Archive for the 'HISTORIA DE ARAHAL' Category

Ar·rahal

febrero 1, 2010

Leyendo el libro de M. Asín Palacios, Contribución a la toponimia árabe de España (1944), encuentro, como esperaba, el nombre de Arahal dentro de la larga lista de localidades con ascendencia hispanomusulmana. En este libro el autor comienza citando las vicisitudes para descifrar el origen de muchos de esos nombres, objetivo de unos estudios que se iniciaron ya en el siglo XVII. Para esta investigación, con más de 50 años,  Asín confiesa su método de trabajo: “del Diccionario Geográfico de Madoz he extraido todos aquellos topónimos que de primera intención me han parecido tener origen árabe…”

.

Asín Palacios sitúa al pueblo en el grupo de nombres cuyo origen está en la naturaleza, relacionado con su situación de poblado primitivo de carácter predominantemente agrícola. Arahal sería “el hato”, “la masía”, “la finca campestre”. Asín no da ninguna razón definitiva para identificar los topónimos, aunque en algunos esté clara su procedencia. En el caso de Arahal nos remite a la obra de L. de Eguílaz y Yanguas editada en 1886, Glosario etimológico de las palabras españolas de origen oriental.
.
Ya en en el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1850) de P. Madoz se analiza la población denominada El Arahal, y se indica que cuenta con 1.103 casas, que se distribuían en 45 calles y dos plazas. Para Madoz el prefijo “ara”, forma parte de algunos nombres de lugar, que están situados en un llano. En el caso de Arahal, el “ara” proviene porque está “sobre una colina de poca elevación que forma en su cima una extensa planicie…”
.
.
.
Dejando a un lado a Asín Palacios, el estudio más extenso y reciente dedicado al origen del nombre de Arahal es el de Joaquín Pascual Barea, publicado en la revista Al-Andalus – Magreb. Estudios Árabes e islámicos, 5 (1997), con un artículo de 16 páginas titulado Etimología y origen del topónimo Arahal. En él coincide con Asín, aunque detalla con más amplitud el término:  “Ar·rahal es un término árabe, referido al lugar del camino donde parar a descansar. En el Levante español también se aplicó a una casa de campo destinada a labores agrícolas. Pero en Andalucía y Extremadura se refiere a ‘la majada’ o ‘el hato’ donde los pastores guardaban sus rebaños en la zona, que es lo que debió de ser el lugar del Arahal en época islámica”.  Y añade que ya en 1342 existe un documento con este nombre, sin poder especificar si era un lugar habitado o un hato para guardar los rebaños. Ya en el siglo XV, las Actas Capitulares de Morón nos hablan de la población de El Arraha, que terminará separándose de Morón a mediados del siglo XVI.
.
Pascual Barea,  en su página (ilustración de arriba), trata el tema de la tioponimia de Arahal, mostrando la fotografía de un redil y amplía el término de “Rahal” a otros puntos geográficos donde también existe: uno en Villena (Alicante) y otro en Sicilia.
.
.
.
Pero también hay teorías dispares, como la de  los Anales de Morón de A. Bohórquez Villalón, donde se puede leer que a “tres leguas de Morón al oriente hay una principal villa llamada Arahal, aldea en otros tiempos fundada en sitio de Morón. Y este nombre Arahal parece también hebreo, y significa olor de Dios, porque como consta del Rabino, Arah significa olor.  como consta de Santes Pagnino, Al significa Dios, y así los moros, imitadores de la lengua hebrea, le llaman Alá. Y se comprueba todo esto con que la villa del Arahal está en sitio llano y ameno, que debía de ser jardín o vergel de flores de Morón. Y tengo por sin fundamento la vulgar hablilla que dice se llamó antiguamente Tarahal por haber tarahes en aquel sitio. Porque por los papeles antiguos que referiré adelante, no consta de tal, sino de haberse llamado Arahal desde la primera vez que se hace mención de este lugar…”
.
Esta interpretación es corregida en las notas a pie de página por Joaquín Pascual Barea: “Arahal de ar-rahl, es voz árabe que significa redil, que se hace extensiva al hato en que se alojan los pastores y que, tras irse constituyendo en época musulmana en una alquería o aldea, permaneció como nombre propio del lugar tras la llegada de los castellanos, que ignoraban su significado (cf. Eguilaz, p.271; Asín Palacios, p. 76)…”
.
Para finalizar, acudimos a la Real Academia de la Historia, a la Declaración de conjunto histórico- artístico de Arahal, redactada por el académico e historiador Diego Angulo Iñiguez en 1975,  que ya incluí en estas páginas. Allí  leemos que El Arahal “no es pueblo muy antiguo. Su nombre, de origen árabe, que equivale al de El Hato o La Finca…” Por tanto, la Academia sigue el camino propuesto por Asín Palacios y continuadores.
.
.
.
Referencias bibliográficas:
.
– L. de Eguílaz y Yanguas:  Glosario etimológico de las palabras españolas de origen oriental. (1886).
.
– P. Madoz: Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar  (1850)
.
– Asín Palacios: Contribución a la toponimia árabe de España (1944)
.
– Antonio Bohorques Villalón: Anales de Morón: transcripción del autógrafo (1633-1642), Introducción, notas e índices.  Universidad de Cádiz, 1994.

