Archive for agosto, 2013

Dos vecinos de Arahal y la Inquisición

agosto 26, 2013

Escudo

En el Archivo Histórico Nacional se encuentra un documento de la Inquisición relacionado con gente de Arahal. Es una alegación fiscal realizada en 1777, con presentación de pruebas, por parte de los vecinos del pueblo Matías y Eulogio Jiménez Gandul.

Una alegación era un procedimiento documental habitual en los procesos administrativos inquisitoriales.  Se presentaba una “alegación” por parte de los interesados con  argumentos, virtudes y méritos, como prueba, defensa o justificación. Los hermanos Jiménez Gandul querían pertenecer como “Familiares” en la organización del Santo Oficio.

inquisicion0

.

inquisicon2

[ampliar imagen]

El texto del documento, no muy extenso, se puede leer aquí abajo:

“Ingreso de la pretensión de Don Matías y Don Eulogio Jiménez Gandul, hermanos, vecinos y naturales de la Villa de Arahal en el Arzobispado de Sevilla. Habiendo puesto memoriales en el Tribunal de la Inquisición de Sevilla estos dos hermanos, solicitando la Gracia de Familiares en 28 de Febrero de 1776 con presentación de su genealogía, se pidieron separadamente por el Tribunal informes secretos a los comisarios de Arahal y Osuna y al Familiar de Arahal, y en vista de lo mal que informaron de aquella familia se suspendió el concederles la gracia; y por Agto. recurrieron al Tribunal… exponiendo el desaire y deshonor que padecen, después de haberse divulgado su pretensión y de haber pasado un comisario a la Villa de Arahal a tomar informes secretos, no se determinó cosa alguna, por lo que remitieron otro memorial al Ilustrísimo Señor Inquisidor General en los mismos términos…”

Como podemos leer los hermanos Jiménez Gandul habían solicitado al Santo Oficio la “Gracia de Familiares”, Los Familiares de la Inquisición eran auxiliares laicos, un cargo apreciado, sobre todo por las exenciones y beneficios de que gozaban. Además, por la garantía de ser de «sangre limpia». Aunque en esta época de finales del siglo XVIII, había disminuido bastante el interés por estos cargos. (1)

Pero los hermanos Jiménez Gandul habían sido rechazados. En este documento se quejaban de ese rechazo y  de las formas: los problemas en que había  transcurrido el proceso administrativo requerido para su admisión. Para ésta necesitaban la buena información de los Comisarios y el Familiar de Arahal. No sólo no la hubo, sino que sus pretensiones se habían divulgado por el pueblo, con “el consiguiente desaire y deshonor” según ellos.

Como en cualquier pueblo de España de esta época, Arahal poseía su estructura social donde cualquier cargo, incluido el de Familiares de la Inquisición, dependería de las relaciones y el valer de sus habitantes. Algo no funcionó con los hermanos Jiménez Gandul.

.

AHN_INQUISICI?N_3739_EXP_0182_0001.jpg

.

Notas

1.- Un Familiar de la Inquisición era un miembro menor de la misma que informaba de lo que ocurriera dentro de la sociedad en la que estaban, en este caso Arahal. El ser Familiar era considerado un honor, ya que suponía un reconocimiento público de limpieza de sangre y llevaba además aparejados ciertos privilegios, entre ellos, que podían portar armas. Los Familiares eran nombrados por los inquisidores de distrito y solían proceder del pueblo llano -agricultores, artesanos o mercaderes-, aunque también caballeros que buscaban prestigio y privilegios de toda clase. Cuando se escribe este documento la Inquisición no poseía ya su antiguo poder. La autoridad horrible que este tribunal sanguinario había ejercido en otros tiempos estaba muy reducida y el Santo Oficio se había convertido en una especie de aparato administrativo que a lo sumo ejercía su poder con  una comisión para la censura de libros. Pronta desaparecería.

.

.

Bibliografía

– Alegación fiscal de la información genealógica de Matías y Eulogio Jiménez Gandul, vecinos de El Arahal, ingreso de pruebas. s. XVIII.- Archivo Histórico Nacional, INQUISICIÓN,3739,Exp.182 – 1 

– Domínguez Ortiz: “Los familiares del Tribunal de la Inquisición de Sevilla”. (VER)

.

.

.

.

.

.

.

El Fisco Real contra la Villa del Arahal

agosto 24, 2013

Un interesante documento relativo a la historia de Arahal se encuentra en los archivos de la Universidad Pompeu Fabra, que lo ha digitalizado y se puede leer completo. Impreso a comienzos del siglo XVII, contiene una reclamación justificada por la Hacienda Real que obliga al pueblo al pago de alcabalas a la corona (1). Siendo un documento de poca extensión -18 folios-, no se limita a lo meramente jurídico y contiene datos de Arahal, sus comienzos históricos y sus pretensiones en el reino de Castilla.

fisco2

fisco0

En el documento los fiscales reales están muy seguros de lo que reclaman y así lo muestran desde el comienzo: “De tal suerte, y con tanta exuberancia entra fundado el Fisco en estas materias, que no bastan contra él ni prescripción ni posesión, aunque sea inmemorial…” Se refiere a que las justificaciones que alega la villa de Arahal para no pagar se remontan a los tiempos de la Reconquista: “La villa del Arahal… presenta unos que llama privilegios (de cuyo tenor y comprehensión trataremos algo en el discurrir de este papel) y por no estar asentados en los libros ni sobre escritos de contadores, se vale de decir que el transcurso de tiempo lo ha suplido todo…” A lo que contestan los fiscales que todos tienen que pagar alcabalas y que nadie se exime de ello por ningun uso y costumbre aunque sean inmemoriales.

Lo interesante para la historia de Arahal son precisamente las alegaciones que presenta el pueblo para no pagar recurriendo a su historia pasada y haber pertenecido a Morón. Pero la hacienda real no admite “ser privilegiada en todas cosas que no hablan de ella, ni la nombran, sino a Morón y a Cote…”. Que dice “haber sido aldea y suelo de la dicha villa de Morón, hasta que fue eximida y hecha de por si en el año de mil y quinientos y cincuenta y cuatro, pero esto no deja de admitir su dificultad, porque en el mismo privilegio de exepción consta que para conseguirlo se refirió a el Emperador, nuestro señor, que el Arahal era villa, aunque con algunas subordinaciones, sobre las cuales había pleito en Granada, y proveidos autos de interim en cierta forma, y también en otras ocasiones y partes, se le da el propio nombre cuya significación en nuestro vulgar castellano es muy diferente que villa en latín, y que el ser aldea o vico…”

Y el fisco añade: “…todavía el derecho nos asiste sin embargo de que se concediese haber sido el Arahal aldea de Morón, porque los privilegios para excusar la paga de las alcabalas son muy odiosos en daño de la república y deben ser restringidos…”

Y sobre todo porque “el Arahal se comenzó a poblar y fue poblado muchísimo después del tiempo y data (fecha) de las mercedes que se pretenden, como se infiere de no nombrarlo, y hacerse en ellas mención de sólo Cote, y resultar así con llaneza de las probanzas contrarias, de más de que su población está en campiña y tierras de labor donde entonces, por miedo de las guerras y de los moros, no se osaba edificar, y los privilegios y concesiones de que se ayuda hablan expresamente de vecinos y moradores de la villa de Morón y de sólo 20 que asistiesen y residiesen de continuo en el castillo de Cote…”

recorte1

Y que: “el Arahal dejó de ser tierra y territorio de Morón cuando se eximió, aunque antes lo hubiera sido sin duda aldea suya… En cuya consecuencia dejaron de competirle los privilegios de la dicha villa de Morón y su tierra… Y si se concediese y dijese sin perjuicio de la verdad que las dichas cédulas lo convalidan… habría de ser nueva concesión y merced obtenida en el año mil seiscientos seis o en el mil seiscientos siete cuando ya Arahal no tenía ni tiene que ver con Morón… ni intentado extender el privilegio en este propósito…”

Una última razón que el fisco expone sobre la no pertenencia de Arahal a Morón es la rivalidad de ambos lugares en el terreno agrícola y comercial, en cuanto que a Morón no le interesaría que Arahal no fuera independiente: “…que no es verosimil que la dicha villa de Morón quisiese incluir ni incluyese al Arahal en lo que (…) pidió e impetró en las dichas cédulas, porque ya estos dos pueblos no eran como antes, sino enemigos, respecto de la injuria y perjuicio causado con la exención y villazgo… y Morón no le estaba ni podía tener cerca de sí otro lugar tan grueso que gozara de libertad de alcabalas, pues siendo solo vendiera mejor sus frutos, tuvieran mayor valor y fuera negocio de mucha más estima…”

Al final del documento se reflexiona sobre lo negativo y perjudicial del pleito de Arahal y el mal ejemplo para otros, resolviéndo una sentencia contra el pueblo a pagar todas las alcabalas, incluidas las anteriores al litigio: “…se cobren y hayan de cobrar las causadas y adeudadas a lo menos a tempore litis contestationis…”

recorte2

“…junto con las muchísimas dilaciones y largas que se nos han dado y dan por el Arahal, pareciéndose que todo esto se ahorra, y el ejemplo es malísimo para todos los pleitos semejantes, y la pérdida y daño de la Real Hacienda muy notable y en gruesa cantidad…”

.

2mapa-1780-b copia

EL Arahal y Morón en un mapa de 1780

.

.

Notas

1.-  La alcabala fue el impuesto más importante del Antiguo Régimen en la Corona de Castilla y, desde luego, el que más ingresos producía a la hacienda real; pues aunque el diezmo era aún más importante, su perceptor principal era la Iglesia, con participación del rey. La denominación se utilizaba habitualmente en plural: las alcabalas.

Al principio consistía en un 5% del valor de las cosas enajenadas, posteriormente elevado al 10%, tasa teórica que no se aplicó en la mayoría de las ocasiones. De igual modo, en principio era un impuesto de aplicación universal, tanto por razón de las personas como de las cosas, a pesar de lo cual la corona otorgó buen número de excepciones que redujeron sensiblemente la importancia de una contribución cuya aplicación estricta habría sido imposible. La alcabala se cobraba tanto sobre muebles como inmuebles, y en multitud de ocasiones se insistió en exigir que la venta de éstos se realizase ante escribanos de número, a los que se responsabilizó de la entrega de una copia de la escritura a los recaudadores de alcabalas. (Wikipedia)
.

.

.