Archive for the 'ARTE DE ARAHAL' Category

Teatro Popular de Arahal

enero 28, 2013

En el último tercio del siglo pasado existió una afición teatral en Arahal por parte de grupos de jóvenes, que ahora continúa en los inicios de éste, algo encomiable si tenemos en cuenta lo ausente que ha estado el pueblo del mundo de la escena. Ese interés teatral en Arahal tuvo su inicio a finales de los 60 coincidiendo con la presencia en el pueblo de Alfonso Jiménez Romero, una de las más valiosas aportaciones al teatro andaluz contemporáneo.

Escribir del Teatro Popular de Arahal es también hacerlo de Alfonso Jiménez. Cuando aparece en el pueblo está en plena madurez creativa y no se limita a animar al Teatro Estudio existente, sino que aprovecha la afición teatral para experimentar y poner en escena nuevas formas de su obra, como la utilización del flamenco. Además, en esos años decisivos, es importante su recopilación de los famosos “cuentos de Arahal”, una aportación del relato etnográfico que queda para siempre en la historia de Arahal.

Esta figura del teatro andaluz ha ido borrándose en estos 17 años transcurridos después de su muerte. Pero hay gente que no lo olvida y un ejemplo es la tesis doctoral de Mª Teresa Mora Álvarez, “El teatro de Alfonso Jiménez Romero” (2008), obra imprescindible a la que hay que acudir para conocer en profundidad al autor. Arahal tiene un capítulo importante en ella. (1)

.
alfonso

quejío. 1973

Alfonso Jiménez Romero. 1931-1995. A comienzos de los 70 la obra teatral “Quejío” triunfó por los escenarios de todo el mundo. 

.

El Teatro Estudio Arahal

Los años arahalenses de Alfonso Jiménez (1968-1972), coinciden con un auge teatral en el pueblo. Alfonso Jiménez llega de profesor de inglés al instituto cuando ya existía el Teatro Estudio Arahal que, casualmente, representó una obra suya, Diálogos de una espera (2), después de que uno de los miembros del grupo la hubiera visto en el TEU de la Universfdad de Sevilla:

“En la localidad sevillana los hermanos López Pedregal, Margarita y Manuel, habían creado tiempo atrás un grupo de teatro a semejanza deI TEU, deI que tomaron así el nombre. Sus actuaciones se limitaban a esceniffcaciones en clave popular de los hermanos Alvarez Quintero o Jacinto Benavente y de ahí saltan a un teatro experimental y existencialista como Diálogos de una espera, propuesta por alguien que habfa visto la representación de esta obra por el TEU de Sevilla en el Seminario y conocía de aquella circunstancia a Alfonso Jiménez Romero. Asi lo cuenta Margari López: “Comenzamos a montar Diálogos de una espera, que la dirigía mi herrnano Manolo. Habíamos montado entremeses de los Quinteros, de Benavente, obras cortas y populares que no fueran difíciles y nos metimos con Diálogos de una espera. Uno de los del grupo estaba en el Seminario y dijo que éI la había visto representada en Sevilla y que conocia al autor. Se lo dijo y vino, y se hizo amigo nuestro”. (3)

De esta obra encontramos referencia en una crónica local del corresponsal de ABC, Jaime Jiménez: “En el pasado mayo una gran obra se ha representado con éxito en la Sección Delegada Mixta de esta ciudad. Su autor y director, Alfonso Jiménez, profesor de inglés, alma exquisita y llena de inquietudes literarias…” (ABC. 13/06/1970). Esta crónica, aunque de una representación posterior, nos muestra la buena fama que ya tenía el autor en el pueblo. El estreno en Arahal fue en abril de 1968, bajo la dirección de Manuel López Pedregal.

.
arahal_iglesia de la santisima vera cruz 1

.

Teatro Arahal

En 1969 se incorpora Alfonso Jiménez al Instituto de Arahal. Allí estará tres cursos. En Diciembre del primer curso, coincidiendo con la inauguración del nuevo edificio, monta con los alumnos un Auto de los Reyes Magos adaptado por él. A partir de aquí se forma el grupo Teatro de Arahal, que funciona los cursos que estuvo en el Instituto (1969-1972) y que el autor organiza adecuadamente en el centro: “el resultado fue un precioso teatro de cámara con capacidad para doscientas personas. El pequeño escenario tiene de todo: telar, luces de candilejas al estilo principio de siglo, que luego tanto empleará Alfonso Jiménez en otros espectáculos, magníficos telones
, una cámara negra, un ciclorama blanco y fijo, etc. La mano de obra ha sido la del autor y sus 
alumnos, por lo que el coste total se eleva a una cantidad ciertamente insignificante: 19.000
 pesetas”. Esto lo cuenta una de las alumnas, Isabel Téllez, que relata detalladamente anécdotas de ensayos y representaciones en el Instituto (4). La primera obra tuvo un carácter pedagógico y se montó en inglés: Good morning Meter.

.

Teatro Popular de Arahal

En 1968, su segundo año en Arahal, Alfonso Jiménez comenzó a incorporar el flamenco a su teatro, cuyo resultado fue el estreno en la iglesia de la Vera Cruz de la Primera Experiencia Dramática con Flamenco: Romancero y Poema del Cante Jondo de Federico Garcfa Lorca, a la que seguirían otras, hasta una cuarta “Experiencia”, y que luego continuarían en Morón.

Las representaciones teatrales se hacían en la iglesia de la Vera Cruz: “…la quemaron cuando el Movimiento y quedó destruida, había un salón muy bueno. Lo arreglamos, le pusimos un techo de cartón y montamos un escenario. Allí se representaron todas nuestras obras” (5). Pero la actividad no se limitó a la Vera Cruz y el Teatro de Arahal llevó la obra a pueblos de alrededor, como Paradas o La Puebla.

.
teatro ritual

En su libro Teatro Ritual dedica un capítulo a este tema: “Arahal 1969: Mi primera experiencia dramática con flamenco” (6).  Jiménez piensa que el grupo de Arahal era el ideal para esa experiencia dramática, aunque en su inicio la obra sólo estaba destinada a que la gente de Arahal conociera a Lorca. Manolo Pedregal aclara: “Este estudio dramático lo tenía escrito Alfonso Jiménez desde el 67, pero nosotros lo representamos en el 69. El ya lo tenía realizado desde entonces, pero quería encontrar a gente adecuada para ponerlo en escena porque deseaba montarlo con gente de pueblo, no profesionales y aquí se dieron todas las condiciones para hacerlo”.

.

“Yo, como en Arahal o en Morón no estoy en ninguna parte…” 

La frase anterior, oída por Carmen Troncoso y reproducida en la obra citada, da muestra de la vinculación de Alfonso Jiménez a Arahal. En el pueblo tiene todo lo que necesita para su teatro: tranquilidad, actores y medios de experimentación. En una entrevista de 1972, que le hace JMV en ABC (28/7/72), dice: “Me fui a Madrid a aprender teatro y me volví al pueblo, Arahal, a vivir la realidad…” Y explica algunas de las razones de su elección dramática andalucista: “Sí. Porque soy de un pueblo de Andalucía, porque resido en el pueblo y porque creo que cada autor debe escribir sobre lo que vive y su entorno; los condicionamientos de los pueblos andaluces, como son la ignorancia, la emigración y tantos otros. De ahí mi interés por el cante: el cante y el romance popular tienen unas claves muy concretas”. Y sobre el teatro popular: “…Llevo tres años haciéndolo en Arahal, Paradas, Lebrija y otros pueblos, y para mi esto es lo más importante de todo”.

En 1972 estrena Alfonso Jiménez su Retablillo Ibérico, que es su despedida del Instituto. Abandona la clase de inglés para dedicarse al teatro en su aspecto más profesional. Pero Arahal sigue presente en la actividad del autor. En 1973, en el estreno en Madrid de Oración de la tierra (Teatro Cómico), el cronista señala la procedencia de la obra de Alfonso Jiménez: “Le interesa el teatro campesino, lo ha realizado directamente en Arahal -donde era, hasta el curso pasado, profesor en el Instituto de Enseñanza Media- y suele trabajar con actores no profesionales” (ABC 9/1/73).
caricatura

Caricatura en ABC (9/1/73) con motivo del estreno en Madrid de Oración de la tierra.

En esta década de los 70 después del abandono del Instituto de Arahal, Alfonso Jiménez tiene una intensa producción teatral: Quejío, Oración del tierra, El inmortal, El neófito, La Murga… Sus obras se estrenan en grandes ciudades, como Madrid y Barcelona. Durante dos años también escribe guiones de cine para el productor Frade, que termina dejando pues no le interesa la temática exigida. Cuando se cansa del mundo comercial del teatro de Madrid, vuelve siempre a sus pueblos andaluces: Arahal y Morón. Uno de sus refugios, la Huerta de Arqueza: “No me interesa la aventura comercial del teatro, por eso me vine a Andalucía a hacer teatro, que es mi vida, y siento que esta vida mía no se puede desarrollar en nuestra región, por eso he vuelto, para intentar levantar el teatro, ya sea infantil o para mayores, y creo que si la Junta de Andalucía no toma cartas en el asunto, el teatro se muere”. (7)

.

Vuelve el Teatro Popular de Arahal

A finales de los 70, renace un nuevo proyecto de Teatro Popular. Margarita López Pedregal crea un grupo teatral, que surge de una simple convocatoria: “Coloqué un anuncio en Formación y en el Instituto que decía así: -Se comunica a todo aquel que le interese formar un grupo de teatro independiente, asista a la reunión que tendrá lugar el día 6 de la tarde, en el Salón Vera-Cruz. En Arahal, 3 de Abril de 1978-” . Una vez creado el grupo, vuelve a ocurrir como diez años antes. Buscan a Alfonso Jiménez, que está en el campo de su padre, cerca de Arahal, y éste se hace cargo del grupo. De esta nueva unión sale la obra Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao.

Durante el verano del 79, el Teatro Popular de Arahal estrena varias obras en la Vera Cruz, con mucho éxito y pocos medios (cobraban 25 pesetas la entrada). En el programa había obras de García Lorca, León Felipe, Carlos Muñiz y otros. Pero la obra más importante ese verano es Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao, que Alfonso Jiménez iba escribiendo sobre la marcha, junto con los ensayos en la Vera Cruz. Después de su estreno en Arahal, la llevaron por muchos pueblos sevillanos. Y a Sevilla, donde se representa en el Teatro Lope de Vega y en la Velá de Santa Ana. En el Lope de Vega se volvió a representar durante tres temporadas: “¡¡Vuelve!! en su tercer año de éxito, el Teatro Popular de Arahal”. El éxito acompañó las representaciones: “este grupo formado por muchachos del pueblo, sin más pretensión que pasárselo bien, llegó a tener un reconocimiento excepcional…”  En estos momentos de éxito, en el Teatro Popular se discutió mucho la profesionalización del grupo, incluyendo actuaciones en Madrid y Barcelona: “…pero unos compañeros trabajaban en el campo, otros eran estudiantes, hijos de obreros la mayoría, y no tuvimos claro el dejarlo todo y dedicarnos a ello. Lo hacíamos como entretenimiento y para realizar alguna aportación a la cultura del pueblo” (Francisco Pastor). Después de tres años y el cansancio de representar la obra, el Teatro Popular estrenó una obra de Arniches, ya sin Alfonso Jiménez. (8)

Siempre tuvo una estrecha relación con Arahal, aunque en los 80 estuviese dedicado a la creación y animación de otros grupos teatrales: Alcalá de Guadaira, Igualeja, Huelva, Morón (que sería el Teatro de los Corrales Andaluces en 1990), etc. En 1979 fue presentador del pregonero de la Fiesta del Verdeo, otro dramaturgo, Antonio Gala.

Los últimos años de Alfonso Jiménez están dedicados a su pueblo Morón. La obra que montó el grupo Teatro de los Corrales Andaluces, creado por él, como homenaje de la Diputación al autor después de su muerte fue la que hiciera famosa el Teatro Popular de Arahal, Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao.

.

Cuentos de Arahal

“Alfonso Jiménez descubrió el cuento popular mientras fue profesor en Arahal” (7). Este descubrimiento tiene gran importancia para el pueblo, pues supone la recuperación etnográfica de un pasado transmitido a través del relato oral, que se habría perdido para Arahal, pues no había preocupación en Sevilla por esta cultura. Alfonso Jiménez inicia con sus alumnas de 2º B de Lengua y Literatura del Instituto una recogida de relatos populares: cuentos, romances, coplas, oraciones, refranes, motes… A las alumnas les decía: ¿sabes algún cuento de tus abuelos? El resultado de la labor de un año fueron los más de 200 trabajos (80 valiosos), con los que iría trabajando hasta su muerte. La intención de Alfonso Jiménez era recuperar y conservar la tradición oral de la Campiña sevillana, algo poco habitual y, además,  estos cuentos podrían servirle para su teatro infantil.

.
florentena2222

.
florentena22

Hasta 1989 no comienza a preparar la edición de todo lo recopilado en el Instituto. El libro de los Cuentos de Arahal se terminará publicando con el título de La flor de la florentena, que es el nombre de uno de los cuentos. Fue editado por la Fundación Machado en 1990 y se presentó en Arahal con la asistencia de las alumnas que recogieron los cuentos y los actores del Teatro Popular. La importancia de los cuentos es recononocida por todos. A. Rodríguez Almodóvar, que incluye cuentos arahalenses en su obra Los cuentos maravillosos, dice: “La colección fue recopilada por Alfonso Jiménez Romero en su etapa de profesor de Instituto en El Arahal a lo largo del curso 1971-72. Posee una extraordinaria calidad, pues el citado autor supo motivar a sus alumnos hacia una recogida escrupulosa y atenta de cuentos contados por personas con muy poca instrucción, generalmente campesinas, y de bastante edad”. (9)

.

La continuidad del Teatro Popular de Arahal 

El Teatro Popular de Arahal tiene continuidad en el siglo XXI. La fotografía de abajo muestra la representación de  La casa de Bernarda Alba de Lorca, dirigida por Rafael Guisado, que en otros tiempos colaboró con Alfonso Jiménez Romero en los estudios dramáticos con flamenco y textos lorquianos.

casa de

La representación la realizaron un grupo de aficionados, miembros de la Peña Flamenca Niña de los Peines y de la Asociación Unicornio de Arahal.  La obra comenzó sus ensayos en 2008, en el teatro Cervantes, con las mismas dificultades y problemas  que podía haber en 1969, pero con la misma ilusión por el teatro. (10)

.

.
.

.

_________________________________________

.

.

Recortes de prensa

.

Alfonso Jiménez Romero fue un hombre de teatro: actor, autor, director tanto de sus propias obras como de otras ajenas; colaboró con numerosos grupos como el TEU de Sevilla, el Teatro Lebrijano, el Teatro Universitario de Madrid (TUM), el Teatro Estudio de Arahal, etc.; creó así mismo grupos teatrales tanto en el Instituto de Arahal que ejerció como profesor, como en otros pueblos, así tenemos el Teatro de Arahal, el Teatro Popular de Igualeja, el Teatro Popular de Huelva y en Morón, Teatro de los Corrales Andaluces. Concebía escenografías, vestuarios, iluminación y era capaz de convertir cualquier espacio en un teatro estable. Era un apasionado del teatro y constituye una de las más valiosas aportaciones al teatro andaluz y por extensión español de su época.

.
critica hacer teatro por los pueblos

Artículo de ABC (1972): “Teatro Popular de Arahal. Nuestro objetivo primordial es hacer teatro por los pueblos”.

.
con Alfonso Jim, 1-12-.78

Sevilla, 1 de Diciembre de 1978. ABC. Entrevista a Alfonso Jiménez, que cuenta su actividad en Arahal: “Ensayamos y representamos en la antigua iglesia de la Vera Cruz, convertida en centro cultural; allí tenemos el escenario y doscientas localidades. Es un templo que hace muchísimos años fue abandonado sin culto… Con unos montajes dirigidos por Margari López Pedregal y otros por mi… Cobramos la entrada a cinco duros, damos representaciones de cada obra y siempre se llena… Cuando tengamos padrinos, actuaremos en Sevilla. Lo principal es hacer teatro en el pueblo, teatro genuinamente popular”.

.
margarita

Sevilla, 20 de enero 1979. ABC. Entrevista a Margari López Pedregal, directora del Grupo Infantil del Teatro Popular de Arahal, en la que explica los orígenes del Teatro Estudio de Arahal del que fue actriz y directora hasta la llegada de Alfonso Jiménez y la puesta en marcha del Teatro Popular.

.
foto critica teatro 2-6-79

Sevilla, 2 de junio de 1979. ABC. La reseña crítica de la representación en el Teatro Lópe de Vega tenía este pie de foto en la que aparecen todos los componentes del Teatro Popular de Arahal. Intérpretes: Francisco Pastor, José A. Baena, José L. Carmona, Francisco Arahal, Dolores Fernández, Mª del Carmen Sánchez, Paqui Castillo, Ani García Avecilla, Luis M. Gallego, Mª del Carmen Gallego, Mª José López Gamboa, Carlos Paniagua, Mª Luisa López Antequera, Juan A. Bascón / Margari López Pedregal. Realización decorados y objetos: Blanca Herrera y Gabriel Márquez. Realización vestuario: Rosario Cortés. Música: Sebastián López Rincón. Asistente de dirección y luminotecnia: José García González. Vestuario, espacio escénico y dirección: Alfonso Jiménez Romero. Producción: Teatro Popular de Arahal.

.

verdeo

Programa de la XIII Fiesta del Verdeo de 1979. Alfonso Jiménez, como director del Teatro Popular de Arahal, presenta al pregonero de ese año, Antonio Gala. El Alcalde era Claudio Martín Gallego, la Reina del Verdeo, María Socorro Carrillo Amador, y animaba la fiesta José Menese, acompañado de Enrique de Melchor.

.
quebrantos

_________________________________________

Sevilla, 13 de Noviembre de 1980. ABC. El Teatro Popular de Arahal presenta la obra de Alfonso Jiménez, Amores y quebrantos de Mariquita la Revolera y Currito el Apañao, bajo su dirección. Realización y decorados de Blanca Herrera y Gabriel Márquez. Vestuario de Rosario Cortés. Música de Sebastián López Rincón.

.
.

.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Notas

1.-Mª Teresa Mora Álvarez, “El teatro de Alfonso Jiménez Romero”. Tesis doctoral dirigida por el Dr. D. Miguel Nieto Nuño. Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad y Literatura. Facultad de Comunicación. Universidad de Sevilla. 2008. Puede leerse completa en fondosdigitales.us.es

A Mª Teresa Mora se le puede seguir en varios sitios en internet dedicados al teatro:

http://alfonsojimenezromero.blogspot.com.es

http://teatroandaluz.blogspot.com.es.

2.- Esta obra fue estrenada por el Teatro Lebrijano en 1967.

Alfonso Jiménez Romero y otros: “Diálogos de una espera”, en Teatro.(AA.VV) Carrero, Madrid, 1968, pags: 7-11.

3.- Op. cit. pag. 175

4.- Op. cit. pag. 181

5.- Op. cit. pag. 176

6.- Alfonso Jiménez Romero: “Teatro Ritual Andaluz”. Sevilla, Ed,. Centro Andaluz de Teatro, Textos Dramáticos, 1996. Introducción de Francisco Díaz Velázquez, responsable de la edición.

7.- Op. cit. pag. 200

8.- Op. cit. pag. 185.

9.- La flor de la florentena. Cuentos tradicionales de Alfonso Jiménez Romero. Fundación Machado, 1990. 262 págs. Recopilación de 81 cuentos de tradición oral, recogidos en Arahal. Introducción de Melchor Pérez Bautista y Juan Antonio del Río Cabrera.

Otra recopilación de relatos de tradición oral, Retablillo de cuentos populares andaluces, está sin editar.

10.- El Grupo de Teatro Popular de Arahal “El Zardiné” cuenta con un blog en la red: zardinearahal.blogspot.com.

.

.

.

.

Posted using Tinydesk blog app

Diezmos arriba, diezmos abajo

octubre 3, 2012

Hay que imaginar la parroquia de Sta. María Magdalena en el momento en que acababa su construcción hacia 1800,recién quitados sus andamios, lo que supondría un edificio religioso tan importante en un pequeño pueblo sevillano. Arahal iniciaba el siglo con esta iglesia. De su entidad y trascendencia arquitectónica tuvo que haber comentarios en la época. En un texto de entonces, que trata de los diezmos a pagar por los cristianos aparece una alusión a la Magdalena. En El Procurador General de la Nación y del Rey del 23 de Junio de 1813 consideraban que, diezmos arriba, diezmos abajo, la parroquia se construyó por encima de cualquier presupuesto.

Firmado con el seudónimo de El Español Imparcial, leemos:

…en el Arahal, pueblo de las Andalucías, el duque de Osuna ha levantado una magnífica iglesia, gastando en ella, sin duda alguna, ocho veces más de lo que le pueden producir los diezmos;…

El Imparcial Español era Justo Pastor Pérez, personaje del absolutismo de principios del siglo XIX al servicio de Fernando VII, que con sus artículos fustigaba cualquier idea progresista salida de las Cortes de Cádiz. Se decía estar financiado por el Consejo de Regencia y llegó a estar acusado por sus ataques extremistas a las nuevas instituciones constitucionales.

Arahal aparece en el “artículo comunicado” de cabecera con una defensa de los diezmos. Justo Pastor Pérez escribe contra “los reformadores del nuevo cuño” que trataban de quitar los diezmos, defendiendo los derechos del clero español. Sobre los particulares que los perciben afirma que “deben mantener en cada pueblo tantos curas, sacristanes y monaguillos cuántos sean necesarios… Además tienen obligación de levantar iglesias en los pueblos en que se hallan arruinadas.” Y pone como ejemplo la iglesia “magnífica” levantada en Arahal por el duque de Osuna.

El duque de Osuna al que se refiere J Pastor Pérez fue Don Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pacheco, noveno titular de la Casa Ducal. La vinculación de la villa de Arahal a la Casa Ducal de Osuna, permitió la construcción de una nueva iglesia sobre la anterior, destruida por el terremoto de Lisboa de 1755.  En el listado de abajo vemos al IX Duque de Osuna, Don Pedro de Alcántara Téllez Girón y Pacheco.  dentro la orden de titulares del Ducado desde su creación por Felipe II en 1562. (2)

.

.

Notas

1.- El Procurador General, diario antiliberal y antirreformista de principios del siglo XIX fue el portavoz del absolutismo durante la Guerra de la Independencia. Allí se exponían las ideas conservadoras y reaccionarias de la politica de aquel tiempo. Nació en 1812 en Cádiz, pero tras la restauración borbónica la edición se realizó en Madrid.

2.- “Fué construida a expensas del duque de Osuna entre 1785 y 1800, sobre la antigua del siglo XV, tras la destrucción por el terremoto de Lisboa, respondiendo plenamente sus caracteres al estilo neoclásico. Sin embargo, el profesor Sancho Corbacho sospecha que Cintora no fué el autor de la planta de la iglesia, reduciéndose su actuación, si la tuvo, a dirigir las obras. En este edificio no era obligada la intervención de los arquitectos diocesanos, ya que dependía del patronato del Duque, y éste podía elegir libremente al arquitecto” (Alma Mater Hispalense).

.

.

.

La restauración del Cristo de la Esperanza

enero 12, 2012

En 2009 se inició la restauración de la imagen del Cristo de la Esperanza de Arahal  que se conserva en la parroquia de la Magdalena. Una restauración realizada en Sevilla por Pedro F. Manzano Beltrán, que duró desde el mes de mayo del citado año hasta enero de 2010 en que volvió al pueblo. En un libro firmado por Francisco J. Rodríguez Caro y Pedro E. Manzano Beltrán se explica con gran detalle el proceso restaurador, que va acompañado de numerosas y bellas imágenes. Más allá de la labor artística realizada, el libro es un canto apasionado a la imagen, a su historia y su devoción, de tanta importancia en la Semana Santa de Arahal. (1)

Las razones que movieron a la Hermandad a encargar la restauración fueron los problemas de conservación de la talla en su estructura y policromía. El restaurador explica en la segunda parte del libro el proceso completo de su intervención con sumo detalle, llevado a cabo en su taller de la calle Pureza de Sevilla. La imagen del Cristo de la Esperanza había sido realizada en los años 40 por el imaginero Manuel Pineda Calderón, que en esos años mantuvo una gran actividad escultórica, propia de los años posteriores de la guerra civil, en que se destruyeron tantas imágenes. El estilo del Cristo de la Esperanza tiene su inspiración en el de la Buena Muerte de Juan de Mena.

El libro está prologado por el esperancista José Manuel Camacho Cintado, que expresa muy bien el sentimiento de responsabilidad de la Hermandad ante el proceso de restauración: “…nuestra andadura por el desierto, entre los días seis de mayo de dos  mil nueve y veintinueve de enero de dos mil diez. También fue este amasijo de preocupaciones los misterios dolorosos que muchos de nosotros desgranánabamos cada vez que atravesábamos el trianero puente, o cuando pasábamos por debajo de nuestro retablo del Cincuentenario. Era en esos momentos cuando se echaba en falta a aquellos que nos precedieron, los que se pateaban media Sevilla en una tarde, para traerse para el pueblo lo mejor y al mejor precio… Era la primera vez que nuestra Hermandad se afrontaba a un trabajo de tanta responsabilidad. Te puedes equivocar en la elección de un terciopelo, de un diseño, de un color, pero en esto no cabía el más mínimo equívoco…” Esta tarea interminable del cofrade, antiguo y moderno, tan bien descrita por José Manuel tuvo su satisfacción en los resultados artísticos obtenidos en el taller trianero.

.

Algunas imágenes del proceso de restauración

.

El paso previo a la restauración fue el conocimiento del estado interior de la imagen. Como si de un enfermo se tratara, la talla fue instalada en una camilla y explorada con un  TAC en el Centro de Diagnóstico. Un emisor y un receptor de rayos X tras las paredes del anillo realizaron el análisis girando alrededor del cuerpo, mientras un ordenador procesó los datos obtenidos por el detector. El busto y los brazos, sin cabida en el anillo, se estudiaron con radiografías independientes.

.

Anteriormente al radiodiagnóstico realizado en Sevilla, el restaurador había realizado un estudio previo a la imagen en Arahal. La foto muestra el momento en que fueron localizados clavos en el interior de la talla por medio de imanes.

.

En esta magen radiográfica de uno de los hombros de la imagen se pueden observar la abundancia de los clavos citados. En la técnica  escultórica del momento,era habitual utilizarlos para reforzar los ensambles de la talla, una técnica artística propia del siglo XX que no existía en las esculturas barrocas. La madera utilizada en esta época de postguerra era el ciprés o el pino.

.

Esta fotografía del rostro de Cristo muestra las grietas y fisuras, así como los ensambles abiertos por el tiempo, tapados con un sellado de resina. Es la preparación previa para dar el siguiente paso, la aplicación de color con acuarelas similares a las carnaciones de la imagen. El paso final sería la capa de barniz sintético.

.

Un conjunto de fotografías que nos muestran distintas intervenciones en la talla, desde trozos desprendidos a sustitución de clavos. El autor de la restauración explica con todo detalle su trabajo en el libro editado.

.

Una vez acabada la restauración del Cristo de la Esperanza, los mismos hermanos de la cofradía se encargan de trasladar la imagen a Arahal. En la fotografía se puede ver la imagen envuelta y transportada en la noche trianera.

.

.

.

1.- El libro “La restauración del Stmo. Cristo de la Esperanza de Arahal” de Francisco J. Rodríguez Caro y Pedro E. Manzano Beltrán se presenta en Arahal el domingo 15 de enero en la sala cultural “Casa del Aire”. La presentación del acto corre a cargo de Gabriel Márquez, hermano de esta Hermandad Sacramental. Intervienen los dos autores: Francisco Javier Rodríguez Caro  es actual Hermano Mayor de la Corporación del Viernes Santo y Pedro E. Manzano Beltrán  es restaurador perteneciente al IAPH, que tiene su taller en la c/Puereza de Sevilla.

Todas las fotografías incluidas en esta entrada pertenecen al libro citado.

.

.

.

El retablo de las Monjas

diciembre 13, 2010

A finales del siglo XVII se construyó el retablo del altar mayor de la iglesia de las Monjas (1). Fue realizado en 1693 por el cordobés Cristóbal de Guadix en el transcurso de ese año, desde enero en que se firmó el contrato (el dia 26) hasta octubre, que era la fecha prevista de finalización. Costó 34.000 reales de vellón. (La equivalencia del real de vellón era de 25 pesetas, unos 0’15 euros de hoy día).

.
Cristóbal de Guadix (1650-1709), nacido en Montilla, pertenece al grupo de retablistas del barroco sevillano posteriores a Martinez Montañés. En ese momento, arquitectos y escultores de retablo eran Francisco Dionisio de Ribas, Bernardo Simón de Pineda y Cristóbal de Guadix, mientras que en el campo de la talla escultórica destacaban José de Arce, Pedro Roldán, Luisa Roldán y Francisco Antonio Gijón. 

El artista cordobés que dejó su retablo en Arahal, ya había realizado otras obras importantes en Sevilla para la iglesia de San Vicente y el convento de Santa María de Jesús, ambas de 1690 . Su estilo se caracterizaba por la construcción de retablos de cuerpo único coronado por un ático, la utilización de columnas salomónicas para dividir los espacios, el empleo de rosas y frutos como elementos ornamentales y el uso de un tipo de capitel muy característico, con los caulículos hacia arriba.

En esta antigua fotografía realizada por el Laboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla, se pueden ver algunos cambios en la estatuaria pequeña del primer piso. Santa Teresa de Jesús esta a la izquierda y San Francisco no aparece. Tampoco la imagen del Cristo de la Misericordia, boceto del actual (1937), lo que puede ayudarnos a datar la fotografía en el primer tercio del siglo XX.

Situación actual de la estatuaria del centro del retablo, con las figuras de San Francisco, Santa Teresa de Jesús y el Cristo de la Misericordia en la hornacina.

El retablo de las Dominicas de Arahal, como muchos otros, se proyectó de una manera y terminó siendo de otra. El plano general del retablo, con la distribución y  situación de las imágenes, es el que sigue.

.

Ático: En el ático debía de ir un Calvario con el Crucifijo, la Virgen y San Juan. Ahora aparece un cuadro del Crucificado y, a los lados, dos esculturas de Arcángeles. Parece que el lienzo turquesa que recubre la cima del retablo es un añadido posterior, un remate del siglo XVIII posterior a la ejecución de Bernardo de Guadix.XVIII, Quizás de la época en que se realizaron las pinturas murales de la bóveda y el presbiterio por Estanislao Caro en 1755.

Calles laterales: En un principio estaban previstas en el contrato dos esculturas, San Lorenzo y Santa Catalina de Alejandría, que ahora no aparecen. Sí están en su sitio, en las calles laterales, las esculturas de Santo Domingo y Santo Tomás de Aquino, coronadas por medios cuerpos de Santa Catalina de Sena y Santa Rosa de Lima. Las esculturas de Santo Domingo y Santo Tomás sufrieron destrozos en la guerra civil y fueron retocadas y repintadas.

Calle central: En el segundo piso se encuentra la Virgen del Rosario, como imagen principal. Encima, el conjunto de la Anunciación, realizado en altorrelieve, no estaba previsto en el contrato y se piensa que pueda ser el aprovechamiento de una obra anterior, a menos que se realizara después de la firma de aquel.

Banco y columnas: La decoración en el banco y en el resto del cuerpo del retablo está compuesta de frutos, hojas y tiras. Como es característico, en el fuste de las columnas salomónicas aparecen pámpanos y racimos.

Detalle de la calle lateral con Santo Tomás de Aquino y Santa Rosa de Lima. También se pueden observar con claridad los fustes de las columnas salomónicas con la decoración de pámpanos y racimos.

.

Sobre la importancia y originalidad del retablo arahalense, F. Herrera, estudioso de la obra de Bernardo de Guadix dice al respecto: “El de las domínicas de Arahal ofrece un buen ejemplo de subestructura, a modo de retablo-hornacina, contenido en un marco de potente acentuación salomónica. Podriamos pensar que la hornacina flanqueada por columnas y el marco superior, de terminación curvilínea, proceden de un retablo anterior, ahora reutilizado, sin embargo la documentación nada cita al respecto, por lo que podemos suponer su concepción junto al resto del retablo, pensando en la significación del registro central, ocupado por la Virgen del Rosario…” El retablo de las Monjas de Arahal está considerado como una de las mejores obras del artista cordobés.

.

Inicio del contrato de Cristobal de Guadix comprometiéndose a realizar el retablo del convento de las Monjas (ampliar).

.

.

(1) Monjas Dominicas del Convento de Nuestra Señora del Rosario de Arahal.-  El convento de Ntra. Señora del Rosario fue fundado en 1608 por Bartolomé de Reina Arias, familiar del Santo Oficio y su esposa Luisa de Ojeda en solar y casas de su propiedad. Se terminó de construir a mediados del siglo XVII, siguiendo el estilo del convento femenino sevillano de esa época. El retablo se construyó en la última década y en el s XVIII se continuó la decoración del templo con las pinturas de la bóveda y el presbiterio.

.

.

Bibliografía:

– “El arquitecto de retablos Cristóbal de Guadix: adiciones y comentarios a su producción” de F. Herrera . Laboratorio de Arte nº 16 Sevilla, 2003.

