Posts Tagged ‘Casino’

Un médico de Arahal

julio 3, 2009

cincuenta-anos1-copia copiaEncuentro otro fragmento de historia reciente de Arahal. Historia íntima y cotidiana de la vida del pueblo en el siglo pasado en una nota periodística sobre medicina rural sevillana. Lástima que la imagen tenga mala reproducción en origen, propia de los periódicos de la época, que la digitalización no mejora. Reproduzco el texto completo:

………………………………………………..

Imparcial viernes 1 de julio de 1932

CINCUENTA AÑOS

Don Miguel Fernández y González, el médico titular de Arahal, ha cumplido los cincuenta años de ejercicio profesional en el mismo pueblo.

No es la primera vez que nos ocupamos de este venerable maestro en las columnas de El Imparcial, y hoy, con motivo dehaberse celebrado el homenaje que merecen sus dilatados servicios sanitarios, nos honramos con la publicación de su retrato al reseñar el grandioso acto celebrado en el pueblo sevillano de su titular.

Porque don Miguel Fernández llega a este cincuentenario pobre y en obligación de tener que seguir el trabajo que le consumió gran parte de sus vigorosas energías, para poder conllevar las materiales necesidades del cotidiano existir.

En el salón de fiestas del Casino Universal de Arahal tuvo lugar la fiesta, a la que asistieron representaciones de todas las corporaciones locales.

El Colegio Médico de Sevilla envió a los doctores Tello, Navarro, Bernáldez, López Carmona y Del Rey, los cuales eran portadores del título de socio de honor del Colegio, como premio a su honrada labor de médico.

Hicieron uso de la palabra el médico de Arahal, doctor Menjibar; el presidente del Casino, señor Nieto Herrera; la señora Martín Almagro y el doctor Tello.

Cuando don Miguel Fernández se levantó para dar las gracias, una ovación clamorosa acogió su presencia.

Visiblemente emocionado, dió lectura a unas sentidas cuartillas de cariño y reconocimiento para todos y de inolvidable gratitud para quienes contribuyeron a la realización de este dia, que llevará siempre en el alma de sus recuerdos.

Nosotros, desde estas columnas, nos asociamos de todo corazón al justísimo homenaje.

Bien se lo merece el viejo médico de Arahal.

Dr. F. C.

…………………………………………………….

arp

En esta página de la revista Blanco y Negro de la misma época (1932), aparece una fotografía con el título “Homenaje a un médico”. Es la comida celebrada en honor del Dr. Fernández y González en el Casino Universal. A pesar de la mala calidad fotográfica de la imagen, se pueden ver caras conocidas: de pie, al fondo, está el médico homenajeado, que la revista señala con una cruz en la solapa.

.

.

.

Enlaces bibliográficos:

El Imparcial. viernes 1 de julio de 1932

.

Imágenes:

Arriba, nota de prensa con homenaje a D. Miguel fernández y González. Debajo, página de la revista Blanco y Negro de 1932 (?) con la fotografía de la comida en el Casino Universal.

.

.

Charlas antiflamencas y antitaurinas

enero 5, 2009

eugenio-noel02

Escribe Eugenio Noel en su Diario: “Con quince duros, entre dos luces el día 22, en Utrera. Una visita a la famosa Virgen de la Consolación, un atributo que encaja en mi situación por modo cómico. Malísima impresión de la ciudad y amenaza de huelga ferroviaria sin aviso: nunca mi situación fue tan odiosa. Hablo en una casa de la calle Alameda, organizada por la Federación de Izquierdas y en el Centro Utrerano ¡Qué hermoso y acariciador para mi alma desolada fue ver tanta gente hacinada! En El Arahal, la noche del 26. Hablo en el Casino Universal y en el teatro Cervantes. ¡Oh, estas habitaciones de fonda, frías, donde no encajan las maderas de puertas ni de ventanas, la humedad matando la voz! De nuevo en Utrera el 29, llamado por un telegrama urgente. Hablo en el Gran Teatro Rodrigo Caro. De nuevo en El Arahal, hablo en el Centro Agrícola. El 31 tengo 750 pesetas. El 1.° de noviembre, por la noche, en tren y en coche con frío glacial, como mi situación, en las Cabezas de San Juan…”

Es Eugenio Noel, escritor y periodista madrileño, epígono de la generación del 98, dando noticia de su presencia en Arahal y en otros pueblos andaluces con sus charlas antiflamencas y antitaurinas. La gente se siente atraida por este hombre que en 1913 había iniciado su campaña, recorriendo, a cambio de cuatro duros y en condiciones casi siempre penosas, multitud de pueblos y ciudades de España. En sus charlas fustigaba el machismo, la chulería y la tauromaquia, publicando -en 1914- uno de sus libros de más aceptación: Pan y Toros. En 1920 viajó a Hispanoamérica. Cuando regresó a España, centró su campaña en la supresión de la suerte de varas (en aquellos años, los caballos de las corridas eran embestidos por los toros sin llevar ninguna protección), hasta lograr que se impusieran los petos. Murió en 1936, meses antes de que comenzara la Guerra Civil.

casino-1948-1918

Un ejemplo de lo que pudiera haber sido una de estas charlas antiflamencas y antitaurinas se puede leer en El Almanaque de Sevilla.

Empieza hablando el conferenciante: ” Me van ustedes a permitir que cite a don Miguel de Unamuno, en su opinión cobre el tema que nos ocupa: “uno de los mayores males de España es la afición a los toros y a la flamenquería contada su secuela de superficialidad y ramplonería con la chulería, y aún con otras peores, es que entre la gente de la afición es donde más se leen los semanarios pornográficos, y, me aseguran, que apenas hay casa de lenocinio en donde no se encuentren libros y seminarios de toreo…”

Las reacciones ante estas palabras no se hacian esperar: “¡Será maricón!. Éste nos quiere dejar sin juergas, sin toros y sin putas. Váyase a su tierra…!”

Parece que en Arahal no le fué mal. De hecho, repitió a los cuatro o cinco días. Imagino que con parecido público que en Utrera, en donde el conferenciante dijo lo de “¡qué hermoso y acariciador para mi alma desolada fue ver tanta gente hacinada!”

eugenio-noel-diario0

Referencias bibliográficas:

Charla de Eugenio Noel. Sevilla, 1912. (El Almanaque de Sevilla)

Eugenio Noel: Diario.

Eugenio Noel. Biografía

.

Arriba, retrato de Eugenio Noel sin su habitual melena. Debajo, el Casino Universal de Arahal en una foto de los años 40. Por último, el Diario íntimo de Eugenio Noel, publicado después de su muerte.
.
.

Antonio Jiménez

diciembre 30, 2008

De las historias de Arahal que tengo en mi biblioteca, es la de Antonio Jiménez una de mis preferidas. La tengo repetida, pues la compro cada vez que la encuentro en alguna librería. No quiere decir que sea fácil de encontrar, pero no es imposible. Y tampoco es cara. Está editada en 1972, más o menos en el comienzo de mi desarraigo del pueblo.

antonio-jimenez1

Un libro blanco y alegre, que comienza con un borroso retrato del autor y un prólogo emocionado de sus hijos Pepe y Jaime, con el agradecimiento a Alfredo Cortés, alcalde que hizo posible la edición de este libro póstumo. Fué editado siete años después de su muerte. En ese mismo prólogo cuentan el mensaje que dirigió al redactor jefe de El Correo de Andalucia: “No le aplique Vd. al vocablo Arahal el artículo determinado. No lo necesita y, además, eufonicámente lo transforma en una voz ruda y áspera…” Muy típico del pueblo. Sobre este tema ya escribí en otra entrada.

antonio-jimenez2

Leer las Notas históricas es dejarse llevar por los personajes que tan cariñosamente ha estudiado el autor. En especial, el XIX arahalense con su secuestrado Arias de Reina o su cura Pedregal. De Antonio Jiménez, al que yo veía como una figura lejana en mi juventud, recuerdo como conocí su muerte de primera mano una espléndida noche de verano en la Corredera. Estaba ya de vaciones y me encontraba con la pandilla de amigos en la inevitable terraza del Casino, cuando se propagó la noticia de un espantoso choque de tren con el autobus de linea procedente de Sevilla. Allí venia Antonio Jiménez. Conocido el drama veraniego, todos nos fuimos a casa.

antonio-jimenez30

Antonio Jiménez representa muy bien ese tipo de historiador local que ha dedicado su vida a la crónica del pueblo que ama. Este tipo de persona que se enfrenta a todas las dificultades de investigación, que quita tiempo al trabajo o al descanso para tratar de desenrredar archivos y documentos, en épocas que no había ni facilidades informáticas. Escribir y editar, a veces de su bolsillo. O, como en este caso, publicar gracias a la generosidad de un alcalde. Esto hace que aumente mi aprecio por estos libros de historia local como grandes obras en las estanterías.

Referencias bibliográficas on line:

Antonio Jiménez Pérez: Notas históricas de Arahal (1973).

Manuel Moreno Alonso: Historia general de Andalucia (1981).

.

Arriba, portada del libro de Antonio Jiménez, “Notas históricas de Arahal”. Ayuntamiento de Arahal, 1972. Debajo, retrato de Antonio Jiménez que aparece en el libro. Por último, contraportada del libro con el escudo de Arahal.

.

Juan Belmonte, matador en Arahal

diciembre 16, 2008

juan-belmonte1

Dice Juan Belmonte en su biografía:

“… Allí conocí a Benjumea Zayas, a Oliva y algunos otros hacendados del Arahal, que habían construído en aquel pueblo una placita de toros, y estaban organizando una novillada para inaugurarla… cuatro becerretes de capea y dos novillos de muerte, sin picadores, para mí.

Iba a matar toros por primera vez en mi vida. Era el 24 de julio de 1910. Se celebraba la feria del Arahal, y la nueva plaza de toros estaba rebosante de publico. Los novillotes de la vacada de los Pérez de Coria, que yo tenía que lidiar y matar, aunque de media sangre, embistieron bien desde el primer momento, y conseguí que me aplaudieran al torear de capa el primero. Cuando cogí la muleta y el estoque iba yo dispuesto a jugármelo todo. Me arrimé al toro tanto que en un pase, el novillo me dio un golpe en la frente con un pitón y me partió la ceja. Salía la sangre a borbotones, cegándome y manchándome las manos y el camisolín. Me palpé la frente y sentí el colgajo de la piel. Me sujeté con los dedos aquel .pingajo de carne que me caía sobre el ojo, y procuré sonreír a la multitud. ¡Nunca he agradecido tanto una ovación!

. . .

juan-belmonte301

“Como mi ropilla no estaba decente, un amigo de Triana me había prestado un terno nuevo para que en el Arahal no hiciese mal papel como matador. Terminada la corrida, fui con mi terno nuevo al casino del pueblo, y allí me presentaron a un señor cubano, que me felicitó por mi valentía, y para premiarla me regaló un cigarro puro monumental, como yo no había visto nunca otro. Al volver aquella noche a Sevilla concebí la ilusión de fumarme aquel puro gigantesco luciendo el trajecillo pinturero de mi amigo en la velá de Santa Ana, que al dia siguiente se celebra en Triana…” (de Juan Belmonte, matador de toros).

juan-belmonte2

Juan Belmonte torea en Arahal a los 18 años. Con 21 tomará la alternativa en Madrid. Dicen de él: “…torero más bañado y más leído no lo ha habido ni lo habrá”. Amigo de Ortega y de toda la intelectualidad de su época, su carácter depresivo y su enfermedad final hicieron que en 1962 se descerrajara un tiro en su cortijo utrerano de Gómez Cardeña.

.

Referencias bibliográficas on line:

Portal Taurino: Juan Belmonte.

M. Chaves Nogales: Juan Belmonte, Matador de Toros. (Aquí está su relato de la corrida en Arahal).

Marceliano Ortiz Blasco: Tauromaquia a-Z.

.

Arriba, fotografía coloreada de los comienzos de su carrera taurina. Debajo, retrato de Belmonte novillero por Julio Romero de Torres en 1909, un año antes de torear en Arahal. Por último, como hermano de la Esperanza de Triana.

.

Ruta obligatoria

noviembre 27, 2008

calle

Esta es la calle Pérez Galdós, el camino que seguí diaria e invariablemente durante años desde mi casa a la Corredera y al Casino, lugares de encuentro. En esta calle que ahora contemplo con colores de los años 60, hay tres puntos de interés para mi. Por orden cronológico, partiendo del más antiguo: 1º) a la izquierda, y en medio de la calle, estaba la escuela de Don Manuel Sánchez a donde fuí muy pequeño y por poco tiempo. Recuerdo que era una clase enorme y de techos altos al final de un patio acristalado, un tanto sombría. Y al maestro, encorvado y con los ojos azules y con una regla en la mano. Tenía un hijo que se llamaba Manolín. Toda la familia se dedicaba a la enseñanza. 2º) enfrente, la casa de mis amigos de juventud, Pepe y Trino, con los que daba innumerables paseos arriba y abajo de la plaza de la Corredera. Era el símbolo de casa nueva con poder económico. No en vano a mi amigo le llamaban “Pepe Dólares”. 3º) al comienzo de la calle, en la puerta de ladrillos, había un bar donde ya joven iba con otros amigos a tomar una cerveza y a comer una ensaladilla rusa que aún no he olvidado, un sabor proustiano que me vuelve con fuerza al pasado. .. Al fondo veo la casa de los Maldonados, pero eso es historia de otra calle.

calle-perez-galdos-arahal01

.

.