Archive for octubre, 2019

Una visita a Arahal en ´dogcar´

octubre 20, 2019

.

En una serie de viajes andaluces publicados por El Liberal a finales del siglo XIX, hay uno dedicado a Arahal. El artículo que lo incluye lleva por título OTRA VEZ EN MARCHENA: DE MONTE PALACIO A FUENTES DE ANDALUCIA. FUENTES, ARAHAL Y PARADAS. Su autor es el malagueño M. Martínez Barrionuevo (1). El artículo se publicó el 18 de julio de 1895. (2)

El autor y un amigo hacen el viaje a Arahal en un dogcar, un carruaje ligero y pequeño de origen inglés, con ruedas altas, cuyo nombre proviene de su utilización para transportar perros de caza. Esta llegada a Arahal en coche de caballos era posible para quien pudiera pagarla, evitando el tren con sus horarios y tardanzas.

Martínez Barrionuevo comienza dando una descripción de Arahal amable y superficial. Cita a varias familias del pueblo, Benjumea, Arias Reina, Nieto, Piñar, Torres, Soriano, Oliver, Cordero, Calvillo, como necesaria referencia social y sin profundidades. Escribe de las cofradías, de los hospitales, de los casinos, en breve cita, siempre de pasada. Quizá lo más interesante es un toque crítico al problema del agua en el pueblo, cuyo suministro se paliaba con la traída de “pipas” desde la Huerta de las Monjas de Soriano. Pero sin aclarar cuál era el problema.

De Arahal sigue en su dogcar a Paradas, donde duerme. Ocupa el relato la mala noche que pasó picado por los mosquitos de la fonda.

Lo mejor es leer la crónica viajera de Martínez Barrionuevo sin muchas exigencias. Para nosotros cualquier dato, aunque sea pequeño, nos acercará a aquel Arahal finisecular y desconocido.

.

.

OTRA VEZ EN MARCHENA : DE MONTE PALACIO A FUENTES DE ANDALUCIA, FUENTES ARAHAL Y PARADAS.

por M. Martínez Barrionuevo.   Viajes El Liberal 18 de julio 1895

D. Francisco Ruíz Martínez, ilustre prócer y providencia nuestra, mandó enganchar un dogcar y nos plantamos en Arahal, con Pepe Ternero, en un dos por tres. Arahal es una maravilla; no debe nada a la Diputación ni a la Hacienda. Lo que no me gusta es que el camposanto esté tan próximo al pueblo, pero me gusta mucho aquella inscripción de la cancela del camposanto: “Huesos secos, oíd la palabra del Señor; yo haré entrar espíritu en vosotros y viviréis.” Que aplicado, a los alcaldes que han sido, son y serán, debiera añadirse: “Eso no va con vosotros, los que no hayáis mirado por los pueblos; que los que así se señalen, sus huesos, secos permanecerán, sin que el espíritu del Señor los vivifique.”

Arahal, uno de los más lindos pueblos…

En Arahal uno de los más lindos pueblos de la provincia; tiene calles perfectamente pavimentadas, con aceras de asfalto; un Hospital de Caridad, regido por Hermanas Terceras, que solamente las hay en Arahal, y en el Pozo Santo de Sevilla; el hospital se sostiene con el producto de sus posesiones y con cuotas de hermanos, uno de los cuales es Pepe Ternero, que nos acompaña.

Las cofradías

Las cofradías de Arahal son muy notables, sobre todo, las de Jesús Nazareno, Virgen de la Esperanza, Santo Entierro y Cristo de las Misericordias, al que se le atribuyen milagros estupendísimos. En el presbiterio de Santa María Magdalena están las armas de los duques de Osuna, de quienes fue la iglesia, el pueblo y hasta el término; porque no he visto en mi vida ducado alguno al que hayan pertenecido más tierras que a éste, de la casa famosa de los Girones. Hoy, el ducado, lo único que conserva aquí es el derecho de significar los curas que han de nombrarse para regir esta iglesia.

Casinos y familias importantes

Hay tres Casinos: el Liberal, el Conservador y el Universal. Con los Casinos visitamos también las casas de algunas familias de nombre: ;las de Eduardo Benjumea y Sr. Arias Reina, exdiputados provinciales; señora viuda de Ternero, madre de Antonio, Pepe y Rafael, donde se nos obsequió mucho, y las de los Sres. Nieto, Piñar, Torres, Soriano, Oliver, Cordero y Calvillo. También tuvimos el gusto de hacer una visita al general Ternero, hombre muy rico, dilettante, que pasa la existencia enseñando música a varias hermosas discípulas, una de las cuales es Concha Vega, hija del notario, que puede levantar acta para que no me dejen mentir. Pues qué diré de Luisa Ternero, sobrina del general, ni de los cuadros que Luisa Ternero pintó. Algunos he visto y nunca he de arrepentirme, por los acabados unos y primorosos que resultan.

El agua. La Huerta de las Monjas de Soriano

Válgame el cielo. En Arahal hay fuentes sólo que el agua no corre; pero hay agua que es lo que importa; agua que correrá alguna vez, sin que tengan los vecinos que pagar dos céntimos por cántaro. El agua la trae el señor Soriano de su huerta de las Monjas; falta que el Ayuntamiento la facilite a los vecinos.

Al subir en el dogcar para irnos a Paradas, de prisa y corriendo, vi una carreta con barriles llenos de agua, traída de no sé donde; es para el vecindario; de modo que, hasta que el Ayuntamiento no disponga otra cosa, los vecinos la beberán en pipa.

.

.

Notas

1.- M. Martínez Barrionuevo  (Málaga, 1857 – Madrid, 1917) fue un escritor y periodista, hoy olvidado. Su libro más importante fue “Andalucía. Costumbres y recuerdos”, en el que hace un recorrido por pueblos y lugares, algo similar a estos artículos de viajes que escribió para El Liberal. Abajo, dos ediciones de una de sus obras, “Filigrana”, editada por Sopena en 1893.

.

El Liberal. Se fundó en 1879 a partir de una escisión de republicanos de El Imparcial. Su línea defendía la democracia y el republicanismo moderado. Combinó la información con la amenidad y llegó a ser muy popular; una de las causas fue la inclusión de los anuncios por palabras. A principios del siglo XX tuvo ediciones en Sevilla, Barcelona, Bilbao y Murcia. Finalizó en 1939, incautado por el franquismo. En 1913 era el de mayor tirada después de La Correspondencia de España.

.

.

.

Tabaco y racionamiento

octubre 2, 2019

.

Este sobre con el remite de la Administración Subalterna de la Compañía Arrendataria de Tabacos: Arahal, Paradas, Puebla de Cazalla y Marchena, nos lleva a otros tiempos del comercio del tabaco y los estancos.  Arahal aparece en este sobre, que para los coleccionistas filatélicos es una carta circulada con matasellos de Marchena y de Cádiz, a donde va dirigido, y el lema propagandístico del bando nacional durante y después de la Guerra Civil. El matasellos es del año 1939 y corresponde a los tiempos del racionamiento del tabaco.

.

La Compañía Arrendataria de Tabacos fue la predecesora de Tabacalera. Su historia va de 1887 a 1945. En 1887 era el mayor empleador industrial del país con más de 30.000 trabajadores distribuidos en diez fábricas. (1)

La fecha de 1939 en el matasellos nos indica la época de la Compañía, que corresponde a la escasez de tabaco en la postguerra a causa de la interrupción del comercio internacional. Fue el período del racionamiento del consumo de tabaco que afectó a los fumadores en la postguerra, algo que fue causa del estraperlo, el fraude y el contrabando.

.

2 Tarjetas (sin cupones) de fumadores sevillanos de una misma familia, una pertenece al padre y otra al hijo.

El racionamiento, bajo la denominación oficial de “Instrucción reguladora del consumo de tabaco”, establecía que sólo tendrían derecho a raciones de tabaco los varones mayores de 18 años, creándose la “Tarjeta del fumador”, provista de cupones numerados para la retirada de unas raciones determinadas. El racionamiento acabó en 1952.

La ración semanal era la que muestra el cuadro de abajo.

.

Paquete de tabaco picado extrafino de la Compañía Arrendataria de Tabacos, perteneciente a la postguerra de los años 40 y portando el escudo franquista del nuevo estado. 

.

Paquetes idénticos de la Compañía Arrendataria de Tabacos. Sólo cambia el escudo: el de arriba realizado durante la República (años 30) y el de abajo en la postguerra (años 40).

.

Hubo fraude y tráfico ilegal de tarjetas de fumador. Los fumadores idearon procedimientos para evitar el racionamiento o aprovecharse de él en el mercado negro. Todos los miembros de una familia mayores de 18 años se procuraban una tarjeta de fumador, algunos con el fin de cambiarla en el mercado negro. Aunque en esa época el racionamiento no se limitaba al tabaco, también existía para una serie de artículos de consumo como el pan de trigo, el aceite, el azúcar, el arroz y la leche, entre otros.

El fumador de esta época no sólo tuvo que “fumar racionalmente” sino que tuvo que conformarse con las ligas de ínfima calidad que producía la Compañía Arrendataria.

.

Cartel de publicidad con elaboraciones de la Compañía Arrendataria de Tabacos en su última época antes de convertirse en Tabacalera. Paquetes de Americanos, Ideales y Bisonte.

.

.

Notas

1.- Fueron los mendigos sevillanos quienes durante el siglo XVI comenzaron a aprovechar los desechos de las hojas de tabaco que llegaban de América. Se dedicaron a triturar los desperdicios de las mercancías y a liarlos en finas hojas de papel de arroz. Los primeros cigarrillos manufacturados y empaquetados datan de 1825. En 1833 aparecen las primeras cajetillas y es cuando se empieza a utilizar la palabra “cigarrillo” o “cigarrito”, que deriva de “puro” o “cigarro”, llamado así por su similitud con una cigarra.

La fabricación y venta fue monopolio de la Compañía Arrendataria de Tabacos, creada en 1887. La Compañía era el mayor empleador industrial del país con más de 30.000 trabajadores distribuidos en diez fábricas. Modernizó la gestión de la renta del tabaco y mecanizó la producción reduciendo la mano de obra en casi un 70%. El hecho de que más del 95% de lamano de obra fuera femenina -las famosas cigarreras- fue económica y políticamente rentable para una empresa que gestionaba un monopolio público y cuya supervivencia dependía del mantenimiento del contrato de arrendamiento.

.

.

.