Posts Tagged ‘CAMINOS DE ARAHAL’

Cervantes en Arahal

abril 12, 2009

A la edad de 45 años pasó Miguel de Cervantes por Arahal. Traía misiones tan poco agradables como la de recaudar impuestos o embargar aceite como comisario de provisiones de la Armada Real. Según documentos de la época, el 8 de julio de 1592  se ordenó a Cervantes embargar, sacar y almacenar trigo en algunos lugares, 12 leguas a la redonda de Sevilla, para provisión de las galeras de España. En otoño del mismo año Cervantes participó con Andrés de Cerio en el embargo de 5.000 arrobas de aceite en Arahal, Ecija, Marchena y Utrera para la provisión de las galeras de España, por comisión del proveedor Isunza.

.

cervantes-firma

.

Fracasado su matrimonio toledano y ya lejano el cautiverio de Argel, Cervantes se había establecido en Sevilla buscando la forma de ganar el sustento como funcionario del rey. Aunque podía escribir, este trabajo le acarreaba numerosos problemas y disputas puesto que era necesario ir casa por casa pidiendo lo que iría destinado a cubrir las guerras de España. Un trabajo que le terminaría acarreando problemas, pues en 1597 es encarcelado en la Cárcel Real de Sevilla, tras la quiebra del banco donde depositaba la recaudación. Es el famoso encarcelamiento que todos celebran por ser lugar de gestación del Quijote, según el prólogo de la obra. No se sabe si con ese término quiso decir que comenzó a escribirlo mientras estaba preso o, simplemente, que se le ocurrió la idea allí. Otro encarcelamiento por los mismos motivos y muy breve fué en Castro del Río, Córdoba.

.

cervantes-texto1

.

Mis recuerdos de Cervantes en Arahal están en una calle, un cine y antiguos azulejos del Quijote en los bancos de la Corredera, hoy desaparecidos, pero imágenes que aún persisten en mi memoria. La posibilidad de que la inspiración cervantina estuviera en el recorrido de estos caminos polvorientos y en alguna posada arahalense siempre me ha impresionado: el ingenioso hidalgo Cervantes en busca del aceite de los olivares.

.

cervantes-azulejos

.

Imágenes, de arriba a bajo: Firma de Cervantes; Texto donde se menciona el embargo de Arahal; Azulejos con temas del Quijote.

.

Referencias bibliográficas:

Vida de Miguel de Cervantes Saavedra por Krzysztof Sliwa.

Cervantes. Wikipedia.

.

.

Itinerario turístico hace 50 años

marzo 29, 2009

osuna1

Encuentro Arahal en un folleto turístico de principio de los años 60, donde se describen rutas y recorridos de pueblos y ciudades de toda España. El folleto está realizado como publicidad de unos laboratorios farmaceúticos, a los que sólo tenían acceso los médicos de la época.

osuna2

En él, Arahal es un pueblo de paso en la importante ruta entre Sevilla y Málaga-Granada, y poco más. Si fue un pueblo tranquilo de turismo durante mucho tiempo, también fue desconocido de los viajeros, que sólo paraban a  desayunar en los Tres Gatos, ansiosos de llegar a otras poblaciones. Es en esta época cuando los churros de Arahal se hacen famosos y los viajeros sevillanos a Málaga ya sabían que tenían que desayunar en el pueblo. En el folleto, la información es escasa y errónea, sólo nombrando la iglesia del Cristo. Los olivares no existen.

osuna3

osuna4

Pero el folleto, al ir dirigido al mundo de la medicina como propaganda de la casa farmaceútica, lleva unos apéndices con la información sanitaria de cada pueblo. Aquí arriba podemos ver los médicos arahalenses en activo a principios de los 60.

osuna5

También aparece una lista de farmacias. Los nombres citados nos sirven para poder datar el folleto, que no lleva fecha de impresión.

Se me ocurre, al leerlo, alterar aquella frase de “los pueblos honrados no tienen historia” por la de no tienen turismo. Ahora, al recordar como era, me parece un tiempo completamente idílico, sobre todo al ver los listados sanitarios.

.

El campo visto por un inglés

marzo 5, 2009

Se podría escribir un libro sólo con los testimonios de viajeros románticos a su paso por Arahal. Aunque breves y cicunstanciales, son de muchos e insignes viajeros y forman un mosaico considerable. Contienen la primera y única impresión del pueblo, reflejando la sinceridad del observador a través de una jornada feliz o llena de sinsabores. Por ejemplo, para éste viajero, Osuna apesta y Arahal es modelo de agricultura moderna.

El inglés Henry Swinburne realizó un famoso viaje por España en 1775 y 1776, entrando por los Pirineos y atravesando la Península. Su deseo consistía en seguir una ruta diferente, con el fin de esclarecer en que punto podía darse crédito a los relatos ya publicados. Fué uno de esos viajeros ingleses del XVIII a los que se ha llamado “curiosos impertinentes”, pero a los que se debe el conocimiento de nuestro pais en esa época.

swinburne

El itinerario seguido por Swinburne bordeaba la costa mediterránea para lllegar a Granada y Málaga. Luego, volvía a Antequera para seguir proseguir viaje hasta Cádiz y Gibraltar. Así pues, Swinburne y su acompañante, Thomas Gascoigne, salen de Antequera hacia el noroeste. Pasan por Osuna, “pueblo grande y apestoso” y El Arahal, en cuya vecindad observó Swinburne “no menos de veinticuatro arados surcando el mismo terreno, tirado cada uno por dos bueyes” y un gran número de granjas esparcidas por la campiña como en Inglaterra. Se fijaron igualmente en un elevado número de cruces erigidas en las márgenes del camino “para señalar el paraje… donde se cometieron asesinatos”. Pero esta noticia la puso muy en duda, pues si bien le alarmó lo que les contaron, antes de entrar en España, respecto a los bandidos… (1)  Así, nos encontramos con breve pero elogiosa cita del campo arahalense, de su buen cultivo.

swinburne-libro20

Desde Gibraltar, volvía al interior hasta Sevilla, desde donde se dirigía a La Mancha, Toledo, Madrid, hasta alcanzar las Vascongadas y la frontera francesa. Terminaba un viaje que había durado ocho meses.

Cumpliendo con los requisitos del viajero ilustrado, Swinburne publicó un libro tres años después, en el que muestra gran interés por las antiguedades hispano-musulmanas, descubriéndolas por primera vez al público europeo. El libro se ilustra con numerosas estampas, generalmente a partir de dibujos del propio autor.

———————-

Referencias bibliográficas:

(1) Copio el breve fragmento referente a Arahal que viene en Los curiosos impertinentes: Viajeros ingleses por España desde la accesión de Carlos III hasta 1855, escrito por Ian Robertson y traducido por Francisco José Mayans. Publicado por Serbal, 1988.

———————-

Arriba, retrato al óleo de Henry Swinburne, pintado por Pompeo Girolamo Batoni. Debajo, Travels through Spain in the years 1775 and 1776… by Henry Swinburne. — London : printed for P. Elmsly, 1779.

.

Vía romana de Sevilla a Córdoba

febrero 8, 2009

via-romana0

Antonio Blázquez escribía en un antiguo Boletín de la Academia de la Historia sobre el camino romano de Sevilla á Córdoba:

“…se ve que la vía arrancaba de Sevilla e iba inmediata y paralelea a los llamados Caños de Carmona, acueducto construido por los romanos, del cual se conservan aún bastantes arcos, y tocaba en la Cruz del Campo.

“A 800 metros de los muros de Sevilla se perdían los vestigios junto a un arroyuelo, sobre el cual existía un puente, volvían a encontrarse, distando este punto 3,2 kilómetros de Sevilla, y a los 7 kilómetros se bifurcaba, yendo uno de los ramales al Arahal, y otro, el de la izquierda, a Carmona…” Esto está escrito en 1912 y no sé qué vestigios quedarán ahora de esta importante via romana con ramal hacia Arahal.

via-romana20

via-romana8

En el listado de distancias que propone Blázquez según el itinerario de Antonino, desde Sevilla (Hispali) a Córdoba (Corduba), la “bifurcación de la vereda del Arahal” estaba a 18.000 metros de Sevilla y con “calzada visible”. Tampoco conozco los restos de esta calzada secundaria de Sevilla a Arahal, pero su existencia indica la importancia de la zona, a pesar de no estar en el recorrido importante: Sevilla – Carmona – Ecija – Córdoba.

via-romana4

Un aspecto interesante del artículo de Blázquez es su apreciación sobre las mediciones de las distancias y como han pervivido en nuestra cultura rural. Según el historiador, los romanos emplearon una milla cuyo valor aproximado era de 1.330 metros. Y añade que las medidas itinerarias han tenido relación con las agrarias: “la misma cuerda que servía para determinar las yugadas y las fanegas servía para los caminos”. Y estas medidas se han conservado con arraigo en Andalucia, donde no se impusieron las medidas castellanas en la Reconquista. Las fanegas sevillanas equivalen a un cuadro de 92,50 varas castellanas.

via-romana7

También recibe el nombre de fanega la medida tradicional de capacidad, hoy en desuso, que yo he visto utilizar. Su origen está en el nombre hispano-árabe de faníqa, medida de áridos. Aunque la fanega de capacidad no se utiliza, la fanega de tierra sigue empleándose como unidad de referencia, aunque con equivalencia variable según la región.

Referencias bibliográficas:

Antonio Blázquez en el Boletín de la R. Academia de la Historia. Tomo LXI, Cuaderno VI. Diciembre, 1912.

…………………………….

Imágenes, de arriba a abajo:

1.- Plano con el inicio de la via romana Sevilla-Córdoba. Boletín de la Real Academia de la Historia, 1912. 2.- Restos de una calzada romana. 3.- Listado con distancias desde Sevilla (Hispalis) en el que se ve Arahal. Boletín de la Real Academia de la Historia, 1912. 4.- Un miliario, columna cilindrica indicando los mil pasos (una milla romana). 5.- Fanega: medida tradicional de capacidad para el grano, muy utilizada en el campo, pero ya en desuso.

…………………………….

Un botánico entre Paradas y Arahal

febrero 4, 2009

celestinomutis-3

El famoso botánico Jose Celestino Mutis pasó por Arahal el 9 de Agosto de 1760. Venía de Madrid e iba camino de su Cádiz natal preparado ya para emprender la aventura en el Nuevo Mundo. Mutis sólo contaba 28 años y era ya tan afamado naturalista como médico. La relación escrita de su viaje se puede dividir en tres partes: primera, de Madrid a Cádiz, del 28 de julio al 10 de Agosto de 1760; segunda, de Cádiz á Cartagena de Indias, del 7 de septiembre al 29 de octubre siguientes; y tercera, de Cartagena a Santa Fé de Bogotá, desde diciembre a febrero de 1761.

A nosotros nos interesa la primera, la del viajero que pasa por Arahal.  La descripción nos revela a un Mutis que despreciando las fatigas del entonces largo viaje, reconocía y clasificaba plantas, recogiendo semillas para llevarlas a América. Siempre provisto de diarios en sus viajes, él mismo nos cuenta como montado en su mula “separéme yo solo de las recuas con el ánimo de llegar a Paradas un poco antes para ver al Sr. Juan Amador, hermano de Francisco de Jesús, el que estaba establecido en Paradas, aunque era natural del Arahal…” Y continúa más adelante:”…llegó la recua, seguila para continuar la jornada. Hacia las 10 de la noche llegamos al Arahal, que dista igualmente otra legua de Paradas.” Antes había pasado por Marchena, visitando a su tio y a su hermano, también jesuita como él.

celestinomutis-41

Mutis tardó once dias desde Madrid a Arahal, cabalgando en una mula. Había salido de Madrid el 28 de Julio y llegó a Cádiz el 10 de Agosto por la noche, en total, dos semanas de viaje. Para hacer el camino más agradable, descansaba en el itinerario visitando a amigos y parientes e investigaba las plantas que atraían su curiosidad por donde pasaba, con la intención de llevarlas a América. Escribe: “…a orilla del camino que va a Paradas, hice ir a mi compañero Navarro, pensando que sería una especie de jara la que yo divisaba. Me trajo una mata de una planta de que me pareció tomillo: su flor era mayor que la del tomillo común, y el color tirando a morado claro. Supliquéle que me recogiese semilla…”

celestino-mutis21

Así pues, J. Celestino Mutis fue a Paradas “para ver al Sr. Juan Amador, hermano de Francisco de Jesús, el que estaba establecido en Paradas, aunque era natural del Arahal.” Desconozco la relación existente entre este Amador y la importante familia de comerciantes gaditanos del mismo apellido que se instalaron en Cartagena de Indias por la misma época en  que Mutis marchaba a sus exploraciones. Habrá que investigar. Quede aquí simplemente el recuerdo del famoso botánico de paso por el pueblo.

.

Referencias bibliógraficas:

José Celestino Mutis: Diario de observaciones (1760-1790).

José Celestino Mutis. Biografía

.

Arriba: Retrato de Celestino Mutis por J. A. De Machado (Real Academia Nacional de Medicina, Madrid).

Centro: Lámina de la planta del café realizada por Celestino Mutis. (Jardín Botánico, Madrid).

Debajo: Billete de 2000 pesetas. serie D Plancha – Banco de España. 1992. En el reverso se representa la Orquídea Mutisia, a la que Linneo dió nombre en honor de Mutis.

.

Sevilla – Arahal: 7 leguas

diciembre 26, 2008

 

camino-7-leguas

Gracias a un pequeño libro del siglo XVIII, usado por los jesuitas como manual de viajeros, podemos conocer los caminos de Andalucia y su forma de recorrerlos en esa época. El libro se titula Luz y guía de caminantes jesuitas por su provincia de Andalucia y fué publicado en Sevilla cerca de 1755.

Es importante el librito, porque de este tema sólo se conocen testimonios posteriores, como es el caso de uno importante, el de Moratín a finales del XVIII, que dice lo que sigue: “Si se exceptua la parte del camino desde Cádiz al Puerto, la Sierra Morena y la inmediata a Aranjuez, lo restante es malo, lleno de rodeos inútiles, de hondonadas y barrizales impracticables, sin fosos a los lados…” Este era el panorama de los caminos a finales del siglo XVIII.

caminos-siglo-18

En esta guía aparece Arahal como primera parada en los itinerarios de Sevilla-Granada y Sevilla Málaga, a 7 leguas de la capital (la legua se calcula en unos 5,572 metros, capacidad aproximada del caminante en una hora; se utilizaba para medir los caminos de España, antes de adoptarse los kilómetros). La distancia a la siguiente ciudad, Osuna, son otras 7 leguas. Arahal es, pues, la primera parada y albergue para estos jesuitas, aunque en la tabla no aparece C.N., es decir Casa Nuestra, convento o monasterio de la orden.

jesuita

Arahal, como parada de los caminos del XVIII, pertenece pues a una red viaria importante en la peninsula. Arahal es uno más de esos “nucleos ciudadanos por su montante poblacional e historia… pero unidades agrarias por su estructura económica” (1). Lo que si está claro es su idoneidad para finalizar la primera jornada, si pensamos que en un dia se podía caminar 6 ó 7 horas, andando una legua por hora. Si el camino era muy bueno se podía llegar hasta las 9 leguas por jornada y, todo lo contrario, 3 ó 4 leguas con un camino dificultoso. Además de los itinerarios, esta obra -equivalente a nuestras guías de turismo-, detalla también accidentes geográficos: rios, arroyos (con o sin puente), vados, etc. Por ejemplo, para Arahal, señala que a 4 leguas hacia Osuna está el rio Corvones, que “es peligroso y no tiene puente”. No señala ninguna venta ni cortijo por los alrededores.

caminos-siglo-18-3

Una conclusión se puede sacar de este libro y es la importancia que ha tenido para la formación y el desarrollo de Arahal su situación geográfica, el estar a una jornada de Sevilla, un itinerario “humano”, el final de la etapa de un caminante, y en la red viaria de ciudades importantes, como Granada o Málaga. Cuánto ha determinado a este pueblo de caracter agrario y autosuficiente.

(1) Antonio López Ontiveros en “Caminos e itinerarios andaluces en 1755…” Revista de Estudios Regionales nº 25 (1989).

.

Referencias bibliográficas on line:

Luz y guía de caminantes jesuitas por su provincia de Andalucia. (hay edición moderna)

-Santiago Montoto: Impresos sevillanos.

Imágenes, de arriba a abajo: Aspecto posible de los caminos en el s. XVIII; tabla de distancias en el libro “Luz y guía de caminantes jesuitas por su provincia de Andalucia”; un jesuita en esa época; otra página del libro con el escudo de la Compañía.

.