Archive for enero, 2020

Don Pedro Girón, Duque de Osuna

enero 11, 2020

.

Una interesante biografía de Pedro Téllez-Girón, Duque de Osuna, en la que está ausente Arahal.

pedro-giron2

El tercer Duque de Osuna, Pedro Téllez-Girón y Fernández de Velasco, el llamado Osuna el Grande o Pedro el Grande ha sido biografiado por Luis M. Linde (1), que empieza haciendo una revisión del reinado de Felipe III donde transcurre la vida de este personaje tan importante para la hegemonía que ostentaba España en este momento.

Esta biografía revisa la extraordinaria figura de Pedro Téllez-Girón, III duque de Osuna, héroe de la guerra de Flandes, virrey de Sicilia y de Nápoles, inspirador, real o supuesto, de un episodio nunca completamente aclarado, la «conjura de los españoles contra Venecia» de 1618, y armador de la mayor flota corsaria que existió en su época en el Mediterráneo. El “Grande Osuna”, como le llamó su amigo y agente, Francisco de Quevedo, fue un personaje legendario aún en vida y, con el tiempo, pasó a ser uno de los más destacados “réprobos” de la Leyenda Negra. Su biografía ayuda a entender mejor el reinado de Felipe III y el gobierno del duque de Lerma…”

Como decimos, en su libro está ausente Arahal, y prácticamente Osuna (donde fue enterrado), sólo refiriéndose al IV conde Ureña y sus fundaciones: “financió trece establecimientos en Osuna, dos en Morón, uno en El Arahal, uno en Olvera, tres en Archidona y otro en La Puebla de Cazalla, en lo que reconoció en su testamento haber invertido más de 300.000 ducados…”

.

Ilustraciones : 1.- Medalla con la efigie del Duque de Osuna, que se repite en los retratos siguientes. 2.- Retrato conservado en la Real Academia de la Historia. 3.- Monumento en honor del Duque de Osuna levantado por uno de sus descendientes, el XI Duque de Osuna en 1838 en la finca El Capricho de la Alameda de Osuna.

 

.

Bibliografía

1.- Don Pedro Girón, Duque de Osuna: La Hegemonía Española en Europa a Comienzos Del Siglo XVII. Luis M. Linde. Editorial Encuentro, 2005 – 455 páginas.

pedro-giron

.

.

.