El bandolerismo: de Zugasti a Valle-Inclán

mayo 11, 2015

El bandolerismo, que no se puede reducir a una época histórica ni a una determinada región española, tuvo en Andalucía unos caracteres determinantes que obligan a tratarlo de forma especial. Se quieren encontrar las causas del bandolerismo andaluz en muchos motivos, desde los geográficos a los económicos, pasando por los culturales (1). El bandolerismo andaluz fue combatido de muchas formas, pero fueron las medidas adoptadas por el gobernador civil de Córdoba, Julián de Zugasti, las que iniciaron su fin al terminar el siglo XIX.

Julián_de_Zugasti,_de_Kaulak

Julián Antero de Zugasti y Sáenz (1836-1915) fue un político español del Partido Progresista. En su carrera, fue nombrado gobernador civil de varias provincias, hasta llegar a serlo de Córdoba, con ciertos poderes también sobre las provincias de Sevilla y Málaga. A su llegada a Córdoba hizo el siguiente comentario sobre la situación que allí encontró:

…gran número de crímenes impunes; muchos malhechores desconocidos para los tribunales; muchos protectores encubiertos y pertenecientes a todas las clases de la sociedad…, y miedo, terror, delaciones, corrupciones de la policía y funcionarios…, y también inconvenientes sin número que procedían del estado excepcional del país, después de una gran revolución…quebrantamiento del principio de autoridad hasta unos extremos jamás vistos; y finalmente insuficiencia absoluta de los medios ordinarios para combatir aquel desenfrenado bandolerismo que, con la insolvencia de la impunidad había crecido, como un coloso, y tomaba múltiples y diversas formas, como Proteo, bajo la levita, bajo la chaqueta, en los campos y en las ciudades.

libros Zugasti

Durante su periodo de gobernador civil de la provincia de Córdoba, entre 1870 y 1873, emprendió a cabo una importante lucha contra el bandolerismo de la zona. Creó una fuerza especial, la llamada “Partida de Seguridad Pública”, que estaba constituida por 100 miembros y que seguía el reglamento de la Guardia Civil. Comenzó una lucha difícil en un terreno propicio para los bandoleros, que habían desarrollado comodamente sus fechorías y en complicidad, a veces, con poderosas familias andaluzas. Pronto se vieron los resultados y se consiguó la detención o muerte de 107 bandoleros, entre ellos seis de los más peligrosos. Zugasti quiso documentar su labor con un estudio que se convertiría en una extensa obra de 10 volúmenes, de consulta imprescindible para conocer el tema: El bandolerismo: Estudio social y memorias históricas (1876-1880).

El Bandolerismo 10 tomos

Arahal aparece en las Narraciones que completaban el Estudio. En especial el último tomo, la Narración V, que contiene Historia de tres secuestros. Las narraciones de Zugasti son las que más interesan al lector de a pie, pues en ellas se puede leer el relato de curiosos y horribles secuestros de la criminalidad andaluza, con gran pormenor de detalles. Entre los personajes de Zugasti está el Maruso, que “entraba y salía cuando le agradaba en el Arahal, esto es, en el pueblo de su naturaleza, donde vivía su mujer, María del Carmen Martín y Minguet, con su hijo Antonio, de edad de once años…” Una de las famosas acciones del Maruso fue el secuestro en Arahal de José Mª Reina, con la ayuda del Borrego, que quedaría encerrado en el soberao de la casa del Tío Martín en Casariche. Más adelante, el mismo Maruso sufriría en sus carnes el secuestro de su hijo, que vivía en Arahal. (2)

ramon_del_valle_inclan

Las narraciones de Zugasti tuvieron amplia difusión en libros y revistas de la época, con un público lector que quería conocer crímenes y fechorías de sus compatriotas. Uno de los escritores de la generación del 98, Ramón Mª del Valle-Inclán (1866-1936), las utilizó en su Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, obra publicada en 1927. En ella se contienen varias tragedias simbolistas protagonizadas no por héroes sino por personajes cotidianos y marginados, que son arrastrados a la muerte por la avaricia y la lujuria.

En una de las piezas, la titulada Sacrificio (1927), aparece lo acontecido en Benamejí entre el Maruso y el sastre Lechuga en 1870. Valle-Inclán noveliza una de las narraciones del gobernador Zugasti, en especial el capítulo 39 (La confesión de Lechuga), atraido por la deriva criminal de estos bandidos andaluces. El personaje de la lujuria en el Retablo sería el sastre Lechuga (Francisco Lechuga Martín), que asesinó a su mujer y a sus hijas, para terminar “confesándose” y arrepintiéndose. Lechuga recibe el castigo de otros bandidos, sospechoso de haber secuestrado al hijo del Maruso y acaba siendo asesinado a pesar de su inocencia. El Maruso también caería, pero abatido por la Guardia Civil, que expone su cadáver como ejemplo.

retablo

Valle-Inclán utilizó los hechos relatados por Zugasti, alterando los personajes. En Sacrificio, el nombre de Maruso es cambiado por el de Capitán. El motivo central de la obra es la confesión del bandido Lechuga a uno de los bandoleros que se hace pasar por sacerdote. En la narración de Zugasti el arrepentimineto es sincero y conmueve al Maruso. Mientras que Zugasti escribió con intención documental, incluyendo la posible redención de los criminales que persigue, Valle se siente atraido por esta confesión sacrílega para su esperpento y quiere mostrar la pérdida de fe en la dignidad humana. El hombre se deja llevar por la lujuria y la avaricia.

cadaveres1

También en Valle-Inclán aparece la figura de El Niño de Arahal, aunque de forma indirecta. En su biblioteca estaba el libro Ensayos para una contrapintura: camino recto y seguro para llegar a ser porquero, ensayo escrito en 1932 por el pintor J. J. Cuerda Losa (Alcaraz 1874-1948). Éste artista albaceteño, de caracter atormentado y escasa obra, fue famoso por reproducir con extraordinario verismo los cadáveres de El Pernales y El Niño del Arahal, muertos en la Sierra de Alcaraz. La posesión del libro muestra el interés de Valle-Inclán por su pintura y la atracción que ejercería en el escritor este común interés por los personajes del bandolerismo.

 

.

ZUGASTI_DON_JULI_N_DE_ZUGASTI_S_ENZ_Gobernador_de_C_rdoba_en_la_poca_de_los_secuestros._Fotograf_a_de_don_Salvador_Mu_oz_Jim_nez_

Notas

1.- El bandolerismo andaluz (Wikipedia)

2.- Sobre el secuestro de José Mª Reina por el Maruso, ver en estas páginas La huerta del tío Martín  29 abril 2011

.

.

Imágenes: 1.- Retrato de Julián de Zugasti. 2.- El bandolerismo de Zugasti, en ediciones populares de los años 20. 3.- Los 10 tomos completos de El bandolerismo de Zugasti, incluidas las Narraciones. 4.- Retrato de Ramón Mª del Valle-Inclán, mostrando la pérdida de su brazo izquierdo. 5.-Primera edición del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte de Valle-Inclán publicada en 1927. 6.- Cádaveres de El Niño del Arahal y el Pernales. 7.- Busto de Julián de Zugasti.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: