Archive for the 'CAMPO DE ARAHAL' Category

El campo de Arahal en 1930

agosto 8, 2017

Un artículo escrito desde Arahal en noviembre de 1930 y firmado por Miguel Mengibar nos describe la situación dramática del campo andaluz en general y del de Arahal en particular. Este artículo tiene el interés de estar redactado en terreno arahalense. Mengibar escribe sobre el ambiente rural: En el pueblo de Arahal, mi residencia… Y firma como espectador de un drama: En el momento en que escribo estas líneas la plaza del pueblo es un hormiguero de seres humanos… El articulo aparece en un órgano republicano de prestigio, un medio aceptado por parte de la clase obrera. Pero lo que describe Mengibar, por mucha tendencia partidista que contenga, es un panorma desolador.

.

color

Heraldo de Madrid.  12 de Noviembre de 1930

Vida Española

LA REALIDAD DE LA VIDA OBRERA RURAL
Los obreros de los grandes centros fabriles, los que constantemente piden mejoras en sus salarios y consiguen que éstos lleguen a ser capaces para sostener sus obligaciones con más o menos equilibrio, pueden oonsidenarse burgueses al lado de la gran masa obrera del campo. No es extraño que promuevan huelgas y que tengan sus rebeldías por el afán continuo de mejoras. Es, simplemente, humano en los tiempos en que todo está encarecido y la vida cada vez más difícil. Pero si tendemos nuestra mirada por estos campos de Andalucía; si observamos el viivir de estos míseros obreros, probablemente sus mismos compañeros de otros oficios sentirán conmiseración por ellos y se considerarán felices a su lado.

Empiezan a saltar chispazos en algunas localidades, como Marchena, Algodonales, Aguadulce, etc., donde elementos más o menos capacitados para ello se han puesto al frente de la colectividad, pidiendo, no aumento en jomales, no mejoras en sus haberes, sino trabajo, sea como fuere, porque tienen hambre…

frase 1 copia

En el pueblo de Arahal, mi residencia, se presenta en los momentos actuales una de las crisis más graves por que ha atravesado el obrerismo, y como éste casi pueden citarse los demás pueblos de la provincia de Sevilla. La cosecha de aceituna es nula, hasta el extremo de que más de cuarenta fábricas que existen en la localidad y que daban trabajo a seiscientos obreros han quedado hoy reducidas a una, que no es de un cosechero, sino do un industrial. Hasta mayo, probablemente, en el campo, si el año se presenta bien, no habrá trabajo, y mientras tanto miles y miles de obreros piden pacíficamente un socorro que llevar a su familia, y dígo socorro porque esto es lo que se les dará, porque al no tener los patronos donde ocuparlos se hace un reparto de estos obreros con arreglo al capital de cada cual, y en vez de ser el jornal ordinario el que se abone cobran con un gran quebranto, ya que casi de caridad los recogen.

Los patronos están agobiados de tributos y gabelas, hasta el punto de que muchas fincas pagan más contribución actualmente que daban de renta años atrás. Además, el campo no es ninguna industria que renta un tanto por ciento respetable, y sí está expuesto siempre a loe accidentes atmosféricos.

Son muy raros los patronos que no están empeñados en loa Bancos o tienen hipotecadas sus fincas, marchando, por tanto, con gran agobio y no permitiéndoles su penuria atender su labor con todos los detalles para obtener el máximo de producto y economía.

Salvo algunos propietarios que viven desahogadamente, la mayoría, si poseen propiedades, son gravadas, y si son arrendatarios no pueden atender sus compromisos.

Lo que da idea exacta de la crisis es que el número de fincas en venta es considerable, hasta el extremo de hacer exclamar a un rico nuevo a quien fueron a proponerle un cortijo:

—iEste es mi último precio, ya que toda la provincia se vende!…

frase 2 copia

En el momento en que escribo estas líneas la plaza del pueblo es un hormiguero de seres humanos, que se estrechan y empujan para penetrar en el Ayuntamiento, donde se trabaja febrilmente para dar sus boletos a unos dos mil quinientos obreros.

No murmuran, no maldicen, están callados y ansiosos de saber con quién se les destina para prestar su trabajo; pero aunque todos los patronos los reciben oordialmente, no falta quien se señale, bien por avaricia, por falta de caridiad o porque no pueda, y entonces vuelven, mustios y con fuego en su alma, en busca de nuevo destino.

Prevenir los acontecimientos es obra de todo buen goberaante; y esto, que en apariencia es un síntoma al que se presta poca atención, debe preocupar al Gobierno, buscando una solución, que yo no soy el llamado a proponer, y que no sea de momento, sino para el porvenir, protegiendo a. estos obreros y ayudando a los patronos para fomentar la agricultura, principal riqueza de nuestra nación.

MIGUEL MENGIBAR
Arahal, 10 de noviembre de 1930.

 

mengibar1

mengibar2

mengibar3

Lectura del artículo original de Mengibar, tal como apareció en El Heraldo.
.

.

El Heraldo de Madrid fue una publicación vespertina nacida a mediados del siglo XIX que pasó por varios periodos y tendencias. Fue un gran diario de información general, siendo durante el primer tercio del siglo veinte uno de los de mayor tirada y más populares con gran aceptación por parte de la clase obrera, que dió amplio despliegue a las noticias de sucesos, pero también a las de carácter social y político.

heraldo

En 1927 se declarará abiertamente republicano. En 1924 se había incorporado a su redacción César González Ruano (1903-1965). Manuel Chaves Nogales (1897-1944) será su redactor-jefe y entre sus redactores estará Manuel Bueno (1874-1936) y el crítico literario Miguel Pérez Ferrero (1905-1978).

Durante la II República será uno de los principales defensores de los partidos republicanos de izquierda y el rotativo vespertino de mayor tirada. Al finalizar la guerra civil, varios de sus redactores serán encarcelados y condenados a muerte y de sus talleres incautados nacerá el diario Madrid (1939-1971).

.

.

.

Variedades de antaño

marzo 16, 2017

Merece la pena conocer un estudio de los años 30 sobre las variedades del olivo en España, editado por la Dirección General de Agricultura de la República (1), en el que se muestan las regiones de su cultivo y las especialidades existentes entonces. Es uno de los primeros estudios serios sobre la agricultura del olivar y sus frutos. Su autor trató de poner orden y establecer la compleja variedad de la aceituna en el territorio español. De él salen seis regiones olivareras principales, entre las que destaca Andalucía, seguida de otras cinco (Extremadura, Central, Aragón-Rioja-Navarra, Levante y Cataluña).

En la región andaluza la primera variedad es la Manzanilla (Olea Europea Pomiformis), que estudia en varios apartados: su descripción botánica y sus caracteres culturales, industriales o comerciales. Después de la Manzanilla destaca la Gordal (Olea Europea Regalis), junto con otras variedades del complejo entramado del agro andaluz y otras regiones. El estudio se completa con numerosas láminas fotográficas en blanco y negro donde se describen pormenorizadas cada variedad, con secciones del fruto, huesos, hojas, etc. y la localidad de donde ha sido tomada la muestra.

He seleccionado algunas de estas láminas -en especial las andaluzas- para recordar aquellos cultivos que pronto cumplirán un siglo, seguramente frutos de muchos olivos que todavía hoy existen en la campiña.

.

l-1
1 Manzanilla común (Jaén)
2 Manzanilla blanca (Dos Hermanas)
3 Manzanilla prieta (Córdoba)
4 Perillo (Jaén)

.

l-2
1 Gordal sevillana (Carmona)
2 Gordal sevillana (El Aljarafe)

.

l-3
1 Sevillana de Jaén
2 Formas abellotada y acorazonada de la Regalis (Gordal)
3 Ramo de ocal (Córdoba)
4 Ascolano

.

l-4
1 Picuda de Gilena
2 Picuda de Martos

.

l-5

Picudo alargado de Jaén

.

l-6
1 Racimal (provincia de Jaén)
2 Vidueño chico o Racimal (Huévar, Sevilla)

.

l-7
Ecijano de Córdoba

.

l-8
Nevadillo blanco (Córdoba)

.

l-9
1 Tempranillo de Lucena
2 Tempranillo de Córdoba

 

_______

………..

libro

libro2

1.- Las variedades del olivo generalizadas en España por J. Manuel Priego, Ingeniero Agrónomo. Dirección General de Agricultura. Instituto de Investigaciones Agrícolas. Madrid, circa 1932. 51 páginas y láminas fotográficas.

Libro publicado por el Ministerio de Agricultura de la 2ª República.

.

.

.

Una huelga ejemplar

diciembre 8, 2016

Con motivo de una huelga de jornaleros agrícolas en Arahal en junio de 1914 apareció un artículo en El Heraldo de Madrid (1) escrito por Cristobal de Castro (2)

1 ilustracion huelga1 copia
.
Es interesante el autor del artículo, un periodista y escritor que desarrolló su actividad en la 1ª mitad del siglo XX. Dedicado a la creación literaria (poesía, novela y teatro), también realizó ensayos de periodismo, como éste de la huelga de Arahal, que apareció en uno de los medios en los que colaboraba, El Heraldo de Madrid, junto con La Época y el ABC.

Aunque cordobés de nacimiento, su vida se desarrolló casi por completo en Madrid, donde se integró en la vida cultural de la urbe. El tema de Arahal lo tuvo que recoger de forma indirecta, sirviéndose de él para escribir un artículo de opinión sobre los problemas agrarios de Andalucía. Así, en la lectura de La huelga campesina podemos apreciar momentos de estilo de escritor de calidad, muy lejos de la rutina de la columna habitual de los periódicos.

.
C de Castro inicia el artículo presentando la huelga de Arahal como ejemplar: por primera vez, una huelga sin violencias, dentro de la ley . Y sobre los huelguistas: no gritan contra los patronos, huyen de la taberna, se reúnen en el local social, discuten con serenas energías… Esta huelga “modélica” sirve al articulista para reflexionar sobre las condiciones del trabajo agrícola y la vida del jornalero, así como sobre el sentido y derecho de su protesta.

Sobre las condiciones de trabajo Castro intenta sensiblizar al lector del trabajo del jornalero, su dureza diaria: trabajar en el invierno, bajo la lluvia, entre las charcas… o en el verano, bajo la solanera asfixiante, empuñando la hoz, el bieldo, el “cabo” de la trilla, encorvado o sentado o en pie -pero, de cualquier modo, sin moverse apenas-; empapado en sudor… Y sobre los sueldos del campo: ¿Y por cuánto trabaja así? Por diez reales, por dos pesetas, por siete reales, hasta por seis reales.

Y sobre el futuro de la huelga en el campo, tal como se muestra en Arahal: …los obreros agrícolas tenían que seguir tragando quina, sin organizarse ni cosa que le valiera, es esta huelga agrícola del Arahal, cuyos promotores, en cuestión de un mes, han aumentado desde 80 á 800.

 

Artículo completo reproducido aquí debajo:

1 imagen

2 imagen

3 imagen

4 imagen
.

.
.

Notas

00 portada Heraldo

1.- En este periódico aparecieron noticias sobre Arahal de cierta extensión que hacen pensar en un corresponsal o persona que enviara colaboración próxima al pueblo.

El Heraldo de Madrid fue una publicación vespertina nacida a mediados del siglo XIX que pasó por varios periodos y tendencias. Fue un gran diario de información general, siendo durante el primer tercio del siglo veinte uno de los de mayor tirada y más populares con gran aceptación por parte de la clase obrera, que dió amplio despliegue a las noticias de sucesos, pero también a las de carácter social y político.

En 1927 se declarará abiertamente republicano. En 1924 se había incorporado a su redacción César González Ruano (1903-1965). Manuel Chaves Nogales (1897-1944) será su redactor-jefe y entre sus redactores estará Manuel Bueno (1874-1936) y el crítico literario Miguel Pérez Ferrero (1905-1978).

Durante la II República será uno de los principales defensores de los partidos republicanos de izquierda y el rotativo vespertino de mayor tirada. Al finalizar la guerra civil, varios de sus redactores serán encarcelados y condenados a muerte y de sus talleres incautados nacerá el diario Madrid (1939-1971).

.
2.- Cristobal de Castro (Iznájar, provincia de Córdoba, 22 de noviembre de 1874 – Madrid, 31 de diciembre de 1953), fue un escritor español que desarrolló su actividad durante la primera mitad del siglo XX.

.

 

.

 

.

Una visita a La Palmera en 1929

abril 27, 2015

En una revista de El magisterio español apareció en febrero de 1929 un artículo titulado Visita a una fábrica de aceitunas. En él, una maestra de Arahal, Dolores Calvo, escribía sobre la visita realizada con un grupo de niñas a la fábrica La Palmera de esa localidad, propiedad de D. Eutimio de la Serna (1). Para informar de esta actividad pedagógica, una novedad en Arahal y en aquellos tiempos, se sirvió de la redacción escrita por una de sus alumnas, de doce años. En la redacción se describe el proceso seguido con las aceitunas a su paso por La Palmera, desde que entraban de los olivares hasta que partían en bocoyes a tierras americanas.

Sin título

Magisterio1

El Magisterio Español portada

Fotografía escolar y artículo de la revista de El Magisterio Español (Madrid, curso 1928-29) donde aparece la redacción sobre la visita a La Palmera. La autora de la redacción, Margarita Rodríguez Robles, es la segunda niña por la izquierda de la fila del fondo.

.

La redacción que reproduce el artículo:

“Ayer, día 7 de febrero, fuimos todo el Colegio a ver la fábrica de aceitunas denominada “La Palmera”, establecida en la ciudad de Arahal, para admirar las operaciones que con ellas se hacen.

Primeramente, según nos explicó el señor encargado, que se mostró muy amable, cuando vienen del campo, principian por lavarse para quitarles la tierra que hayan recogido. Después las echan en grandes depósitos de cemento, para cocerlas; después, las meten en grandes bocoyes llenos de salmuera, donde quedan hasta la preparación total.

mujeres fabrica

La primera operación que hacen por la mañana es “reguerín”, que consiste en echar salmuera a los bocoyes para que no se resequen las aceitunas. Después las llevan al taller, conforme van haciendo falta. En el taller las zarandean para separar las menudas y los huesos, y pasan a las mesas del escogido. Allí tienen seis clasificaciones, que son: aceitunas que entran en kilogramo de 180 á 200, de 200 á 220, de 240 á 260, de 280 á 300, de 300 á 320 y de 340 á 360.

bocoys para almacenar las aceitunas

Después de clasificadas, pasan a otra mesa en que quitan las picadas y las que tienen rasguños, quedando solamente las buenas, llamadas de primera clase. De allí pasan a las máquinas, que les quitan el hueso. Hay dos clases de máquinas: Unas cuantas antiguas y una moderna. La moderna tiene una torba con seis caños, que dan paso a las aceitunas, y es muy cómoda. En las otras mesas hay un capacho con las aceitunas, y hay que cogerlas con un platillo. Después pasan al relleno, que consiste en meter pimiento morrón en el sitio del hueso. Las envasan en barriles y se exportan al extranjero, generalmente a América.

El señor encargado nos obsequió con aceitunas de dos clases, antes de quitarles el hueso y rellenas, cosa que le agradecemos mucho.”

Margarita Rodríguez

.

.

Imágenes de la Fábrica La Palmera

la palmera 0

Una imagen publicitaria en perspectiva aérea de la fábrica, en solitario a las afueras de Arahal. Es un momento de esplendor de la empresa Agro Aceitunera, en los años 40-50.

Molino_La_Palmera_1_x400x280x

Estado de abandono en las instalaciones de la fábrica, próxima a su desaparición, mostrando el molino y la parroquia de la Magdalena detrás.

 

Molino_La_Palmera_2_x400x280x

El célebre molino de agua es el único recuerdo que permanece en la actualidad, adornando la barriada que ocupa su lugar (2008).

.

.

Notas

1.- La fábrica fue fundada por D. Eutimio de la Serna y D. Ricardo Luque Luna en 1915,como sucursal de otro establecimiento en el vecino pueblo de Utrera, donde residía la casa central. La sociedad se llamaba Agro Aceitunera S. A. (Cosecheros exportadores de aceitunas sevillanas). Tenía también una sucursal en Sevilla. La de Arahal estaba situada en un gran espacio, a las afueras, en Arrabal Lobo s/n., hoy convertido en urbanizaciones de viviendas. En sus inicios, fue una empresa pionera en el proceso de aderezar e industrializar la aceituna de verdeo para su comercialización en España y en el extranjero, especialmente los E.E.UU. Casi todo el trabajo de la fábrica estaba en manos de las mujeres de Arahal: la selección, el deshuese, el relleno… Antes y después de la guerra civil, muchas generaciones de mujeres manufacturaron aceitunas en deshuesadoras manuales. La fábrica siguió su curso a lo largo del siglo pasado. A D. Eutimio de la Serna, sucedieron sus hijos D. Francisco y D. Jesús de la Serna Luque. Pero con el avance del siglo comenzó a languidecer, hasta que fue desmantelada y en su extensa superficie se construyó una urbanización, que desde 2008 ostenta el símbolo de la fábrica, el molino de agua.

.

Bibliografía

El magisterio español. Periódico de instrucción pública. Madrid. Año XV Número 12 – 1929 Febrero. Página 29.

.

.

Si tu vecino te gana a arar…

abril 14, 2015

.

En un artículo del periódico manchego Lanza de los años 40 (1), aparece el nombre de Arahal citado por un ingeniero agrónomo, famoso conocedor de la agricultura de la España del sur. En él recuerda a un agricultor de Arahal al que oyó un antiguo refrán agrícola: “ el mismo refrancito que me enseñó un viejo agricultor de Arahal (Sevilla) hace una pila de años: «Si tu vecino te gana a arar, gánale tú a escardar”. Para él, este “refrancito”, como lo llama, es un verdadero tratado de agronomía.

.

escardar22

.

El ingeniero era Carlos Morales Antequera. Así comenzaba su artículo:

Todos los años por esta época, vengo colocando a nuestros agricultores el disco de la escarda, y el mismo refrancito que me enseñó un viejo agricultor de Arahal (Sevilla) hace una pila de años: «Si tu vecino te gana a arar, gánale tú a escardar”. Es un capítulo precioso de un tratado de agronomía (2).

Porque escardar la tierra, no es sólo quitar las malas hierbas, que por estar “en su casa” y ser muy voraces, disputan la comida a las forasteras… porque con ella facilitamos una meteorización, que en esta época del año, tiene un valor inestimable, porque la microflora del suelo está en su máxima actividad, y al remover la tierra, favorecemos el acceso del óxigeno para que respiren, y del nitrógeno que absorben las materias nitrificantes… (el artículo completo se puede leer en la imagen reproducida).

.

Unknown

 

.

escardar

 

.

Este artículo es uno de los muchos que escribió Carlos Morales en su carrera y demuestra su dominio literario, un deseo vocacional siempre presente. El texto aparece esta vez en uno de los medios de la llamada “prensa del Movimiento”, creada después de la guerra civil. Lanza era el periódico de su tierra manchega, donde acostumbraba a enviar mensajes pedagógicos a los agricultores. Aunque sus comunicaciones agrícolas datan de tiempos más antiguos, pues se inician en la monarquía de Alfonso XIII, para continuar en la República y en el franquismo.

El recuerdo de cómo conoció el refrán, “hace una pila de años”, en boca de uno de Arahal, tiene que ser de la época monárquica, cuando Carlos Morales dirigía la llamada Granja Agrícola de Alfonso XIII en Sevilla (3). Era un ingeniero agrónomo importante, pues ya en 1926 el mismo monarca le encargó la confección de una hoja divulgativa para combatir la plaga del olivo. Conocemos al ingeniero pero no al refranero. ¿Quién sería ese viejo agricultor de Arahal, que le enseñó el conocido refrán?

La juventud de Carlos Morales transcurrió en el primer tercio del siglo XX, un momento de auge de la cultura agrícola, que los gobernantes querían difundir a través de la prensa y de las Granjas Agrícolas. Hombre amante de las letras y la enseñanza, no se limitó a escritos en prensa y revistas, fue pionero en programas radiófonicos dirigidos al mundo rural. En la primitiva Radio Nacional de España fueron famosos sus personajes radiofónicos Don José y Juanón, a los que solía acompañar La Usebia. Con un lenguaje rural muy celebrado en todo el país, los diálogos de estos personajes aparecían casi a diario en horarios de máxima audiencia radiofónica.

Enlazar la sabia agricultura de Arahal de los años 20 con la pedagogía del ingeniero manchego merece un pequeño recuerdo en la historia del pueblo.

.

.

azada2

Notas

.
1.- Lanza. 28/03/1946, Página 2. Lanza fue uno de los periódicos creados en 1940 tras la guerra civil y conocidos como Prensa del Movimiento. Es el periódico de Ciudad Real desde entonces.

2.- Escardar es un término que se define en dos conceptos. El primero es arrancar los cardos y otras hierbas que son perjudiciales para un sembrado. La segunda es separar en una cosa lo malo de lo bueno. Así también en agricultura se dice que la labor de escardar consiste en eliminar la maleza con el objetivo de aproximar suelo al cuello de la planta moviendo la tierra varias veces durante el desarrollo del cultivo después del riego o la lluvia para evitar la pérdida de agua por evaporación. Tras el riego se establece en el suelo una fuerte relación entre los espacios porosos, constituyendo canalillos por donde circula el agua. La escarda actúa como protectora de la parte inferior del suelo, por lo tanto se impide que el agua se evapore.

3.- En los años anteriores a la Exposición de Sevilla de 1929 aparecen una serie de proyectos para mejorar las estructuras agricolas y productivas, que se hacen a iniciativas fundamentalmente de instituciones oficiales. El principal caballo de batalla era la modernización del campo, en el que tenían que intervenir necesariamente las nuevas maquinarias. Coinciden con la necesidad de divulgar enseñanzas que den a Sevilla más riqueza, con centros como la Cámara Agrícola de Sevilla o la Granja Agrícola de Alfonso XIII. De ellas salieron formas nuevas de pedagogía para el mundo rural, como conferencias en “semanas agrícolas” realizadas por ingenieros agrónomos. En ellas se animaba a introducir maquinaria, fomentar cultivos remuneradores (algodón, tabaco, frutales, pita), crear bancos de crédito agrícola, etc. Toda esta labor había que difundirla por medio de charlas, que realizaban ingenieros agrónomos y locutores de la Granja Agrícola que dirigió Carlos Morales Antequera.

.

.

.

Aguas medicinales en 1861

junio 11, 2014

La existencia de valiosas aguas medicinales en el término de Arahal fue una noticia que recorrió la prensa española a mediados del siglo XIX. Así, en un periódico nacional se podía leer: “En la hacienda, llamada de La Lapa, término de la citada villa, existe un pozo cuyas aguas tienen la virtud medicinal de destruir radicalmente los cálculos o piedras que se forman en la vejiga”. Y en otro se llegaba a comparar el agua de la Lapa con una del norte español, de más fama y renombre: “Parece que las aguas de La Lapa, en el Arahal, son superiores a las de Alzola para curar el mal de piedra”.

usiacuri_cumplea_os_cartagena_205

El “mal de piedra” que curaba el agua del pozo de La Lapa era el padecimiento de cálculos en la orina, la enfermedad renal-urinaria que se presentaba con dolor de riñón, dificultad, dolor y ardor al orinar, con aparición ocasional de sangre. Con el fin de mitigar el dolor, los enfermos recurrían a la aplicación de calor mediante baños, masajes y fricciones. Y para promover la disolución de las piedras, se prescribía la ingestión de ciertas cocciones herbolarias. También, desde muy antiguo, los enfermos acudían a lugares con fuentes de aguas medicinales que favorecían la diuresis y la expulsión de las piedras.

De ahí la importancia de estos lugares, como el de Arahal, cuya fama se expandía con el boca a boca popular. Esta fama se terminaba de completar con el testimonio de algún enfermo agradecido que hacía llegar la noticia a la prensa local, de la que pasaba a la nacional.

.

el contemporáneo 18 9 1861

Noticia de El Contemporáneo. 18 agosto de 1861

De un periódico de Sevila tomamos lo siguiente: “Llamamos la atención de la Academia de Medicina sobre lo que nos dice el señor secretario del ayuntamiento de la villa del Arahal. En la hacienda, llamada de La Lapa, término de la citada villa, existe un pozo cuyas aguas tienen la virtud medicinal de destruir radicalmente los cálculos o piedras que se forman en la vejiga. De lo cual están prontos a dar testimonio dicho señor, otras cuatro personas de la misma villa, dos de Marchena y Morón y D. de los Santos, vecino del Coronil, todos los cuales sufrieron los teribles ataques de esta dolorosa enfermedad, hasta que comenzaron a hacer uso de la mencionada agua, con la que lograron curarse radicalmente desde el tercer dia, en que comenzaron a arrojar en pequeños fragmentos los cálculos o piedras. Este agua, según afirma la persona aludida, es delgada, dulce, muy cristalina y diurética, y por consiguiente, grata al paladar.

.

lapa1

Noticia en el Diario de Córdoba. agosto 1861

A los enfermos.- Según varios experimentos recientes, existe a media legua del Arahal, en la hacienda de La Lapa, de la inmediata provincia de Sevilla, un pozo de agua potable que cura radicalmente en poco tiempo el mal de piedra. Nos dan noticias muy favorables para los enfermos.

.

lapa2

Noticia en La Correspondencia de España. 23 agosto, 1864

Parece que las aguas de La Lapa, en el Arahal, son superiores a las de Alzola para curar el mal de piedra. Así se lo participan al Porvenir de Sevilla, citándole el caso de un hombre que lo padecía veinte años, que se ha curado, y que no había adelantado nada con las aguas de Alzola.

espana_pais_vasco_guipuzcoa_alzola_0001

Alzola, en el municipio de Elgóibar, tenía un famoso manantial de agua mineral. El manantial de Alzola era producto de una surgencia termal que afloraba a 29º C desde una profundidad de 700 metros. El agua de Alzola se había descubierto en 1775 y fue declarada de utilidad pública en 1843, es decir 20 años antes de que se hablara de la de La Lapa en los 60. Para aprovechar ese agua medicinal se creó un balneario que cuenta ahora ya con 170 años de antigüedad. ( Arriba, el actual Balneario de Alzola)

.

Del conocido actualmente como arroyo de La Lapa, existe la siguiente información en Sistemas Naturales (Sevillapedia):

“Situado al Sur del Término Municipal, accediéndose desde la carretera de El Coronil, a unos 5,5 Km. del casco urbano, en su margen derecha. Se trata de un afluente menor del río Guadaira, que discurre seco la mayor parte del año. Se trata de un bosque de ribera formado alrededor del arroyo. La cubierta vegetal está formada por álamos, olmos, fresnos, majuelos, eucaliptos, zarzas, lentiscos, arrayán, juncos, carrizos, juncias, etc. destacan los álamos que se encuentran al inicio por tener un porte extraordinario. La fauna es la descrita para la Campiña en su apartado correspondiente. Como elementos culturales destaca el pozo manantial de la Lapa, el Rancho de la Lapa, la Hacienda de la Victoria y la Hacienda de la Jorobada”.

satelite

calle pozo de la lapa

En los últimos años, el nombre de La Lapa ha estado unido a problemas urbanísticos del pueblo. En un informe del Defensor del Pueblo Andaluz del año 2000, la zona aparece dentro del listado de urbanizaciones ilegales, “cuya regularización dependerá del proceso urbanizador en elmunicipio y del grado de consolidación de las parcelaciones con respecto a las edificaciones y a la urbanización”. (Las urbanizaciones ilegales en Andalucía, pag 92)

En el año 2008 se encuentra  el nombre de la urbanización El Recreo de La Lapa en una noticia del Diario de Sevilla que informaba que el Ayuntamiento de Arahal había contabilizado más de 500 chalés y construcciones ilegales en parcelas calificadas como no urbanizables en distintas zonas del término. Por lo que habría que pensar, al menos, en la ausencia del “mal de piedra” entre sus habitantes.

Arriba, mapa fotográfico del término de La Lapa. Debajo, callejero de Arahal: al SE, detrás del Barriete, existe una calle con el nombre de Pozo de La Lapa.

.

.

.