Archive for mayo, 2017

La Logia “Gran Capitán”

mayo 21, 2017

Gracias a la última digitalización de prensa masónica en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional, podemos conocer la actividad de la Logia de Arahal “Gran Capitan” año tras año, en los boletines que van de 1890 al 1895.

La Logia de Arahal aparece en el Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico (1), donde la vemos rodeada de otras de pueblos vecinos (la Logia “Julián Gayarre” de Marchena, la Logia “Ruiz Zorrilla” de Carmona, la Logia “Estrella de Isaac Peral” de Osuna, la Logia “2ª Isaac Peral” de la Puebla de Cazalla, la Logia “Caridad” de Aguadulce, la Logia “Luz” de Paradas y muchas más). En francmasonería, la Logia es la organización básica, que se distingue por su nombre y por el número con que ha sido inscrita en la obediencia. La de Arahal era la número 59.

.

La primera noticia de Arahal en el Boletín es la concesión en 1890 de Patente a su Logia con el nombre de “Gran Capitán” y número 59. La concesión la hace la Soberana Gran Logia Española. En la misma noticia aparecen las Patentes de Jaén (nº 56), Cáceres (nº 57) y Marchena (nº 58). La Carta Patente o Carta Constitutiva es el documento por el que una Logia es reconocida bajo la tutela o jurisdicción de una Gran Logia.

.

En un Boletín de 1892 aparece la composición de la Logia “Gran Capitan”, con un Venerable Maestro: D. Antonio García. Y dos Obreros: D. Ignacio Oliver y D. Sebastián Amoedo. En Las logias masónicas los cargos y jerarquías son determinantes. El cargo de Venerable Maestro, o símplemente Venerable, es el nombre que recibe el hermano que preside los trabajos masónicos de cada sesión. Puede ser cualquier hermano, al que se le conceden ciertas facultades de orden ejecutivo para mantener el orden del ceremonial y la armonía dentro de la logia. El Obrero es un componente de la misma. Un trabajador o constructor, que puede ser simbólicamente considerado como parte de la edificación de la Logia, lograda por cada hermano que busca a la vez ser constructor de sí mismo.

.

En una noticia de diciembre de 1893 se describen las iniciaciones en la Logia de Arahal, así como la elección de dignidades para regir el Taller durante el año 1894. Taller es la unidad primordial de la masonería. Designa a un grupo de masones trabajando mancomunadamente o al sitio en que se reúnen.

En el Taller de Arahal de 1893 fue iniciado “previos requisitos del ritual” a Miguel Delgado Brenes, que adoptó el nombre de “Colón”. Y se le concedió el grado de compañero a Enrique Medel Alcázar-Caballero. En masonería es necesario adoptar un nombre para la Logia y sus componentes, nombres generalmente referidos a la  la sabiduria universal, las ciencias o la historia. En la masonería, cuyo objetivo es hacer mejores personas, los grados corresponden al nivel de conocimiento del oficio alcanzado por el iniciado.

En ese mismo Taller de 1893 se eligieron Presidentes Honorarios y Efectivos. El presidente (Venerable) fue D. Francisco Arias de Reina, seguido del Primer Vigilante, D. Manuel Aranguete Sánchez, y del Secretario Tesorero, D. José Bernabeu Carreto.

.

En 1894 se produce la expulsión de un miembro de la Logia de Arahal. Ésta se realiza en un Taller y se notifica al Venerable Hermano D. Isidro Villarino del Villar de la Soberana Gran Logia. El expulsado es el hermano D. Sebastián Amoedo, que apareció en la primera noticia iniciando la logia arahalense de 1890. No se explican las causas de esa expulsión ad vitam, que tuvo que ser a causa de faltas graves y que los masones arahalenses explicarían en privado en la Gran Logia.

La notificación está firmada por los Venerables Maestros Inocencio Bailac, Francisco Arias de Reina, Francisco Pérez y José Bernabé. En esta notificación vemos que participan las Logias de Arahal y de Paradas. La Logia de Paradas, con el nombre de “Luz” y número 135 (número muy posterior al de Arahal), aparece por primera vez en el Boletín unida a la de Arahal.

.

El 31 de Diciembre de 1894 hubo una Tenida en la Logia arahalense en la que se inició Manuel Gallego Pinto, natural de Morón, “previos los requisitos de ritual y con arreglo a lo que dispone nuestra Constitución”. La noticia esta firmada por el Venerable Maestro Francisco Arias de Reina y el Secretario Enrique Medel.

Los masones se reúnen al menos una vez al mes en la logia para realizar los trabajos masónicos. Las sesiones de trabajo que se llevan a cabo dentro del marco ritual se denominan Tenidas de Obligación. Esta Tenida tiene lugar con el aparato masónico y puede incluir la presencia de Hermanos y Hermanas visitantes.

.

Otra iniciación en la Logia de Arahal, la de D. Aurelio Almagro Rodríguez, que adoptó por nombre simbólico el de “Victor Hugo”.

.

Y otra iniciación, la de D. Miguel Delgado Brenes, en Septiembre de 1894. La noticia, como la anterior, está firmada por el Venerable Maestro, Francisco Arias de Reina, y el Secretario, Manuel Arangüete.

.

La última noticia encontrado en los Boletines es de 1895. En ella se informa de una nueva iniciación en la Logia “Gran Capitán” de Arahal, la de  D. Federico Trujillo, natural de Sevilla, que tomó el nombre de “Giordano Bruno”. Firma la noticia el Venerable Maestro Francisco Arias de Reina.

Estas son las apariciones de la Logia de Arahal en el Boletín, que dejó de publicarse en 1898.

.

.

Notas

Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico.

Editado por el Soberano Gran Consejo General Ibérico y la Gran Logia Simbólica Española, en cuya cabecera -adornada con un grabado- se indica “rito antiguo y primitivo oriental de Memphis y Mizraim” y “revista sociológica-masónica”, siendo su objeto actuar como “gaceta oficial” de esta “obediencia”, cuyos “artículos, noticias o variedades”, han de “estar siempre calcadas en lo que más convenga a los intereses y fines” de la asociación, según se indica en el artículo de presentación de su “número programa”, publicado el cinco de octubre de 1889. El 30 de noviembre siguiente publicará un “número extraordinario”, y el 15 de enero de 1890 lo hará ya su primer número ordinario, apareciendo a partir de entonces con periodicidad quincenal, en entregas de 16 páginas, compuestas a dos columnas y estampadas durante casi toda su vida en el Establecimiento Tipográfico de Ulpiano Gómez y Pérez, impresor que formará parte de la logia.

Su plan de contenidos será insertar en las primeras doce páginas las secciones oficial, de intereses generales y de variedades, así como noticias, sueltos, avisos y la correspondencia oficial con las logias; y las últimas cuatro estarán dedicadas a la recopilación legislativa del Gran Consejo y la Gran Logia (estatutos, constituciones, reglamentos, decretos, disposiciones, liturgias, rituales, etc.). También dará cuenta del tesoro de la logia y los catálogos de los cuerpos del rito (socios, socios protectores, socios honorarios, logias corresponsales, logias de adopción, etc.).

La Gran Logia Simbólica Española había sido constituida el 15 de febrero de 1887, siendo gran maestro del soberano gran consejo Manuel Gimeno Catalán, quien será sustituido a mediados de 1890 por el también republicano federal Enrique Pérez de Guzmán, marqués de Santa Marta, hasta su dimisión a finales de 1893. A éste le sucederá Isidro Villarino del Villar, que hasta entonces había sido secretario general, siendo el abogado del Estado Ricardo López Sallaberry el gran maestro de la logia. La publicación será gratis para los asociados numerarios y las logias dependientes. Su director será el citado Villarino; redactor, Ángel Arenas, y colaborador, Gervasio Tarazona. Aparece indicado como gerente Alejandro Medina y Bailac, y como administrador, Eduardo I. Ferrándiz.

Esta obediencia masónica española ha sido considerada como peculiar, al adoptar logias de obreros o permitir la presencia de mujeres en sus talleres. También, por su alta politización, su tendencia republicana y anticlerical, estando vinculada a las corrientes librepensadoras. Son destacados en su boletín los artículos bajo el epígrafe “Injusticias sociales”, publicados desde marzo a julio de 1890, o los dedicados a la educación.

Desde 1891, la publicación aparecerá tres veces al mes, al tiempo que reduce a la mitad su paginación (ocho). Desde el cinco de julio de 1893 al 30 de octubre de 1896, modifica la ilustración de su portada, apareciendo en la misma el nombre del fundador y director, Villarino, y, después, el de su nuevo responsable, Emilio Arroyo, al tiempo que indica también que es “medalla de oro en la Exposición Partenopea de Nápoles”. A partir de su tercer año de edición será semanal y modificará también el subtítulo a: “revista sociológica ilustrada” y “revista sociológica”. A partir del número 13 de su quinto año reduce el título a: Boletín de procedimientos, y el subtítulo a: “órgano oficial del Soberano Gran Consejo General Ibérico”. En la citada entrega extraordinaria del cinco de julio de 1893 insertará grabados con retratos de sus dirigentes, y en las siguientes otras ilustraciones referidas a la masonería. Inicia la secuencia de sus entregas anualmente. A primeros de 1897 publica un suplemento con el catálogo general de los cuerpos que se hallan constituidos en esa fecha. El último número de la colección corresponde al 22 de junio de 1898. (Hemeroteca. Biblioteca Nacional)

.

.

Anuncios

Tarifa para viajeros (1875)

mayo 13, 2017

En 1875 nadie viajaba en Arahal y los pocos que lo hacían utilizaban el tren, que entonces se llamaba ferro-carril. Para ir a los pueblos de al lado, Utrera o Marchena, por ejemplo, lo normal era ir en tren, con lo que suponía de aventura, retraso o accidente. Las tarifas para este “revolucionario” servicio de transporte se pueden ver en la Guía de Sevilla, su Provincia, Etc. que editó Gómez Zarzuela en aquella época.

Arahal estaba en la línea de Utrera a Morón y Osuna. Había otra línea, de Sevilla a Alcalá y Carmona, con prolongación hasta Montilla, que empalmaba con la red general de ferro-carriles en la estación de San Bernardo. Uno de los despachos de billetes estaba en la plaza de la República (nombre que indica que estamos en la época de la Primera República Española: 1873-1874).

De la estación de Utrera a la de Arahal había 31 kilómetros. La tarifa del tren estaba fijada en reales: 19 reales con 40 céntimos para primera clase; 14 reales con 00 céntimos para segunda clase; 9 reales con 40 céntimos para tercera clase. El real no era una moneda efectiva. En 1868, el Gobierno Provisional del general Serrano había convertido a la Peseta en moneda nacional: ‘’El valor de la peseta es de 4 Reales o 400 milésimas de Escudo”. El Escudo y el Real desaparecieron como monedas efectivas, el nombre de Escudo tardó poco en desaparecer, mientras que a la moneda de cinco pesetas siguió llamándose Duro.

Monedas de la I República. La aparición de la peseta.

.

En 1875 Arahal tenía una población de 9,620 habitantes y su riqueza era estimada en 547,905 pesetas, bastante considerable si la comparamos con los pueblos que inician la lista de la Guía de Gómez Zarzuela.

Los servicios de transporte se completaban con los de los Mandaderos y Cosarios, que traían y llevaban cosas (de ahí su nombre) a la capital y otros lugares. La Guía establece los lugares de parada y recogida para cada pueblo. El Cosario de Arahal paraba en el Mesón del Lucero, en la calle Agricultura.

.

.

.

Bibliografía

Portada de la Guía de Sevilla de 1875 y  un anuncio.

.

.

.