Boletin de la Real Academia de la Historia. TOMO CLXXIII. NUMERO II. AÑO 1976? – Página 405

.

.

.

.

Arquitectura doméstica (2)

enero 20, 2010
.
Sobre la arquitectura doméstica de Arahal, de la que ya traté en entradas anteriores, quiero establecer aquí unos caracteres generales que puedan servir para comprender mejor lo escrito sobre el tema. Para ello, dividiré la arquitectura del pueblo en tres modelos o prototipos, que se pueden aplicar a la casa de Arahal y a casi toda la de la región andaluza.
.

.

En Arahal, como en otros pueblos de la campiña, estos tres modelos respondieron a unos condicionantes similares que ahora ya no existen. Los cambios producidos en el campo andaluz en los últimos años, desde la emigración a la mecanización, hicieron desaparecer las funciones de la vivienda tradicional. Actualmente en Arahal quedan pocas viviendas tradicionales y las que ahora se realizan son readaptaciones de antiguas casas a las que se les aplica un supuesto estilo sevillano, no formando parte de la arquitectura doméstica popular propiamente dicha. Por ello es necesario dar a conocer las características de la arquitectura del mundo rural, desconocidas por las nuevas generaciones.

Los tres modelos corresponden a tres grupos sociales principales, consecuencia del sistema agrario andaluz. Éste generó una sociedad clasista compuesta por grandes propietarios latifundistas y una enorme clase sin propiedades. A estos hay que añadir otro intermedio de medianos y pequeños propietarios que surgen en el s XIX, los mayetes. En su arquitectura aúnan las características de los otros dos.

.

.
La casa del gran propietario
Es la construcción prestigiosa que destaca de las demás y que se conoce con diferentes nombres, desde casa solariega a casa-palacio. En primer lugar destacan los materiales en sus característicos elementos: patios de columnas, suelos (en especial de mármol), maderas de calidad para portones y vigas, etc. La complejidad en su distribución  es una característica que la diferencia de la casa del mayete. Dispone de un gran número de dependencias, que se distribuyen en la zona residencial separada claramente de la zona de trabajo agrícola, cuyo centro es un corral- patio al que se accede por un portón en la parte trasera.

La zona residencial se organiza en torno a un gran patio que sirve como distribuidor de espacios y proporciona la luz a la vivienda. A l patio dan el comedor, salas diversas, de costura, salas de estar, y al fondo, la cocina, que comunica con el corral-patio. Los dormitorios, en la planta alta. El acceso se efectua mediante el zaguán, que permite la visibilidad del patio. Hay dos puertas: un portón de madera que se cierra por la noche, y una cancela a través de la cual se ve el patio. El aspecto exterior de la casa se llena con la ornamentación caracterísica de rejería: balcones, cierrros, etc. Los cierros son una forma de ruptura con la casa andalusí, que conecta con la calle. Los cierros de forja son el elemento decorativo principal junto a los balcones. La fachada presenta siempre un eje de simetría, y lo que son ventanas o cierros en la planta baja se convierten en balcones en la planta de arriba.

.

.

.

La casa del mayete y del mediano propietario

En principio, la casa del mediano propietario se caracteriza por reunir en el mismo lugar la vivienda y la zona dedicada a las faenas agrícolas: cuadra, espacio para los aperos, “soberao”, etc. Se supone que, a diferencia del anterior, el mediano propietario no tiene recursos para dejar todos estos elementos en el campo y tiene que convivir con ellos en la casa del pueblo. Así la casa del mayete será un 50 % residencial y otro tanto estará dedicada a lo laboral.

Existe mucha variedad en los tipos de vivienda del mediano propietario, todas caracterizadas por lo funcional y por cierta emulación de la vivienda del gran propietario. No suele tener gran patio central de columnas o arcos al estilo de las grandes casas, sino un patio más pequeño o un patio-corral con su cuadra destinada a los animales de tiro. Éste estaba situado en el lado opuesto de la vivienda y,  junto con los comederos y bebederos para los animales, había un espacio para los arreos, herramientas y aperos de labranza. Podían existír otras dependencias, como gallineros, pequeños lagares, leñeras o cocinas de matanza. En el patio-corral estaba la escalera que llevaba al soberao, donde se guardaba el grano para su venta y la simiente para el próximo año. El soberao ocupaba toda la planta superior. La cocina estaba junto al corral, con una gran campana,  y era un espacio múltiple que podia servir de comedor y lugar de estar. Si el comedor estaba separado, era éste el centro de vivienda y lugar de desarrollo de la vida familiar.

El aspecto exterior de la casa del mayete se puede ver en el dibujo de arriba en su estado original. Dos plantas, una puerta principal, un portón para la cuadra, ventanas altas en el piso de abajo y pequeñas para el soberao. Con el tiempo este prototipo de la casa del mediano propietario iba incorporando “mejoras” en su aspecto, tanto interior como exterior. La transformación del corral-cuadra en patio, por ejemplo. La conversión de las ventanas en cierros, la incorporación de cancelas sustituyendo la puerta de madera, etc. son otros cambios. En las fotografías de Arahal, se ven calles de mayetes llenas de cierros y con patios centrales que un siglo antes no estaban así.

En la imagen de arriba se ve la calle de San Roque en los años 50. Los numerosos soberaos de las casas de la izquierda nos indican casas de mayetes. En las de la derecha, un grupo de casas sin soberaos y sin cierros nos indican que estamos aún ante viviendas de jornaleros. Como veremos más abajo, estas casas han evolucionado en medio siglo hacia  el confort, sin destruir completamente la estructura primitiva, transformando elementos agrícolas en elementos  residenciales: soberaos convertidos en pisos, incluso en áticos, cierros con nuevos materiales (pvc), portones con adornos de bronce al estilo de las casas del gran propietario, portalones de cuadra convertidos en puertas autómaticas de garage, incorporación de piscinas en lo que fué corral o patio de la cuadra, etc. Una forma de transformar estructuras antiguas en estructuras de más calidad residencial dentro de un orden arquitectónico preestablecido.

.

La casa del jornalero

Es la tercera forma de vivienda, la más simplificada de la arquitectura rural. En los planos de arriba se dibuja su sencillo esquema de distribución interna. Al no tener el jornalero ni cosecha que guardar ni campo que cuidar, no necesitaba ni soberao para el grano, ni cuadra para las bestias.

Son edificaciones de planta rectangular, de fachada estrecha y construcción en profundidad. Disponen de una crujía, dividida en sala de estar-comedor y un dormitorio. Se le podía añadir otra crujía que se transformaba en soberao de pequeña altura con un ventanuco al exterior. Este soberao no se utilizaba como almacenaje sino como desván o dormitorio. Al final era posible encontrar un pequeño corral que hacía las funciones de patinillo.

Parece que la vivienda jornalera tiene su antecedente en la choza que habitaron los braceros no hace mucho, construidas con paredes de tapial y techumbre de elementos vegetales. Las cubiertas se transformaron en tejas, pero la distribución siguió siendo la misma. Ni este tipo de casa ni la casa del peón existe ya en Arahal, como no sea alguna medio derruida de difícil herencia. Los ejemplos fotográficos que he propuesto son mxtificaciones hacia la casa del mayete. En los años 50 existían aún bastantes, como se puede ver en las imágenes siguentes.

En estas dos imagenes, pertenecientes a un no-do de de los años 50, se pueden ver en Arahal las casas del mediano propietario y la del jornalero. En la calle Sevilla (imagen de arriba), las casas tienen aún un aspecto agrícola evidente, con soberao y portalón para la cuadra, propio de las casas de mayetes. Los carros en la calle acentúan aún más ese aspecto. La imagen de abajo, con una vista de las afueras del pueblo, muestra hileras de casas de jornaleros con las características que hemos visto arriba: fachada estrecha y ventanuco, indicando más un desván que un soberao. En la actualidad este tercer tipo de casas no existe en el pueblo. Han sido transformadas en viviendas acomodadas con planta alta, muy parecidas a las casas de mayetes.

¿Cuál sería ahora la arquitectura popular del pueblo? Dejando a un lado pisos, adosados y nuevas construcciones, la arquitectura doméstica de Arahal en su totalidad ha ido evolucionando hacia un estilo cercano al del mediano propietario, pero con comodidades.

.

.

……………………………..

.

Referencias bibliográficas:

-PÉREZ ESCOLANO, V.: La arquitectura en Andalucía, en “Los andaluces”. Historia de Sevilla: Sevilla en el siglo XX, Volumen 6‎.

-ANTÓN CAPITEL, RAÚL RISPA . La arquitectura andaluza. Guía de arquitectura: España, 1920-2000‎ (1998 ).

-Arquitectura popular. Sevilla. 1985.

-J. M. CUENCA TORIBIO. Historia de Sevilla: Sevilla en el siglo XIX‎ . (1991).

.

.

.

Miguel Manaute

enero 10, 2010

En homenaje a Miguel Manaute, paisano y amigo, incluyo aquí una serie de imágenes y noticias que necesitan poco comentario y que muestran algunos fragmentos de la biografía de este arahalense que dedicó su vida al pueblo y al campo andaluz.

.

1965

1974

1980

.

1982

.

.

1982   –  1985

.

.

1987  – 1988

.

.

.

2003

.

.

2006

V Festival Memorial Niña de los Peines “Al Gurugú”. Arahal. De izda. a dcha.: José Blas Vega, Antonio Murciano, Miguel Manaute y Félix Grande

.

.

2007

Miguel Manaute Humanes, falleció el  8 de enero de 2010. Nacido el 23 de septiembre de 1944 en Arahal, fue trabajador del campo en tierras de su familia y se especializó en cooperativas y sociedades agrarias de transformación, participando en distintos proyectos cooperativos y sociedades agrarias de transformación. En torno a 1975, estuvo afiliado a la Federación de Trabajadores de la Tierra, de influencia socialista y tras abandonar dicha organización pasó a ser el promotor de las Uniones de Agricultores y Ganaderos en Andalucía (UAGA). Militante del PSOE, el 3 de agosto de 1982 juró en el cargo de consejero de Agricultura y Pesca del primer Gobierno autonómico andaluz, presidido por Rafael Escuredo, en el que figuró como independiente, y posteriormente repitió cargo con el primer ejecutivo de José Rodríguez de la Borbolla. En las listas electorales autonómicas del 23 de junio de 1990 no fue incluido en ninguna candidatura, dejando la política activa, aunque en 2003 regresó para convertirse en alcalde de Arahal, cargo en el que no repitió al acabar la legislatura.

.

.

Referencia bibliográfica:

Prensa: ABC, Correo de Andalucia; Diario de Sevilla;  Etc.

.

Base Aérea de Morón en Arahal

enero 7, 2010

La Base Aérea de Morón, cercana al pueblo del mismo nombre, está en el término municipal de Arahal, junto a la carretera de Sevilla, a unos 50 km. de la capital. Es fruto igual que la base aeronaval de Rota, de los acuerdos militares firmados por la dictadura franquista con EEUU en 1953. En el lugar ya se encontraba el aeródromo militar “Vázquez Sagastizábal”, construido en 1940.
.

.
Las funciones de la Base Aérea de Morón se encuentran ligadas a las de la Base de Rota, con la que se complementa. Esta destinada a dotar de capacidad de intervención militar en el área del Mediterráneo y Asia central a las fuerzas aéreas de EEUU, como ocurrió no hace mucho con los bombardeos sobre Irak.

Actualmente la Base Aérea de Morón alberga, además del Ala 11 del Ejército del Aire español, al 496 ABS y al 18th SSS de EEUU. Las instalaciones se han estado adecuando para recibir el nuevo material EF-2000 “Typhoon”.

.

Arriba, un anuncio publicado en prensa  el 29 abril de 1955 con las expropiaciones que se efectuaron en el término municipal de Arahal para los terrenos de la Base Americana de Morón. En él se describen las fincas expropiadas, acompañadas por los nombres de los propietarios. Todos, apellidos conocidos del pueblo.

.

Al año siguiente, en 1956, aparece otro anuncio en la prensa, publicidad de la empresa de Entrecanales y Tavora, S.A. en el que se muestra una gran fotografía de las obras realizadas en los terrenos expropiados. La descripción del anuncio dice: “Construcción en El Arahal de la fundación de uno de los tanques de 80.000 barriles del contrato de las Bases y Terminales del oleoducto Rota Zaragoza”. (ABC, Sevilla.21/08/1956)

.

En la foto de arriba, torre de mando y glorieta de acceso en la Base Aérea de Morón, alrededor de los años 60.

.

Es indudable el paso de historia contemporánea por suelo de Arahal, sin saberlo los arahalenses. Por ejemplo, por aquí pasó el cádaver de Eva Perón, que fué trasladado  (foto de arriba) desde la Base el 17 de noviembre de 1974 a Argentina. Una historia rocambolesca: anteriormente, el cádaver de Evita había sido robado de su tumba y enterrado clandestinamente en Milán.

.

En una página dedicada a misterios, ovnis y fenómenos paranormales, además de explicar casos ocurridos en la Base, se insiste en la disputa de la titularidad de la misma: “La Base Aérea de Morón se debate actualmente en una crisis rural ya que los pueblos de Morón de Frontera y El Arahal se disputan el nombre de la instalación, queriendo los últimos que pase a denominarse Base Aérea de El Arahal…disputas rurales como en cualquier lugar del mundo…” (Sucesos paranormales en la base aérea de Morón. Adimensional). Esta disputa por la denominación no la entiendo muy bien, si no es por subvenciones y pagos al municipio. Que le hayan dado el nombre de Morón es una verdadera suerte, así  se ha evitado de nuevo el malditismo del nombre de Arahal y su mala fama, ya tratada en estas páginas. No tiene ninguna gracia que a cada bombardeo o vuelo ilegal se citara el nombre del pueblo. No es envidiable esta fama.

Lo más reciente sobre la Base es del Ministerio de Defensa: “En el término municipal de Arahal (Sevilla) existe una instalación militar denominada Base Aérea de Morón que es necesario preservar de cualquier obra o actividad que pudiera afectarla para asegurar tanto la actuación eficaz de los medios de que dispone, así como el aislamiento conveniente para garantizar su seguridad, en conformidad con lo establecido en el Reglamento de zonas e instalaciones de interés para la Defensa Nacional, aprobado por Real Decreto 689/1978, de 10 de febrero, que desarrolla la Ley 8/1975, de 12 de marzo…” (Orden DEF/243/2008, de 30 de enero, por la que se establece la zona de seguridad de la Base Aérea de Morón)..

.

.

.

Arahal y la Guerra de la Independencia (1808-12)

diciembre 10, 2009

En 1808 las tropas napoleónicas entraron en la Península Ibérica con el pretexto de invadir Portugal junto al ejército español. Sin embargo, Napoleón aprovechó para derrocar a traición a los gobernantes españoles y apoderarse del país. Ello dio lugar a una insurrección popular y la consecuente Guerra de la Independencia, en la que Andalucía tuvo un papel decisivo en la resistencia frente al invasor, con la batalla de Bailén, que fue la primera victoria española sobre los franceses.

Arahal, en un cruce de caminos, sufrió la ocupación de Andalucia con todas sus consecuencias. Durante esta primera década del siglo XIX sólo se vivieron desgracias: entre 1800 y 1803 había padecido la región una epidemia de fiebre amarilla, luego una sequía, y por último la llegada de los franceses en los primeros dias de 1810. Arahal contaba en esa época con cinco ó seis mil habitantes. Ante la invasión formaría una Junta de Defensa, o sería parte de la Junta de un pueblo cercano, Marchena (diez mil habitantes) ó Carmona (quince mil habitantes), todas dependientes de la Junta Suprema de Sevilla.  En Arahal también se producirían escenas de alistamiento de hombres entre dieciseis y cuarenta años -incluidos casados y viudos sin hijos-, se requisarían armas y caballos y se pedirían contribuciones a los pudientes o gremios del pueblo. Estos alistados formarian parte del ejercito regular patriota o de una guardia cívica que velase por la seguridad de la villa.

.

En el mapa de arriba se pueden ver las lineas generales de la Guerra de la Independencia en el sur de España. Arahal estaba entre todas esas flechas de avances y retrocesos, tanto francesas como patrióticas. No es de extrañar que Ballesteros tuviera en Arahal su cuartel general en su lucha con el mariscal Soult. Por Arahal pasaron regimientos franceses y allí permanecieron. Y de Arahal salieron en su retirada de Andalucia y de España.

Los franceses llegaron en febrero de 1810 a los pueblos de la campiña, iniciando la temida ocupación, con los sufrimientos que supone para la población. A falta de documentos arahalenses, podemos hacernos una idea en el testimonio de los de Carmona: “… los más execrables maldades, insultos, robos de casas y tiendas, de dineros, ropas, comestibles, cavallos, ganados, atropellamiento del devil sexo, lo mismo en el pueblo que en los caseríos del campo, haciendas, caminos y cortijos, con otros innumerables excesos en la profanación de los templos Religiosos.”  (Archivo Municipal de Carmona)

La situación en Arahal sería idéntica. Aquí ha permanecido la leyenda de María Beltrán, de la que dice Antonio Jiménez:  “el nombre aparece envuelto en una fantasía de patriótico heroismo, relacionado con la invasión francesa. Se cuenta de esta dama que, valiéndose de su belleza, atraía y cobijaba en su casa a algunos franceses a los que hacía desaparecer arrojándoles al pozo, después de darles muerte no sabemos por qué procedimiento. Esta fábula es completamente absurda. El nombre de Maria Beltrán figura en el nomenclátor del pueblo del siglo XVII…” Pero si no existió esa heroina, si ha quedó en la memoria del pueblo arahalense ese sentimiento de oposición y resistencia al invasor. Y seguro que hubo otros opositores heróicos de los que no queda rastro histórico. (En la imagen de arriba, rótulo callejero dedicado a Maria Beltrán en la esquina con la calle Morón).

.

En Arahal tuvo su cuartel general este importante personaje de la Guerra de la Independencia. Francisco López Ballesteros (Zaragoza, 1770 – París, 1833) se distinguió como militar durante la Guerra de Independencia, en la que llegó a tener el mando del ejército de Andalucía. Debido a su oposición a que el Duque de Wellington fuese nombrado generalísimo del ejército español, fue apartado del cargo y desterrado a Ceuta. Tras la restauración absolutista, fue condenado a muerte, por lo que se exilió a París, donde falleció años después.

En esta imagen vemos a Francisco Ballesteros, como general en jefe del ejercito de Andalucia, en una estampa calcográfica que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid.

.
.
.
.
.
.
De las escaramuzas que vivió Arahal en el verano de 1812, tenemos este parte escrito por el propio general Ballesteros. Se refiere a sus ataques al mariscal Soult para que no molestara el avance de Wellington: “Continué sin embargo mi plan, trasladé mi quartel general el 6 a la villa del Arahal y extendiendo parte de mi caballería por mi izquierda y frente, logré señorearme de la parte izquierda del Guadalquivir y hacerme dueño de casi todo el reyno de Sevilla y de no pequeña parte del de Córdova, cortando al mismo tiempo la comunicación de todos los caminos militares.. .” Esto el dia 6 de agosto de 1812. Dos días después, añade: “Desde Arahal emprendí el 8 mi marcha sobre Algodonales é hice preparar la artillería en Gausín con apariencias de embestir á Ronda: era mi objeto distraer las fuerzas del enemigo…” (Gazeta de México, 16-08-1812)
.
.
Pero los territorios abandonados por Ballesteros serían ocupados durante todo el mes de agosto por los franceses, que por fortuna acabaron retirándose pronto del pueblo: “…la división de gran guardia salió el 29 del pasado del Arahal para Marchena, donde se hallaba el mariscal, y que a las 3 de la tarde de dicho día salieron las tropas para Osuna, cometiendo por todas partes por donde pasan, los robos y demás excesos que siempre han acostumbrado, y à que los incita de nuevo la rabia de verse precisados à evacuar las Andalucías.” (Gazeta de Sevilla de 2 de septiembre). En esta fecha acabó la ocupación francesa de Arahal. Y poco después la de España. El ejército francés fue retirándose y perdiendo territorio, pues esta vez, Napoleón se encontraba embarcado en Rusia, donde estaban sus mejores fuerzas. Los franceses abandonaron casi todas sus plazas, y tras las derrotas de Vitoria y los Arapiles, los aliados cruzaron los Pirineos. La guerra prosiguió en Francia, donde finalmente, Napoleón pidió la paz.
.
.
.
Terminada la invasión francesa comienza el intento constitucional. Las Cortes de Cádiz habían promulgado la Constitución española de 1812, también denominada La Pepa, la primera Constitución promulgada en España, y una de las más liberales de su tiempo. Oficialmente estuvo en vigencia dos años, desde su promulgación hasta el 24 de marzo de 1814, con la vuelta a España de Fernando VII.
.
En la noticia de arriba, de 17 de octubre de 1812, se cita la felicitación de Arahal y Paradas al Congreso por haber sancionado la Constitución. “Sancionar”, término actualmente arcaico, significa aquí promulgar y ordenar publicar la nueva Constitución.
.
Por último, Arahal jura la Constitución según noticia de 28 de noviembre de 1812 en El Conciso de Cádiz.  Como en otros pueblos, el agitado año 1812 acaba con el juramento constitucional, un aparente final feliz que duraría poco.

.

