Arahal de entonces. Con este banquete podemos introducirnos en el entramado político y social que regía los destinos de la provincia sevillana en general y de Arahal en particular.

teatro s fernando1

TEATRO RUINA-1

El banquete se celebró en el famoso Teatro San Fernando, construido en la calle Tetuán en 1847 y demolido tristemente en 1969, época de piquetas que también sufrió Arahal en el palacio de los Torres. Este edificio singular tenía un aforo de 3.000 personas y una sala de espectáculos de las más suntuosas de España, con una enorme lucerna central de 150 luces. En los años 30, el Teatro San Fernando se convirtió en cine, iniciando con éxito la novedad de las proyecciones sonoras. Desde 1939 hasta su demolición se dedicó a la varieté y el espectáculo folklórico. 

.

El Partido Conservador (2) que festeja este banquete pertenece claramente a lo que se conoce en la historia política como “partidos de notables” (3). Este modelo de partido y su alternancia en el poder tuvo la hegemonia politica en España durante cincuenta años. También en Sevilla gobernaron liberales y conservadores, sin mucha diferencia entre ambos, hasta bien entrado el siglo XX. Por el lado conservador estaba Eduardo Ibarra González y por el liberal Pedro Rodríguez de la Borbolla. El homenajeado Ibarra, que había accedido a la jefatura del Partido Conservador en 1891, se mantuvo en el poder hasta su muerte, en 1922, consiguiendo mantener su formación política con éxito, triunfando en su enfrentamiento con facciones del partido y manteniendo a raya a los caciques comarcales, como a de la Cuadra en Utrera o a Villalón en Morón.

La Memoria del banquete explica detalladamente la organización y disposición en el espacio del Teatro de San Fernando (4), por lo que podemos conocer la jerarquía de los comensales, que eran muchos. La Presidencia, ocupada por Eduardo Ibarra, estaba instalada en el escenario. Detrás estaban los 5 distritos provinciales del Partido: Carmona-Lora, Ecija-Estepa, Cazalla-Sanlúcar, Utrera-Marchena y Osuna-Morón. La del distrito de Utrera-Marchena estaba presidida por Agustín Ternero Ibarra y José Benjumea Zayas. Otra mesa estaba también presidida por un Benjumea, la de Carmona-Lora: José Benjumea Cardeñas. La repetición de apellidos ya desde las cabeceras nos indican la estructura familiar del Partido.(5)

banquete 005 2

La Memoria reproduce el listado de todos los comensales por circunscripción. En el distrito de Arahal aparecen los nombres de Antonio Benjumea Zayas, Fernando Torres Piñar, Trinidad Nieto y José María Sánchez. Cuando se leyeron las adhesiones al acto, el vicepresidente de la Comisión Provincial del partido, José Benjumea Cardeña leyó la adhesión, entre otras, del marqués de Monteflorido. Este ambiente de relación familiar y conocimiento amistoso es patente en toda la lectura de la Memoria

.

benjumea1919

El marqués de Monteflorido en Arahal en 1919, inaugurando las Escuelas Municipales situadas en el Ayuntamiento. Eduardo Benjumea y Zayas va acompañado de su esposa e hijos. (Mundo Gráfico. año IX num 425. 3 Diciembre de 1919)

.

En el estudio realizado por M. Sierra sobre los partidos políticos sevillanos de la Restauración aparece esta ficha del Marqués de Monteflorido:

“BENJUMEA ZAYAS. Eduardo (Marqués de Monteflorido): Actas de Diputado: 1907, 1914, 1917, 1919 (Utrera). Partido: Conservador. 

Rico propietario de haciendas de olivar en Arahal y Osuna en las que aplicaba «los adelantos de la ciencia agrícola». Bajo el patrocinio de Eduardo Ibarra se encargó de la organización conservadora del distrito de Utrera, hasta entonces controlado por Fernando de la Cuadra. En 1918 se define como maurista. Junto a su hermano José, también importante propietario agrícola, detentara un estable dominio político sobre el distrito. Este le sucederá en la representación del mismo en el Congreso (1920), tras haberla ostentado repetidamente en la Diputación Provincial, donde llegó a la Presidencia (1905). Ambos fueron Vocales del Comité Provinclal del Partido Conservador”.

.

___________________________

Algunas fotografías de la Memoria que se publicó a raíz del banquete celebrado por el Partido Conservador en el Teatro de San Fernando.

banquete 001

Portada de la Memoria, que contenía 82 páginas describiendo todos los detalles de la celebración y que se imprimió en Sevilla en 1909.

.

banquete 002 copia

Distribución de mesas en el banquete con la presidencia de cada una de ellas. La del distrito de Utrera-Marchena, al que pertenecía Arahal tenía a un Benjumea-Zayas.

.

banquete 003

Menú del banquete.

.

banquete 004

Página de la Memoria con el listado de comensales de cada población del Distrito de Utrera.

.

.

Notas

1.- “Memoria descriptiva del banquete celebrado en honor del Excmo. Sr. D. Eduardo Ybarra el dia 12 de Noviembre de 1908 en el Teatro de San Fernando de esta ciudad”. Sevilla, 1909. S.l. 4º. 82 pags.

2. El Partido Conservador (su nombre exacto era el de Liberal-Conservador) había sido creado por Cánovas del Castillo en tiempos de Alfonso XII. Se consideraba «liberal» por defender siempre la Constitución de 1876, que el mismo Cánovas había redactado, y «conservador» por las ideas de un centrismo político, dirigido por el conservadurismo y la obediencia a la idea monárquica. El Partido Conservador y el Partido Liberal de Sagasta formaban el conocido bipartismo en el gobierno y se habian alternado en el poder desde la muerte de Alfonso XII. Esto era posible gracias a las redes caciquiles con que ambos partidos contaban por toda España, impidiendo ideologías consideradas radicales como el socialismo, el anarquismo o el republicanismo, siempre con el pretexto de defender la corona.

El Partido Conservador estuvo activo entre 1876 y 1931. En su historia podemos encontrar tres etapas importantes: La época de Antonio Maura (1905-1913), la de Eduardo Dato (1913-1921) y los últimos años (1923-1931). La época de Maura, a la que corresponde este banquete, responde a una intensa labor legislativa: Ley electoral, Ley de huelgas, Ley del descanso dominical, creación del Intituto de Previsión, Modernización de la Marina de Guerra, etc.

3.- “…en ellos se da más importancia al poder individual de sus miembros que a la fuerza colectiva del grupo. Su organización permanentemente, al contrario que en los partidos de masas, es escasa y suele movilizarse únicamente en momentos electorales. Como consecuencia, y en relación a esta elitista composición, sus funciones son muy limitadas; y así, las dos funciones básicas que debería cumplir todo partido -la representación de intereses/necesidades sociales y la movilización política de la sociedad- quedan deformadas en la Restauración, puesto que los partidos con opción a gobernar sólo canalizan los intereses de las élites socieconómicas, sin considerar seriamente la representación política de sectores más amplios de la sociedad”. (En “Partidos y líderes políticos en la Sevilla de la Restauración: conservadores y liberales” de Maria Sierra. Universidad de Sevilla….)

4.- “habíase corrido el escenario con la sala por medio de un gran tabalado, al nivel del primero y alfombrado de rojo en toda su amplitud. La mesa presidencial llenaba el fondo del escenario y de la misma partían, perpendicularmente, hasta los pies del Teatro, las cinco grandes mesas de los comensales, los que también ocupaban los huecos de las plateas, dado el número excesivo de concurrentes”. (Memoria descriptiva del banquete celebrado en honor del Excmo. Sr. D. Eduardo Ybarra el dia 12 de Noviembre de 1908 en el Teatro de San Fernando de esta ciudad”. Sevilla, 1909)

5.- “En el fondo, los dos partidos (conservador y liberal) se componían de una serie de facciones internas que no eran sino la expresión política de redes clientelares y familiares; algunas de estas redes carecían incluso del recubrimiento político propio de una facción, y eran igualmente válidas como estructuras de distribución del poder político”. ( (En “Partidos y líderes políticos en la Sevilla de la Restauración: conservadores y liberales” de Maria Sierra. Universidad de Sevilla….)

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: