Archive for julio, 2014

Quinita y el espectáculo de los 60

julio 3, 2014

Nombres perdidos en el tiempo, espectáculos de una noche en esta publicidad que surge de algun mercadillo. En finas hojas de papel de color se anunciaban las actuaciones de los 50 y 60 en los cines del pueblo, interrumpiendo su habitual programa de películas de una o doble sesión.

 

quinita1

quinita 0

Si hay una diversión que caracterice las noches extraordinarias de holganza en el pueblo, era la de estos espectáculos que llegaban de fuera, con su contenido mezcla de frívolo y popular y que podía derivar a la función flamenca o a la función revisteril. En estos espectáculos populares, pensados para el consumo de Andalucía o de España entera, lo andaluz o lo gitano-andaluz ocupaba la constante del programa de mano, lo más sólido, lo familiar, el recurso inmediato para todo.

“Esta es mi España” fue una función de comienzos de los 60 que presentó variedades y cante flamenco en el Cine Victoria. Quinita se presentaba como super-estrella de la canción moderna, acompañada por la “cancionera” flamenca Niña de Dos Hermanas. El espectáculo se completaba con un cantaor flamenco (Pereira), dos cancionistas y bailaoras (Pepita Guerrero y Loli Sevilla), tres bailarinas (Rosi Sevilla, Merche Rodríguez y Mari Carmen) y un humorista (Nailon).

venta real

Para conocer la procedencia de los espectáculos que ocasionalmente llegaban a Arahal en el tour que recorría los pueblos de la provincia, hay que recordar los programas de las salas de fiestas sevillanas de la época. Quinita actuaba en el espectáculo de la Venta Real, donde se celebraban becerradas,  cuadros flamencos y música bailable. A la artista la encontramos en su actuación diaria de las 10,30 de la noche (arriba, ABC 9 – octubre – 1963).

.

cine victoria

cine victoria 3

El Salón o Cine Victoria donde actuaba Quinita y su espectáculo de variedades estaba al comienzo de la calle Corredera, muy cerca de la plaza, enfrente de la Farmacia Pedregal. Un gran corralón con las paredes encaladas de blanco y un zócalo azul añil. El suelo, de albero, estaba ocupado por sillas de enea y en todo el recinto prevalecía el olor a zotal de los urinarios.

A partir de los años 40 hubo siete locales para espectáculos, generalmente utilizados para proyectar cine. Las funciones de variedades y flamenco se realizaban en época de fiestas o cuando convenía al circuito provincial de la empresa.  Recordamos entre los cines: el citado Salón Victoria, situado en la calle Corredera; el Cine España, en la calle Marchena, de efímera existencia y con mucho éxito en su inauguración, por el que pasó todo Arahal para ver la película-culebrón Dónde vas Alfonso XII; el cine Pastor o San Francisco, en la calle Madre de Dios, que tuvo su arranque dorado con la proyección de Lo que el viento se llevó; y el que más perduró en el tiempo, el Cine Cervantes en la calle San Roque. Gloria y entretenimiento de los cines de Arahal, antes de la invasión televisiva.

 

.

.

.

.