Archive for agosto, 2017

El campo de Arahal en 1930

agosto 8, 2017

Un artículo escrito desde Arahal en noviembre de 1930 y firmado por Miguel Mengibar nos describe la situación dramática del campo andaluz en general y del de Arahal en particular. Este artículo tiene el interés de estar redactado en terreno arahalense. Mengibar escribe sobre el ambiente rural: En el pueblo de Arahal, mi residencia… Y firma como espectador de un drama: En el momento en que escribo estas líneas la plaza del pueblo es un hormiguero de seres humanos… El articulo aparece en un órgano republicano de prestigio, un medio aceptado por parte de la clase obrera. Pero lo que describe Mengibar, por mucha tendencia partidista que contenga, es un panorma desolador.

.

color

Heraldo de Madrid.  12 de Noviembre de 1930

Vida Española

LA REALIDAD DE LA VIDA OBRERA RURAL
Los obreros de los grandes centros fabriles, los que constantemente piden mejoras en sus salarios y consiguen que éstos lleguen a ser capaces para sostener sus obligaciones con más o menos equilibrio, pueden oonsidenarse burgueses al lado de la gran masa obrera del campo. No es extraño que promuevan huelgas y que tengan sus rebeldías por el afán continuo de mejoras. Es, simplemente, humano en los tiempos en que todo está encarecido y la vida cada vez más difícil. Pero si tendemos nuestra mirada por estos campos de Andalucía; si observamos el viivir de estos míseros obreros, probablemente sus mismos compañeros de otros oficios sentirán conmiseración por ellos y se considerarán felices a su lado.

Empiezan a saltar chispazos en algunas localidades, como Marchena, Algodonales, Aguadulce, etc., donde elementos más o menos capacitados para ello se han puesto al frente de la colectividad, pidiendo, no aumento en jomales, no mejoras en sus haberes, sino trabajo, sea como fuere, porque tienen hambre…

frase 1 copia

En el pueblo de Arahal, mi residencia, se presenta en los momentos actuales una de las crisis más graves por que ha atravesado el obrerismo, y como éste casi pueden citarse los demás pueblos de la provincia de Sevilla. La cosecha de aceituna es nula, hasta el extremo de que más de cuarenta fábricas que existen en la localidad y que daban trabajo a seiscientos obreros han quedado hoy reducidas a una, que no es de un cosechero, sino do un industrial. Hasta mayo, probablemente, en el campo, si el año se presenta bien, no habrá trabajo, y mientras tanto miles y miles de obreros piden pacíficamente un socorro que llevar a su familia, y dígo socorro porque esto es lo que se les dará, porque al no tener los patronos donde ocuparlos se hace un reparto de estos obreros con arreglo al capital de cada cual, y en vez de ser el jornal ordinario el que se abone cobran con un gran quebranto, ya que casi de caridad los recogen.

Los patronos están agobiados de tributos y gabelas, hasta el punto de que muchas fincas pagan más contribución actualmente que daban de renta años atrás. Además, el campo no es ninguna industria que renta un tanto por ciento respetable, y sí está expuesto siempre a loe accidentes atmosféricos.

Son muy raros los patronos que no están empeñados en loa Bancos o tienen hipotecadas sus fincas, marchando, por tanto, con gran agobio y no permitiéndoles su penuria atender su labor con todos los detalles para obtener el máximo de producto y economía.

Salvo algunos propietarios que viven desahogadamente, la mayoría, si poseen propiedades, son gravadas, y si son arrendatarios no pueden atender sus compromisos.

Lo que da idea exacta de la crisis es que el número de fincas en venta es considerable, hasta el extremo de hacer exclamar a un rico nuevo a quien fueron a proponerle un cortijo:

—iEste es mi último precio, ya que toda la provincia se vende!…

frase 2 copia

En el momento en que escribo estas líneas la plaza del pueblo es un hormiguero de seres humanos, que se estrechan y empujan para penetrar en el Ayuntamiento, donde se trabaja febrilmente para dar sus boletos a unos dos mil quinientos obreros.

No murmuran, no maldicen, están callados y ansiosos de saber con quién se les destina para prestar su trabajo; pero aunque todos los patronos los reciben oordialmente, no falta quien se señale, bien por avaricia, por falta de caridiad o porque no pueda, y entonces vuelven, mustios y con fuego en su alma, en busca de nuevo destino.

Prevenir los acontecimientos es obra de todo buen goberaante; y esto, que en apariencia es un síntoma al que se presta poca atención, debe preocupar al Gobierno, buscando una solución, que yo no soy el llamado a proponer, y que no sea de momento, sino para el porvenir, protegiendo a. estos obreros y ayudando a los patronos para fomentar la agricultura, principal riqueza de nuestra nación.

MIGUEL MENGIBAR
Arahal, 10 de noviembre de 1930.

 

mengibar1

mengibar2

mengibar3

Lectura del artículo original de Mengibar, tal como apareció en El Heraldo.
.

.

El Heraldo de Madrid fue una publicación vespertina nacida a mediados del siglo XIX que pasó por varios periodos y tendencias. Fue un gran diario de información general, siendo durante el primer tercio del siglo veinte uno de los de mayor tirada y más populares con gran aceptación por parte de la clase obrera, que dió amplio despliegue a las noticias de sucesos, pero también a las de carácter social y político.

heraldo

En 1927 se declarará abiertamente republicano. En 1924 se había incorporado a su redacción César González Ruano (1903-1965). Manuel Chaves Nogales (1897-1944) será su redactor-jefe y entre sus redactores estará Manuel Bueno (1874-1936) y el crítico literario Miguel Pérez Ferrero (1905-1978).

Durante la II República será uno de los principales defensores de los partidos republicanos de izquierda y el rotativo vespertino de mayor tirada. Al finalizar la guerra civil, varios de sus redactores serán encarcelados y condenados a muerte y de sus talleres incautados nacerá el diario Madrid (1939-1971).

.

.

.