Posts Tagged ‘Basilipo’

Antigüedades e inscripciones anteriores a Arahal

octubre 4, 2014

En el catálogo del Gabinete de Antigüedades de la Academia de la Historia (1) se encuentran documentos relativos al primitivo territorio de Arahal, cuando aún no existía el pueblo como tal, es decir en la época romana.
.

portada antiguedades

Gracias a este catálogo, con el que tenemos acceso al fondo documental archivado en la Academia de la Historia, podemos leer varias fichas que aportaban en el siglo XVIII estudiosos y personas interesadas, algunas tan importantes como Gaspar de Jovellanos. Estos documentos contienen informes interesantes sobre antigüedades, descripción de monumentos, interpretación de inscripciones, hallazgos de monedas, etc.,

.

Los expedientes relativos a Arahal, siempre relacionados con Basilipo, son los siguientes:

carpetilla1 copia

carpetilla1a

jovegoya

En las cartas de Jovellanos que contiene la Academia aparece Basilipo. Jovellanos había llegado a Sevilla en marzo de 1768. Tenía 24 años y venía a hacerse cargo de un puesto en la Audiencia. En Sevilla, Jovellanos conoce a Pablo de Olavide, entra en su círculo y se une a su tertulia de ilustrados. Participó asimismo en la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País de Sevilla, creada en 1777 y de la que fue secretario de la comisión de Industria, Comercio y Navegación. En 1778 la Cámara del Consejo de Castilla le reclama para la Corte, dejando Sevilla con pesar. De esta época son las tres cartas citadas sobre antiguedades sevillanas que se guardan en la Academia de la Historia.

carpetilla2

carpetilla3

lapida-basilipensis1

De la época ilustrada es el descubrimiento de la lápida que dió nombre al lugar cercano a Arahal. Esta inscripción es la clave del nombre: D. M. S. Q. / Brutus Basilipensis /Ann…../ Hic Situs Est. / S. T. T. L. (Memoria dedicada á los Dioses Manes: Quinto Bruto basilipense aquí sepultado: Séate la tierra ligera). Dice Juan F. Masdeu en su Historia Crítica de España: “La lápida se descubrió en el año de mil setecientos ochenta y siete, cerca de Arraal, á unas seis leguas de Sevilla. La antigua Basilipa ó Basilipo, estaba situada, segun el Itinerario de Antonino, veinte y una millas más arriba de Sevilla…”

.

.

Notas

1.- La Real Academia de la Historia se creó en el siglo XVIII. Sus orígenes están en las tertulias celebradas por varios eruditos a partir de 1735. Posteriormente, esas tertulias se trasladaron a los salones de la recién creada Real Biblioteca, solicitando la protección del rey Felipe V, que se la otorgó. La Real Academia de la Historia se creó oficialmente mediante Real Decreto el 18 de abril de 1738.

Son, por tanto, muy tempranas las noticias sobre la existencia en la antiguedad de una ciudad llamada Basilipo cerca de Arahal.

 .

.

.

.

 

 

Jorge Bonsor y el camino de Arahal

octubre 27, 2010

Desde su casa en Mairena, el Castillo de Luna, veía Arahal a través de la extensa llanura, la Vega, como él la llamaba: “…el próximo lunes que será, cuando probablemente cruce la Vega con él o con quien sea, en bicicleta desde el Gandul a El Arahal y más tarde a Paradas.” El pintor y arqueólogo Jorge Bonsor fue un vecino ilustre que recorrió los caminos de Arahal. La excursión en bicicleta es de la primavera de 1902, cuando tenía 47 años y llevaba veinte afincado en España, estudiando las tierras andaluzas en busca de restos arqueólogicos.


Arriba, el Castillo de Luna en Mairena, que se comenzó a construir en el s. XIV, cuando la localidad fue entregada por el rey Alfonso XI a Pedro Ponce de León. En esta vista aérea se ve muy bien su enclave en una antigua cantera romana, como decía Bonsor. Debajo, una carta de de 1902 donde se cita a Arahal.

.

Jorge Bonsor (George Edward Bonsor Saint Martin, 1855-1930) llegó a España en 1880 recién terminados sus estudios de Bellas Artes en busca de paisajes y motivos. Pero pronto cambió su vocación, como él mismo lo confiesa: “…vine joven a España… Vine aquí para pintar, pero pronto dejé el arte por la arqueología”.

Su vocación se despertó en Carmona, donde en 1881 asistió junto al farmaceútico Juan Fernández, al descubrimiento de una tumba de la necropólis romana: “Fue la fuerte impresión que me produjo penetrar en esta cámara funeraria y contemplar sus portentosas pinturas cubriendo la totalidad de la superficie de sus paredes la que me hizo decidirme, conmovido, a consagrar mi vida a las investigaciones arqueológicas… “. En 1885 se creó la Sociedad Arqueológica de Carmona, cuyo presidente fue Sebastián Gómez Muñiz, párroco de Santa María. Jorge Bonsor figuraba como vocal. El objeto de la sociedad era el estudio de todo cuando se relacionese con la arqueología local y alrededores. Para ello se harían excursiones y excavaciones fuera del término rural de Carmona, aunque sin traspasar nunca los límites de Osuna, Ecija, Alcalá de Guadaira, Arahal y Marchena.

Parte del equipo fotográfico de Bonsor mostrando cámara y cajas de placas, utilizado para documentar los hallazgos arqueológicos. La fotografía pertenece a una exposición sobre Bonsor celebrada en Baelo Claudia (Tarifa).

.

En el camino de Arahal

Bonsor tuvo que andar y desandar innumerables veces el camino de Mairena a Arahal. En el camino de Arahal había una extensa necrópolis junto a la villa romana de La Peñuela, con sepulturas que llegan hasta el siglo V d.C. Bonsor sabía que estaba rodeado de yacimientos arqueológicos por descubrir. Su tarea en Carmona fue primordial, pero también se manifestó atracción por otros lugares: los Alcores, Baelo Claudia en Cádiz o Setefilla en Lora del Río.

Sus visitas al Cerro del Cincho tuvieron que ser frecuentes, en su propósito de establecer el trazado de las vías romanas de la Bética. En un trabajo de Ramón Corzo (“Munda y las vías de comunicación en el Bellum Hispaniense”, 1971), se estudian en profundidad las vías romanas de esta zona, atendiendo lo descrito en el famoso Itinerario de Antonino, como el trayecto entre Hispalis (Sevilla) y Anticaria (Antequera). A partir de Hispalis está vía se dirigía a Basilipo en el Cerro del Cincho, con un trazado bastante bien conocido. Las 21 millas del Itinerario coinciden con las distancia real desde Torreblanca hasta el Cerro del Cincho. Siguiendo el camino, de Basilipo a Ostipo (Estepa) se cuentan 56 millas y dos mansiones intermedias: Carupa e Ilipa, que coinciden con lo que luego serían la Puebla de Cazalla y Cortijos de Repla, respectivamente. Todo el itinerario lo tuvo que conocer bien Bonsor, así como, en sus incursiones, los restos que se encontraban en el Cerro del Cincho y alrededores del cortijo de Menguillán.

Bonsor fue impulsor de la arqueología moderna en España y descubridor de la riqueza patrimonial de Carmona. Arahal, vecina de ésta fue participe en menor escala de ese patrimonio dejado por la antigua Roma. Es evidente que no existe un pueblo romano de Arahal, pero sí restos y enclaves romanos en su término municipal. Es mi intención recordar a quien hace un siglo investigaba con sus trabajos y estudios por estas tierras.

.

Epistolario de Jorge Bonsor (1886-1930) editado en 1999 por la Real Academia de la Historia. Aquí aparece la carta citando a Arahal. En la cubierta, el salón de la casa de Bonsor en el castillo de Mairena (ampliar).

.

.

Bibliografía

– Caballos Rufino, Antonio. 2001. “Carmona romana”. Universidad de Sevilla. Publicaciones.

– Corzo, Ramón. 1971. “Munda y las vías de comunicación en el Bellum Hispaniense”.Texto en PDF (via internet).

– Maier Allende, Jorge. 1999. “Jorge Bonsor (1855-1930). Un Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y la Arqueología Española”. Publicación del Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la Historia, Imprenta Taravilla, Madrid. ISBN 978-84-89512-30-6

– Maier Allende, Jorge. 1999. “Epistolario de Jorge Bonsor (1886-1930)”. Comisión de Antigüedades, Real Academia de la Historia, Taravilla, Madrid. ISBN 84-89512-57-4 pdf

.

.

.

.

Arahal en el Museo Arqueológico

julio 13, 2010

El Museo Arqueológico de Sevilla (1) muestra una selección de sus fondos a través de internet. La riqueza de los mismos refleja la compleja antigüedad de los pueblos sevillanos, entre los que se encuentra Arahal. Es interesante ver la selección que de Arahal, como de otras localidades, ha digitalizado el Museo. La imposibilidad de cargar la página con numerosas imágenes obliga a esta selección, en la que Arahal tiene 3 registros, número similar al de los pueblos vecinos: 2 de Paradas, 4 de Morón ó 7 de Marchena. Un enclave de importancia arqueológica como Carmona tiene 46.

.

.

.

Los tres objetos arqueológicos de Arahal que nos muestra el Museo son: un asador prehistórico, una escultura romana de mármol y una estatuilla de bronce: .

.

Asador

El primer objeto es un asador de bronce, de 55 cm., perteneciente al final de la Edad del Bronce, sin especificar el lugar exacto en que se encontró. La ficha del museo lo justifica: “la mayor parte de estas piezas proceden de hallazgos casuales, mercados de antigüedades o colecciones particulares, lo que hace dificil asignarles una cronología absoluta fidedigna, así como situar su origen geográfico…” Pero pertenece al término de Arahal. En los tiempos prehistóricos, el hombre preparaba su comida sobre una hoguera, utilizando utensilios y herramientas muy rudimenta­rios como este asador de bronce, al que acompañarían cuencos de piedra para los líquidos, un mortero y la mano de al­mirez para pulverizar sal y hierbas, y fragmentos de pedernal para cor­tar la carne asada. .

.

Torso (Dea Roma)

Esta es la obra más importante de las tres: un torso descubierto en el cortijo Menguillán, junto a la Torre del Cincho, que Eduardo Benjumea donó al Museo en 1945. La descripción que hacen los conservadores es la siguiente: “Mujer robusta, vestida con chitón corto ceñido por cinturón y manto sobre la espalda recogido sobre el antebrazo izquierdo. Seno y hombro derecho al descubierto, con doble correaje cruzando el pecho, siendo el derecho un tahalí del que pende una espada que asoma entre la cadera y el brazo izquierdo. Pierna izquierda adelantada, dejando la otra levemente exonerada. Lados derecho y posterior labrados en basto, indicios de haber sido concebida para ser vista de frente…” Según García y Bellido (1949) representa una amazona. Pero Fernández y Fernández (1980) cree que es una estatua de la Dea Roma. Cronológicamente se sitúa en la primera mitad del siglo II, entre 115 y 140 AC y estaba realizada para ser vista frontalmente. La representación de la Dea Roma es la imagen de la ciudad guerrera y dominadora, Roma, y su culto se difundió por la peninsula. En España hay otra escultura similar, encontrada en Segóbriga, Cuenca.

En esta fotografía antigua en b/n, realizada en la época de su descubrimiento, se puede apreciar mejor el claroscuro de la imagen. Su hallazgo cerca del término de Carmona, hizo que se la relacionara con el pueblo vecino, tan importante en restos arqueológicos, por lo que en algunos libros su procedencia es Carmona. Debió formar parte de la decoración escultórica de la torre funeraria ubicada en los pies del cerro del Cincho, localización de la antigua ciudad de Basilipo.

.

Esta inscripción de Basilipo fue descubierta en el siglo XVIII en el mismo lugar que la escultura.  Se puede leer en ella: “D. M. S. Q. / Brutus Basilipensis /Ann…../ Hic Situs Est. / S. T. T. L”. (Memoria dedicada á los Dioses Manes: Quinto Bruto basilipense aquí sepultado: Séate la tierra ligera). Dice Juan F. Masdeu en su Historia Crítica de España: “La lápida se descubrió en el año de mil setecientos ochenta y siete, cerca de Arraal, á unas seis leguas de Sevilla. La antigua Basilipa ó Basilipo, estaba situada, segun el Itinerario de Antonino, veinte y una millas más arriba de Sevilla…” .

.

Estatuilla de bronce (Cupido)

La tercera imagen que aparece en el buscador del Museo es esta figurita de bronce de 6 cm. de altura representando al dios Eros o Cupido. Pertenece al siglo II y parece un remate decorativo de algún tipo de mobiliario, quizá relacionado con un yacimiento funerario, pero su hallazgo en solitario no permite precisar nada más.También fue encontrada en el cerro del Cincho, lo que da una idea de la riqueza arqueológica del lugar.

La descripción de la obra, según la ficha del Museo, es la siguiente: “Figura de muchacho joven, con alas en la espalda. Adelanta la pierna derecha, sobre la que apoya el cuerpo, dejando la otra en posición exonerada. Extiende el brazo izquierdo hacia delante, en actitud de asir algo con la mano. Cabellera larga y abundante, dispuesta en grandes ondas alrededor del rostro, coronada con nodus central. La cabeza girada en suave escorzo hacia la derecha. Facciones rollizas, con mofletes marcados, boca carnosa, y ojos grandes. Modelado de las formas anatómicas bien definidas y naturalistas en pecho, pubis y piernas. Superficie bien acabada, con huellas del proceso de alisado. Pátina verde clara…”

.

Cerro del Cincho en la actualidad.

.

.

Museo Arqueológico de Sevilla. Portal de Museos de Andalucía .

.

_____________________

1.- El Museo Arqueológico Provincial de Sevilla se creó en el siglo XIX. En 1875 tenía su sede en el Alcázar sevillano, pasando por diferentes lugares hasta situarse a partir de los años 40 definitivamente en el el Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana, construido por Aníbal González en el Parque de María Luisa. Tuvo una importante renovación en los 70. Actualmente cuenta con 27 salas. .

.. . .

Vía romana de Sevilla a Córdoba

febrero 8, 2009

via-romana0

Antonio Blázquez escribía en un antiguo Boletín de la Academia de la Historia sobre el camino romano de Sevilla á Córdoba:

“…se ve que la vía arrancaba de Sevilla e iba inmediata y paralelea a los llamados Caños de Carmona, acueducto construido por los romanos, del cual se conservan aún bastantes arcos, y tocaba en la Cruz del Campo.

“A 800 metros de los muros de Sevilla se perdían los vestigios junto a un arroyuelo, sobre el cual existía un puente, volvían a encontrarse, distando este punto 3,2 kilómetros de Sevilla, y a los 7 kilómetros se bifurcaba, yendo uno de los ramales al Arahal, y otro, el de la izquierda, a Carmona…” Esto está escrito en 1912 y no sé qué vestigios quedarán ahora de esta importante via romana con ramal hacia Arahal.

via-romana20

via-romana8

En el listado de distancias que propone Blázquez según el itinerario de Antonino, desde Sevilla (Hispali) a Córdoba (Corduba), la “bifurcación de la vereda del Arahal” estaba a 18.000 metros de Sevilla y con “calzada visible”. Tampoco conozco los restos de esta calzada secundaria de Sevilla a Arahal, pero su existencia indica la importancia de la zona, a pesar de no estar en el recorrido importante: Sevilla – Carmona – Ecija – Córdoba.

via-romana4

Un aspecto interesante del artículo de Blázquez es su apreciación sobre las mediciones de las distancias y como han pervivido en nuestra cultura rural. Según el historiador, los romanos emplearon una milla cuyo valor aproximado era de 1.330 metros. Y añade que las medidas itinerarias han tenido relación con las agrarias: “la misma cuerda que servía para determinar las yugadas y las fanegas servía para los caminos”. Y estas medidas se han conservado con arraigo en Andalucia, donde no se impusieron las medidas castellanas en la Reconquista. Las fanegas sevillanas equivalen a un cuadro de 92,50 varas castellanas.

via-romana7

También recibe el nombre de fanega la medida tradicional de capacidad, hoy en desuso, que yo he visto utilizar. Su origen está en el nombre hispano-árabe de faníqa, medida de áridos. Aunque la fanega de capacidad no se utiliza, la fanega de tierra sigue empleándose como unidad de referencia, aunque con equivalencia variable según la región.

Referencias bibliográficas:

Antonio Blázquez en el Boletín de la R. Academia de la Historia. Tomo LXI, Cuaderno VI. Diciembre, 1912.

…………………………….

Imágenes, de arriba a abajo:

1.- Plano con el inicio de la via romana Sevilla-Córdoba. Boletín de la Real Academia de la Historia, 1912. 2.- Restos de una calzada romana. 3.- Listado con distancias desde Sevilla (Hispalis) en el que se ve Arahal. Boletín de la Real Academia de la Historia, 1912. 4.- Un miliario, columna cilindrica indicando los mil pasos (una milla romana). 5.- Fanega: medida tradicional de capacidad para el grano, muy utilizada en el campo, pero ya en desuso.

…………………………….

Basilipensis

diciembre 12, 2008

terra-sigillata-definitivo-copia1

Basilipensis… Podemos presumir de este gentilicio, por algo nacimos a 10 Kms. del lugar donde apareció este nombre. Recuerdo cuando en mis vacaciones de estudiante merodeaba por los alrededores de la Torre del Cincho, y veía fragmentos de terra sigillata, algun pondus, pero nada más en aquella tierra que se resistía al arado. Cuando me fuí de Arahal, me olvidé de Basilipo.

dea-roma01

En 1945 donó Eduardo Benjumea esta escultura al Museo Arqueológico de Sevilla. Había aparecido en el cortijo de Menguillán, junto a la Torre del Cincho, en la linde entre el término de Carmona y Arahal. No está claro dónde, en unos libros su procedencia es Carmona y en otros Arahal. Muestra a la Dea Roma, al estilo amazónico, dejando ver el pecho derecho y llevando una espada que asoma por la cadera izquierda. La representación de la Dea Roma es la imagen de la ciudad guerrera y dominadora, Roma, y su culto se difundió por la peninsula. En España hay otra escultura similar, encontrada en Segóbriga, Cuenca.

lapida-basilipensis1

Esta inscripción es la clave del nombre: D. M. S. Q. / Brutus Basilipensis /Ann…../ Hic Situs Est. / S. T. T. L. (Memoria dedicada á los Dioses Manes: Quinto Bruto basilipense aquí sepultado: Séate la tierra ligera). Dice Juan F. Masdeu en su Historia Crítica de España: “La lápida se descubrió en el año de mil setecientos ochenta y siete, cerca de Arraal, á unas seis leguas de Sevilla. La antigua Basilipa ó Basilipo, estaba situada, segun el Itinerario de Antonino, veinte y una millas más arriba de Sevilla…”

torre-del-cincho1

Basilipo está organizado como municipio en la época de los Flavios y se conocen fragmentos de leyes municipales. “De estas ruinas llamadas del Cerro del Cincho proceden la inscripción conocida de Basilipo y varios sillares de más de un metro de diámetro que formaron parte de columnas de un templo, las cuales tiene apiladas ordenadamente el dueño del cortijo de Mejillán, frente a la casa, y el cuerpo de una estatua, al parecer de mujer, de grandes dimensiones…” (Antonio Blázquez).

mapa-basilipo1

Para quien quiera profundizar más en el tema, añado aquí unos enlaces:

La representación de la Dea Roma en la peninsula ibérica es estudiada por Martín Almagro Basch, que cita Carmona. En la Historia general de España y Portugal se nombra Arahal.

Sobre Basilipo, se puede leer completa la Memoria de las excavaciones de 1922-1923 realizadas por Antonio Blázquez. También se puede leer el expediente en la Real Academia de lla Historia de 1787 sobre “inscripción que evidencia la existencia en la antigüedad de una ciudad llamada Basilipo.”

.

Imágenes. Arriba, fragmentos de terra sigillata y pondus, pesa de telar. Debajo, Dea Roma del Museo Arqueólogico de Sevilla, encontrada en Menguillán. Debajo, transcripción de la lápida con la palabra “basilipensis” encontrada en Menguillán. Debajo, el antiguo campo romano de la Torre del Cincho, ahora cultivado (la fotografía es de Rafa Lara). Por último, mapa en el que se ve la situación de Basilipo respecto a Arahal y Carmona.

.