– “Pinturas murales de Estanislao Caro en Arahal” de Juan Luis Ravé Prieto. Laboratorio de Arte – Dialnet. 2005

– “Edificios religiosos y objetos de culto saqueados y destruidos por los marxistas en los pueblos de la provincia de Sevilla” de J. Hernández Díaz y A. Sancho Corbacho. Sevilla, 1937

– “El retablo Barroco sevillano” de F. Herrera y A. Recio.

.

.

.

Seis monedas griegas

septiembre 22, 2010

Las seis monedas giegas son las que forman el “Tesoro de Arahal”, nombre con que se conoce este hallazgo en la historia de la numismática española. También se utiliza el diminutivo “Tesorillo de Arahal”, como es habitual en los pequeños yacimientos arqueológicos. Pequeño, pero no por su importancia, pues no es frecuente encontrar monedas griegas del siglo V antes de Cristo en la península, y aún menos en el sur. Los primeros testimonios de moneda griega arcaica en la península, son el hallazgo de Alcalá del Rio, datado en la primera mitad del siglo VI AC. y el tesoro de Arahal del siglo siguiente, el siglo V AC. El hallazgo de las monedas griegas en Arahal fue dado a conocer y publicado por R. B. Lewis en 1967.
.

Conjunto de monedas griegas de plata (foto de arriba). En los comienzos de Grecia se nogociaba principalmente con trueques, las monedas aparecieron en el año 550 a.c. La moneda más famosa de la antigua Grecia es la que reproduce la lechuza, símbolo de Palas Athenea, diosa de Atenas. La tetradracma ateniense del siglo V a.c. (foto de abajo) fue la moneda de uso más habitual. Aún hoy se sigue utilizando la lechuza en el euro griego.

.

La moneda y en particular la de plata, nacida en Grecia, se extendió por el mundo mediterráneo a partir de la Guerra del Peloponeso como un medio de pagar soldadas. También en España, adonde llegaron los griegos atraidos por la abundancia de metales, igual que fenicios y otros pueblos. Es evidente el proceso cultural que se inicia con ellos y que se manifiesta en capítulos tan importantes como la arquitectura, alfarería o escritura. Con los griegos vino la moneda.

Mapa de paises del Mediterráneo con la señalización de hallazgos de monedas griegas antiguas (ampliar).

.

Respecto al origen de las monedas griegas del tesoro de Arahal, dice Campo Díaz: “En el Sur de la Península Ibérica las monedas eran conocidas desde hacía mucho tiempo y no sabriamos decir si el tesorillo de El Arahal (Sevilla), datado a mediados del siglo V -o sea cuando la griega Emporion está iniciando sus emisiones- debe su origen a algún mercenario o es fruto de alguna acumulación de tipo prestigioso”. (Cf. Campo Díaz: “La moneda griega y su influencia en el contexto indígena”, Historia monetaria de Hispania Antigua, p. 28)

El lugar donde se descubrió el tesoro de Arahal no tiene una ubicación clara. En un principio se definió el hallazgo como encontrado en el término de Arahal. Así lo publicó R. B. Lewis en 1967. Pero posteriormente F. Chaves Tristán, que ha investigado el hallazgo y hablado con gente de la zona, precisó que se pudo producir en el término de Utrera, aunque las monedas fuesen compradas en Arahal (ver Elementos numismáticos de índole griega en la península ibérica. PDF). De ahí que en algunos estudios aparezca este hallazgo numismático con el nombre de “Tesoro de Arahal/Utrera”.

Arriba, dracma de plata acuñado en Emporitron

.

_______________

.

Coleccionistas de monedas

Al escribir sobre monedas encontradas en tierras arahalenses quiero mencionar a algunos de sus habitantes amantes de coleccionarlas, como es caso del marqués de la Peña de los Enamorados, don Luis Javier Guajardo-Fajardo y Rojas, de grato recuerdo. El marqués reunió una hermosa colección de monedas, especialmente romanas, pero acompañadas de otros periodos históricos que no desdeñaba. Profundo conocedor de cecas y efigies de emperadores, llevaba piezas sueltas en sus bolsillos acabadas de adquirir, que enseñaba en en la Corredera o en su casa palacio frente a la parroquia de la Magdalena. El marqués murió en Sevilla en 1977. Casado con Adela Alcázar y Romero, no tuvo descendientes, y le sucedió en el marquesado su hermano don Joaquín, XI marqués de la Peña de los Enamorados. Actualmente ostenta el título, su sobrino Joaquín Guajardo-Fajardo y Carmona, XII marqués.

Arahal parece ser un lugar que fomenta el coleccionismo y el amor a las monedas. El famoso “cura de El Arahal”, don Patricio Gutiérrez Bravo “poseía un museo numismático compuesto de 2.000 a 2.500 monedas consulares, imperiales y municipales de todos los metales, y en especial se encontraba muy interesado por las monedas municipales de Celtiberia , colección de la que no se tiene conocimiento en la actualidad. Auxilió a Tomás de Gusseme en la publicación de su Diccionario Numismático, así como al P. Enrique Flórez en la realización de su España Sagrada… Asimismo fue autor de un estudio sobre la Bética Romana, actualmente desaparecido, y otro estudio crítico sobre la superstición relacionada con las monedas hebreas cobradas por Judas Iscariote en la venta de Jesucristo, denominado “Disertación Crítico-histórico-dogmática sobre las monedas que recibió Judas por su traición y sobre el siclo de los Hebreos, escrito en 1775, y que no llegó a ver la luz, si bien se conserva dicho manuscrito.” ( El museo cordobés de Pedro Leonardo de Villacevallos. Coordinado por José Beltrán Fortes y José Ramón López Rodríguez )

.

.

.

Arahal en el Museo Arqueológico

julio 13, 2010

El Museo Arqueológico de Sevilla (1) muestra una selección de sus fondos a través de internet. La riqueza de los mismos refleja la compleja antigüedad de los pueblos sevillanos, entre los que se encuentra Arahal. Es interesante ver la selección que de Arahal, como de otras localidades, ha digitalizado el Museo. La imposibilidad de cargar la página con numerosas imágenes obliga a esta selección, en la que Arahal tiene 3 registros, número similar al de los pueblos vecinos: 2 de Paradas, 4 de Morón ó 7 de Marchena. Un enclave de importancia arqueológica como Carmona tiene 46.

.

.

.

Los tres objetos arqueológicos de Arahal que nos muestra el Museo son: un asador prehistórico, una escultura romana de mármol y una estatuilla de bronce: .

.

Asador

El primer objeto es un asador de bronce, de 55 cm., perteneciente al final de la Edad del Bronce, sin especificar el lugar exacto en que se encontró. La ficha del museo lo justifica: “la mayor parte de estas piezas proceden de hallazgos casuales, mercados de antigüedades o colecciones particulares, lo que hace dificil asignarles una cronología absoluta fidedigna, así como situar su origen geográfico…” Pero pertenece al término de Arahal. En los tiempos prehistóricos, el hombre preparaba su comida sobre una hoguera, utilizando utensilios y herramientas muy rudimenta­rios como este asador de bronce, al que acompañarían cuencos de piedra para los líquidos, un mortero y la mano de al­mirez para pulverizar sal y hierbas, y fragmentos de pedernal para cor­tar la carne asada. .

.

Torso (Dea Roma)

Esta es la obra más importante de las tres: un torso descubierto en el cortijo Menguillán, junto a la Torre del Cincho, que Eduardo Benjumea donó al Museo en 1945. La descripción que hacen los conservadores es la siguiente: “Mujer robusta, vestida con chitón corto ceñido por cinturón y manto sobre la espalda recogido sobre el antebrazo izquierdo. Seno y hombro derecho al descubierto, con doble correaje cruzando el pecho, siendo el derecho un tahalí del que pende una espada que asoma entre la cadera y el brazo izquierdo. Pierna izquierda adelantada, dejando la otra levemente exonerada. Lados derecho y posterior labrados en basto, indicios de haber sido concebida para ser vista de frente…” Según García y Bellido (1949) representa una amazona. Pero Fernández y Fernández (1980) cree que es una estatua de la Dea Roma. Cronológicamente se sitúa en la primera mitad del siglo II, entre 115 y 140 AC y estaba realizada para ser vista frontalmente. La representación de la Dea Roma es la imagen de la ciudad guerrera y dominadora, Roma, y su culto se difundió por la peninsula. En España hay otra escultura similar, encontrada en Segóbriga, Cuenca.

En esta fotografía antigua en b/n, realizada en la época de su descubrimiento, se puede apreciar mejor el claroscuro de la imagen. Su hallazgo cerca del término de Carmona, hizo que se la relacionara con el pueblo vecino, tan importante en restos arqueológicos, por lo que en algunos libros su procedencia es Carmona. Debió formar parte de la decoración escultórica de la torre funeraria ubicada en los pies del cerro del Cincho, localización de la antigua ciudad de Basilipo.

.

Esta inscripción de Basilipo fue descubierta en el siglo XVIII en el mismo lugar que la escultura.  Se puede leer en ella: “D. M. S. Q. / Brutus Basilipensis /Ann…../ Hic Situs Est. / S. T. T. L”. (Memoria dedicada á los Dioses Manes: Quinto Bruto basilipense aquí sepultado: Séate la tierra ligera). Dice Juan F. Masdeu en su Historia Crítica de España: “La lápida se descubrió en el año de mil setecientos ochenta y siete, cerca de Arraal, á unas seis leguas de Sevilla. La antigua Basilipa ó Basilipo, estaba situada, segun el Itinerario de Antonino, veinte y una millas más arriba de Sevilla…” .

.

Estatuilla de bronce (Cupido)

La tercera imagen que aparece en el buscador del Museo es esta figurita de bronce de 6 cm. de altura representando al dios Eros o Cupido. Pertenece al siglo II y parece un remate decorativo de algún tipo de mobiliario, quizá relacionado con un yacimiento funerario, pero su hallazgo en solitario no permite precisar nada más.También fue encontrada en el cerro del Cincho, lo que da una idea de la riqueza arqueológica del lugar.

La descripción de la obra, según la ficha del Museo, es la siguiente: “Figura de muchacho joven, con alas en la espalda. Adelanta la pierna derecha, sobre la que apoya el cuerpo, dejando la otra en posición exonerada. Extiende el brazo izquierdo hacia delante, en actitud de asir algo con la mano. Cabellera larga y abundante, dispuesta en grandes ondas alrededor del rostro, coronada con nodus central. La cabeza girada en suave escorzo hacia la derecha. Facciones rollizas, con mofletes marcados, boca carnosa, y ojos grandes. Modelado de las formas anatómicas bien definidas y naturalistas en pecho, pubis y piernas. Superficie bien acabada, con huellas del proceso de alisado. Pátina verde clara…”

.

Cerro del Cincho en la actualidad.

.

.

Museo Arqueológico de Sevilla. Portal de Museos de Andalucía .

.

_____________________

1.- El Museo Arqueológico Provincial de Sevilla se creó en el siglo XIX. En 1875 tenía su sede en el Alcázar sevillano, pasando por diferentes lugares hasta situarse a partir de los años 40 definitivamente en el el Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana, construido por Aníbal González en el Parque de María Luisa. Tuvo una importante renovación en los 70. Actualmente cuenta con 27 salas. .

.. . .