Otro “Niño del Arahal”

agosto 5, 2016

El alias o apodo de “Niño del Arahal” fue utilizado con facilidad en la primera mitad del siglo XX. Seguramente como consecuencia de la fama del “Niño” original que abatió la Guardia Civil en la sierra de Alcaraz en 1907. Desde entonces, su nombre se propagó en toda la prensa nacional, de forma que no quedó ningún rincón que ignorara este nombre. De ahí surgieron numeroso niños del Arahal en nombres artísticos, sobre todo en manifestaciones tipícamente andaluzas: el flamenco y la tauromaquia. Tampoco faltaron personajes ficticios en la literatura, como en este caso, en que el autor utiliza al apodo para aplicarlo a un torero.

Un “Niño del Arahal” aparece en un cuento del decadente Hoyos y Vinent, publicado en La Esfera en junio de 1929. Es el nombre que se le dá a un viejo matador al final de su carrera. En un relato muy breve, el diestro brinda un toro al protagonista del cuento. El “Niño del Arahal” fue su ídolo de otros tiempos, pero ahora, al mostrar su decadencia, refleja también la imposibilidad de realizar sus sueños de juventud. De ahí, el título del cuento: ¡Demasiado tarde!

ilustracion 1
.

Leemos en el cuento:

Estaban en la Plaza de Toros. Tarde de sol: bajo el toldo azul, el espectáculo gayo—añil, albayalde, bermellón—, el griterío ensordecedor, las músicas, y en el ruedo, en el candente círculo de arena, los lidiadores como fantoches de seda y oro. Entre ellos, el Niño del Arahal.

Estaba víejillo ya, el torero cañi, y vivía del prestigio de ayer. Aún su nombre llenaba el coso taurino; el público chillaba, lo azuzaba, lo tomaba a broma, pero acudía al reclamo de su nombre como el toro acude al trapo…

Tras el brindis, un poco enfático y ampuloso, empezó el viejo diestro su faena. Aún había alllí marchosería, gracia torera y elegancia; pero, ¡ay!, que los años no habían pasado en balde y era viejo, un pobre hombre q u e danzaba descompuesto ante el toro, que hacía de él lo que quería. Y el pueblo, el buen pueblo que hace los ídolos por el gusto de derribarlos luego, bramaba, aullaba, insultaba al mísero diestro, que buscaba anhelante deshacerse del toro fuese como fuese. Y así, en la apoteosis de luz. en el horrísono de las protestas de la muchedumbre, se le veía viejo, con todo el dolor atroz de la vejez… (La Esfera (nº 806). 15 de junio de 1929. Página 15).

.

ilustracion 2

.

.

images

Antonio Hoyos y Vinent (1884-1940) fue un escritor y periodista activo en el primer tercio del s XX. De familia noble, fue marqués de Vinent. El decadentismo, el género erótico y su militancia anarquista carecterizaron sus obras, que salieron en ediciones populares y cuentos cortos como el presentado aquí y que publicaba normalmente en La Esfera. A causa de su millitancia en la FAI (Federación Anarquista Ibérica) fue encarcelado al finalizar la guerra civil en la cárcel de Porlier de Madrid, donde murió abandonado y enfermo.

 

.

Bibliografía

ilustracion 00

La Esfera (nº 806). 15 de junio de 1929. Página 15.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: