Archive for noviembre, 2017

La Semana Santa de un republicano federal

noviembre 17, 2017

 

Leyendo un tipo de prensa rara y olvidada, nos enteramos de anécdotas de personajes republicanos arahalenses de principios del siglo pasado. De noticias aparecidas en La Bandera Federal (1), un periódico de corta vida, publicado en Madrid durante tres años, de 1910 á 1913, quizás la más atractiva sea la titulada “Un viaje a Arahal” firmada en Paradas en marzo de 1913 por el que se hacía llamar El Cuco de la Torre.

Reproducimos entero el texto junto al recorte del periódico…

UN VIAJE A ARAHAL

Hallándome aburrido por demás, en estos pícaros días de Semana Santa, me dispuse a dar un paseo al vecino pueblo arahalense para distraerme un rato, en compañía de algunos amigos del citado pueblo, que son víctimas también de un “tío muy gordo” que se llama Florián.

Serían las seis de la mañana del Jueves Santo cuando alcé el vuelo, y en menos de tragarse una hostia, me puse en casa de mi antiguo amigo el republicano federal D. Fernando García Serrano, conocido por “El Liso”. Este buen hombre, amigos lectores, es un federal de los tiempos del nunca bastante llorado D. Antonio Pedregal y Guerrero.

Yo, a decir verdad, quería mucho a mi correligionario y amigo “El Liso”, porque como es de mi misma edad y habíamos luchado tanto tiempo juntos, huelga decir que seguidamente, y sin detenerme en parte alguna, marché a su domicilio. Pero al llegar a su puerta, siento a algunos chiquillos que, entre otras cosas, exclamaban: “¡De hoy no sale! ¡Ya se muere!”

Al oir estas palabras, penetro en su casa, y, efectivamente, pude comprobar lo que estos muchachos decían. Al verle luchar con la pícara muerte, me apresuré a cogerle una mano, y acto contiguo mi pobre amigo dejó de existir.

Corto rápido el horizonte y fuí al Centro Republicano a ponerlo en conocimiento de unos amigos que allí había. Después de darles la triste y desconsolada noticia, colocáronle a la bandera tricolor un crespón negro, que anunciaba la pérdida de un federal honrado, de un hombre bueno.

Mi amigo Eladio Garrido cantó las excelencias del mártir de las ideas, y acto contiguo se esparcieron los allí reunidos a dar conocimiento a todos los socios para que al dia siguiente fueran a acompañar al finado a su última morada.

Yo, que no me encontraba satisfecho sino estando junto al cadáver, por lo que pudiera ocurrir, marché prestamente al lugar donde el cuerpo frío y yerto se encontraba para evitar, si podía, lo que los clerizánganos tenían proyectado; pero, como la gente de sotana en pueblos como Arahal, donde el cacique está a las ordenes de estos pajarracos, hacen y deshacen a su capricho, acuerdan que el cadáver sea enterrado esa misma tarde, a fín de evitar que los socios del Casino pudieran acompañarlo.

De todo esto resultó que a las seis de la tarde estuviera el finado en el cementerio, cosa que es contraria a la ley de Sanidad, que ordena, como es sabido, no sea enterrado nadie después de haber transcurrido veinticuatro horas de su fallecimiento.

He de hacer constar también, para que todo el pueblo se entere, que “El Liso” jamás conversó con ningun cacique, porque le daba asco la baba venenosa que esos reptiles suelen arrojar, como también se evitaba de pasar por casinos y casinetes aristócratas, porque decía que la peste del burgués era una peste infecciosa.

Pero, como estaban de acuerdo las autoridades judiciales con las eclesiásticas -cosa rara-, dieron un rodeo extraordinario, a fín de pasarlo por delante de todos los corifeos que en la plaza estaban, y dijera uno de ellos: “¡Vivo no pasaste; pero muerto le hemos traido!”

¡Qué infamia, señores de coronilla! ¡Qué sarcasmo, padre Espinas!

He de recomendar este hecho al luchador incansable D. José Nakens, para que se haga cargo de los curas y curianas que en Arahal existen, a fin de que los saque a relucir en El Motín y les dé vergüenza del acto cometido con nuestro compañero, propio más bien del siglo XV, en que eran dominados nuestros antepasados por los esbirros de la Inquisición.

Ruego a mis amigos de Arahal manden el recorte del periódico a D. José Nakens, como también el hecho ocurrido con el sacristán, para que no quede impune, de aquí en adelante, nada de lo que esa gente negra cometa.

Y a mi “amigo” el Sr. Florián, secretario del Ayuntamiento, le prometo he de hacer algunas visitas, si en lo sucesivo comete los abusos que hasta la fecha viene cometiendo.

Y no he de cerrar este artículo sin darle memorias a “Pies Grandes”, que en otro artículo cantaré sus excelencias.

Reciba, pues, la familia del finado mi más sentido pésame, como también los socios del Centro Republicano, y evitar en lo sucesivo actos como el presente, que nada bueno dicen en favor de un pueblo que tiene un Centro que cuenta con infinidad de asociadoss. Hasta otro número señores de Arahal.

EL CUCO DE LA TORRE
Paradas y Marzo de 1913

.

.

1.-La Bandera Federal. (Defensor de la Conjunción Republicano-Socialista).
Prensa de información general. Publicada en Madrid desde Diciembre de 1910 á Diciembre de 1913.

.

.

Anuncios