Archive for the 'HISTORIA DE ARAHAL' Category

Las tierras de los Mínimos (Victoria)

mayo 14, 2019

 

El convento de los Mínimos de Arahal también sufrió la desamortización eclesiástica. El decreto de las Cortes del Trienio Liberal (1 de octubre de 1820) suprimió todos los monasterios de las Órdenes monacales, junto los hospitales de cualquier clase. Sus bienes muebles e inmuebles quedaron «aplicados al crédito público» por lo que fueron declarados “bienes nacionales” sujetos a su inmediata desamortización.

La finalidad prioritaria de las desamortizaciones en España era conseguir unos ingresos extraordinarios para amortizar los títulos de deuda pública que expedía el Estado para financiarse. Asimismo persiguió acrecentar la riqueza nacional y crear una burguesía y clase media de labradores que fuesen propietarios de las parcelas que cultivaban y crear condiciones capitalistas (privatización, sistema financiero fuerte) para que el Estado pudiera recaudar más y mejores impuestos. La desamortización fue una de las armas políticas con la que los liberales modificaron el régimen de la propiedad del Antiguo Régimen para implantar el nuevo Estado liberal durante la primera mitad del siglo XIX. (1)

En el Boletín de Crédito Público nº 263 de 2 de noviembre de 1822 (2), nos encontramos la relación de propiedades rurales de varias congregaciones y localidades, bajo el epígrafe:

Fincas en subasta aplicadas á la amortización de la deuda nacional, cuyo remate ha de celebrarse a los 30 días contados desde la decha de este anuncio, á éscepcion de las que radican en las islas Baleares y de Canarias, que empezarán á correr desde el en que se reciba en ellas este Boletín.

Y entre ellas, las tierras de los Mínimos de Arahal existentes en Morón:

Fincas en la misma provincia de Sevilla procedentes det suprimido convento de Mínimos de la villa del Arahal, radicantes en la de Morón, en la que ha de celebrarse el remate.

Un cercado compuesto de 72 aranzadas y 3 octavas de otra, las 39 y media pobladas de olivar y las 22 y siete octavas de tierra calma al sitio de La Matilla, con una casa ruinosa con 2 cuerpos bajos, de 3 varas y media
de ancho y 13 de largo.. . . . . . . . . 82. 657 – 2.394

Una haza de tierra calma en dicho sitio, de 43 fanegas, las 23 dé labor y las 20 montuosas. ……… . 6.600 – 198

Una suerte en el propio sitio, de 9 aranzadas, 2 octavas y 8 estadales de tierra, con 8 y 3 cuartas de olivar de á 40 pies . . . . 17.500 – 525

Otra en id., de una aranzada, 7 octavas y 7 estadales de
tierra, con 65 olivas . . . . 3.250 – 97

Otra en id., de una aranzada y 2 octavas de tierra, con
53 olivas. . . . 3.180 – 95

Otra en id., de una aranzada, 3 octavas y 40 estadales
de tierra, con 43 olivas y 21 estacas. . . . . 1.995 – 59

Otra de una aranzada ; con 28 olivas. . . . . . 1.680 – 50

Otra en id. de una aranzada, con 47 olivas. . . . . 2.585 – 77

Ultimamente otra en id. compuesta de, una aranzada, 2 octavas y 38 estadales, con 15 olivas .

 

Estas propiedades pertenecían a la orden de Mínimos de San Francisco de Paula, un convento con la advocación de Nuestra Señora de la Victoria y San Francisco de Paula, en la iglesia y ermita de San Sebastián de Arahal. Convento fundado por D Juan Téllez Girón, IV Conde de Ureña, y su mujer, Doña María de la Cueva en 1546, y para el que ofrecieron una dotación de trece frailes con 30.000 maravedíes de renta anual, 20.000 mrs. por parte del señor conde y 10.000 mrs. por la condesa.

En 1549 tomaron posesión los religiosos de San Francisco de Paula, ya convertida la ermita en convento. Los frailes tenían prohibido adquirir heredades salvo en lo necesario para su mantenimiento y, en tal caso, “arrendándolas y no aministrándolas para que no se desfrauden los diezmos y rentas pertenecientes a sus estados”. Aunque la orden de los Mínimos se consideraba ella misma como la más humilde de todas: los “ermitaños de San Francisco de Asís”. Fue fundada en Italia en el siglo XV por San Francisco de Paula y se difundió pronto por Europa. En España se instaló a principios del siglo XVI. La orden llegó a contar con 450 conventos y casi 6500 miembros en todo el mundo, pero a comienzos del siglo XX sólo quedaban 19 monasterios (18 de ellos en Italia), y en el XXI ya son sólo 176 frailes.

 

Ejemplo de la venta de las tierras de los Mínimos es este anuncio aparecido en el Diario de Madrid el 21 de octubre de 1838 (3), y en el que se pueden apreciar todos los detalles económicos del lote para atraer a compradores.

A los Mínimos de Arahal.

Una huerta llamada la Parrilla, compuesta de caserío, alberca, dos pilones , pozo y repartidos, cuadra, noria, 4 fanegas y media de tierra y la cerca, sita en término de Arahal, tiene de carga un censo de 9388 reales, 18 maravedís de capital, con réditos de 101 reales, 23 maravedís, produce en renta 300 reales,  cumplió su arriendo, capitalizada en 34,000 reales.


Una hacienda llamada La Banda, compuesta de caserío, bodega, lagar, 30 tinajas, capilla, 21 y media aranzada de olivar y 6 fanegas de tierra, sita en término de ídem (Arahal) , tiene de carga 4 censos , el primero de 13 reales, 17 maravedís; el segundo de 65 reales; el tercero de 87, y el cuarto de 53 reales. 10 maravedís, produce en renta 3780 reales, fina su arriendo el 31 de diciembre de 1840, capitalizada en 113,400.

 

La desamortización del Trienio Liberal sirve como antecedente a la que vendría después, la de Mendizábal, y supone el primer ensayo general del proceso desamortizador del siglo xix español.

¿Quién compraba estas tierras? Generalmente, compradores de ciudades. Por eso se dice que la desamortización fue un fenómeno urbano, no tanto por la localización de los bienes desamortizados sino por la residencia de los compradores y por el origen de los recursos utilizados para efectuarlas. Los poseedores de vales reales y de papeles de crédito, procedentes de los abastecimientos al ejército, eran las clases medias y la burguesía urbana así como los campesinos acomodados. Residían en las capitales de provincia o en los pueblos importantes de las mismas y efectuaron las compras tanto en su lugar de residencia como en diferentes pueblos de sus provincias. (4)

Sería interesante conocer el curso que siguieron estas propiedades de los Mínimos de la Victoria hasta nuestros días.

 

 

1.- Orden de los Mínimos. Wikipedia. 2.- BNE. Hemeroteca. Boletín de Crédito Público nº 263 de 2 de noviembre de 1822. 3.- BNE. Hemeroteca. Diario de Madrid de 21 de octubre de 1838. 4. Desamortización y devolución de bienes durante el Trienio Liberal. M. Gesteiro UNED.

.

.

Guias de Forasteros

febrero 17, 2018

Durante el siglo XVIII y XIX se publicaron anualmente las conocidas como “Guías de Forasteros” para Madrid, preferentemente, aunque también para otras provincias y paises de América, Perú, Cuba, etc. En ellas figuraban las noticias del calendario, el santoral, los dias de gala en la Corte y efemérides en cortes europeas. Además de los datos propios de una “guía de forasteros”: organización política, dependencias del Gobierno y administración del Estado. Era un libro cómodo de llevar (librillo de faltriquera), que con el paso de los años fue aumentando su contenido y se fueron llenando de informaciones, ferias y mercados, mapas, planos, etc. En el siglo XVIII se llamó “Kalendario” y a partir de 1818, “Calendario”. En 1878 se llamó “Guía Oficial de España”.

alcalde-portada2

En las Guías de Viajeros de 1816, 1818 y 1819 he encontrado el nombre del Alcalde Mayor de Arahal, que se repite estos años: D. Josef Miguel Monge. Con una “A” delante referida al cargo de esta autoridad, la de Alcalde Mayor (1). En poblaciones más grandes aparecen otros cargos con otras letras, “C”, “G”, “I” y “H”, Corregidor (2), Gobernador, Intendente (3) y Honorario. Era la mínima información para cualquier población a comienzos del siglo XIX, conocer su alcalde. Las ciudades o poblaciones grandes tenían una explicación de sus monumentos, de sus autoridades o fiestas.

alcalde-00

.

Arahal 1816

alcalde-1816-copia

Arahal 1818

alcalde-1818-copia

Arahal 1819

alcalde-1819-copia

 

…………………

1.- Alcalde Mayor.

Alcalde Mayor era un cargo de la administración de justicia durante el Antiguo Régimen en España. No debe confundirse con el cargo actual de alcalde, que es un órgano unipersonal, el principal en el gobierno de un ayuntamiento.

El cargo tradicional de alcalde (de caíd, el juez de las ciudades andalusíes) era colegial, existiendo alcaldes del estado llano y del estado noble, ambos designados por elección de los vecinos de cada uno de los estados. El cargo de corregidor era de designación real, y solamente existían en las ciudades importantes.

La de los alcaldes ordinarios era la primera instancia judicial. La segunda instancia era la de los cargos de alcaldes mayores, corregidores o gobernadores, mientras que la instancia superior era la de la Real Audiencia. Todos esos cargos se complicaban por la existencia de jurisdicciones de señorío (laico y eclesiástico) y de realengo.

El cargo de Alcalde Mayor de determinadas localidades se terminó asociando como título nobiliario a familias nobles. (Wikipedia)

 

2.- Corregidor

Un corregidor era un funcionario real cuyo oficio comprendía varios ámbitos y emplazamientos, desde el provincial hasta el municipal, su jurisdicción positiva fue el Corregimiento.

Entre sus muchas funciones estaban las de promover y ejecutar todo tipo de obra pública, mantener la salubridad y la policía, procurar que los juegos fuesen eutrapélicos, garantizar los abastos de las poblaciones, establecer los precios según los criterios escolásticos de la época (precio mínimo, máximo y medio también llamado el precio Justo), verificar pesas y medidas, evitar el contrabando, las mercancías prohibidas y en general guardar los buenos usos del comercio que incluían la prohibición taxativa de las usuras. (Wikipedia)

Intendente

El Intendente era en España un funcionario designado y dependiente del rey, que gozaba de amplios poderes y tenía como misión la recaudación de tributos y la dinamización económica, a través del control de las autoridades locales, el cuidado de las reales fábricas, el impulso del desarrollo de la agricultura y la ganadería, la realización de mapas y censos, el mantenimiento del urbanismo, etc. Esta figura posee un sentido centralizador y absolutista, propio de las reformas de la administración introducidas por los Borbones. (Wikipedia)

.

.

 

 

Arahal en el Diccionario de Moreri (1753)

diciembre 17, 2017

.

.

.

 

ARAHAL, Villa del Reyno y Arzobispado de Sevilla, que si no es de los mayores lugares del Andaluzia, es poco inferior a ellos, y pudiera ser de los grandes en otras Provincias, por componerse de cerca de dos mil vezinos, los más de caudal, y no pocas familias de linages sobresalientes, y de Nobleza muy conocida… Así comienza la descripción de Arahal en el Diccionario Histórico del francés Louis Moreri, aparecido en España en 1753 (1).

La importancia de Moreri reside en haber empezado a escribir en el s XVII diccionarios en lengua vulgar y no en latín. Su obra tuvo un éxito notable y fue traducida al alemán, al inglés, al holandés, al español y al italiano. Su trabajo fue ampliado y corregido tras su muerte a lo largo de más de veinte ediciones. Esta edición española es la de 1753 y ocupa 10 tomos, en la versión del gaditano José de Miravel.

La entrada de Arahal está en el volumen 4, en las páginas 653 y 654, entre las entradas de Aragonia y Aram. El texto se debe a la versión española que hizo Miravel y, aparte de los errores atribuibles a este autor, contiene datos interesantes de aquel Arahal del s XVIII.

.

El inicio de la entrada de Arahal describe la villa y sus edificios, comenzando por la Parroquia: …más con ser una sola Parroquia, es servida de numerosa Clerecía, por tener seis Beneficios, Curados, cinquenta Sacerdotes, que assisten al Coro, y más de treinta Capellanes de todas Ordenes, con los ministros competentes. Está dedicada a Santa Maria Magdalena; es de muy buena arquitectura, y de adorno tan competente, que pudiera ser en qualquiera lugar Iglesia Colegial con mucha decencia.

Continúa citando las ermitas: Vera Cruz, San Antonio de Padua y Nª Sª del Campo. Y los tres conventos: el de San Francisco de Descalzos, el de la Victoria de Mínimos y el del Rosario (con setenta religiosas).

Continúa la descripción con los hospitales, citando tres: uno de San Sebastián, sirve para recoger los pobres sanos; otros dos, uno de mugeres… enfermas, y están muy bien asistidas. En el de hombres, lo están mucho más, porque además de tener muy buenas rentas, están al cuidado de los hermanos del Buen Sucesso… La Iglesia, que sirve de Santuario al Santo Christo de la Misericordia es frecuentada de todo el lugar, y de muchos que de lexos vienen a cumplir sus votos…

Sobre la historia de Arahal, podemos leer: La antiguedad de esta villa no es tanta que passe de quatro cientos años. Y assi es llano averse fundado después de la conquista de Andaluzia, libertada del poder de la Morisma por el Santo Rey Don Fernando; si bien el averse hallado casi a la entrada del lugar un sepulchro antiguo con esta Inscripción: AQUI YACE FULGENCIO VARON JUSTO da a entender que en lo antiguo avia allí lugar… San Fulgencio, hermano de los Santos Isidoro y Leandro, Arzobispos de Sevilla… y el ser tradición de haber muerto San Fulgencio en un lugar entre los castillos de Utrera y Marchena, muestra en el mismo sitio donde hoy esta fundado el Arahal.

Sobre la situación geográfica y la economía de Arahal. Es abundante de trigo y cebada, y de otros granos, fértil de frutos, singularmente de azeyte, de que tiene en su partido, quarenta molinos, con sus vigas de prensar azeytuna…

Personajes y escudo. … nacido en el año 1649 el V. P. Mártir Sebastián de Monrroy, de la siempre grande y siempre esclarecida Compañía de Jesús…

El escudo de esta villa es un arbol en campo celeste, con tres luzeros. (La) Arbol quieren que sea Taraje, de donde antiguamente se llamo Tarajal, por un bosque grande de estos árboles inmediato a su situación, y de (ahí), corrupto, Arahal.

.

.

Notas

1.- El título completo del diccionario es:

El gran diccionario histórico, o miscelánea curiosa de la historia sagrada y profana, que contiene en compendio la historia fabulosa de los dioses, y de los héroes de la antigüedad pagana: las vidas y las acciones notables de los patriarcas, jueces, y reyes de los judíos, de los papas, de los santos, mártires y confesores, de los padres de la iglesia, de los obispos, cardenales, emperadores, reyes, príncipes ilustres, capitanes insignes, de los autores antiguos y modernos, y de cuantos se hicieron famosos en alguna ciencia y arte. El establecimiento y el progreso de las ordenes religiosas y militares; y la vida de sus fundadores, las genealogías de muchas familias ilustres de España, de Portugal, y de otros países. La descripción de los imperios, reinos, repúblicas, provincias, ciudades, islas, montañas, ríos, y otros lugares dignos de consideración de la antigua y nueva geografía, &c. La historia de los concilios generales y particulares, con el nombre de los lugares donde se celebraron.

Traducido del francés de Luis Moreri: con amplísimas adiciones y curiosas investigaciones relativas a los reinos pertenecientes a las coronas de España y Portugal así en el antiguo como en el nuevo mundo.

..

.

.

La Semana Santa de un republicano federal

noviembre 17, 2017

 

Leyendo un tipo de prensa rara y olvidada, nos enteramos de anécdotas de personajes republicanos arahalenses de principios del siglo pasado. De noticias aparecidas en La Bandera Federal (1), un periódico de corta vida, publicado en Madrid durante tres años, de 1910 á 1913, quizás la más atractiva sea la titulada “Un viaje a Arahal” firmada en Paradas en marzo de 1913 por el que se hacía llamar El Cuco de la Torre.

Reproducimos entero el texto junto al recorte del periódico…

UN VIAJE A ARAHAL

Hallándome aburrido por demás, en estos pícaros días de Semana Santa, me dispuse a dar un paseo al vecino pueblo arahalense para distraerme un rato, en compañía de algunos amigos del citado pueblo, que son víctimas también de un “tío muy gordo” que se llama Florián.

Serían las seis de la mañana del Jueves Santo cuando alcé el vuelo, y en menos de tragarse una hostia, me puse en casa de mi antiguo amigo el republicano federal D. Fernando García Serrano, conocido por “El Liso”. Este buen hombre, amigos lectores, es un federal de los tiempos del nunca bastante llorado D. Antonio Pedregal y Guerrero.

Yo, a decir verdad, quería mucho a mi correligionario y amigo “El Liso”, porque como es de mi misma edad y habíamos luchado tanto tiempo juntos, huelga decir que seguidamente, y sin detenerme en parte alguna, marché a su domicilio. Pero al llegar a su puerta, siento a algunos chiquillos que, entre otras cosas, exclamaban: “¡De hoy no sale! ¡Ya se muere!”

Al oir estas palabras, penetro en su casa, y, efectivamente, pude comprobar lo que estos muchachos decían. Al verle luchar con la pícara muerte, me apresuré a cogerle una mano, y acto contiguo mi pobre amigo dejó de existir.

Corto rápido el horizonte y fuí al Centro Republicano a ponerlo en conocimiento de unos amigos que allí había. Después de darles la triste y desconsolada noticia, colocáronle a la bandera tricolor un crespón negro, que anunciaba la pérdida de un federal honrado, de un hombre bueno.

Mi amigo Eladio Garrido cantó las excelencias del mártir de las ideas, y acto contiguo se esparcieron los allí reunidos a dar conocimiento a todos los socios para que al dia siguiente fueran a acompañar al finado a su última morada.

Yo, que no me encontraba satisfecho sino estando junto al cadáver, por lo que pudiera ocurrir, marché prestamente al lugar donde el cuerpo frío y yerto se encontraba para evitar, si podía, lo que los clerizánganos tenían proyectado; pero, como la gente de sotana en pueblos como Arahal, donde el cacique está a las ordenes de estos pajarracos, hacen y deshacen a su capricho, acuerdan que el cadáver sea enterrado esa misma tarde, a fín de evitar que los socios del Casino pudieran acompañarlo.

De todo esto resultó que a las seis de la tarde estuviera el finado en el cementerio, cosa que es contraria a la ley de Sanidad, que ordena, como es sabido, no sea enterrado nadie después de haber transcurrido veinticuatro horas de su fallecimiento.

He de hacer constar también, para que todo el pueblo se entere, que “El Liso” jamás conversó con ningun cacique, porque le daba asco la baba venenosa que esos reptiles suelen arrojar, como también se evitaba de pasar por casinos y casinetes aristócratas, porque decía que la peste del burgués era una peste infecciosa.

Pero, como estaban de acuerdo las autoridades judiciales con las eclesiásticas -cosa rara-, dieron un rodeo extraordinario, a fín de pasarlo por delante de todos los corifeos que en la plaza estaban, y dijera uno de ellos: “¡Vivo no pasaste; pero muerto le hemos traido!”

¡Qué infamia, señores de coronilla! ¡Qué sarcasmo, padre Espinas!

He de recomendar este hecho al luchador incansable D. José Nakens, para que se haga cargo de los curas y curianas que en Arahal existen, a fin de que los saque a relucir en El Motín y les dé vergüenza del acto cometido con nuestro compañero, propio más bien del siglo XV, en que eran dominados nuestros antepasados por los esbirros de la Inquisición.

Ruego a mis amigos de Arahal manden el recorte del periódico a D. José Nakens, como también el hecho ocurrido con el sacristán, para que no quede impune, de aquí en adelante, nada de lo que esa gente negra cometa.

Y a mi “amigo” el Sr. Florián, secretario del Ayuntamiento, le prometo he de hacer algunas visitas, si en lo sucesivo comete los abusos que hasta la fecha viene cometiendo.

Y no he de cerrar este artículo sin darle memorias a “Pies Grandes”, que en otro artículo cantaré sus excelencias.

Reciba, pues, la familia del finado mi más sentido pésame, como también los socios del Centro Republicano, y evitar en lo sucesivo actos como el presente, que nada bueno dicen en favor de un pueblo que tiene un Centro que cuenta con infinidad de asociadoss. Hasta otro número señores de Arahal.

EL CUCO DE LA TORRE
Paradas y Marzo de 1913

.

.

1.-La Bandera Federal. (Defensor de la Conjunción Republicano-Socialista).
Prensa de información general. Publicada en Madrid desde Diciembre de 1910 á Diciembre de 1913.

.

.

El paso del Duque de Medina Sidonia por Arahal

octubre 14, 2017

El Duque de Medina Sidonia pasó por Arahal en 1640 para casarse, venía de Sanlúcar e iba camino de Montilla, donde le esperaba la novia. Su paso por el pueblo sería un episodio desconocido e intrascendente si un poeta no hubiera dejado constancia del mismo en una obra poética: Recebimiento que la ilustre villa de el Arahal hizo al Excelentissimo Señor, Duque de Medina Sidonia, passando de San Lucar a Montilla a su Desposorio. Está escrita por Cristóbal de Monroy, que vivía en esos momentos en el pueblo.

Ficha bibliográfica de la obra de Monroy en las Relaciones de solemnidades y fiestas públicas de España que escribio Jenaro Alenda y Mira. Como se ve, era una obra breve. Monroy la dedicaba a Bernardino Velasquez de Lara, Corregidor de Arahal. El autor se presentaba como Teniente de la Fortaleza de Alcalá de Guadaira.

.

El Duque

El IX Duque de Medina Sidonia, Gaspar Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, vivió de 1602 a 1664. Su ducado era uno de los más antiguos de la nobleza castellana y poseía vastos señoríos en el reino de Sevilla. En 1636, al morir su padre, heredó el ducado y comenzó a vivir en Sanlúcar. Al año siguiente, a la muerte de su esposa, vuelve a casarse con Juana Fernández de Córdoba, hija del marqués de Priego. Esta es la causa de su paso por Arahal.

El Duque ha pasado a la Historia por su participación en una rebelión durante el reinado de Felipe IV, que se produjo en 1641, el año siguiente de su paso por Arahal. Con Felipe IV, la crisis económica y política del Imperio español había formado algunas rebeliones en el territorio español: Cataluña, Portugal y otras posesiones. El Duque de Medina Sidonia, tentado por su primo el Marqués de Ayamonte, encabezó otra más, la rebelión por la independencia de los reinos andaluces de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada. Esta rebelión fracasó. El marqués de Ayamonte fue decapitado y el Duque, aunque perdonado por Felipe IV, perdió los dominios andaluces y Sanlúcar, quedando exiliado en Castilla. (Arriba, Retrato del Duque de Medina Sidonia...)

.

El Poeta

Cristóbal de Monroy y Silva, nacido en Alcalá en 1612, residió en Arahal un tiempo. Allí vivía su hermano Bartolomé, casado con Ana Perea y Párraga, padres de Sebastián Monroy, el mártir de las Marianas. Cristóbal de Monroy vivía en Arahal en 1640, cuando pasó el Duque de Medina Sidonia, a quien dedicó su composición poética. Volvería a Alcalá de Guadaira y allí murió en 1649, con 37 años. (1)

 

.

Notas

1.- VER entrada en estas páginas: Los Monroy en Arahal.

“Cristóbal de Monroy destacó sobre todo en el género teatral como seguidor de la escuela de Lope de Vega, en el periodo que se encuentra entre Lope y Calderón, También se percibe en él una marcada influencia lírica de Góngora. Entre los títulos de sus comedias destaca especialmente Fuente Ovejuna, refundición o libre realización poética de un asunto tratado años antes por Lope de Vega. Asimismo, destacan otras comedias suyas como Mudanzas de la fortuna y firmezas del amor, Las mocedades del Duque de Osuna, La batalla de Pavía y prisión del rey Francisco, Envidias vences fortunas o El encanto por los celos y fuente de la judía.

Por otro lado, este escritor, que vivió con sus padres en la calle de los Monroy, que aún existe con esta denominación, fue “muy devoto” de la Hermandad del Santo Entierro y de la Virgen del Carmen, así como estuvo muy unido a la Virgen del Águila, bajo cuya iglesia pidió ser enterrado en su testamento.

Monroy fue muy activo en la política de Alcalá de Guadaira. Así, entre 1636 y 1641 ejerció como ejecutor de la villa, en 1639 fue nombrado regidor perpetuo, en 1641 obtuvo el título de teniente de la real fortaleza de la ilustre y antigua villa de Alcalá, y en 1647 fue nombrado, por Alfonso Álvarez de Toledo, promotor de su justicia en la audiencia mayor”.

.

.

.

 

Un itinerario de 1866

septiembre 2, 2017

En los fondos del Archivo Cartográfico del Ejército, ahora digitalizados, podemos encontrar mapas e itinerarios descriptivos de toda España. Los más interesantes, los del siglo XIX, donde se pueden estudiar con minuciosidad como eran los caminos de cualquier pueblo, distinguiendo entre “carretera natural” y “carretera de herradura”.

Si elegimos al azar uno de ellos, el Itinerario Descriptivo Militar de España, tomo v (Granada, Andalucía y Extremadura), de 1866, encontramos a Arahal y sus comunicaciones en aquella época. Arahal, como cualquier localidad, está en el itinerario levantado por el Cuerpo de Estado Mayor. (1) Es el equivalente a un itinerario de viajes o guía de carreteras del siglo XIX.

.

DE UTRERA A ECIJA por EL ARAHAL (2.041 h)

Este es el itinerario de 74 kilometros, donde aparece Arahal en 1866, el trayecto de “carretera natural” de Utrera a Ecija. Según el informe de los autores, Arahal tiene 2,041 habitantes. En el apartado de la derecha se describen las características de la carretera, su cruce en Arahal con los caminos de Málaga a Sevilla y de Carmona a Ronda. Es un camino accidentado, “por la divisoria entre los ríos Guadaira y Corbones”.

.

DE CARMONA A RONDA POR OLVERA

Otro itinerario en el que aparece Arahal, de 97 kilómetros, es el de Carmona a Ronda por Olvera. Es una “carretera natural” hasta Morón. A partir de aquí es un “camino de herradura”. En Arahal se cruzan los caminos de Utrera a Ecija, y de Málaga a Sevilla. Las observaciones del itinerario también informan que en Arahal “a 2,5 kilómetros se encuentra una fuente con abrevadero para 16 caballos y a 17 kilómetros un abundante pozo con otro abrevadero para 32”. Aunque sirvieran como guías de viaje en general, hay que tener en cuenta que estos itinerarios estaban trazados por el Ejército para conocer previamente el terreno y los medios de subsistencia militares en el mismo.

.

DE GRANADA A SEVILLA por LOJA, ANTEQUERA, OSUNA Y ALCALA DE GUADAIRA

El tercer itinerario en que se cita a Arahal es en el trazado andaluz más importante, de Granada a Sevilla. Es un trayecto de 10 etapas y 224 kilómetros. Arahal sería el 8º lugar del trayecto antes de alcanzar Alcalá y Sevilla.

.

.

1.- El Cuerpo de Estado Mayor tuvo encomendado, desde su creación en 1810, las siguientes tareas: el levantamiento de planos de campos de batalla, zonas fortificadas y fronteras; la formación de itinerarios descriptivos de los principales caminos adecuados para la marcha de las tropas; itinerarios estudiados para obtener un previo conocimiento del terreno y los medios de subsistencia que pudiera facilitar el mismo. El contenido de estos itinerarios comprendía los nombres de las localidades, parajes y puntos notables que atravesaba la ruta; el número de vecinos de los pueblos (para calcular la capacidad de alojamiento); las distancias, expresadas en minutos de marcha regular a pie; los rumbos de las principales alineaciones, y una descripción detallada del camino, así como de los medios de todas las clases que podían hallarse en el recorrido, especialmente agua, carros, acémilas, piensos, alojamiento y cualesquiera otros apropiados para satisfacer las necesidades militares. Dichos itinerarios se iniciaron durante la Guerra de la Independencia y se continuaron después, tanto en tiempo de paz como de guerra, en la Península y territorios de Ultramar. Para perfeccionarlos se dieron oportunas instrucciones en el año 1847, determinando que al mismo tiempo de estudiar el itinerario se levantaran simultáneamente el plano topográfico de la ruta y sus aledaños, lo que se hizo, en general, a la escala de 1:20.000, con representación del relieve por curvas de nivel. (VER Archivo Cartográfico. Centro Geográfico del Ejército)