.
En el mismo mes de octubre en que Arahal felicita la nueva Constitución aparece otra noticia relacionada con el pueblo en el Diario de Palma. Un hacendado arahalense contribuye con el nuevo estado político: “Enterada la Regencia del reyno con aprecio de los donativos que D. Alexandro Soriano y Fontiveros, administrador de rentas del Arahal, ha expuesto tiene hechos anteriormente por efecto de su patriotismo, y del que ahora ofrece de 3.250 reales de vellón en moneda española para la urgencia de la nación…” Este entusiasmo constitucional acabaría enseguida, en 1814, con la vuelta al absolutismo de Fernando VII. Éste inicia un periodo de persecución de los liberales, que intentarían varias veces restablecer la Constitución sin éxito..

.

.

Referencias bibliográficas:

Guerra de la independencia: Historia militar de España de 1808 á 1814 por José Gómez de Arteche y Moro, Eduardo Fernández San Román.
Guerra de la Independencia: 1808-1814‎ por Juan Priego López.
Notas históricas de Arahal por Antonio Jiménez Pérez. Ayuntamiento de Arahal, 1972.
.
.
,

Turismo andaluz 1922. El Arahal (2)

noviembre 26, 2009

.

En esta segunda parte del cuaderno turístico es muy interesante un artículo dedicado al alcalde y al ayuntamiento. Está firmado con el seudónimo del “Licenciado X”, alguien que sería amigo o persona de confianza del edil. En ese momento regía el municipio arahalense D. José Manuel Jiménez Sánchez, que recibe al entrevistador en el patio de la Misericordia, después de su habitual paseo de inspección por la plaza de abastos.

pag10pequeña

pag11pequeña

pag12pequeña

pag13pequeña

Leemos que en el alcalde  “se advierte desde sus primeras palabras una sanidad de juicio admirable y una clara percepción de los asuntos…” No faltan los elogios al entrevistado, incluso en francés, al que llama  “causser” cultísimo, un buen hablador. El sr. Jiménez expresa con claridad el reparto de poder en la alcaldía: “Liberales y conservadores nos tomamos parecer para cualquier mejora…” Y añade más adelante: “He pertenecido varias veces  al Municipio y actualmente y por no haber más remedio y por presión cariñosa de mis amigos, ocupo la alcaldía desde 1919.” Está orgulloso de su obra en el mercado de abastos, la nueva Pescadería, un edificio “con diez expendedurías, donde se vende el pescado recibido de Málaga y Cádiz, hasta las 11 de la mañana, en cuya hora y a fín de que sólo se consuma género en condiciones, se entierra el sobrante…” Otra obra que cita es la pavimentación y alcantarillado de las calles Serrano y Felipe Ramírez.

Como siempre, las imágenes nos rescatan de este texto excesivamente amable. Vemos fotografías del interior del ayuntamiento en los años 20, con el salón de plenos y el despacho del alcalde decorados con muebles neorenacentistas. Es el aire de magnificencia, en consonancia con la arquitectura del edificio, que ha ido desapareciendo con el tiempo.

.

pag14pequeña

En una nueva página de “Notas Gráficas” se ven los restantes monumentos del pueblo: La parroquia de la Magdalena, una vista lateral del Cristo, la Casa de los Marqueses enfrente de la parroquia, las Monjas y San Roque.

.

pag15pequeña

Otro artículo interesante del cuaderno es el titulado “Vida corporativa”, donde se describen los Casinos del pueblo, proporcionando datos muy completos de sus directivas. Las fotografías se pueden ver al inicio de la publicación.

Comienzan por el Círculo Conservador, por cortesía con el presidente D. Javier Torres Piñar, que ha colaborado en la realización de este cuaderno turístico. En su local, “donde la distinción más refinada impera”, acuden los conservadores del pueblo. No tiene directiva, sólo presidente, una especie de “dictadura familiar” entre los consocios. El local es propiedad de D. José Benjumea Zayas, que lo cede gratuitamente.

El Casino Universal es el lugar por excelencia del pueblo. Su arquitectura, haciendo juego con la del ayuntamiento, posee una fachada señorial y espaciosos salones, con nombres que indican su decoración, Mudéjar, Renacimiento y Luis XVI. Es el que más socios tiene y el más popular. Su presidente es D. José Zayas y el resto de la directiva es como sigue: D. Pablo Arquesa (vicepresidente); D. Ramiro Lindado (secretario); D. Ezequiel Revilla (depositario); D. Francisco Jiménez, D. Julio Beauchy y D. José Manuel Camacho (vocales).

El Casino Liberal es “otra agrupación de amigos que comulgando en las ideas liberales tienen un local donde charlan amigablemente…” El presidente es D. Joaquín Arias de Reina y el secretario D. Alfredo Arias de Reina. Este apellido se repetirá constantemente en todos estos locales corporativos de Arahal.

El Casino Mercantil, fundado en 1919, es según el periodista “el punto de reunión del elemento obrero de El Arahal que lo prefiere a la denigrante taberna…” Es humilde, pero cómodo. Presidido por D. Miguel Arias de Reina, la directiva completa la componen: D. Manuel Portillo Sánchez (vicepresidente); D. Eduardo Martín Gallardo (tesorero); D. Salvador del Corral López (secretario); D. Manuel Castillo González, D. Juan Humanes García y D. Antonio López Lobato (vocales).

El Casino Agrícola, en la calle Cánovas del Castillo, era la continuación del Casino Arahalense. Esta es su directiva: D. Romualdo Arias de Reina, presidente; D. Daniel Arias de Reina y Zayas, secretario; D. José Salvago Salas, tesorero. Los vocales son: D. José Oliva González, D. José Alvarez Jiménez y D. Francisco Humanes García. El Casino Agrícola también posee caseta de feria, “que todos los años por las renombradas fiestas de la Magdalena es puntode cita de bellísimas mujeres y cuartel general de los forasteros que vienen en dichos días a esta tierra maravillosa.”

.

pag16pequeña

.pag17pequeña

El último artículo, titulado “Los templos de El Arahal”, está firmado por Antonio Jiménez. Comienza escribiendo de los dos “vetustos conventos de La Victoria y San Roque”, para continuar con el convento de las Dominícas: “En el 1873 el Ayuntamiento republicano acordó demoler este edificio y construir en su lugar una plaza de abastos… fué ordenada la expulsión de las religiosas que se refugiaron en el Hospital de la Misericordia. Las reiteradas gestiones de don Rafael Manaute, que gozaba de gran prestigio dentro de la Junta revolucionaria evitó que se consumase el acuerdo…” A continuación cuenta la historia de la Hermandad del Santo Cristo de la Misericordia y su Hospital que todos conocemos. El último templo que describe es la parroquia de la Magdalena:  “el plano interior de este severo y hermoso templo no es sino una reducida copia de la monumental Basílica de San Pedro, por cuya razón se justifica la inversión del coro que está situado a espaldas del presbiterio.”

Al final de este articulo, y en recuadro aparte, aparece citada la finca La Quinta, “rodeada de úberrimos olivares” y de la que dice el autor que “es propiedad de las distinguidad señoritas de Sánchez Jiménez, pertenecientes a la buena sociedad arahalense”.

.

pag18pequeña

Al final, una página de publicidad ocupada por dos anunciantes: el comercio “El Pasaje” de Esteban Manaute, situado en la calle Cervantes, con una detallada perspectiva del establecimiento, y el garage Pombal, con la fotografía de un automóvil del momento.

.

pag19pequeña

La contraportada del cuaderno contiene un artículo publicitado por Tractores Austin en el que se muestran unos modelos de la época realizando labores agrícolas. Aparece de nuevo D. Javier Torres Piñar, acompañado por el representante de los tractores, para una demostración de los mismos en el Rancho de Arqueza. Allí se concentran conocidos arahalenses del mundo agrícola: D. Manuel Fernández, dueño de las tierras; D. Rafael Arqueza; varios Arias de Reina; D. Fernando Jiménez; D. Salvador Corral; D. José Pedregal; D. Segundo Alcázar; D. Manuel Gallego; D. Rafael Cortés; D. Luis Torres; D. Trino Jiménez; D. Salvador Zambrano y D. Manuel Andrade. El cuaderno, en su afán de agradar socialmente a los participantes, nos muestra una nómina completa de influyentes personajes de Arahal en la primera mitad del siglo pasado.

Aquí termina. La descripción del pueblo que nos muestra el cuaderno turístico va a cumplir un siglo. A pesar de lo convencional de este tipo de publicaciones, se puede contemplar un pueblo agrícola de la campiña próspero y feliz, aunque la gente no aparezca en él, con definidas esferas de poder detentadas por apellidos bien conocidos. Este Arahal amable de la Dictadura acabaría sus días con la República y la terrible guerra civil, para no volver.

.

.

-pulsar sobre las imágenes para ampliarlas-
.
.
Referencia bibliográfica:
-Turismo Andaluz. El Arahal, 1922. Información Gráfica de Arte y Comercio publicada por la Editorial Artística Sevillana, S.A. Revistas de Turismo. Pasaje de Vila, 13. Sevilla.

Fotografías: Luis Fernando Camacho Cintado
.
.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores